+11 Lindos poemas de amor para un hombre

50 años hace

Poemas de amor para un hombre, conquistar con un poema. La poesía es el lenguaje del alma, se escucha frecuentemente.

Desde la antigüedad, el humano ha escrito prosas hermosas que desnudan su corazón ante el ser amado.

La poesía siempre ha sido uno de las mejores formas de expresar los sentimientos de amor, y cuando una mujer ama a un hombre, el sentimiento es tan profundo que a veces corta las palabras y es allí cuando los poemas de amor para un hombre son ideales.

¡No sigas ocultándolo más! arriésgate y dedícale a ese hombre especial un poema de amor. ¡Es ahora o nunca!

Poemas de amor para conquistar a un hombre

¿Lo amas y no sabes cómo declararte? ¿Quieres que se enamore de ti y no sabes cómo?  o ¿es el amor de tu vida y quieres demostrarle cuánto te importa?

Hemos preparado una selección de 11 poemas para que lo hagas suspirar por ti y caiga rendido a tus pies y que desee verte para que le des todo eso que tus poemas prometen.

11. Besos (Gabriela Mistral)

Enamóralo con este poema de una de las poetas más influyentes de Latinoamérica, la chilena Gabriela Mistral,  y hazlo que desee tus besos.

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

(…)

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

(…)

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero…? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

(…)

Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

10. Una carta de amor (Julio Cortázar)

Cortázar escribe esta carta que es perfecta para un poema de amor para un hombre. Dedícaselo a ese hombre especial y hazlo pensar en la promesa de una pasión como ninguna otra.

Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo
porque en el fondo es todo,
como un perro que pasa, una colina,
esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,
todo eso es tan poco
yo lo que quiero de vos porque te quiero.

Que mires más allá de mí,
que me ames con violenta prescindencia
del mañana, que el grito
de tu entrega se estrelle
en la cara de un jefe de oficina,
y que el placer que juntos inventamos
sea otro signo de libertad.

9. Táctica y Estrategia (Mario Benedetti)

Otra vez el genio de Mario Benedetti irrumpe para mostrarnos la mejor táctica para que ese hombre, que quizás no se ha decidido, termine perdido por ti.

Mi táctica es mirarte
aprender como sos
quererte como sos.

Mi táctica es hablarte
y escucharte,
construir con palabras
un puente indestructible.

Mi táctica es quedarme en tu recuerdo,
no sé cómo
ni sé con qué pretexto,
pero quedarme en vos

Mi táctica es ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos.

Mi estrategia es en cambio
más profunda y más simple,
mi estrategia es que un día cualquiera
no sé cómo
ni sé con qué pretexto
por fin
me necesites.

8. Si me quieres, quiéreme entera (Dulce María Loynaz)

Un poema para dedicar. Un poema franco y abierto, para que le digas a ese hombre que te enloquece quién eres, y quién siempre serás.

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…

Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, y gris, verde, y rubia,
y morena…

Quiéreme día,
quiéreme noche…

¡Y madrugada en la ventana abierta!…
Si me quieres, no me recortes:

¡Quiéreme toda!… O no me quieras

7. Tus ojos (Octavio Paz)

Octavio Paz nos trae esta hermosa creación para dedicar a los ojos de ese hombre que tanto amas.  Los ojos son el espejo del alma, desnuda la tuya y hazle saber que te pierdes en su mirada y allí quieres permanecer.

Tus ojos son la patria
del relámpago y de la lágrima,
silencio que habla,
tempestades sin viento,
mar sin olas, pájaros presos,
doradas fieras adormecidas,
topacios impíos como la verdad,
otoño en un claro del bosque
en donde la luz canta en el hombro
de un árbol y son pájaros todas las hojas,
playa que la mañana
encuentra constelada de ojos,
cesta de frutos de fuego,
mentira que alimenta,
espejos de este mundo,
puertas del más allá,
pulsación tranquila del mar a mediodía,
absoluto que parpadea, páramo.

6. Soñarte (Anónimo)

¿Cuántas veces has soñado con él? Dedícale este poema de amor, para que se entere que ni en sueño puedes escapar de lo que sientes por él.

Hoy le pedí a mi amanecer
la luz de tu mirada,
el sabor de tus besos,
tus caricias,
tu deseo…

Quise ser presa
de tus ilusiones,
de tus más oscuros secretos,
del roce de tu piel,
de tu respiración,
para mecer mi sueño.

Y pacté mis buenos días…
en silencio,
con un único idioma,
la sonrisa…

Porque anoche dormí
para soñarte,
y al amanecer inventé un sueño,
para vivirte.

5 Poemas para conquistar a un hombre

Haz que tu hombre se sienta especial, único y amado con poemas de grandes plumas de América Latina y el mundo, escritos desde el corazón y para demostrar los más puros sentimientos.

5. Definición (Gioconda Belli)

Cuando el amor es ya un hecho, dedícale a tu hombre este poema de amor, para que siempre sepa definir cuánto lo amas.

Podríamos tener una discusión sobre amor.

Yo te diría que amo la curiosa manera en que tu cuerpo y mi cuerpo se conocen, exploradores que renuevan el más antiguo acto del conocimiento.

Diría que amo tu piel y que mi piel te ama (…).

Diría también que amo tus ojos que son limpios y que también me penetran con el vaho de ternura o de preguntas.

Diría que amo tu voz sobre todo cuando decís poemas, pero también cuando sonás serio, tan preocupado por entender este mundo tan ancho y tan ajeno.

Diría que amo encontrarte y sentir dentro de mí una mariposa presa aleteándome en el estómago y muchas ganas de reírme de la pura alegría de que existas y estés, de saber que te gustan las nubes y el aire frío de los bosques de Matagalpa.

Podríamos discutir si es serio esto que te digo.

Si es una quemadura leve, de segundo, tercer o primer grado.

Si hay o no que ponerles nombres a las cosas.

Yo solo una simple frase afirmo: te amo.

4. Amor eterno (Gustavo Adolfo Bécquer)

Un amor eterno e inalterable, ese es el que expresa en este poema corto de amor Bécquer, uno tan profundo, que ni la muerte podrá apagar.

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.

3. Dos cuerpos (Octavio Paz)

Cuando el amor es verdadero, la llama de la pasión enciende a los cuerpos.  Octavio Paz lo refleja en estos versos.  Dedícale este poema de amor al hombre de tu vida y llévalo a fantasear con su próximo encuentro.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos olas
y la noche es océano.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos piedras
y la noche desierto.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces raíces
en la noche enlazadas.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
y la noche relámpago.

Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío.

2. Contigo (Luis Cernuda)

Dedicado al amor de tu vida, este corte poema pone de manifiesto que él lo es todo para ti y que no existe un lugar al que puedas ir sin su presencia.

¿Mi tierra? Mi tierra eres tú.
¿Mi gente? Mi gente eres tú.

El destierro y la muerte para mi están adonde no estés tú.
¿Y mi vida? Dime, mi vida, ¿qué es, si no eres tú?

1. Amor (Salvador Novo)

Salvador Novo, en este poema, detalla muy bien lo que es el amor por otra persona, cómo se le extraña cuando no está y cómo se espera su regreso.  Un poema de amor para un hombre que quieras conquistar.

Amar es este tímido silencio
cerca de ti, sin que lo sepas,
y recordar tu voz cuando te marchas
y sentir el calor de tu saludo.

Amar es aguardarte
como si fueras parte del ocaso,
ni antes ni después, para que estemos solos
entre los juegos y los cuentos
sobre la tierra seca.

Amar es percibir, cuando te ausentas,
tu perfume en el aire que respiro,
y contemplar la estrella en que te alejas
cuando cierro la puerta de la noche.


Cuando se está enamorada, las propias palabras a veces no bastan para decir lo que sentimos. ¡Atrévete! Dedícale un poema de amor a ese hombre por el que desvarías y marca la diferencia en su vida.

Coméntanos, ¿Qué poema de amor para un hombre agregarías a nuestra lista?