Saltar al contenido

+6 Poemas feministas de Alejandra Pizarnik para recordarla

  • Poemas
Advertisement

¿Has escuchados poemas feministas de Alejandra Pizarnik? Alejandra Pizarnik nació en el año 1936 en Argentina. Estudió filosofía y letras en la Universidad de Buenos Aires. Al tiempo se inclinó hacia la pintura, recibiendo clases con el pintor  surrealista, Juan Batlle Planas.

“La tierra más ajena”, fue su primer libro de poemas publicado en el año 1955. Posteriormente se trasladó a la ciudad de París donde siguió con su carrera.

Los poemas de Alejandra Pizarnik describen, en su mayoría, su vida y sus sentimientos, muchos de soledad, tristeza y desamor.

Advertisement

+6 Poemas feministas de Alejandra Pizarnik ¡Desde el corazón!

Hemos seleccionado +6 poemas feministas de Alejandra Pizarnik más importantes, pues la poetisa con sus palabras toca el sentimiento más profundo de la mujer.

A la espera de la oscuridad

En este poema de Alejandra Pizarnik expresa el vacío que se vive en las sombras; no debemos sumergirnos en la tristeza, sino que demostrar el poder que se tiene para salir de la oscuridad y vivir en tranquilidad.

Advertisement

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.

Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos

Advertisement

Salvación

“Salvación”, un poema en el que Alejandra Pizarnik expresa el significado de la noche que, según la autora, es el momento “en el que se purgan los demonios y se trastornan los prejuicios”.

Se fuga la isla
Y la muchacha vuelve a escalar el viento
y a descubrir la muerte del pájaro profeta
Ahora
es el fuego sometido
Ahora
es la carne
la hoja
la piedra
perdidos en la fuente del tormento
como el navegante en el horror de la civilización
que purifica la caída de la noche
Ahora
la muchacha halla la máscara del infinito
y rompe el muro de la poesía.

 

Advertisement

Soy mujer

Un poema que exalta el poder del feminismo, en el que hace valorar la vida de cada una de ellas, destacándolas como símbolo de lucha y corazón guerrero.

Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y corazón guerrero.

Mucho más allá

“Mucho más allá”, es un poema que resalta el dolor y el vacío que sentía la poetisa y que fue a su vez plasmado en estas letras para hacer sentir en sus lectores el hastío que en ella habitaba.

Advertisement

¿Y si nos vamos anticipando
de sonrisa en sonrisa
hasta la última esperanza?

¿Y qué?
¿Y qué me das a mí,
a mí que he perdido mi nombre,
el nombre que me era dulce sustancia
en épocas remotas, cuando yo no era yo
sino una niña engañada por su sangre?

¿A que, a qué
este deshacerme, este desangrarme,
este desplumarme, este desequilibrarme
si mi realidad retrocede
como empujada por una ametralladora
y de pronto se lanza a correr,
aunque igual la alcanzan,
hasta que cae a mis pies como un ave muerta?
Quisiera hablar de la vida.
Pues esto es la vida,
este aullido, este clavarse las uñas
en el pecho, este arrancarse
la cabellera a puñados, este escupirse
a los propios ojos, sólo por decir,
sólo por ver si se puede decir:
“¿es que yo soy? ¿Verdad que sí?
¿no es verdad que yo existo
y no soy la pesadilla de una bestia?”.

Advertisement

Y con las manos embarradas
golpeamos a las puertas del amor.
Y con la conciencia cubierta
de sucios y hermosos velos,
pedimos por Dios.
Y con las sienes restallantes
de imbécil soberbia
tomamos de la cintura a la vida
y pateamos de soslayo a la muerte.

Pues esto es lo que hacemos.
Nos anticipamos de sonrisa en sonrisa
hasta la última esperanza.

 

Advertisement

Hija del viento

Este poema de Alejandra Pizarnik resalta la soledad de una niña que está envuelta en llanto por sentir que sus sueños están destrozados; pero sólo esa niña sabe que sus deseos son más grandes que el miedo.

Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Advertisement

Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero hace tanta soledad
que las palabras se suicidan.

 

Advertisement

 

La enamorada

“La enamorada”, este poema manifiesta la ausencia de amor y de no poder vivirlo como quisiera. Hay una relación estrecha entre el poema y la autora del mismo, pues podemos decir que quizá describe sus sentimientos y lo convierte en poema.

ante la lúgubre manía de vivir

Advertisement

esta recóndita humorada de vivir

te arrastra Alejandra no lo niegues.

hoy te miraste en el espejo

Advertisement

y te fuiste triste estabas sola

y la luz rugía el aire cantaba

pero tu amado no volvió

Advertisement

enviarás mensajes sonreirás

tremolarás tus manos así volverá

tu amado tan amado

Advertisement

oyes la demente sirena que lo robó

el barco con barbas de espuma

donde murieron las risas

Advertisement

recuerdas el último abrazo

oh nada de angustias

ríe en el pañuelo llora a carcajadas

Advertisement

pero cierra las puertas de tu rostro

para que no digan luego

que aquella mujer enamorada fuiste tú

Advertisement

te remuerden los días

te culpan las noches

te duele la vida tanto tanto

Advertisement

desesperada ¿adónde vas?

desesperada ¡nada más!

Advertisement

Esta gran escritora falleció el 25 de septiembre de 1972, a los 36 años. Hoy día es recordada por sus grandes poemas que llegan al alma y que enaltece a la mujer en todos los aspectos de la vida.

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.