+10 Especiales ¡Poemas de amor de Jorge Luis Borges!

50 años hace

¿Te interesa leer poemas de Jorge Luis Borges? Conocido por ser una figura relevante de la historia contemporánea. El ganador del Premio Cervantes, hoy, 33 años después de su muerte, sigue llenando las ávidas pupilas de los lectores con sus hermosas palabras.

Vamos a disfrutar de esta selección de poemas de Jorge Luis Borges que Escribirte trae para ti.

Los mas famosos poemas de amor de Borges

Repasar las líneas de este gran autor representa casi una obligación, pues contiene lírica en sus versos, amor en sus palabras, historia en sus rimas. Cándido en su estilo, siempre será un gran exponente de la literatura mundial. Veamos algunos de los Borges poemas más destacados de este gran literato.

Muchos han pasado por la historia pero no todos han podido permanecer en la memoria de las personas como Borges.

10. El enamorado

¿Puede alguien imaginar que las palabras acerca del amor pueden ser expresadas de una manera más hermosa? Repasemos este poema de amor de Borges.

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lámparas y la línea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.
Debo fingir que en el pasado fueron
Persépolis y Roma y que una arena
sutil midió la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.
Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Sólo tú eres. Tú, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.

9. Ausencia

Una ausencia que encoge el corazón, y que en este poema de amor de Borges, se explica con denotado dolor. Una obra maestra, muestra de la angustia de la pérdida del ser amado.

Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.

Tardes que fueron nicho de tu imagen,
músicas en que siempre me aguardabas,
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.

¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?

Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.

8. Amorosa anticipación

Un poema de amor de Borges que, con delicada presencia, habla de lo mucho que este personaje que protagoniza el escrito, quiere y profesa emociones por una mujer que, inclusive, idealiza pura resultado de sus afectos.

Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta
ni la costumbre de tu cuerpo, aún misterioso y tácito y de niña,
ni la sucesión de tu vida asumiendo palabras o silencios
serán favor tan misterioso
como el mirar tu sueño implicado
en la vigilia de mis brazos.

Virgen milagrosamente otra vez por la virtud absolutoria del sueño,
quieta y resplandeciente como una dicha que la memoria elige,
me darás esa orilla de tu vida que tú misma no tienes,
Arrojado a quietud
divisaré esa playa última de tu ser
y te veré por vez primera, quizá,
como Dios ha de verte,
desbaratada la ficción del Tiempo
sin el amor, sin mí.

7. A un amigo

En este poema de Borges sobre la vida apreciamos una bella forma en la que el autor se expresa acerca de los amigos yla forma en la que decide estar en sus vidas.

No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida,
ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y compartirlo contigo.
No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.

No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.
Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
No juzgo las decisiones que tomas en la vida.

Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides.
No puedo trazarte limites dentro de los cuales debes actuar,
pero si te ofrezco el espacio necesario para crecer.
No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el corazón,
pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.

No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.
En estos días oré por ti…
En estos días me puse a recordar a mis amistades mas preciosas.
Soy una persona feliz: tengo mas amigos de lo que imaginaba.

Eso es lo que ellos me dicen, me lo demuestran.
Es lo que siento por todos ellos.
Veo el brillo en sus ojos, la sonrisa espontánea y la alegría que sienten al verme.
Y yo también siento paz y alegría cuando los veo y cuando hablamos,
sea en la alegría o sea en la serenidad.

En estos días pensé en mis amigos y amigas,
entre ellos, apareciste tú.
No estabas arriba, ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el número uno ni el número final.

Lo que sé es que te destacabas por alguna cualidad que
transmitías y con la cual desde hace tiempo se ennoblece mi vida.
Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el segundo o el tercero de tu lista.

Basta que me quieras como amigo.
Entonces entendí que realmente somos amigos.
Hice lo que todo amigo:
Oré… y le agradecí a Dios por ti.
Gracias por ser mi amigo.

+6 Poemas cortos de Jorge Luis Borges

Los poemas cortos de Borges no tiene nada que envidiarle a los que tienen un poco más de letras. En ambos casos las palabras son hermosamente colocadas en la estructura de los poemas para deleitar nuestra lectura.

6. Un patio

Parece mentira que algo tan normal como el patio de una casa revele tanto de una persona. En este poema corto de Jorge Luis Borges, podemos percibir el mundo que se dibuja a partir de el zaguán de una casa.

Con la tarde
se cansaron los dos o tres colores del patio.
Esta noche, la luna, el claro círculo,
no domina su espacio.
Patio, cielo encauzado.

El patio es el declive
por el cual se derrama el cielo en la casa.
Serena,
la eternidad espera en la encrucijada de estrellas.
Grato es vivir en la amistad oscura
de un zaguán, de una parra y de un aljibe.

5. La luna

La luna, ese satélite natural que nos ha abrigado desde el inicio de nuestra vida, siempre ha sido inspiración y, en este poema corto de Jorge Luis borges, observamos la forma tan bonita en la que describe a la luna y su extensa existencia.

A María Kodama

Hay tanta soledad en ese oro.
La luna de las noches no es la luna
que vio el primer Adán. Los largos siglos
de la vigilia humana la han colmado
de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo.

4. A un gato

Despreciado por muchos y amado por otros más, los gatos tienen una larga trayectoria en el mundo y forman parte de la historia de la humanidad. En este poema corto de Jorge Luis Borges, se nos invita a adentrarnos en el arte de coincidir con el toque de un gato, muchas veces subestimado.

No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera;
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto
divino, te buscamos vanamente;
más remoto que el Ganges y el poniente,
tuya es la soledad, tuyo el secreto.

Tu lomo condesciende a la morosa
caricia de mi mano. Has admitido,
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.

+3 Inigualables poemas de Borges sobre la vida

La vida está llena de colores y tonalidades que la hacen grata o desdichada por ratos. Todo forma parte de la enseñanza que adquirimos con cada vivencia. Repasemos estos poemas de Borges que hablan acerca de la vida.

Ademas de poemas, Borges tiene obras literarias dignas de ser admiradas, analizadas y estudiadas.

3. El remordimiento

En esta vida hay muchas aspectos con los que debemos cumplir. El fundamental es ser felices, primer paso para la plenitud del ser humano. Así lo hace ver, con este poema Borges sobre la vida.

He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer. No he sido
feliz. Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Los defraudé. No fui feliz.

Cumplida no fue su joven voluntad. Mi mente
se aplicó a las simétricas porfías
del arte, que entreteje naderías.

Me legaron valor. No fui valiente.
No me abandona. Siempre está a mi lado
La sombra de haber sido un desdichado.

2. El árbol de los amigos

Parte de lo fundamental de la vida es la amistad que cultivamos que diferentes personas. En este poema de Borges sobre la vida, nos explica este maravilloso autor la cantidad y variedad de amigos que esxisten. Repasemos.

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices
por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar,
mas otras apenas vemos entre un paso y otro.

A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.
Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.
El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá,
que nos muestra lo que es la vida.

Después vienen los amigos hermanos,
con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros.
Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.
Mas el destino nos presenta a otros amigos,
los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino.

A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón.
Son sinceros, son verdaderos.
Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz.
Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón
y entonces es llamado un amigo enamorado.

Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.
Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo,
tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas.
Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro,
durante el tiempo que estamos cerca.

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes,
aquellos que están en la punta de las ramas
y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.
El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas,
algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.

Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca,
alimentando nuestra raíz con alegría.
Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.
Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad.

Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única.
Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.
Habrá los que se llevarán mucho,
pero no habrán de los que no nos dejarán nada.
Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida
y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

1. El instante

Los poemas de Borges son una fuente de inspiración. Acá habla de algo tan normal y tan complejo como la vida en un día.

¿Dónde estarán los siglos, dónde el sueño
de espadas que los tártaros soñaron,
dónde los fuertes muros que allanaron,
dónde el Árbol de Adán y el otro Leño?

El presente está solo. La memoria
erige el tiempo. Sucesión y engaño
es la rutina del reloj. El año
no es menos vano que la vana historia.

Entre el alba y la noche hay un abismo
de agonías, de luces, de cuidados;
el rostro que se mira en los gastados
espejos de la noche no es el mismo.
El hoy fugaz es tenue y es eterno;
otro Cielo no esperes, ni otro Infierno.

Borges se ha convertido a través de los años en una referencia para las generaciones que son fanáticas de las buenas letras y por ello Escribirte trajo esta compilación de poemas para ti.

¿Te ha gustado esta antología de Borges? Déjanos tus comentario.