+8 Poemas de perros ¡Para niños!

Advertisement

¿Cómo sería el mundo si no existiese la poesía? Probablemente el planeta no cambiaría ni lo más mínimo.

Sin embargo, nuestros corazones sufrirían un vació emocional muy significativo ya que los poemas son capaces de darnos calor en esos momentos gélidos que nos regala la vida y asfixiarnos de amor.

Pero la poesía no se trata solo de romance y melancolía. En el mundo de la literatura, tanto amateur como profesional, hay millones de poemas dedicados a los perro, hermosos textos inspirados es este canino de fiel compañía.

Advertisement

Es que si lo pensamos bien la poesía no es más que un medio para compartir emociones, sentimientos y pensamiento y los perros generan en los humanos el despertar de múltiples emociones.

Esto ocurro porque, los perros son animales asombrosos, están llenos de vitalidad y su compañía hace de nuestras vida más extraordinaria, no en vano se les atribuye que son los mejores amigos del ser humano.

Los perros cuentan con grandes habilidades que ya conocemos, como su excelente olfato que es aproximadamente 100.000 veces más agudo que el humano, la audición y su inteligencia que no para de sorprendernos.

Advertisement

Además, ha habido una gran cantidad de estudios que han demostrado que los perros ayudan a disminuir los niveles de estrés.

Poemas de perros, de autores para ellos

Los perros son una compañía perfecta porque están ahí para nosotros en los buenos y en los malos momentos, son files a sus dueños, los protegen y les alegran el día.

Existen numerosos estudios que han demostrado que los cuidadores de perros suelen sufrir menos depresión, pues estar al cuidado de estos animales proporciona una valiosa compañía y ayuda a las personas a ser más positivas.

Advertisement

Muchos de los escritores entendieron esto y decidieron compartir su vida junto a estos animales encantadores, y no solo eso dedicaron parte de sus obras para plasmar su interesante comportamiento.

Poemas de perros, de autores para ellos

Muchos creen que los perros pueden ser un sistema de seguridad efectivo, no solo por que te alertan cuando algo extraño sucede, también son fieles protectores de sus dueños.

No queda duda de que los perros son criaturas extraordinarias y los poemas de perros nos reflejan este hecho, disfruta con nosotros de los más reconocido y conmovedores textos poéticos inspirados en los canes.

Advertisement

Conoce los poemas de perro escritos por reconocido escritores, en lo que cuentan sus vivencias con estos amigos fieles y divertidos.

No es sólo un perro (Richard A. Biby)

Richard A. Biby ha escrito un poema de perros realmente hermoso y cargado de sentimentalismo capaz de emocionar a todo aquel que allá compartido parte de su vida con un perro.

A pesar de que se trata de una dedicatoria a un perro,  su objetivo principal es hacerle ver al resto del mundo que no sólo es un perro, ya que muchas personas no entienden el valor de ellos.

Advertisement

De vez en cuando la gente me dice “relájate, es sólo un perro” o “es un montón de dinero sólo por un perro”. Ellos no comprenden la distancia recorrida, el tiempo invertido o los costos incurridos por “sólo un perro”. Algunos de mis momentos de mayor orgullo han ocurrido con “sólo un perro”.

Muchas horas han pasado siendo mi única compañí­a “sólo un perro”, pero ni por un sólo instante me sentí­ despreciado. Algunos de mis momentos más tristes han sido por “sólo un perro”, y en esos días grises, el suave toque de “sólo un perro” me dio el confort y la razón para superar el dí­a.

Si tú también piensas “es sólo un perro”, entonces probablemente entenderás frases como “sólo un amigo”, “sólo un amanecer” o “sólo una promesa”. “Sólo un perro” trae a mi vida la esencia misma de la amistad, la confianza y la alegría pura y desenfrenada. “Sólo un perro” saca a relucir la compasión y paciencia que hacen de mí­ una mejor persona.

Advertisement

Por “sólo un perro” me levantaré temprano, haré largas caminatas y miraré con ansias el futuro. Así­ que para mí­, y para gente como yo, no es “sólo un perro”, sino una encarnación de todas las esperanzas y los sueños del futuro, los recuerdos del pasado, y la absoluta alegrí­a del momento. “Sólo un perro” saca lo bueno en mi y desvía mis pensamientos lejos de mí­ mismo y de las preocupaciones diarias.

Espero que algún dí­a puedan entender que no es “sólo un perro”, sino aquello que me da humanidad y evita que yo sea “sólo un humano”. Así­ que la próxima vez que escuches la frase “sólo un perro”, simplemente sonrí­e porque ellos “simplemente no comprenden”.

Advertisement

Un perro ha muerto (Pablo Neruda)

Los que tenemos o hemos tenido un perro sabemos que su presencia nos puede hacer tremendamente felices.

Pero en este poema de perro escrito por el chileno Pablo Neruda se refleja el sentimiento de perdida tan profunda que se siente cuando este amigo de cuatro patas se nos va.

Mi perro ha muerto.
Lo enterré en el jardín
junto a una vieja máquina oxidada.

Advertisement

Allí, no más abajo,
ni más arriba,
se juntará conmigo alguna vez.

Ahora él ya se fue con su pelaje,
su mala educación, su nariz fría.

Y yo, materialista que no cree
en el celeste cielo prometido
para ningún humano,
para este perro o para todo perro

Advertisement

creo en el cielo, sí, creo en un cielo
donde yo no entraré, pero él me espera
ondulando su cola de abanico
para que yo al llegar tenga amistades.

Ay no diré la tristeza en la tierra
de no tenerlo más por compañero
que para mí jamás fue un servidor.

Tuvo hacia mí la amistad de un erizo
que conservaba su soberanía,
la amistad de una estrella independiente
sin más intimidad que la precisa,
sin exageraciones:

Advertisement

no se trepaba sobre mi vestuario
llenándome de pelos o de sarna,
no se frotaba contra mi rodilla
como otros perros obsesos sexuales.

No, mi perro me miraba dándome la atención necesaria
la atención necesaria
para hacer comprender a un vanidoso
que siendo perro él,

con esos ojos, más puros que los míos,
perdía el tiempo, pero me miraba
con la mirada que me reservó
toda su dulce, su peluda vida,

Advertisement

su silenciosa vida,
cerca de mí, sin molestarme nunca,
y sin pedirme nada.

Ay cuántas veces quise tener cola
andando junto a él por las orillas del mar,
en el Invierno de Isla Negra,
en la gran soledad: arriba el aire

traspasando de pájaros glaciales
y mi perro brincando, hirsuto,
lleno de voltaje marino en movimiento:

Advertisement

mi perro vagabundo y olfatorio
enarbolando su cola dorada
frente a frente al Océano y su espuma.

alegre, alegre, alegre
como los perros saben ser felices,
sin nada más,
con el absolutismo de la naturaleza descarada.

No hay adiós a mi perro que se ha muerto.

Advertisement

Y no hay ni hubo mentira entre nosotros.
Ya se fue y lo enterré, y eso era todo.

A Niebla, mi perro (Rafael Alberti)

Los perros son grandes amigos y son el animal de compañía preferido para muchos porque se hacen querer.

Advertisement

Los perros nos tratan de una manera particular, sin juzgarnos. Es por esa misma razón que muchos escritores han utilizado sus obras para inmortalizar a su fiel mascota, como es el caso de este poema de Rafael Alberti.

Este poema de perros se refleja el amor incondicional que sienten las personas que comparten su vida con un animal.

«Niebla», tu no comprendes: lo cantan tus orejas, el tabaco inocente, tonto de tu mirada, los largos resplandores que por el monte dejas al saltar, rayo tierno de brizna despeinada.

Advertisement

Mira esos perros turbios, huérfanos, reservados, que de improviso surgen de las rotas neblinas arrastrar en sus tímidos pasos desorientados todo el terror reciente de su casa en ruinas.

A pesar de esos coches fugaces, sin cortejo, que transportan la muerte en un cajón desnudo, de ese niño que observa lo mismo que un festejo la batalla en el aire, que asesinarle pudo.

A pesar del mejor compañero perdido, de mi más tristísima familia que no entiende lo que yo más quisiera que hubiera comprendido, y a pesar del amigo que deserta y nos vende.

Más contenido que te encantará
Advertisement

«Niebla», mi camarada, aunque tu no lo sabes, nos queda todavía, en medio de esta heroica pena bombardeada, la fe, que es alegría, alegría, alegría

Poemas de perros para niños

Las mascotas, en especial los perros, son una parte fundamental e integral en la vida del ser humano. En los niños juega un rol aún más importante porque contribuye en el desarrollo educativo y social.

Los obliga a asumir responsabilidades y a aprender valores como el respeto por los demás, aumenta su autoestima y mejora su integración en la familia.

Advertisement
Poemas de perros para niños

Ahora, si juntamos la fidelidad de estos bellos animales con el hermosos estilo de la poesía obtenemos mejores beneficios para los niños. Aquí te dejamos unos cuantos poemas de perros que a los niños les encantaran.

Benavente (Marisa Alonso Santamaría)

No sólo los cuentos enseñan a los niños valores, para ello la poesía también resulta ser una muy útil herramienta.

Esta en particular nos habla de las diferencias como una gran virtud. El protagonista es Benavente, un perro diferente y muy particular.

Advertisement

Este perro es diferente,
le faltan todos los dientes.
sólo come arroz y pasta,
pan y leche caliente.

Este perro es diferente,
tiene dos grandes orejas,
pero hay que gritarle fuerte,
es sordo por accidente.

Este perro es diferente,
tiene muy claros los ojos,
pero tiene miopía,
y necesita anteojos.

Advertisement

Este perro es diferente,
es blanco completamente,
es un perro muy extraño,
pero es un perro obediente.

Este perro es diferente,
es muy alegre y paciente,
es el perro que más quiero,
es mi perro Benavente.

Advertisement

La historia de un perrito

Los niños disfruta en gran medida de los relatos e historias, por lo que los cuentos siempre son un buen recurso para incentivar su imaginación.

Sin embargo, la poesía es otro buen recurso para que los niños disfruten de la literatura.

Este poema de perros en particular plasma una muy cautivadora historia que de seguro a los niños les encantará.

Advertisement

Regalaron a los niños
un cachorro de seis días.
El perrito casi no andaba ni veía.

Le criaron con biberón
y puré de salchichas,
pero no lo acariciaban,
le estrujaban,
le estrujaban. ¡qué paliza!

El perro a los niños
les alegraba, les hacía niñerías.
Los niños al perro
le hacían perrerías.

Advertisement

Creció el perro paso a paso,
y los niños ya no le hacían caso.

Cuando la familia
se fue de vacaciones,
le abandonaron en la carretera
entre unos camiones.

Y dijo el perro ladrando en voz alta
(que quien lo escuche se asombre)
-Me dan ganas de dejar de ser
el mejor amigo del hombre.

Advertisement

Pasó días sin beber nada,
sin comer algo.
El perro cambió de raza,
parecía un galgo.
Le recogió un viejo mendigo.
Le dijo: -Voy a ser tu amigo,
te cortaré el flequillo
y serás mi lazarillo.

El perro movió el rabo,
estiró el hocico,
movió la nariz,
por primera vez fue feliz.

El perro y el gato (Marisa Alonso Santamaría)

Los perros y los gatos han sido enemigos históricos, sin embargo, en esta poesía infantil sobre animales, la autora los convierte en grandes amigos.

Advertisement

Además deja un muy bonito mensaje sobre la tolerancia y el respeto, valores muy importantes.

El perro y el gato
es por tradición,
siempre se pelean
es su condición.

Por eso en el barrio
no pueden creer,
que estos animales
se lleven tan bien.

Advertisement

Desde pequeñitos
crecen a la vez,
en la misma esquina
juegan a correr.

El perro es pequeño,
el gato muy grande,
pero en la distancia
parecen iguales.

El perro ladrando,
y el gato maullando,
juegan siempre juntos
saltando y brincando.

Advertisement

El ratoncito y el perro

Los niños, casi sin saberlo, se acercan a la poesía desde pequeños, ya sea a través de las canciones o pequeños dichos con rima.

El ratoncito y el perro, es un poema para niños de animales que les enseña que han de ayudar a sus amigos.

Advertisement

Por un agujero
se ve su rabito,
cree que está escondido
este ratoncito.

Un perro lo mira
¡Qué inocente es!
esconde su cara
y cree que no lo ven.

Despacio se acerca
y le pisa el rabo,
el ratón dormido
buen susto se ha dado.

Advertisement

«Oye ratoncito
escóndete bien,
que el rabo te asoma
y el gato te ve»

El ratón lo mira
muy agradecido,
y escondiendo el rabo
de nuevo ha dormido.

Advertisement

Hay un perrito (Marisa Alonso Santamaría)

Hay algunas palabras que a los niños les cuesta más aprende a escribirlas que otras, sobre todo ocurre cuando se pronuncian igual o de forma parecida pero su grafía es distinta.

Este poema de perros para niños les ayudará a determinar las diferencia entre hay, ay y ahí, y por supuesto recordar.

Hay un perrito, poema infantil
Hay un perrito en mi puerta
un pequeño pequinés,
mueve nervioso el rabito

Advertisement

ahí detrás, ¿no lo ves?
¡Ay!, que se pilla la cola
¡Ay!, viene dando traspiés,
ladra y ladra y corretea,
mi pequeño pequinés.

Hay un perrito en mi puerta
ahí detrás, ¿no lo ves?
¡Ay!, viene a jugar conmigo
¡Ay!, que me lame los pies.

Advertisement

Tener un perro es una gran responsabilidad. Por eso, tener un can como animal de compañía puede hacerte aprender grandes lecciones de la vida.

Hay que alimentarlos, sacarlos a hacer sus necesidades, necesitan ser educados, entre otros cuidados.

Pero sin duda, vale la pena adoptar como mascota a un perro que te llene amor y te acompañe en la buenas y en las mala.

Advertisement

¿Te han gustado los poemas de perros? Déjanos un comentario.

Advertisement
Advertisement