+7 Poemas de reflexión ¡Hermosos y únicos!

50 años hace

Poemas de reflexion de vida, amor, amistad y más. Como seres sensibles, los humanos tendemos a reflexionar exhaustivamente acerca de cuestiones de la vida.

Algunos lo hacen desde una mirada ingenua, otros cínica y algunos simplemente no hacen grandes juicios.

Y cuando se trata de poesía, es un hecho que no falta en cada composición, puesto que escribir es un trabajo en el que se van hilando sentimientos y palabras.

Poemas de reflexión por escritores famosos

Para ti, que disfrutas de la poesía y el análisis que esta nos permite, traemos los mejores poemas de reflexión.

Se trata de hermosos escritos para pensar, de parte de algunos de los más grandes poetas de la historia, reconocidos en el mundo literario.

Poemas por grandes autores, que nos hacen reflexionar de cosas que vivimos en el día a día.

Esperamos que disfrutes de esta selección hecha especialmente para ti, y que sientas el poder de tan hermosos poemas de reflexión.

Muere lentamente… de Martha Medeiros

Excelente poema para reflexionar acerca de aquellas cosas que revalorizan el vivir, especialmente aquellas que alimentan el alma y fomentan el crecimiento personal, y el establecimiento de puentes entre las distintas dimensiones del ser.

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos trayectos,

quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su
vestimenta o bien no conversa con quien no conoce.

Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino
de emociones, justamente estas que regresan el brillo
a los ojos y restauran los corazones destrozados.

Muere lentamente
quien no gira el volante cuando esta infeliz
con su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
detrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos…

¡Vive hoy!
¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡No te impidas ser feliz!

En este momento… de Walt Whitman

Walt Whitman fue esa clase de poetas que escriben acerca de la configuración de la existencia misma, reflexionando sobre lo humano y lo que lo rodea.

De la vida interior de hombre y la mujer universal; disfruta este gran poema de su autoría.

En este momento, sentado a solas, anhelante y pensativo,
Me parece que en otras tierras hay otros hombres también anhelantes y pensativos.
Me parece que puedo mirar más lejos aún y divisarlos en Germania, Italia, Francia, España,
Y lejos, más todavía, en China, o en Rusia, o en Japón, hablando otros dialectos,
Y pienso que si me fuera posible conocer a estos hombres
con ellos me uniría, tal como lo hago con los hombres de mi propia tierra,
¡Oh! Yo comprendo que nos convertiríamos en hermanos y amantes,
Yo sé que llegaría a ser feliz con ellos.

La belleza… de Herman Hesse

Ganador del premio nobel y autor del célebre Lobo Estepario, este autor nos deleita con un excelente poema para reflexionar acerca de la belleza.

La mitad de la belleza depende del paisaje;
y la otra mitad de la persona que la mira…

Los más brillantes amaneceres; los más románticos atardeceres;
los paraísos más increíbles;
se pueden encontrar siempre en el rostro de las personas queridas.

Cuando no hay lagos más claros y profundos que sus ojos;
cuando no hay grutas de las maravillas comparables con su boca;
cuando no hay lluvia que supere a su llanto;
ni sol que brille más que su sonrisa……

La belleza no hace feliz al que la posee;
sino a quien puede amarla y adorarla.

Por eso es tan lindo mirarse cuando esos rostros
se convierten en nuestros paisajes favoritos….

Las campanas doblan por ti… de John Donne

El maravilloso John Donne en este poema nos acerca a la humanidad como una masa indivisible, que no admite limitaciones ni distancias entre los hombres.

Sumando a la idea de comunión entre los seres humanos, entre países ideas.

¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?

Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.

Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida,
como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta,
porque me encuentro unido a toda la humanidad;
por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

Mazazo… de Rafael de León

El siguiente poema se refiere al suceder cotidiano relacionado con el dinero, abriendo posiblemente en el lector una reflexión acerca de cómo convivimos con expectativas y preceptos sociales.

Sonó la palabra dinero
y todo lo echaste a rodar
y en vez de decirte: te quiero ,
te dije: -¿qué quieres cobrar?-

y me valoraste las rosas,
poniéndole precio al jardín
y fueron tomando las cosas
un tono metálico y ruin.

Y aunque esta verdad me traspasa,
prefiero saber la verdad:
que al mes, pago luz, pago casa
y pago la felicidad.

Al reflexionar acerca de las travesías humanas y los sentimientos no podemos evitar hablar de las itacas, esas tierras prometidas que dan más con el viaje que emprendemos para hallarlas, que con el encuentro en sí.

Ítaca… de Constantino Kavafis

Al reflexionar acerca de las travesías humanas y los sentimientos no podemos evitar hablar de las itacas, esas tierras prometidas que dan más con el viaje que emprendemos para hallarlas, que con el encuentro en sí.

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.

No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.

Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.

Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.
Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.

Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.

Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.

La vida es sueño… de Pedro Calderón de la Barca

El siguiente poema de reflexión nos invita a pensarnos la vida misma, la existencia tal como deberíamos verla sin suspensos de más ni experiencias de menos.

Es verdad, pues: reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez soñamos.

Y sí haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia me enseña,
que el hombre que vive, sueña
lo que es, hasta despertar.

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe
y en cenizas le convierte
la muerte (¡desdicha fuerte!):
¡que hay quien intente reinar
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte!

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí,
destas prisiones cargado;
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Excelentes poemas para reflexionar en nuestro tiempo libre, pues se acercan a temas importantes como la vida, la belleza y las dificultades.

Esperamos hayas disfrutado de la selección realizada especialmente para ti, y que continúes explorando la literatura a través de estos poemas de reflexión.