Top 10 poemas románticos más bonitos

50 años hace

El amor y el romance llenan el alma y la iluminan.  Estar enamorado y pensar en el amor han servido de inspiración para grandes maestros y poetas aficionados combinen perfectamente las palabras para dejar plasmados sus sentimientos más profundos.

Amores imposibles, amores rotos, amores realizados, amores platónicos, para todos ellos, un poema.

Listado de poemas románticos cortos

El romanticismo es parte de la vida.   ¿Quién no ha sentido el amor alguna vez? ¿Quién no ha caído bajo su embrujo y se ha dejado llevar?

Y si no estás enamorado, vuelve a estarlo con estos hermosos poemas románticos cortos

10. Romeo y Julieta (William Shakespeare)

La eterna y más romántica novela de amor jamás escrita, Rome y Julieta, nos deja este precioso y romántico verso, para enamorarnos una vez más.

Tus labios son más peligrosos que treinta soldados desafiándome.
Un solo beso me dará el coraje para enfrentarme a todos con temeridad.
¿Me lo concedes?

9. Poema de amor loco (Anónimo)

El amor sin locura, no es amor.  El romance sin un toque de sinsentido, no vale la pena.  No hay cordura que quepa entre enamorados.

Empezando por tu nombre
y esa luz que tienes dentro,
y siguiendo por tus ojos
que ahora son mi alimento…

Continuando en tu rostro,
siguiendo por tu intelecto
me admiro de tu belleza
y disfruto estos momentos.

8. Extracto de la novela «Lo que el viento se llevó» (Margaret Mitchell)

La poesía está en todas partes.  A veces, sin querer, grandes escritores como Margaret Mitchell terminan incorporando bellas poesías a los diálogos de sus novelas.  En esta, parte de Lo que el viento se llevó, Rhett Butler le confiesa a la bella Scarlet OHara cuánto la ha esperado y cuánto la ha amado, como a ninguna otra.

Te quiero como no he querido nunca a ninguna otra mujer
y te he esperado como jamás hubiera sido capaz de esperar a otra

A pesar de ti, de mi y del mundo que se desquebraja, yo te amo

7. El flechazo (Anónimo)

El amor llega siempre de repente, flechazos lo llaman algunos.  En este corto poema anónimo, se entiende a la perfección el sentimiento repentino de encontrarse enamorado y sin remedio.

Ayer me flechó Cupido con un dardo envenenado,

Fue un daño tal el veneno, que ya ni pienso ni hablo…

Fueron dos ojos pasivos los que a mi ser cautivaron,

Y desde entonces yo vivo un vil destino encantado.

6. Fragmento de novela Orgullo y Prejuicio (Jane Austen)

¿Quién no ha suspirado por el amor de Mr Darcy y Elizabeth? Enamórate una vez más con una de las declaraciones de amor más románticas de la literatura universal.

He luchado en vano,
ya no puedo más,
soy incapaz de contener mis sentimientos.

Permítame que le diga que la admiro,
y la amo apasionadamente.

Los mas lindos poemas románticos para enamorar

Cuando de enamorar se trata, los poemas pueden ayudarnos a convencer al ser amado de la profundidad de nuestros sentimientos.

Dedícale nuestros poemas románticos para enamorar a tu chica o tu chico y mira cómo cae rendido a tus pies.

5. Te extraño (Anónimo)

Las separaciones circunstanciales para los enamorados son muy duras.  Muchos no resisten la distancia y el amor termina por apagarse.

No dejes que esto pase, demuéstrale cuánto lo extrañas con este hermoso poema romántico para enamorar y dejar encendida la llama hsta tu su próximo encuentro.

Extraño tu risa, tu piel subyugante, tu boca encendida…
Cual una paloma ronroneando su eterna aventura…

Desde este lugar, cuando pienso en ti.
Pues yo siempre te he extrañado, aún sin conocerte,
aún sin haberme imaginado que existías…

Te extraño de a ratos y siempre que pienso que puedo olvidarte…
Te extraño, mi Cielo, porque sin desearlo,
me has puesto en la boca tu fugaz sabor…

Tu voz atinada mezcla de un almíbar, que sabe a distancia,
Mezcla de un olvido… ¡que no tiene amarras!

Extraño tus ojos junto al mismo sueño mágico y ambiguo
Que una tarde de esas… soñamos los dos.

Te pienso, mi vida, desde mi locura más inhabitable,
De sortear el tiempo con cada caricia que duerme escondida

En tus blancas manos, dos rosas benditas…
Te extraño, con celo de fiera encendida,

Al llegar la noche… y al entrar el día,
Al soñar tu sueño… ¡y al saberte mía!…

4. Te quiero a las diez de la mañana (Joaquín Sabines)

Un poema para enamorar todos los días, un poema cotidiano y lleno de particularidades que nos llevan a imaginar cómo sería la vida sin esa persona especial a tu lado.

Te quiero a las diez de la mañana,
y a las once, y a las doce del día.

Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo,
a veces, en las tardes de lluvia.

Pero a las dos de la tarde, o a las tres,
cuando me pongo a pensar en nosotros dos,
y tú piensas en la comida o en el trabajo diario,
o en las diversiones que no tienes,
me pongo a odiarte sordamente,
con la mitad del odio que guardo para mí.

Luego vuelvo a quererte,
cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí,
que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre,
que mis manos me convencen de ello,
y que no hay otro lugar en donde yo me venga,
a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo.

Tú vienes toda entera a mi encuentro,
y los dos desaparecemos un instante,
nos metemos en la boca de Dios,
hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente.

Y hay días también,
hay horas, en que no te conozco,
en que me eres ajena como la mujer de otro.

Me preocupan los hombres,
me preocupo yo,
me distraen mis penas.

Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo.
Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?

4. Amor eterno (Gustavo Adolfo Bécquer)

Un amor eterno, un amor para toda la vida, que no se corrompe ni se rompe, que no claudica y que es eterno.  Ese es el poema romántico de Adolfo Bécquer.

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

3. Bienvenida (Mario Benedetti)

Mario Benedetti le da la bienvenida a un amor largo tiempo ausente, al que ama como si nunca se hubiese apartado y a quien ama con franqueza.

Se me ocurre que vas a llegar distinta
no exactamente más linda
ni más fuerte
ni más dócil
ni más cauta
tan solo que vas a llegar distinta
como si esta temporada de no verme
te hubiera sorprendido a vos también
quizá porque sabes
cómo te pienso y te enumero

después de todo la nostalgia existe
aunque no lloremos en los andenes fantasmales
ni sobre las almohadas de candor
ni bajo el cielo opaco

yo nostalgio
tu nostalgias
y cómo me revienta que él nostalgie

tu rostro es la vanguardia
tal vez llega primero
porque lo pinto en las paredes
con trazos invisibles y seguros

no olvides que tu rostro
me mira como pueblo
sonríe y rabia y canta
como pueblo
y eso te da una lumbre
inapagable
ahora no tengo dudas
vas a llegar distinta y con señales
con nuevas
con hondura
con franqueza

sé que voy a quererte sin preguntas
sé que vas a quererme sin respuestas.

2. No puedo evitar pensar en ti (Duncan Dhu)

Dicen que las canciones son poesías con melodía.  Esta bella pieza de Duncan Dhu, relata un amor perdido pero presente, un amor que no se va del pensamiento, sino que permanece, como sus sentimientos por ella.

Ay!, hay que ver que pronto se puede olvidar,
hay que ser un tonto para recordar-
pero yo, yo no puedo evitar pensar en ti.

Un amor que pasa, -otro llegará
ocupando su lugar-
pero yo, yo no puedo evitar pensar en ti.

Una noche más, el mismo lugar donde te conocí,
no sé qué hago aquí-
algo debe de recordarme a ti.

Tú pensabas que lo nuestro no podría acabar,
y ahora descubres que no es verdad,
pero yo, yo no puedo evitar pensar en ti.

Ay!, hay que ver que pronto se puede olvidar,
hay que ser un tonto para recordar-
pero yo, yo no puedo evitar pensar en ti,
pensar en ti, pensar en ti

1. Unchained Melody ( Rightteous Brothers)

Y esta selección la cerramos con una poesía hecha canción: Unchained Melody , una pieza que mueve los sentimientos de cada alma que la escucha.  Apasionada y romántica, es la mezcla perfecta de la añoranza por el roce de un amor y su inminente reencuentro.

Oh, mi amor, mi querida,
He deseado tanto tus caricias
Durante un largo, solitario tiempo.

Y el tiempo pasa tan lentamente,
Y el tiempo puede hacer tantas cosas.
¿Aún eres mía?

Necesito tu amor.
Necesito tu amor.
Que Dios me envíe tu amor hacia mí.

Los ríos solitarios fluyen al mar, al mar,
A los brazos abiertos del mar.
Los ríos solitarios suspiran: ‘Espérenme, espérenme.
Estoy yendo a casa, espérenme.’

Oh, mi amor, mi querida,
He deseado tanto tus caricias
Durante un largo, solitario tiempo.

Y el tiempo pasa tan lentamente,
Y el tiempo puede hacer tantas cosas.
¿Aún eres mía?

Necesito tu amor.
Necesito tu amor.
Que Dios me envíe tu amor hacia mí.

El romance, el verdadero romance es algo que todos debemos experimentar.  Nos hace más plenos y felices. Esas horas de dicha junto al amor que tanto anhelas son irrepetibles.  Dedica estos poemas y canciones a quien más ames.

¿Te ha gustado nuestro artículo?
Coméntanos cuál es tu poema romántico favorito.