+10 poemas de Puerto Rico (Largos y cortos)

Advertisement

Para entrar en contexto, Puerto Rico es un Estado Libre Asociado, en otras palabras más claras es un territorio autónomo de Estados Unidos ubicado en el Caribe.

El principal motor ecónomo de la isla caribeña es el turismo, un gran negocio que atrae millones de dolares al año, pero no solo de turismo se vive.

Es que la identidad puertoriqueña ha desempeñado un papel destacado en la cultura popular y el entretenimiento,  pero también ha sido la musa para muchos escritores que describen la belleza de la isla en sus poemas.

Advertisement
Isla del Caribe que cautiva con su belleza y naturaleza a todos los que la visitan.

La poesía ha sido la opción por excelencia para expresar, comunicar y tratándose de un sitio que guarda una diversidad de maravillas naturales e históricas.

Es de esperarse que la imaginación de los grandes escritores vuele alto y deje a su paso arte poético que perdure por los años y demuestre que Puerto Rico es más que solo una isla.

Una decena de poemas dedicados a Puerto Rico escritos por los talentos más famosos de la isla es lo que compone esta recopilación creada para recordar las raíces puertorriqueñas y expresar con palabras la hermosura de sus dimensiones.

Advertisement

Poemas de Puerto Rico

Puerto Rico isla perfecta para relajarse y buscar inspiración, y claramente muchos autores lo han conseguido.

Monumentales obras de arte literario fueron creada para enaltecer la isla caribeña y adornar su  belleza natural que envuelve y deslumbra a los turistas que la visitan.

Hay quienes dicen que los puertorriqueños heredaron la fuerza aprueba de huracanes que tiene la isla.

A Puerto Rico (José Gautier Benítez)

Este poema de Puerto Rico escrito por este autor nacido en la localidad de Cagua de la isla caribeña, describe los sentimientos encontrado del escritor al volver a su tierra amada, donde nació y vivió aventuras inolvidables.

Advertisement

Puerto Rico, Patria mía,
la de los blancos almenares,
la de los verdes palmares,
la de la extensa bahía:

¡Qué hermosa estás en las brumas
del mar que tu playa azota,
como una blanca gaviota
dormida entre las espumas!

En vano, patria, sin calma,
muy lejos de ti suspiro:
yo siempre, siempre te miro
con los ojos de mi alma:

Advertisement

En vano me trajo Dios
a un suelo extraño y distante:
en vano está el mar de adelante
interpuesto entre los dos:

En vano se alzan los montes
con su manto de neblina:
en vano pardas colinas
me cierran los horizontes:

con un cariño profundo
en ti la mirada fijo:
¡para el amor de tu hijo
no hay distancia en el mundo!

Advertisement

Y brota a mi deseo
como espléndido miraje,
ornada con el ropaje
del amor con que te veo.

Te miro, si, placentera
de la Isla separada,
como una barquilla anclada
muy cerca de la ribera.

Do el viento sobre las olas
te lleva en son lastimero,
del errante marinero
las sentidas barcarolas;

Advertisement

Y céfiros voladores
que bajan de tus montañas,
los murmullos de tus cañas,
los perfumes de tus flores.

El mar te guarda, te encierra
en un círculo anchuroso,
y es que el mar está celoso
del cariño de la tierra;

Y yo, patria, que te quiero,
yo que por tu amor deliro,
que lejos de ti suspiro,
que lejos de ti me muero.

Advertisement

Tengo celos del que mira
tus alboradas serenas,
del que pisa tus arenas,
del que tu aliento respira.

Tu das vida a la doncella
que inspira mi frenesí,
a ella la quiero por ti,
y a ti te quiero por ella.

Ella es la perla brillante,
en tus entrañas formada,
tú, la concha nacarada
que guarda la perla amante.

Advertisement

Es paloma, que en la loma
lanza su arrullo sentido,
y tu, patria, eres el nido
donde duerme la paloma:

Si yo te vi indiferente,
si mi amor no te decía,
¡ay patria, yo no sabía
lo que es el llorar ausente!

Mas hoy que te ven mis ojos
de tu mar entre las brumas,
como una ciudad de espuma
forjada por mis antojos:

Advertisement

Hoy que ya sé lo que vales,
hija del sol y del viento,
que helare mi sangre siento
con las brisas invernales;

Hoy diera, en la tierra hispana,
el oro que el mundo encierra,
por un puño de tierra
de mi tierra Borincana.

Advertisement

Canto a Puerto Rico  (José Gautier Benítez)

Nuevamente nos encontramos con este autor nacido en la isla quien nos regala este otro poema de Puerto Rico pero esta vez con un tono más lírico y con un aire más de canción.

Que describe ese bello sentimiento por la patria donde nació el autor y todos los pensamientos que abruman su mente ante la idea de tener que alejarse de su tierra natal.

¡Borinquen!, nombre al pensamiento grato
como el recuerdo de un amor profundo;
bello jardín de América el ornato,
siendo el jardín América del mundo.

Advertisement

Perla que el mar de entre su concha arranca
al agitar sus ondas placenteras;
garza dormida entre la espuma blanca
del níveo cinturón de tus riberas.

Tú que das a la brisa de los mares
al recibir el beso de su aliento
la garzota gentil de tus palmares;

Qué pareces en medio de la bruma
al que llega a tus playas peregrinas,
una ciudad fantástica de espumas
que formaron jugando las ondinas;

Advertisement

Un jardín encantado
sobre las aguas de la mar que domas;
un búcaro de flores columpiado
entre espuma y coral, perlas y aromas;

Tú, que en las tardes sobre el mar derramas,
con los colores que tu ocaso viste,
otro océano de flotantes llamas;

Tú que me das el aire que respiro
y vida al ritmo que en mi lira brota,
cuando la inspiración en raudo giro
con sus alas flamígeras azota
la frente del cantor, ¡Oye mi acento!

Advertisement

El santo amor que entre mi pecho guardo
te pintará su rústica armonía;
por ti lo lanzo a la región del viento,
tu amor lo dicta al corazón del bardo
y el bardo en él su corazón de envía.

¡Óyelo, patria! El último sonido
será, tal vez, de mi laúd; muy pronto
partiré a las regiones del olvido.

Mi juventud efímera se merma
y ya en su carcel habitar no quiere
el alma melancólica y enferma.

Advertisement

Antes que llegue mi postrero día
y mi cantar se extinga con mi aliento,
toma ¡Patria!, mi última poesía;
¡Ella es de mi amor el testamento!
¡Ella el adiós que tu cantor te envía!

Mi isla… Puerto Rico (Anónimo)

Varios escritores a lo largo del mundo prefieren mantener su identidad en el anonimato y deciden no firmar sus trabajos.

Más contenido que te encantará
Advertisement

Este es el caso de este poema de Puerto Rico que realza la belleza de la isla con las palabras de dulzura que transmiten ese amor por este lugar turístico.

Isla del encanto
a si la llamo yo,
por ser la mas hermosa
que ha creado Dios.

He recorrido el mundo,
he estado en lugares desconocidos
pero jamás vi algo,
como la isla de Puerto Rico.

Advertisement

Por sus ríos y playas,
valles y montañas,
sus rincones y bosques,
el cantar del coquí

Son cosas muy hermosas
que se encuentran aquí,
por eso es que esta isla
la llevo dentro de mi.

Advertisement

A Puerto Rico (Luis Llorens Torres)

El poeta y periodista puertorriqueño Torres nos regala este poema de Puerto Rico que habla sobre los procesos histórico que han llevado a la isla ha ser o que es en la actualidad.

Podría decirse que hace una sutil crítica al dominio estadounidense presente en el territorio.

Advertisement

La América fue tuya.
Fue tuya en la corona embrujada
de plumas del cacique Agüeybana,

que traía el misterio de una noche
de siglos y quemóse en el rayo de sol
de una mañana. El África fue tuya.

Fue tuya en las esclavas que el surco roturaron,
al sol canicular. Tenían la piel negra
y España les dio un beso y
las volvió criollas de luz crepuscular.

Advertisement

También fue tuya España.
Y fue San Juan la joya,
que aquella madre vieja y madre todavía,

prendió de tu recuerdo como un brillante
al aire sobre el aro de oro que ciñe la bahía.
¿Y el Yanki de alto cuerpo y alma infantil quizás?
… ¡E1 Yanki no fue tuyo ni lo será jamás!

Advertisement

Mi patria (Andrés Díaz Marrero)

Andrés Díaz Marrero fue un destacado escritor de literatura especialmente enfocada en la visión infantil y juvenil, quien además nos regala este poema de Puerto Rico dedicado a la Isla y al orgullo que causa ser de esta isla con bellas tierras y playas.

Olor a monte
tiene el yagrumo.
Olor a tierra
tiene el coquí.
Rica la caña
de dulce zumo,
así es la patria
donde nací.

Advertisement

Damas galantes
son sus palmeras
cuando la brisa
mueve feliz.
Vistosas flores
y enredaderas
nos da gustoso
su eterno abril.

Sonrisa tierna
que alegre flota
sobre las ramas
del flamboyán.
Roja caricia
de alegre nota
en pentagrama
de monte y mar.

Patria del alma,
mi Puerto Rico.
Palmera, caña
flor y coquí.
Viril pitirre
de agudo pico,
¡vivo orgulloso
de ser de aquí!

Advertisement

Raíces (Andrés Díaz Marrero)

Nuevamente Marrero se presenta en este recorrido por los mejores poemas de Puerto Rico para traernos este que como su nombre lo indica habla sobre las raíces es decir.

Advertisement

Sobre los inicios los primeros hechos históricos y políticos que forjaron a la isla como la que hoy todos conocemos.

Desde las costas de España
un intrépido almirante
cruzó los mares de Atlante
en una gloriosa hazaña.

Y en el piélago que baña
las perlas que el mar exhibe,
el almirante describe
como a la más primorosa
a Borinquen, tierra hermosa,
la más bella del Caribe.

Advertisement

Tierra del indio valiente.
Sangre antillana que grita;
con Uroyoán que palpita
en las fibras de tu gente.

Tierra que en su pecho siente
la sagrada rebeldía
y ante la ofensa porfía
y en justa lucha persiste.

Pueblo que noble naciste,
¡La libertad es tu guía!

Advertisement

Al golpe de los tambores
cuajó la conspiración.
Buscando liberación,
del látigo y los sudores,

el Negro, ya en los albores
de la patria irredimida
por esta tierra querida
y en noble gesta inmortal
en combate desigual
luchó y ofrendó su vida.

Mariana bordó bandera
que en Lares izó el Leñero.
Betances, luz del sendero,
padre es de la patria entera.

Advertisement

En revolución partera
de sagrada libertad
consagrose de verdad
a luchar contra el tirano,
fuese Yanqui o fuese Hispano;
con ardiente voluntad.

En tu Lengua Castellana,
Indio, Negro y Español,
en el calor de un crisol
la savia que nos hermana

funde en tierra Americana,
bajo el palio de su enseña,
a la patria Borinqueña
que Uroyoán profetizó.
Y que en lucha consagró
la sangre puertorriqueña.

Advertisement

Mi lengua (Andrés Díaz Marrero)

Nuevamente este escritor puertorriqueño nos trae un verso dedicado a la isla caribeña pero esta ves con un aura más nacionalista. En este poema nos habla de sus raíces como esencia de la patria.

Advertisement

En Caribe de sol,
Seis, Bomba y Plena
mi lengua castellana
se hizo morena.

Lengua de mis mayores,
suave y serena;
cuando escucho su acento,
mi alma se eleva.

Por eso, en ti yo vivo;
porque tú encierras
el cariño que siento
por esta tierra.

Advertisement

Esencia de la patria
¡tú eres la estrella
en el triángulo azul,
de mi bandera!

Advertisement

Recuerda dejarnos tu comentario, porque valoramos tu opinión.

Advertisement
Advertisement