+8 Poemas de Rafael Cadenas ¡Más significativos!

  • Poemas
Poemas de Rafael Cadenas
Advertisement

¿Desde qué edad comenzó a escribir Rafael Cadenas? Muchos de los escritores han notado su talento a temprana edad, justo cuando apenas exploran las extraordinarias sensaciones de la infancia.

Sin importar la nacionalidad que tengan, son muchos los poetas que han incursionado en la literatura y nos ha dejado un asombroso legado.

Este es el caso de Rafael Cardena, poeta, ensayista y profesor universitario venezolano que exploró la creación poética a temprana edad y sus obras han sido recibidas positivamente por la crítica y valoradas como indispensables si se desea un análisis profundo de la realidad a través de la lírica.

Advertisement

Perteneció a la generación venezolana de 1960, década que marcó con especial impronta con su poema “Derrota” publicado en 1963.

Además, es uno de los autores más representativos del grupo poético Tabla Redonda, aunque sólo es leído y comprendido por un número reducido de aficionados a la poesía.

En 1985 le fue reconocida su trayectoria poética al serle conferido el Premio Nacional de Poesía, en su país natal, Venezuela.

Advertisement

Pero no fue el único reconocimiento que recibió, pues en el 2009 recibió el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, en Guadalajara, México, y finalmente en el 2018, el XXVII Premio Reina Sofía Poesía Latinoamericana.

Rafael Cadenas, fue un hombre que supo establecer en sus poesía sus ideales y demostró su pasión por las letras y su estilo literario, así como lo dejó claro en su pensamiento, “escribo como el que se inclina sobre el cuerpo que ama”.

Poemas de Rafael Cadenas cortos

El estilo peculiar de Rafael Cadenas suele vincularse con el pensamiento filosófico y se lo compara con autores como Hölderlin, Rilke y Gorostiza.

Advertisement

Sus obras han sido recibidas cálidamente por la crítica y valoradas como indispensables si se desea un análisis profundo de la realidad a través de la lírica.

Se trata de una de las figuras más influyentes de América, por tal motivo resulta propicio recordar algunos de sus trabajos poéticos más significativos.

Ya que hemos conocido un poco sobre cómo es el estilo del escritor venezolano, es tiempo de dar un paseo por las maravillosas composiciones de Rafael Cadenas. Los poemas de Rafael Cadenas, cortos pero interesantes.

Advertisement

Poemas de Rafael Cadenas cortos

Las paces

Las palabras y la combinación perfecta de ellas es el trabajo de los poetas y este poema de Rafael Cadenas, nos sirve de ejemplo para conocer más sobre la profesión de los artistas.

En él, el poeta describe como el poema puede ser un vehículo para compartir las emociones y los sentimiento, siendo el lenguaje usado el del alma y el corazón.

Lleguemos a un acuerdo, poema.
Ya no te forzaré a decir lo que no quieres
ni tú te resistirás tanto a lo que deseo.
Hemos forcejeado mucho.

Advertisement

¿Para qué este empeño en hacerte a mi imagen
Cuando sabes cosas que no sospecho?
Líbrate ya de mí.
Huye sin mirar atrás.
Sálvate antes de que sea tarde.

Pues siempre me rebasas,
sabes decir lo que te impulsa
y yo no,
porque eres más que tú mismo
y yo solo soy el que trata de reconocerse en ti.

Tengo la extensión de mi deseo
y tú no tienes ninguno,
sólo avanzas hacia donde te diriges
sin mirar la mano que mueves
y te cree suyo cuando te siente brotar de ella
como una sustancia
que se erige.

Advertisement

Imponle tu curso al que escribe, él
sólo sabe ocultarse,
cubrir la novedad,
empobrecerse.

Lo que muestra es una reiteración
cansada.
Poema,
apártame de ti.

Advertisement

Mirar

Este artista venezolano siempre supo utilizar las palabras correctas para componer obras de calidad profesional, y en este poema de Rafael Cadenas podemos hallar un texto cautivador y corto.

Pero aún cuando cuenta con una breve composición, logra inspirar con unas cuantas líneas.

Veo otra ruta, la ruta del instante, la ruta de la atención, despierta, incisiva, ¡sagitaria! Pico de víscera, diamante extremo, halcón, ruta relámpago, ruta de mil ojos, ruta de magnificencia, ruta de línea que va al sol, reflejo del rayo vigilancia, del rayo ahora, del rayo esto, ruta real con su legión de frutos vivos cuyo remate es ese lugar en todas partes y ninguna.

Advertisement

Temor

El temor es una emoción artificial que nos hace evitar o huir de situaciones de peligro imaginario, sin embargo los autores desde tiempos remotos han descrito esta sensación de forma diferentes.

Ahora con este poema de Rafael Cadena podremos conocer lo que el autor pensaba sobre el temor.

Alguien cierra una puerta a un hombre qeu enmudece, se mira en su celda de un solo respiradero y duda de que él mismo exista.

Advertisement

Algunas veces, por instantes, es sacado a ver sol, pero vuelve por sus propios pasos a su sitio.

Allí al menos sabe que sufre.

Muelle de enormes llamas

Este poema de Rafael Cadenas describe en cortas líneas las vivencias que atraviesa los marineros que dejan su vida en el mar que es el mismo elementos razón de su pasión.

Advertisement

Navíos que viajan al sol,
música de tambores,
sales desencajadas,
niños desnudos,
marineros que descargan plátanos.

Ciudad de corazón de árbol, humedades
temblorosas, juncos que danzan.
La luz golpea mendigos,
divide el mundo en dos memorias.

Mi frente se hunde en la cesta del mediodía.
Soy latido, sonrisa, adoración.

Advertisement

Inquisidores

Este poemas de Rafael Cadenas hace referencia al juez cruel, o por lo menos de cómo es visto esta persona que cumple de forma injusta sus funciones.

Se trata de un texto reflexivo que te invita a pensar y transportar sus letras al presente.

Advertisement

Van de un sitio a otro midiendo, anotando, mordiendo aquí, más allá, llenos de baba de pasado, muecas, rótulos. Indician, señalan, dictan, corrigen, acosan. Ahí, dicen, está el culpable. Nuestros códigos amaestrados lo perseguirán ladrando día y noche. Ahí está, nuestros mastines olisquean el rastro sucio.

Él es la mancha en nuestras baldosas. Agravia nuestra pureza. Por el mundo, siempre, con sus libros de cuentas, sus lápices perversos, sus esto sí esto no, sus autos de fe, sus pócimas vengativas, extendiendo un rojo metro sobre el cuerpo que la jauría va a perseguir.

Ahí está el que nos traicionó, dice. Escupamos, que ahí viene.

Advertisement

Espiémoslo como un solo ojo.

Lo que no pasa

La infancia parece ser un tema importante y recurrente en la poesía de Rafael Cadenas, pues en varios poemas anteriores vemos como la palabra infancia es utilizada para describir la idea principal del texto.

Advertisement

Este poema de Rafael Cadenas no es la excepción, disfruta del estilo único del escritor.

Infancia dormida en los rayos de sol.
Cuánta luz para aquel niño.
Ahora él te busca.
Me desdoblo.

Es absurdo volver los ojos a tus días.
Vivir de tu suelo es cambiar un extraño por el que soy.

Advertisement

Sigo la ilación
extraña
de la vida.
Llama que vuelve novedad
lo que toca
Como mano de niño.

Florecemos
en un abismo.

Advertisement

Poemas de Rafael Cadenas inspiradores

Como el dueño de un lenguaje mágico y depurado se lo conoce a Rafael Cadenas, el mismo autor que nos ha regalado obras maravillosas que lo sitúa como uno de los grandes exponentes de la poesía modernista hispanoamericana.

Su timidez natural enmascara una penetrante inteligencia y un uso exquisito del lenguaje abstracto, tan poderosos en el verso como en la prosa.

+8 Poemas de Rafael Cadenas ¡Voz latinoamericana!

Poemas de Rafael Cadenas inspiradores

Es que desde temprana edad combinó la pasión por la literatura con la militancia política en el Partido Comunista de Venezuela. 

Advertisement

Por esta razón sufrió cárcel y exilio durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Sus ideales políticos los dejó marcados en su poesía así como lo hizo saber en una de sus obras, “un pueblo sin conciencia termina repitiendo los slogans de los embaucadores; es decir, muere como pueblo”.

Aquí te traemos algunos poemas de Rafael Cadenas para conocer un poco más sobre su estilo único y trascendente.

Advertisement

Fracaso

La vida es un proceso de aprendizaje para todo aquel que se da cuenta de sus errores, porque quien no repara en ellos sigue equivocándose y fracasando.

Un fracaso es un suceso lastimoso, inopinado y funesto, según describe el diccionario de la Real Academia Española (RAE).

El fracaso es la consecuencia del error y el que aprende de sus errores convierte los fracasos en éxitos. 

Advertisement

Este poema de Rafael Cadenas nos describe la visión del escritor antes este hecho.

Cuanto he tomado por victoria es sólo humo.
Fracaso, lenguaje del fondo, pista de otro espacio más exigente, difícil de entreleer es tu letra.

Cuando ponías tu marca en mi frente, jamás pensé en el mensaje que traías, más precioso que todos los triunfos.
Tu llameante rostro me ha perseguido y yo no supe que era para salvarme.
Por mi bien me has relegado a los rincones, me negaste fáciles éxitos, me has quitado salidas.

Advertisement

Era a mí a quien querías defender no otorgándome brillo.
De puro amor por mí has manejado el vacío que tantas noches me ha hecho hablar afiebrado a una ausente.
Por protegerme cediste el paso a otros, has hecho que una mujer prefiera a alguien más resuelto, me desplazaste de oficios suicidas.

Tú siempre has venido al quite.

Sí, tu cuerpo llagado, escupido, odioso, me ha recibido en mi más pura forma para entregarme a la nitidez del desierto.
Por locura te maldije, te he maltratado, blasfemé contra ti.

Advertisement

Tú no existes.
Has sido inventado por la delirante soberbia.

¡Cuánto te debo!
Me levantaste a un nuevo rango limpiándome con una esponja áspera, lanzándome a mi verdadero campo de batalla, cediéndome las armas que el triunfo abandona.

Me has conducido de la mano a la única agua que me refleja.
Por ti yo no conozco la angustia de representar un papel, mantenerme a la fuerza en un escalón, trepar con esfuerzo propios, reñir por jerarquías, inflamarme hasta reventar.

Advertisement

Me has hecho humilde, silencioso, rebelde.
Yo no te canto por lo que eres, sino por lo que no me has dejado ser. Por no darme otra vida. Por haberme ceñido.

Me has brindado sólo desnudez.

Cierto que me enseñaste con dureza ¡y tú mismo traías el cauterio!, pero también me diste la alegría de no temerte.

Advertisement

Gracias por quitarme espesor a cambio de una letra gruesa.

Gracias a ti que me has privado de hinchazones.
Gracias por la riqueza a que me has obligado.
Gracias por construir con barro mi mrada.
Gracias por apartarme.

Gracias.

Advertisement

Derrota

Al igual que el anterior poema de Rafael Cadenas este describe la visión del escritor ante un elemento que causa frustración en muchas de las personas. 

Derrota es la acción y efecto de derrotar o ser derrotado. El verbo derrotar, por su parte, hace referencia a vencer o ganar en un enfrentamiento, a romper o destruir, o arruinar a alguien en la salud o en sus bienes.

Advertisement

Yo que no he tenido nunca un oficio
que ante todo competidor me he sentido débil
que perdí los mejores títulos para la vida
que apenas llego a un sitio ya quiero irme
(creyendo que mudarme es una solución)

que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más aptos
que me arrimo a las paredes para no caer del todo
que soy objeto de risa para mí mismo
que creí que mi padre era eterno

que he sido humillado por profesores de literatura
que un día pregunté en qué podía ayudar y la respuesta fue una risotada
que no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en la vida
que he sido abandonado por muchas personas porque casi no hablo
que tengo vergüenza por actos que no he cometido

Advertisement

que poco me ha faltado para echar a correr por la calle
que he perdido un centro que nunca tuve
que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el limbo
que no encontraré nunca quién me soporte

que fui preterido en aras de personas mucho más miserables que yo
que seguiré toda la vida así y que el año entrante seré muchas veces más burlado en mi ridícula ambición
que estoy cansado de recibir consejos de otros más aletargados que yo
(«Ud. Es muy quedado, avíspese, despierte»)

que nunca podré viajar a la India
que he recibido favores sin dar nada en cambio
que ando por la ciudad de un lado a otro como una pluma
que me dejo llevar por los otros
que no tengo personalidad ni quiero tenerla

Advertisement

que todo el día tapo mi rebelión
que no he ido a las guerrillas
que no he hecho nada por mi pueblo
que no soy de las FALN y me desespero por todas
estas cosas y por otras cuya enumeración sería interminable

que no puedo salir de mi prisión
que he sido dado de baja en todas partes por inútil
que en realidad no he podido casarme ni ir a París ni tener un día sereno
que me niego a reconocer los hechos
que siempre babeo sobre mi historia

que soy imbécil y más que imbécil de nacimiento
que perdí el hilo del discurso que se ejecutaba en mí y no he podido encontrarlo
que no lloro cuando siento deseos de hacerlo
que llego tarde a todo

Advertisement

que he sido arruinado por tantas marchas y contramarchas
que ansío la inmovilidad perfecta y la brisa impecable
que no soy lo que soy ni lo que no soy
que a pesar de todo tengo un orgullo satánico aunque a ciertas horas haya sido

humilde hasta igualarme a las piedras
que he vivido quince años en el mismo círculo
que me creí predestinado para algo fuera de lo común y nada he logrado
que nunca usaré corbata
que no encuentro mi cuerpo

que he percibido por relámpagos mi falsedad y no he podido derribarme, barrer todo y crear de mi indolencia, mi flotación, mi extravío una frescura nueva, y obstinadamente me suicido al alcance de la mano
me levantaré del suelo más ridículo todavía para seguir burlándome de los otros y de mí hasta el día del juicio final.

Advertisement

Como ya lo hemos dicho anteriormente, Rafael Cadenas es una de las voces más respetadas de las letras latinoamericanas.

Pero en los últimos años optó por ejercer el anonimato, mezclarse entre la gente o presenciar en silencio cualquier actividad cultural.

Advertisement

Hoy en día no podemos disfrutar de contenidos nuevos de la mano de este escritor tan talentoso, pero aún vive y cuenta con 90 años de edad desde aquel 8 de abril que lo vio nacer.

¿Te ha gustado el artículo? Déjanos un comentario.

Advertisement

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *