¿Cómo escribir un relato que sorprenda y maraville al lector?

¿Cómo escribir un relato? Desde tiempos inmemorables, narrar historias es trascendental para el desarrollo de las civilizaciones ya que esta es la manera en que los pueblos mantienen sus costumbres y tradiciones.

A diferencia del cuento, que por lo general constituye una acción acabada, el relato se relaciona más con el fluir de conciencia del narrador. La voz del narrador es muy importante en este género.

En la narrativa del relato no siempre son necesarias estas fases tan definidas que posee la estructura del cuento. El imaginario del autor se ubica entre la realidad y la ficción. De ahí la importancia de que el lenguaje empleado por el narrador se asemeje al habla.

Entre los escritores más famosos del género se encuentra el poeta Homero, autor de dos de las más grandes obras de la literatura universal: la Ilíada y la Odisea. A continuación te mostramos cómo escribir un relato, por si quieres ahondar más en este género.

Partes de un relato

Todo género literario cuenta con una cierta estructura por la cual se guía el escritor. El relato no es una excepción. A continuación te presentamos las tres partes de un relato.

partes de un relato

Introducción

Aunque en la literatura todo suele ser inestable, a rasgos generales, la introducción de un relato abarca la presentación explícita o escamoteada de algunos personajes, el escenario y la situación o el indicio de lo que ocurrirá más adelante.

Es en esta parte donde los lectores deciden si les interesa seguir leyendo. Por ello, es indispensable captar su atención generándoles intrigas o entusiasmándolos con personajes o escenarios completamente nuevos, apasionantes y encantadores.

Conflicto

Es el movilizador de la acción, lo que pone en marcha los engranajes de la trama narrativa.

Este catalizador puede encontrarse a la vista del lector desde el comienzo del relato o irse develando con el transcurrir de la historia, acorde siempre a las intenciones del autor.

Resolución o Desenlace

Suele ser la parte más impactante de la narración. Un final puede hacer que una historia sea inolvidable o arruinarla por completo.

Para culminar con broche de oro existen distintas estrategias que varían de acuerdo al tipo de relato. Entre ellas está la epifanía, la anagnórisis, o el conocido final abierto. Este último deja el argumento del relato a libre interpretación por parte del lector.

En los relatos suele utilizarse mucho el final abierto. Esto se debe a que la trama literaria no es tan contundente como en otro tipo de narrativas, lo que deja el argumento del relato a la libre interpretación del lector.

¿Cómo escribir un buen relato corto?

Los relatos cortos son una extraordinaria manera de practicar tus dotes de escritor. Esto se debe a que por lo general se pueden narrar en una sentada. Ahora te traigo algunos consejos para que lo que escribas sea un buen relato.

¿Cómo escribir un buen relato?

Descubre mientras escribes

Un relato no necesita una escaleta a diferencia de otras historias más largas. Lo único que tienes que tener claro cuando comienzas a escribir es: qué es lo que quieres contar. Un vez que tienes la idea central, puedes lanzarte a narrar de la mejor manera posible.

Por tanto, para descubrir qué quieres contar, dale unas vueltas a tu idea inicial y escribe el relato.

Una vez lo tengas escrito descubrirás cuál es la historia que se esconde detrás de tu idea. Y, entonces, podrás reescribir el relato para contar esa historia con todos los adornos literarios que quieras añadirle.

Escribir este primer borrador es la planificación del relato. Descubres la historia y después la explicas de la forma más efectiva en función de lo que quieras conseguir.

Empieza bien

El inicio tiene que ser espectacular. Tiene que enganchar, despertar curiosidad e informar lo suficiente para situar al lector. Por ello, escribir un borrador puede ayudarte a conocer por dónde empezar a contar tu historia.

Para empezar elige una escena potente. Si la trama te lo permite, inicia en plena acción y ve incorporando los detalles necesarios durante el transcurso de esta.

Acaba mejor

El final tiene que sorprender. Lo ideal es que todo el relato esté encaminado hacia ese final, otra razón por la que es importante escribirlo primero y saber cómo acaba para decidir dónde y cómo empiezas.

Si sabes el final podrás conducir el relato por el camino correcto. Los finales tienen que ser impresionantes y lógicos. Una vez pasada la sorpresa inicial, te das cuenta de que el final era inevitable.

Un buen relato, como una buena novela, conecta el principio con el final pero la conexión solo es visible cuando lo hemos leído todo.

Selecciona lo que vas a contar

Hay que saber mostrar en lugar de contar y hay que saber cuándo no hace falta mostrar y es mejor contar. En un relato, que por definición es corto, es básico saber usar las elipsis y los resúmenes para conectar unas escenas con otras.

Se muestra cuando es imprescindible hacerlo y se cuenta cuando mostrar no aportaría nada interesante para la trama.

Atención al conflicto

Otro clásico. Sin conflicto no hay historia. Un relato no es una anécdota. Un relato es una historia. Y para que tengamos una historia necesitamos un protagonista al que le ocurre algo.

El relato es la explicación de cómo se soluciona, o no, el conflicto. Y es importante no perderlo de vista.

Acción

Escribir un relato no es narrar una serie de acciones encadenadas o sin conexión, sino contar la manera en que los personajes superan un conflicto.

Por tanto, la acción de tu escrito debe estar relacionada con el conflicto que tiene tu personaje. Asegúrate de que la emoción y la tensión vayan en aumento.

Simplicidad

Los relatos son simples. Las novelas complejas. No lo digo en el sentido de fácil o difícil. Un relato se compone de una sola trama, mientras que en una novela hay varias y, por tanto, diversos conflictos.

Un relato cuenta con un único narrador durante todo el relato, por lo tanto, también hay sólo un punto de vista. Las novelas, por contra, pueden tener más de un narrador y múltiples puntos de vista. Hay que tener presente esto para no desviarse del género.

Escribir un relato puede ser muy divertido. Aunque parece sencillo, no lo es. Hay que saber cómo contar la historia para no aburrir. Este género fresco, corto y encantador puede llegar a maravillar gratamente a un lector.

Si eres un joven que disfruta de la escritura y quiere emprenderse en este género particular, en este artículo te presentamos algunos datos para que aprendas a escribir un buen relato. Esperamos que te hayan sido de utilidad.