+8 Fábulas de terror ¡Increíbles historias!

Fábulas de terror
Advertisement

¿Cuáles son las mejores fabulas de terror? Dentro del mundo de las fábulas, existe un género dedicado al terror, no es el mismo terror que se ven en las grandes salas de cine, es un terror divertido y adaptado para los más pequeños de la casa.

Estas fábulas de terror sueñen tener un tono misterioso pero cómico a la vez. De esta manera los niños prestan más atención e internalizan mejor la lección de cada historia.

Las fábulas de terror no son muy conocidas, sin embargo, son bien recibidas en países europeos.

Advertisement

+8 Fábulas de terror ¡Para todas las edades!

De seguro nunca has leído una fábula de terror. Pero no te preocupes no te asustará. Acá te dejamos las mejores para que puedas comprobarlo.

El rey y la peste

La siguiente fábula de terror narra la historia de un rey árabe que en medio de su camino por el desierto se topa con la peste.

Ambas conversan un rato, y el rey le pregunta a la peste a donde se dirige, a lo que ella responde que irá a Bagdad, y allí tomara una 5000 vidas.

Advertisement

Ambas se despiden y cada una sigue su camino. Una semana después, se vuelven a ver en el desierto, y el rey le reclama a la peste que no había tomado 5000 sino 50000 vidas. ¿Qué creen que le dijo la peste al rey?

Mientras cruzaba el desierto un rey árabe se topó con la peste. Asombrado le preguntó: «Peste, ¿a dónde piensas ir tan rápido?»

Ella le respondió: «Estoy de camino a Bagdad, tomaré con mi guadaña unas 5.000 vidas.»

Advertisement

Pasada una semana, el rey volvió a ver a la peste en el desierto cuando ella regresaba de Bagdad. Enfadado le reclamó: «¡Eres una mentirosa! ¡Me dijiste que tomarías a 5.000 y murieron 50.000!»

La peste indignada le dijo: «Nunca he mentido. Tomé sólo 5.000 vidas, el miedo tomó las demás.»

Moraleja del rey y la peste: el miedo puede ser más letal y peligroso que aquello a lo que se le teme.

Advertisement

Las gemelas

Esta fábula de terror narra la historia de una madre que lleva a sus dos hijas gemelas a la escuela, sin embargo, en medio camino llama a la madre del trabajo y le dicen que debe ir de inmediato.

Como faltaba poco para llegar a la escuela, la madre deja a las niñas solas y se va.

Pero a unos pocos metros escucha un estruendo y al voltear la cara observa que un carro ha atropellado a sus hijas.

Advertisement

Ambas niñas mueren y la madre cae en depresión, sin embargo, logro recuperarse y volvió a quedar embaraza.

Para su sorpresa eran gemelas y al nace pudo notar que eran sumamente parecidas a sus hijas muertas. ¿Qué más creen que paso?

La madre preparó el almuerzo y salió junto a sus hijas gemelas muy rápido a la calle. Caminaban tranquilamente cuando sonó el móvil de la madre. Era del trabajo la necesitaban urgentemente en la oficina.

Advertisement

Decidió entonces que las niñas fueran solas al colegio, les dio un besó en la frente y caminó hacia el otro lado. No había dado veinte pasos, cuando detrás de ella escuchó un ruido, un golpe y luego un frenazo. Al darse vuelta vio a sus hijas tiradas en el asfalto, bajo un camión.

La madre cayó en depresión pero aún así se embarazó de nuevo, y eso logró animarla un poco. Unos meses más tarde supo que estaba embarazada de niñas gemelas y luego del parto a medida que estas crecían se parecían muchísimo a las niñas muertas. La madre se volvió cada vez más sobre-protectora. Temía perderlas como a sus otras hijas.

Un día, mientras las llevaba a la escuela, las gemelas se adelantaron y corrieron delante de su madre. Cuando pisaron la calle, su madre las detuvo muy bruscamente.

Advertisement

Al borde de las lágrimas les pidió que nunca cruzaran sin su permiso. Ellas respondieron “No queremos hacerlo, mamá, ya nos atropellaron. No ocurrirá de nuevo”.

Moraleja de las dos gemelas: nunca descuides a tus hijos, siempre cuídalos y vela por ellos.

La isla de las muñecas

Esta fábula de terror nos sitúa en una isla mexicana. Donde el dueño de la isla el señor Julián Santana creía que su isla estaba embrujada, ya que, había conseguido en sus terrenos a una mujer ahogada.

Advertisement

Desde este descubrimiento comenzó a tener experiencias paranormales, escuchaba voces, pisadas y hasta una mujer llorando.

Es por esto, que Santana decide colocar muñecas por todos lados, hasta tal punto de buscarlas en la basura. El creía que las podían darle protección ante los fantasmas. ¿Santana logro su cometido?

Hay una isla mexicana con una gran cantidad de muñecas antiguas. Todas fueron abandonadas a modo de ofrenda, algunas cabezas de muñecas están clavadas en estacas, otras empaladas y otras cuelgan de los árboles a lo largo de la isla.

Advertisement

Todo comenzó en 1950 cuando el dueño de la isla, llamado Julián Santana, comenzó a colgar muñecas como protección contra los malos espíritus.

¿Por qué? Santana creía que tenía una maldición. Debido a que en sus terrenos encontró un día el cuerpo de una joven ahogada.

Desde entonces lo paranormal lo acompañaba: Escuchaba voces, pisadas y a una mujer llorar desconsoladamente, ante esto decidió colocar muñecas en toda la isla, con la esperanza de calmarla. Pasado un tiempo se obsesionó a tal punto que buscaba muñecas en la basura y en el río para ponerlas en su isla.

Advertisement

Santana murió en el año 2001 cuando estaba en la orilla de un río, sólo momentos después de decirle a un familiar que una sirena quería llevárselo.

Moraleja de la isla de las muñecas: siempre debes cuidarte y protegerte de espíritus malignos, sin embargo, no te debes obsesionar con ello.

Advertisement

Ayúdame

La siguiente fábula de terror cuenta sobre una pareja con dos niños pequeños, que deciden comprar una casa de campo.

Esta pareja estuvo viendo muchas casas sin embargo, todas eran muy costosas, hasta que encontraron una que estaba abandonada hace muchos años y un tanto deteriorada, pero sumamente económica.

Es así como deciden comprarla. A cada niño se le asigno un cuarto para que tuvieran su espacio y pudieran dormir solos.

Advertisement

La primera noche, mientras todos dormían la niña se despertó y comenzó arañar en un rincón de su cuarto y a pedir ayuda. ¿Qué creen que pasaba en esa casa?

Una pareja decidió mudarse a una casa de campo junto a sus dos hijos. La propiedad que tenían en la mira había estado abandonada muchos años, por ende estaba muy deteriorada, pero estaba mucho más barata que cualquier otra que hubiesen visitado, así que la compraron.

A ambos hijos, un niño de 10 años y una niña de 6 años, se les asignó una habitación individual, estaban felices por tener su espacio y dormir solos. Pero, la primera noche ocurrió algo extraño.

Advertisement

Cuando toda la familia dormía, la niña se levantó y caminó hasta una esquina de su cuarto. arañó salvajemente la pared de madera repitiendo la palabra “¡Ayúdame!”.

La niña ya había demostrado ser sonámbula, así que sus padres no le prestaron mucha atención. Aunque, decidieron que los niños debían dormir juntos como precaución.

Desde entonces ella despertaba justo luego de que su hermano se dormía. Caminaba a su antiguo cuarto y volvía a arañar la misma pared diciendo: “¡Ayúdame!”. Además de esto la niña se volvía cada vez más retraída y triste.

Advertisement

Después de muchos días los padres preguntaron en el pueblo si algo había ocurrido en la casa, descubrieron entonces que antes de ellos vivieron un padre y su hija allí. Supuestamente, la niña se perdió en el bosque y el padre se suicido por su dolor.

Atemorizados los padres decidieron quitar algunas tablas de madera que la pequeña arañaba. Entonces encontraron un esqueleto pequeño con las manos atadas.

Moraleja de ayúdame: a veces las cosas más económicas y baratas pueden salir muy caras

Advertisement

La chica de la discoteca

Esta fábula de terror cuenta la historia de Raul, un joven universitario que deseaba ir a la discoteca con sus amigos.

Todo esta listo, pero a último momento sus amigos deciden no ir, porque tienen un examen importante el lunes.

Es así como Raul decide ir solo en su moto a la discoteca, en eso comienza a llover mucho y el se coloca en un callejón mientras escampa, en eso ve a una joven que estaba debajo de la lluvia, con lagrimas en lo ojos y un lindo vestido de verano.

Advertisement

El se acerca a ella, le da su chaqueta y la invita a la discoteca. Ellos pasaron toda la noche hablando y ya a las 5 de la mañana el la lleva a su casa, y le deja su chaqueta. ¿Qué creen que paso al día siguiente?

Un viernes en la noche, Raúl, un estudiante universitario quería salir y así que planeó junto a sus amigos ir a la discoteca, sólo que ya no pudieron ir porque tenían un examen el lunes. Sin embargo, Raúl decidió ir solo.

Conducía su moto caminó a la discoteca cuando empezó a llover. se estacionó en un callejón cercano, debajo de un balcón, y ató su moto.

Advertisement

Cuando comenzó a caminar para entrar vi a una muchacha mirándolo. Tenía un vestido corto y veraniego, estaba completamente mojada y por su rostro caían lagrimas mezcladas con rimel negro.

Entonces fue hacia ella y al verla temblar de frío, Raúl le dio chaqueta. La muchacha sonrió y entraron juntos a la discoteca.

Ahí pasaron la noche entera hablando, se fueron a las 5am. Él la llevó a su casa, se despidieron en su puerta y ella le dio un beso en la mejilla.

Advertisement

Raúl pasó todo el día siguiente pensando en aquella chica y decidió presentarse luego en su casa a saludarla. Le abrió la puerta una mujer mayor. Raúl preguntó por su hija, la señora sorprendida le explicó que ella había muerto hace 3 años en un accidente de moto.

El muchacho pensó que la señora estaba haciéndole una broma macabra y cruel, pero ella para convencerlo le mostró fotos y al final propuso llevarlo al cementerio. Él accedió y sobre la lápida de la chica encontraron la chaqueta que Raúl le había dado el día anterior.

Moraleja de la chica de la discoteca: observa muy bien a tus compañías.

Advertisement

La sonrisa terrorífica

La siguiente fábula de terror nos narra la historia de Verónica, una dulce niña que estaba muy feliz porque era su cumpleaños.

Su madre la despertó con besos y abrazos, en su colegio todos los profesores y alumnos la felicitaron y regalaron mucho dulces.

Advertisement

Al llegar a su casa, le tenían una fiesta preparada, con un payaso que le alegraría la tarde. Sin embargo, el payaso era extraño, su sonrisa era un tanto terrorífica, y no producía mucha risa. En eso el payaso va al baño, pero deja la puerta entre abierta.

Es así como Verónica lo ve y descubre la verdad. ¿Qué creen que vio la niña?

Verónica despertó en un día especial, ya que era su cumpleaños, el cual para cualquier niño es probablemente el mejor día del año.

Advertisement

Su madre la despertó con besos y la felicitó, al igual que le preparó su desayuno favorito.

En su colegio, Verónica fue felicitada por todos sus compañeros y profesores, quienes le regalaron sus dulces favoritos.

Al llegar a casa, el padre de Verónica le tenía una sorpresa especial, que le había prometido para su cumpleaños, además de invitar a sus mejores amigos a una pequeña fiesta.

Advertisement

Muy pronto el timbre de la casa sonó y Verónica salió corriendo a abrir. Se trataba de un gran payaso que le iba a alegrar la tarde.

No obstante, la pequeña Verónica se asustó bastante, pues nunca había visto un payaso en persona, apenas los veía en televisión.

El payaso estuvo toda la tarde intentando alegrar a los pequeños, en especial a la cumpleañera. Aun así, su aspecto no le ayudaba mucho, porque su sonrisa y ojos se tornaban terroríficos.

Advertisement

El payaso tuvo un descanso y se fue a cambiar al baño de la casa para ofrecer la última parte de su show. Sin embargo, la puerta quedó entreabierta, por lo que Verónica alcanzó a observar lo que sucedía.

Verónica observó que el payaso tenía unos pies más grandes de lo normal y una gran bolsa con juguetes de todo tipo.

El payaso se percató de que la niña lo observaba y la empezó a seguir por toda la casa, hasta que ella encontró a su padre, quien atrapó al payaso, que resultó siendo un ladrón de juguetes.

Advertisement

Moraleja de la sonrisa terrorífica: nunca confíes plenamente en las personas que tienen apariencia de inocencia.

La casa embrujada

Esta fábula de terror cuenta la historia de Jacobo y Marcelo dos niños que solían ir a jugar a la pelota luego de salir de clases.

Ambos solían esperar hasta llegar al parque para jugar con la pelota, sin embargo, aquel día Jacobo comenzó a jugar con la pelota mientras caminaban.

Advertisement

Es así como le lanza la pelota a Marcelo, pero este no la agarra, y la pelota cae en una casa sumamente misteriosa. Jacobo tenía mucho miedo de ir por ella, entonces Marcelo se ofrece.

Al entrar en aquel patio nota que de la casa emana una luz brillante, y al acercarse a la ventana. ¿Cómo creen que continua esta historia?

Jacobo y Marcelo eran dos niños que disfrutaban mucho de los parques, sobre todo cuando tenían una pelota de tenis, pues ese era su deporte favorito.

Advertisement

Un día, los dos se citaron a la salida de clases para ir a jugar, como lo hacían de costumbre. Durante el camino, Jacobo no aguantó las ganas y empezó a jugar, a pesar de que Marcelo le insistió que mejor no lo hiciera.

Jacobo continuó jugando y le lanzó la pelota a Marcelo, quien no estaba concentrado y no la alcanzo a coger. La pelota cayó en el jardín de una casa abandonada y que no tenía un aspecto agradable.

Jacobo, siendo el culpable, tenía demasiado miedo, puesto que el aspecto de la casa era bastante atemorizante. Sin embargo, Marcelo quiso ir por la pelota.

Advertisement

Marcelo recogió la pelota, pero no pudo resistir y le echó un vistazo a la casa, por lo cual alcanzó a ver una de las ventanas, donde había un brillo hipnotizante que provocó que el pequeño quisiera ir a observar lo que había en el interior.

Marcelo creyó ver un fantasma y salió corriendo hacia donde estaba Jacobo, quien, a pesar de haber tenido miedo antes, no le creyó nada.

Al siguiente día, Jacobo le insistió a Marcelo que volvieran al sitio, ya que quería con sus propios ojos el fantasma de esa casa. Marcelo se negó rotundamente, pero al final terminó cediendo.

Advertisement

Los dos niños llegaron a la ventana y volvieron a ver una figura que brillaba mucho, por lo que salieron corriendo rápidamente. Detrás de ellos salió la figura.

Marcelo alcanzó a caer, por lo cual Jacobo se detuvo a ayudarlo. La figura los alcanzó y les dijo que estaba fumigando la casa, ya que debía ver si había algo de valor, porque la iban a demoler. Es decir, el fantasma resultó siendo un hombre con traje especial

Moraleja de la casa embrujada: no todo es lo que parece, debes fijarte bien en lo que estas observando.

Advertisement

La bruja traviesa

La siguiente fábula de terror nos narra la historia de una mujer a la cual llamaban la bruja traviesa. Cierto día, dejo su escoba a un lado, y se arreglo con zapatos grandes y una bolsa llena de piñas. Todo su plan estaba listo.

Entrada la noche fue a cada casa y lanzo una piña a la puerta, e invitaba a salir al más valiente de la familia. Así fue hasta la última casa. Y luego que todos salieran, les dio una noticia. ¿Qué creen que les dijo la bruja traviesa?

Advertisement

La bruja ‘traviesa’ (la llamaban así en el pueblo) dejó su escoba a un lado, se puso el gorro más puntiagudo que tenía, se calzó sus zapatos grandes y llenó su bolsa de piñas secas. Iba a ser una gran noche, lo tenía todo planeado. Cerró con llave su alcoba y fue al centro del pueblo.

En la puerta de cada vecino arrojaba una piña con todas sus fuerzas y decía: ‘Que salga el que es valiente’, y así hasta que hubo llamado a todos y cada uno de los vecinos.

Cuando estuvieron todos ante su puerta (nadie quería que le llamasen cobarde por quedarse dentro), la bruja traviesa dijo: ‘Ya puede empezar la fiesta, he traído música y dulces para todos. ¡A divertirse!’.

Advertisement

Moraleja de la bruja traviesa: nunca juzgues las acciones de los demás, pueden traerte grandes sorpresas.

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.