+10 Chistes crueles (Largos y cortos)

Advertisement

Estos chistes crueles tal vez son producto de la burla pero también de la honestidad y por ello son graciosísimos. Queremos que los leas y releas para que cada palabra te haga estremecer con carcajadas.

Y lo más importante, compártelos para que lleguen a muchas personas y así, llenar de risas los espacios y lugares.

La risa es total y absolutamente terapéutica.

Chistes crueles fenomenales

Nadie nunca podría decir que los chistes crueles no son buenos, son unos de los mejores porque cada palabra está magistralmente colocada para que, literalmente, mueras de risa. Vamos a descubrirlos.

Advertisement

Un marido entra en Victoria’s Secret para comprarle a su esposa un camisón transparente. Le enseñan muchos modelos que van desde 250 hasta 500 euros y cuanto más transparente, más caro es el precio.

Elige el más caro, paga los 500 euros y se lo lleva a casa. Se lo entrega a su mujer y le pide que suba al cuarto y que se lo ponga para él .

Arriba, la esposa -que no es ninguna tonta- piensa: “Se me ocurre una idea…. es tan transparente que es como si no llevara nada. No me lo voy a poner, bajaré desnuda, lo devuelvo mañana y guardo la devolución de los 500 euros para mí”.

Advertisement

Hace su aparición desde arriba de la escalera, totalmente desnuda y se pone en una pose muy sensual.

El marido exclama: “¡Qué hijos de putas me costó 500 euros y ni siquiera lo plancharon!

Estaba un borracho en una esquina, cuando una mujer pasa caminando, el borracho la observa y le dice:
– ¡Adiós fea!
La mujer indignada se da media vuelta y le dice:
– ¡Borracho!
El borracho con una sonrisa le dice:
– Sí, pero a mí, mañana se me pasa.

Advertisement

– Era una muchacha tan fea, pero tan fea que no había forma de conseguir un novio.
– Entonces decide pedir ayuda a una vidente, quien le dice:
– Hija mía, en esta vida realmente no tendrás mucha suerte con el amor.

– Sin embargo, en la próxima vida la belleza física vendrá contigo y los hombres caerán vencidos a tus pies por “docenas”.
– La muchacha salió de allí bien contenta, pensando en su futuro.

– Mientras caminaba vio un puente en la autopista y se le ocurrió tirarse al vacío.
– Mientras más pronto acabara con su vida, más pronto comenzaría la próxima.
– Cerró los ojos y se lanzó del puente, con tan mala suerte que cayó arriba de un camión de plátanos que pasaba por debajo y el golpe la desmayó.

Advertisement

– Al rato despierta atontada, aún sin abrir los ojos y creyendo que estaba en la otra vida.
– Empezó a tocar y sólo palpó plátanos por todos lados; con una sonrisa en los labios exclamó:
– Calma, calma, muchachos… ¡DE UNO EN UNO!

Más contenido que te encantará

Se encuentran dos hombres que hacía mucho tiempo que no se veían. En eso que uno le cuenta al otro:
– ¿Sabes que tengo un hijo en la facultad de medicina?.
– ¿Sí? ¿Y en qué año está?.
– No, está en un frasco.

Advertisement

Una vecina encuentra a un niñito sentado en las escaleras, llorando.
-¿Qué sucede? le pregunta la mujer al pequeño.
Es que mi padre, responde el niño entre sollozos se golpeó el dedo con un martillo.
-Entonces, ¿por qué lloras tú?
-¡Porque me reí primero!

Chistes crueles cortos

¿Qué sería de la vida sin la crueldad de la honestidad? Pues totalmente aburrida y en Escribirte queremos demostrártelo con estos chistes crueles.

No dejes nunca de reír.

– Amor ¿Crees que soy muy bajita?
– Pues tienes una estatura común.
– ¿De veras?
– Sí, comúnduende.

Advertisement

Le dice un niño a su mamá:
– Mami, ¿puedo mecer al abuelito?.
– No hasta que sepamos quién lo ahorcó.

Advertisement

-Cariño. ¿Con qué me quedaría bien esta falda? -Con otro cuerpo.

Un caníbal le pregunta a su hijito:
– Mi amor, ¿te gustó la sopa de mamá?.
– Si, pero me dio una pena…

Advertisement

Era un niño tan feo, pero tan feo que cuando nació, el medico dijo:
– Si no llora en diez minutos es un tumor.

¿Te has dado cuenta que estos chistes crueles son divertidísimos? Seguro que ahora no pararás de leerlos.

¡Danos tu opinión y compártelos!

Advertisement
Advertisement
Advertisement