+10 Chistes de cornudos ¡Los mejores!

Advertisement

La infidelidad no es algo que deba ser motivo de gracia, sin embargo hay situaciones que llenan de gracia esos momentos teñidos de engaño.

Estos chistes de cornudos te harán reír y seguramente te encantarán porque probablemente conozcas a personas que han estado en situaciones similares.

Hay muchos indicios que puede seguir un hombre para saber si lo están engañando.

Chistes de cornudos para nunca olvidar

Estos chistes de cornudos van a contar historias cómicas de personas que han vivido la experiencia en carne propia o que han conocido a alguien que las ha experimentado, y por ello tienen tela que cortar.

Advertisement

Una pareja de novios en la cama:
-Cielo, ¿con cuántas mujeres has dormido?
Y él le contesta:
– ¡Contigo nada más!, porque las otras no me dan sueño.

– ¿Qué día es hoy, Pepe?
– Pues no sé. Espera a que le pregunte a mi mujer.
– María. ¿qué-es-soy?
– ¡Impotente!
– ¡No, no, digo de día!
– ¿De día? ¡Cornudo!

Advertisement

– Pues ya he conseguido que mi novio me hable de matrimonio, después de haber estado saliendo seis años.
– Ah, si? Y que te ha dicho?
– Que tiene esposa y tres niños.

Advertisement

Dos amigas en el super.
Pepi, ¿tú después de tener sexo, hablas con tu marido?
Sí tengo saldo … lo llamo.

– Paco, mi señora se ha ido con mi mejor amigo.
– ¿Con tu mejor amigo? ¿Con quién?
– No lo sé, pero quien quiera que sea, desde hoy es mi mejor amigo.

Más contenido que te encantará
Advertisement

Chistes de cornudos comiquísimos

Nunca podrás olvidar estos chistes de cornudos, pues están cargados de gracia con realismo lo que le da valor agregado a cada línea que has leído y que vas a leer.

El libertinaje en las mujeres es consecuencia de la acción de subestimar al género durante décadas.

– ¿Te has enterado ya de la desgracia de Juan?
– No, ¿qué le ha pasado?
– Se fugó con mi esposa…

Advertisement

Una vecina a otra:
– Uo! Es increíble el parecido que tiene tu hijo con su padre!
– Sí, ya… pero habla más bajo que mi marido está en casa!

– María, tú me estás engañando con el filósofo del pueblo.
– Eso no son más que falacias Pedro, simples falacias.

Advertisement

Mamá, mamá, ¿los corazones tienen patas?
-No hijo, ¿por qué lo dices?
-Nada, porque anoche papa le decía a la criada ábrete de patas corazón.

Advertisement

Doctor, doctor, tengo un problema mi mujer me engañó hace más de una semana y aún no me han salido los cuernos. ¿Estaré falto de calcio?

Como podrás haberte dado cuenta, estos chistes de cornudos son parte del día a día que experimentan muchas parejas que, mental o físicamente, han engañado a sus novios o esposos.

¡Comenta o comparte, o tal vez puedes hace las dos!

Advertisement
Advertisement
Advertisement