+20 poemas bonitos cortos con autor para leer y dedicar

50 años hace

El ritmo del día a día nos deja en ocasiones sin mucho tiempo para disfrutar de una buena dosis de lectura.  Entre el trabajo y otras actividades de este vibrante mundo, dejamos de un lado a la poesía, a veces demasiado extensa para dedicarle tiempo.

Estos 20 poemas cortos bonitos podrás dedicarlos o simplemente disfrutarlos y sentir la cómo la magia de la poesía.

Listado de Poemas cortos bonitos

Sumérgete en el mar de la poesía con estos 20 poemas cortos bonitos para leer, disfrutar y dedicar a tus seres queridos.  De amor, amistad o de la belleza de la vida, estos versos te harán suspirar y querer aún más este género.

20. Desorden (Andreína Ramos Ginés)

La venezolana Andreína Ramos Ginés nos deja en este sencillo poema su corazón, uno desordenado por un amor posible e imposible a la vez, que la llena de alegría y desilusión.

Usted me desordena las intenciones, las decisiones y el corazón.
Y a manera de trato me ofrece sin mucho reparo una amistad deliciosa,
que no es más que una estrofa de la vida a su lado.

Y aunque pueda gritar victoria y mi sonrisa le diga que esto es pasajero,
lo cierto es que aquí en mi pecho para siempre tendrá un lugar.

No será el que yo hubiese querido,
pero podrá alardear de él, porque ese lugar es suyo muy a pesar de mi orgullo
y de mis ganas de vernos juntos envejecer.

19. De la vida no quiero mucho (Pablo Neruda)

En nuestro conteo de poemas cortos bonitos nos llega desde el Chile de Allende, Pablo Neruda, con un poema en el que le pide a la vida saber que hizo todo lo que quiso y perdió lo que nunca fue suyo.

De la vida no quiero mucho.
Quiero apenas saber
que intenté todo lo que quise,
tuve todo lo que pude,
amé lo que valía la pena
y perdí apenas lo que,
nunca fue mío.

17. Te quiero (Mario Benedetti)

Para declarar el amor no existe ni tiempo, ni espacio, ni día, sólo las ganas de hacerlo.  Este extracto del poema “Te quiero” de Benedetti, resume a la perfección este sentimiento.  Es uno de los poemas cortos bonitos más dedicado.

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

16. Rostro de mujer (“Adonis” Alí Ahmad Said)

Un poema corto del autor sirio conocido como Adonis, dedicado al amor de una mujer que lo hace encenderse y lo empuja a los mares de sus sentimientos.

Vivo en el rostro de una mujer
que habita en una ola
a la que la marea empuja hacia una playa
cuyo puerto se pierde en sus conchas.

Vivo en el rostro de una mujer
que me hace morir, que quiere ser
faro apagado
en mi sangre que navega
a los confines del delirio.

15. Vuelve a empezar (Mario Benedetti)

Entre los poemas cortos bonitos está “Vuelve a empezar” del uruguayo Mario Benedetti, una oda a la esperanza en el medio de tiempos difíciles.

Aunque sientas el cansancio,
aunque el triunfo te abandone,
aunque el dolor te lastime,
aunque un negocio se quiebre,
aunque una traición te hiera,
aunque una relación se apague,
aunque el dolor te queme los ojos,
aunque ignoren tus esfuerzos,
aunque la ingratitud sea la paga,
aunque la incomprensión corte tu risa,
aunque todo parezca nada…
Vuelve a empezar

14. Tenía una guitarra (Antonio García Teijero)

La poesía muchas veces se convierte en música y la música en poesía.  “Tenía una guitarra”, es uno de nuestros poemas bonitos cortos.  Habla del amor de un músico por su instrumento y lo que le hace sentir las notas que le arranca.

Tenía una guitarra cansada, ya sin cuerdas.
Decía sus canciones con la ronca madera.
Yo le pedía flores azules que me diera.
Ella, resquebrajado su sueño de madera, con lágrimas mojaba mis manos ¡tan pequeñas! Alrededor volaban palomas de madera.

13. Quien alumbra (Alejandra Pizarnik)

De la argentina Alejandra Pizarnik es uno de los poemas cortos bonitos que traemos para ti.  Sobre un amor intenso, que sólo con mirarla la enciende en fuego incandescente.

Cuando me miras
mis ojos son llaves,
el muro tiene secretos,
mi temor palabras, poemas.

Sólo tú haces de mi memoria,
una viajera fascinada,
un fuego incesante.

12. Paz (Alfonsina Storni)

“Paz” es un poema corto de la argentina Alfonsina Storni.  Trata de saber encontrar la paz del cuerpo y la mente en la naturaleza.

Vamos hacia los árboles… el sueño.

Se hará en nosotros por virtud celeste.

Vamos hacia los árboles; la noche.

Nos será blanda, la tristeza leve.

Vamos hacia los árboles, el alma

Adormecida de perfume agreste.

Pero calla, no hables, sé piadoso;

No despiertes los pájaros que duermen.

11. “Rima XXIII” (Gustavo Adolfo Bécquer)

Bécquer nos trae en esta pieza, que no quisimos dejar de colocar en este artículo sobre poemas cortos bonitos.  En cuatro versos declara su amor y lo que daría por un beso de su amada.

Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… ¡Yo no sé
qué te diera por un beso!

10. Cada vez que pienso en ti (Anónimo)

Un poema anónimo sobre un amor imposible o uno que ya terminó, pero cuyo autor sigue enamorado.

Cada vez que pienso en ti,
mis ojos rompen en llanto;
y muy triste me pregunto,
¿por qué te quiero tanto?

9. El poeta pide a su amor que le escriba (Federico García Lorca )

Un amor desesperado por recibir noticias, y un amante, que al parecer, se niega. En la recta final de estos poemas bonitos cortos, encontramos a García Lorca, rogándole a su amor que le haga saber cómo se encuentra.

Amor de mis entrañas, viva muerte,
en vano espero tu palabra escrita
y pienso, con la flor que se marchita,
que si vivo sin mí quiero perderte.

El aire es inmortal. La piedra inerte
ni conoce la sombra ni la evita.
Corazón interior no necesita
la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí. Rasgué mis venas,
tigre y paloma, sobre tu cintura
en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena pues de palabras mi locura
o déjame vivir en mi serena
noche del alma para siempre oscura.

8. Mi árbol pequeño (Antonio García Teijeiro)

Un poema que más que hablar de un árbol, pareciera referirse a la juventud perdida por los años, que no perdonan.

Mi árbol tenía
sus ramas de oro.

Un viento envidioso
robó mi tesoro.

Hoy no tiene ramas
Hoy no tiene sueños
mi árbol callado
mi árbol pequeño.

7. Crisis (Francisco Gálvez)

Con el correr de los años, y de las circunstancias, ls personas cambian y a veces dejan de sentir afecto por el otro.  Este poema, parte de la selección de poemas bonitos cortos, revela la crisis y la melancolía detrás de estos cambios.

Tu voz parece de otro tiempo,
ya no tiene aquel tono cálido
de antes, ni la complicidad
de siempre, sólo son palabras
y su afecto es ahora discreto:
en tus mensajes ya no hay mensaje.

6. Yo no soy yo (Juan Ramón Jiménez)

Un hermoso poema que habla del ser, más allá del cuerpo, de lo que se es sin que sea visto.

Yo no soy yo.

Soy este
que va a mi lado sin yo verlo,
que, a veces, voy a ver,
y que, a veces olvido.

El que calla, sereno, cuando hablo,
el que perdona, dulce, cuando odio,
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pie cuando yo muera…

5. Menos tu vientre (Miguel Hernández)

Dedicado al concepto protector del vientre materno, llegamos a la parte fina de nuestro conteo de poemas bonitos cortos con “Menos tu vientre”, de Miguel Hernández.

Menos tu vientre,
todo es confuso.

Menos tu vientre,
todo es futuro
fugaz, pasado
baldío, turbio.

Menos tu vientre,
todo es oculto.

Menos tu vientre,
todo inseguro,
todo postrero,
polvo sin mundo.

Menos tu vientre,
todo es oscuro.

Menos tu vientre
claro y profundo.

4. Fe mía (Pedro Salinas)

Pedro Salinas le dedica este poema al azar y de cómo se fía en él, pese a no tener fe en otras cosas, incluso hechas por su propia mano.

No me fío de la rosa
de papel,
tantas veces que la hice
yo con mis manos.

Ni me fío de la otra
rosa verdadera,
hija del sol y sazón,
la prometida del viento.

De ti que nunca te hice,
de ti que nunca te hicieron,
de ti me fío, redondo
seguro azar.

3. El poeta es un fingidor (Fernando Pessoa)

Desde el corazón de un poeta surge esta pieza, que explora los sentimientos de los artistas a la hora de escribir su obra.

El poeta es un fingidor.

Finge tan completamente
que hasta finge que es dolor
el dolor que en verdad siente,

Y, en el dolor que han leído,
a leer sus lectores vienen,
no los dos que él ha tenido,
sino sólo el que no tienen.

Y así en la vida se mete,
distrayendo a la razón,
y gira, el tren de juguete
que se llama corazón.

2. Al oído de una muchacha (Federico García Lorca)

Un poema corto del inolvidable García Lorca que no puedes dejar de leer si eres amante de la belleza literaria.

No quise.

No quise decirte nada.

Vi en tus ojos
dos arbolitos locos.

De brisa, de risa y de oro.
Se meneaban.

No quise.
No quise decirte nada.

1. Tus ojos (Octavio Paz)

Cerramos nuestros poemas bonitos cortos con el mexicano Octavio Paz y su poema “Tus ojos”, una oda al amor, a un amor de mentira.

Tus ojos son la patria
del relámpago y de la lágrima,
silencio que habla,
tempestades sin viento,
mar sin olas, pájaros presos,
doradas fieras adormecidas,
topacios impíos como la verdad,
otoño en un claro del bosque
en donde la luz canta en el hombro
de un árbol y son pájaros todas las hojas,
playa que la mañana
encuentra constelada de ojos,
cesta de frutos de fuego,
mentira que alimenta,

La poesía es alimento para el alma y los sentidos.  Disfrutar de una buena dósis de lectura de estas maravillosas obras remedia cualquier desazón y si son poemas bonitos cortos, aún mejor.

¿Disfrutaste nuestro artículo?

¡Esperamos tus comentarios!