+17 Poemas de Juan Ramón Jiménez ¡Belleza y perfección!

  • Poemas
Poemas de Juan Ramon jimenez
Advertisement

¿Qué temas son tratados en los poemas de Juan Ramón Jiménez? La poesía para este escritor español responde principalmente a tres elementos, Sed de belleza, ansia de conocimiento y por último anhelo de eternidad.

La obra poética de Juan Ramón Jiménez es muy numerosa, y es tan popular que ha sido estudiada en todas las escuelas de los españoles de diferentes generaciones. Cuenta con un repertorio completo de literatura, libros que, a lo largo de su vida y en un afán constante de superación, repudia o salva algún poema.

Esto pues, obsesionado por conseguir la perfección y la belleza, ordenaba, revisaba y corregía continuamente sus versos.

Advertisement

Juan Ramón vivía su mundo en soledad, según sus propias palabras. Fue un poeta extremadamente sensible y aunque sufrió frecuentes crisis depresivas, vivió por y para la literatura, plenamente dedicado a su obra y siempre en busca de versos perfectos.

Si andas en buscas es profundizar acerca de la lírica del siglo XX, te recomendamos la lectura de toda la obra de Juan Ramón Jiménez, en la que podrás encontrar pasión y una asombrosa capacidad para enlazar las palabras.

Por esta razón hoy te regalamos 17 poemas de Juan Ramón Jiménez que te llevarán a viajar por la lírica entre versos llenos de belleza y perfección.

Advertisement

+7 Mejores poemas de Juan Ramón Jiménez ¡Perfectamente cautivadores!

No es para nada arriesgado decir que todos los españoles han escuchado el nombre de Juan Ramón Jiménez o estudiado alguno de sus poemas más representativos, y es que éste escritor español es uno de los poetas más increíbles de la Generación del 27.

Se lo considera un incuestionable maestro de la lírica de principios del siglo XX que es, sin duda, uno de los períodos con la mejor calidad literaria hasta ahora conocida.

Advertisement

Al igual que muchos escritores de poesía Juan Ramón Jiménez, no pensó inicialmente en ser poeta, quiso ser pintor, pero pronto se orientó hacia la poesía, animado por la lectura de Rubén Darío y de los escritores románticos.

Por lo que la corriente que persiguió en sus obras fue romanticismo, inspirado por la búsqueda del amor y la belleza perfecta, y es precisamente estos temas los que queremos resaltar con estos poemas de Juan Ramón Jiménez.

Yo no soy yo

Este primer poema de Juan Ramón Jiménez es de composición corta y plasma una revelación de la personalidad, una especie de monologo en el que es descrito el carácter del escritor y las bondades.

Advertisement

 

Yo no soy yo.
Soy este
que va a mi lado sin yo verlo,
que, a veces, voy a ver,
y que, a veces olvido.
El que calla, sereno, cuando hablo,
el que perdona, dulce, cuando odio,
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pie cuando yo muera.

Advertisement

Renaceré yo

En esta oportunidad nos topamos con un poema de Juan Ramón Jiménez que plasma el romance típico del escritor. El deseo del amor perdurable y sencillo que inspira esta obra y muchas más de su autoría.

Renaceré yo piedra,
y aún te amaré mujer a ti.

Renaceré yo viento,
y aún te amaré mujer a ti.

Advertisement

Renaceré yo fuego,
y aún te amaré mujer a ti.

Renaceré yo hombre
y aún te amaré mujer a ti.

Advertisement

Ante la sombra virgen

La religión es un elemento que mueve la poesía, y es por esta misma razón en difícil encontrar un autor que no haya dedicado unos versos a la fe.

Juan Ramón Jiménez escribió este poema con un enfoque romántico pero el mismo tiempo exaltando aspectos religiosa comunes en la época.

Siempre yo penetrándote,
pero tú siempre virgen,
sombra; como aquel día
en que primero vine
llamando a tu secreto,
cargado de afán libre.

Advertisement

¡Virgen oscura y plena,
pasada de hondos iris
que apenas se ven; toda
negra, con las sublimes
estrellas, que no llegan
(arriba) a descubrirte!

Canción

Este corto poema de Juan Ramón Jiménez esta cargado de sencillas rimas que le dan un toque de musicalidad, en él son tratados elementos de la naturaleza que manifiesta la belleza y la simplicidad.

(Álamo blanco)

Advertisement

Arriba canta el pájaro,
y abajo canta el agua.
–Arriba y abajo,
se me abre el alma–.

Mece a la estrella el pájaro
a la flor mece el agua.
–Arriba y abajo,
me tiembla el alma–.

Alegría Nocturna

Juan Ramón Jiménez nuevamente usa la naturaleza para enviar un mensaje de belleza y simplicidad, pero en esta oportunidad deja una enseñanza motivadora y de calidad humana.

Advertisement

¡Allá va el olor
de la rosa!
¡Cójelo en tu sinrazón!

¡Allá va la luz
de la luna!
¡Cójela en tu plenitud!

¡Allá va el cantar
del arroyo!
¡Cójelo en tu libertad!

Advertisement

El impulso

Este poema de Juan Ramón Jiménez deja nuevamente resurgir al amor  que refleja la constante búsqueda que el autor plasmó en sus primeras obras y que le brindo la fama que hoy posee.

Subes de ti misma,
como un surtidor
de una fuente.

No
se sabe hasta donde
llegará tu amor,
porque no se sabe
dónde está el venero
de tu corazón.

Advertisement

(Eres ignorada,
eres infinita,
como el mundo y yo)

La memoria

Juan Ramón Jiménez plasmó en algunas de sus obras la inquietud por el tiempo, al igual que muchos de sus contemporáneos, los lapsos de este y sus repercusiones en la vida y el mundo han inspirado varios de sus versos.

¡Qué tristeza este pasar
el caudal de cada día
(¡vueltas arriba y abajo!),
por el puente de la noche
(¡vueltas abajo y arriba!),
al otro sol!
¡Quién supiera
dejar el manto, contento,
en las manos del pasado;
no mirar más lo que fue;
entrar de frente y gustoso,
todo desnudo, en la libre
alegría del presente!

Advertisement

 

 

Otros poemas de Juan Ramón Jiménez

La repentina muerte de su padre le causo fuerte crisis nerviosas que lo obligaron a pasar largas temporadas en sanatorios y por supuesto este hecho marcó fuertemente su obra.

Advertisement

De carácter melancólico y depresivo, Juan Ramón Jiménez pensaba en la poesía como significado de contemplación y creación. Toda su poesía gira en torno al yo del poeta, al que llega a identificaron un dios un creador que da sentido a la existencia.

+17 Poemas de Juan Ramón Jiménez ¡Belleza y perfección!

Éste escritor español persigue realizarse como hombre y como poeta y de ahí que los dos temas centrales en torno a los que gira toda su obra sean el anhelo de conocimiento y ansia de eternidad. Aquí podrás conocer algunos de su poemas orientados hacia estos dos elementos.

Advertisement

Ese día

Este poema de Juan Ramón Jiménez plasma la melancolía en que se refugia el autor y que amenaza con la tranquilidad. En el también hace mención a la muerte como creadora le belleza eterna.

¡Ese día, ese día
en que yo mire el mar los dos tranquilos,
confiado a él; toda mi alma
vaciada ya por mí en la Obra plena
segura para siempre, como un árbol grande,
en la costa del mundo;
con la seguridad de copa y de raíz
del gran trabajo hecho!

¡Ese día, en que sea
navegar descansar, porque haya yo
trabajado en mí tanto, tanto, tanto!

Advertisement

¡Ese día, ese día
en que la muerte ¡negras olas! ya no me corteje
y yo sonría ya, sin fin, a todo,
porque sea tan poco, huesos míos,
lo que le haya dejado yo de mí!

Madre

La mujer ha inspirado incontable poemas debido a la belleza y el rol tan importante que ocupan dentro de las sociedades, pero este poema de Juan Ramón Jiménez, refleja la belleza y exalta el poder femenino pero al mismo tiempo horra al ser más valioso para el ser humano, la madre.

Advertisement

Te digo al llegar, madre,
que tú eres como el mar; que aunque las olas
de tus años se cambien y te muden,
siempre es igual tu sitio
al paso de mi alma.

No es preciso medida
ni cálculo para el conocimiento
de ese cielo de tu alma;
el color, hora eterna,
la luz de tu poniente,
te señalan, ¡oh madre! entre las olas
conocida y eterna su mudanza.

Advertisement

La muerte bella

La muerte, para Juan Ramón Jiménez inspira el terror y la emoción de la eternidad, pero al mismo tiempo figura como una amenaza a la que el autor huye creando belleza a traves de la poesía.

¿Que me vas a doler, muerte?
¿Es que no duele la vida?
¿Porqué he de ser más osado
para el vivir esterior
que para el hondo morir?

La tierra ¿qué es que no el aire?
¿Porqué nos ha de asfixiar,
porqué nos ha de cegar,
porqué nos ha de aplastar,
porqué nos ha de callar?

Advertisement

¿Porqué morir ha de ser
lo que decimos morir,
y vivir sólo vivir,
lo que callamos vivir?
¿Porqué el morir verdadero
(lo que callamos morir)
no ha de ser dulce y suave
como el vivir verdadero
(lo que decimos vivir?)

Adolescencia

Este poema de Juan Ramón Jiménez, plasma elementos románticos y al mismo tiempo melancólicos, que al mezclarse generan una composición hermosa e inspiradora.

En el balcón, un instante
nos quedamos los dos solos.
Desde la dulce mañana
de aquel día, éramos novios.
El paisaje soñoliento
dormía sus vagos tonos,
bajo el cielo gris y rosa
del crepúsculo de otoño.
Le dije que iba a besarla;
bajó, serena, los ojos
y me ofreció sus mejillas,
como quien pierde un tesoro.
Caían las hojas muertas,
en el jardín silencioso,
y en el aire erraba aún
un perfume de heliotropos.

Advertisement

No se atrevía a mirarme;
le dije que éramos novios,
…y las lágrimas rodaron
de sus ojos melancólicos.

Muro con rosa

Otro poema de Juan Ramón Jiménez que expone los elementos románticos que tanto perseguía el autor y dejo en claro en muchas de sus composiciones.

Advertisement

Sin ti ¿qué seré yo? Tapia sin rosa,
¿qué es la primavera? ¡Ardiente, duro
amor; arraiga, firme, en este muro
de mi carne comida y ruinosa!

Nutriré tu fragancia misteriosa
con el raudal de mi recuerdo oscuro
y mi última sangre será el puro
primer color de tu ascensión gloriosa.

¡Sí, ven a mí, agarra y desordena
la profesión injenua de tus ramas
por la negra oquedad de mis dolores!

Advertisement

Y que al citarme abril, en la cadena
me encuentre preso de sus verdes llamas
todo cubierto de tus frescas flores.

Poemas Cortos de Juan Ramón Jiménez

Hay en Juan Ramón Jiménez una permanente inquietud, una constante búsqueda, que explican su peculiar evolución pues, su obra resume los caminos recorridos por la poesía española desde el Modernismo hacia nuevas formas.

En esa trayectoria ininterrumpida, suelen distinguirse varias etapas, siguiendo declaraciones del propio autor. Juan Ramón reduce su evolución a tres épocas, sensitiva que va desde sus comienzos hasta 1915, aproximadamente, época intelectual que se inicia con el Diario de un poeta recién casado y se prolonga hasta que abandona España en 1936 y la última época suficiente o verdadera.

Advertisement

No queda duda de que el talento de éste escritor y su devoción por las letras y los versos era única y en esta parte del artículo te mostraremos algunos de los poemas cortos más significativos de su carrera.

Color

Juan Ramón Jiménez no solo escribió poemas extensas, compuso también una serie de versos cortos en los que reina la rima y la musicalidad.

¡Color que, un momento, el humo
toma del sol que lo pasa;
vida mía, vida mía,
fugaz y coloreada!

Advertisement

Agua mujer

Un corto poema de Juan Ramón Jiménez que entre rimas describe el romance y el amor perdurable.

¿Qué me copiaste en ti,
que cuando falta en mí
la imagen de la cima,
corro a mirarme en ti?

Advertisement

Extasis

La pasión es un elemento recurrente en la poesía y Juan Ramón Jiménez escribió este corto poema que con un toque de musicalidad describe este elemento.

¡Hoja verde
con sol rico,
carne mía
con mi espíritu!

Advertisement

Mi oasis

El amor vuelve a relucir en un verso de Juan Ramón Jiménez, y esta vez con un toque de melancolía entre rimas.

Qué trasparente amor,
en la cálida tarde tranquila,
el del azul y yo.

Advertisement

Mi pena viene y va.
Mas la mira una estrella suave
y se pone a cantar.

La sola

Finalizamos la lista de los poemas de Juan Ramón Jiménez cortos con este llenos de inspiración, a pesar de estar compuesto con cortas líneas logra cautivar con la belleza de las palabras.

Advertisement

 

Ante mí estás, sí.
Mas me olvido de ti,
pensando en ti.

Juan Ramón Jiménez, conocido como el andaluz universal, nació en Moguer (Huelva) España en 1881, y desde temprana edad se entregó a la poesía dejando de lado sus estudios universitarios.

Advertisement

En 1956 se le concede el Premio Nobel, pero la noticia que llena de orgullo a Juan Ramón coincide con la muerte de Zenobia Camprubí Aymar, compañera y colaborador, que apoyó insustituible al poeta incapaz de enfrentarse con los detalles materiales de la existencia.

Juan Ramón, deshecho, sólo la sobrevivirá dos años más, pues murió en Puerto Rico en 1958, mientras se encontraba preparándolo todo para su regreso a España, a la que aseguraba que extrañaba profundamente.

¿Qué te ha parecido el artículo lleno de inspiración poética? Dejanos un comentario y cuéntanos.

Advertisement
Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *