+3 Increíbles poemas de 14 estrofas (+Ejemplo)

Advertisement

Poemas de 14 estrofas de amor. Ejemplo de como son y más. Resulta prudente, en nuestro día a día, considerar los sentimientos y emociones de las personas para tener la suficiente empatía que requiere el ser humano para construir y mantener las relaciones interpersonales.

Los poemas siempre dan luces de lo más recóndito de un alma. Su porte, sus gustos, aquello que, hasta un poco antes, podría haber sido, inclusive, un misterio para muchos.

En Escribirte queremos que nos acompañes a descubrir estos maravillosos poemas de 14 estrofas que hemos escogido para ti.

Advertisement

Poemas de 14 estrofas para niños sobre el amor

Las prosas que traemos para ti, hablan de la vida, de los gustos y sentimientos de quienes escribieron las letras que engalanan este portal.

Vamos a descubrir qué esconde el alma de Poe y Tablante en estas líneas próximas a iniciar, con estos poemas de 14 estrofas.

El amor, visto desde otro punto de vista, puede ser perturbador

(Extracto) Para Annie ( Edgar Allan Poe)

Unas palabras que describen, desde una perspectiva muy personal, la visión de la vida del gran Poe durante un período de su vida.

Advertisement

Acá podemos ver la descripción que hace en detalle de diversos momentos de gran importancia en su paso por esta tierra. Un poema de 14 estrofas para admirar.

¡A Dios gracias! La crisis,
el peligro ha pasado,
y la pena interminable
al fin concluyó,
y esa fiebre llamada vivir
fue vencida al final.

Tristemente, yo se
que fui despojado de mi fuerza,
y sin mover un músculo
permanezco tendido.
Más nada importa, yo siento
que al fin me encuentro mejor.

Advertisement

Y tan quieto yazgo
ahora en mi lecho
que cualquiera que me viese
podría imaginar que estoy muerto,
podría estremecerse al mirarme
creyéndome muerto.

El lamentarse y gemir,
los llantos y los suspiros,
fueron aplacados;
y con ellos el horrible palpitar
del corazón.
¡Ah, ese horrible,
horrible palpitar!

Los mareos, las náuseas,
el dolor implacable,
cesaron con la fiebre
que laceraba mi cerebro,
con la fiebre llamada vivir
que quemaba mi cerebro.

Advertisement

Se calmó también la tortura,
de todas la peor:
esa horrible tortura
de la sed por las aguas mortales
del río maldito de la Pasión;
pues para ello he bebido
de un agua que apaga toda sed.

De un agua que fluye
con un murmullo de canción de cuna;
una fuente que yace
pocos metros bajo la tierra;
de una cueva que se halla
muy cerca del suelo.

Que no se diga neciamente
que mi morada es oscura
y angosto mi lecho;
pues jamás hombre alguno
durmió en lecho distinto,
y todos ustedes, para dormir,
dormirán en un lecho idéntico.

Advertisement

Mi espíritu atormentado
descansa blandamente, olvidando,
jamás añorando sus rosas;
sus viejos anhelos
de mirtos y rosas.

Pues ahora,
mientras yace apaciblemente,
se imagina alrededor un aroma más sagrado;
un aroma de pensamientos,
un aroma de romero mezclado con pensamientos,
con las hojas de ruda
y los hermosos y humildes pensamientos.

Y así yace en paz,
sumido en el sueño sin fin
de la verdad y la belleza de Annie,
anegado entre las trenzas de Annie.

Advertisement

Ella me besó delicadamente,
ella me acarició con ternura,
y yo me dormí suavemente sobre su seno,
profundamente dormido en el cielo de su seno.

Cuando la luz se extinguió,
ella me tapó cuidadosamente,
y rogó a los ángeles
que me protegiesen de todo mal:
a la reina de los ángeles
que me guardara de todo mal.

Y tan quieto permanezco
tendido en mi lecho
(sabiendo el amor de ella),
que ustedes imaginan que estoy muerto;
y tan apaciblemente reposo
en mi lecho (con el amor de ella en mi seno),
que imaginan que estoy muerto,
se estremecen al mirarme creyéndome muerto…

Advertisement

(Extracto) Japón (José Juan Tablada)

Si deseas realizar un recorrido por este país asiático a través de las letras, este poema de 14 estrofas de José Juan Tablada tiene lo que esperas y más, solo debes sentarte a disfrutar de las bellas palabras que describen a esta nación de gran cultura y valores.

¡Áureo espejismo, sueño de opio,
fuente de todos mis ideales!
¡Jardín que un raro kaleidoscopio
borda en mi mente con sus cristales!

Advertisement

Tus teogonías me han exaltado
y amo ferviente tus glorias todas;
¡yo soy el siervo de tu Mikado!
¡Yo soy el bonzo de tus pagodas!

Por ti mi dicha renace ahora
y en mi alma escéptica se derrama
como los rayos de un sol de aurora
sobre la nieve del Fusiyama.

Tú eres el opio que narcotiza,
y al ver que aduermes todas mis penas
mi sangre – roja sacerdotisa –
tus alabanzas canta en mis venas.

Advertisement

¡Canta! En sus causes corre y se estrella
mi tumultuosa sangre de Oriente,
y ése es el canto de tu epopeya,
mágico Imperio del Sol Naciente.

Más contenido que te encantará

En tu arte mágico – raro edificio –
viven los monstruos, surgen las flores,
es el poema del Artificio
en la Obertura de los colores.

¡Rían los blancos con risa vana!
Que al fin contemplas indiferente
desde los cielos de tu Nirvana
a las Naciones de Occidente.

Advertisement

Distingue mi alma cuando en ti sueña
– cuando sombrío y aterrador –
la inmóvil sombra de la cigüeña
sobre un sepulcro de emperador.

Templos grandiosos y seculares
y en su pesado silencio ignoto,
Budhas que duermen en los altares
entre las áureas flores de loto.

De tus princesas y tus señores
pasa el cortejo dorado y rico,
y en ese canto de mil colores
es una estrofa cada abanico.

Advertisement

Se van abriendo si reverbera
el sol y lanza sus tibias olas
los parasoles, cual Primavera
de crisantemas y de amapolas.

Amo tus ríos y tus lagunas,
tus ciervos blancos y tus faisanes
y el campo triste con que tus lunas
bañan la cumbre de tus volcanes.

Amo tu extraña mitología,
los raros monstruos, las claras flores
que hay en tus biombos de seda umbría
y en el esmalte de tus tibores.

Advertisement

¡Japón! Tus ritos me han exaltado
y amo ferviente tus glorias todas;
¡yo soy el ciervo de tu Mikado!
¡Yo soy el bonzo de tus pagodas!…

Poema de 14 estrofas para reflexionar

Para cerrar esta pequeña selección que Escribirte consolidó para ti, tenemos de vuelta a quién acaba de llevarte por Japón y sus bellos parajes. Así que prepárate para ver otro aspecto de la vida a través de la pluma de este gran poeta.

Advertisement
Una mirada puede o no cautivar a quién decide encontrarla.

Altazor (canto tres). El viaje en paracaídas (José Juan Tablada)

Un poemas más personal, que deja ver a través de la venta de los ojos del autor su perspectiva de la vida y la importancia de ciertas vivencias en su haber. Un poema que definitivamente permite conocer a Tablada en la intimidad.

Romper las ligaduras de las venas
Los lazos de la respiración y las cadenas

De los ojos senderos de horizontes
Flor proyectada en cielos uniformes

Advertisement

El alma pavimentada de recuerdos
Como estrellas talladas por el viento

El mar es un tejado de botellas
Que en la memoria del marino sueña

Cielo es aquella larga cabellera intacta
Tejida entre manos de aeronauta

Advertisement

Y el avión trae un lenguaje diferente
Para la boca de los cielos de siempre

Cadenas de miradas nos atan a la tierra
Romped romped tantas cadenas

Vuela el primer hombre a iluminar el día
El espacio se quiebra en una herida

Advertisement

Y devuelve la bala al asesino
Eternamente atado al infinito

Cortad todas las amarras
De río mar o de montaña

De espíritu y recuerdo
De ley agonizante y sueño enfermo

Advertisement

Es el mundo que torna y sigue y gira
Es una última pupila

Mañana el campo
Seguirá los galopes del caballo

La flor se comerá a la abeja
Porque el hangar será colmena…

Advertisement

La prosa siempre ha sido, y será por muchos años, la manera en la que las personas dejan fluir, de forma artística, las emociones que los embargan acerca de cosas, situaciones, personas o sentimientos.

¿Te han gustado este trío de poemas? ¡Déjanos tus comentarios o sugerencias!

Advertisement
Advertisement
Advertisement