+11 Poemas de mariposas (2, 3 y 4 estrofas)

Advertisement

La poesía es un género que muchas personas suelen relacionar con el arte, la belleza y los sentimientos. Uno de los medios más hermosos de la humanidad, pues, no solo le permite al lector viajar a mundos desconocidos.

También pueden recorrer senderos y traspasar las barreras de la realidad, permitiendo que la imaginación y la creatividad corra libre.
La sutil elección de palabras, metáforas y de rimas que proporcionan musicalidad a las obras escritas, es precisamente lo que demuestra los dotes y talentos de los poetas.
La poesía es un género literario, una forma de escritura creativa .

Las obras de este género más populares tocan temáticas relacionadas con el amor, el romance, la pasión, la batalla, el heroísmo.

Las tradiciones de un pueblo, pero en este artículo puedes encontrar un recopilación de los poemas más coloridos relacionados con mariposas.

Advertisement

Poemas de Mariposas

Grandes autores a lo largo del tiempo se han hecho famosos por su notable talento para escribir sobre temas variados que involucran al amor, la pasión y el romanticismos como punto central de sus obras.

Pero contrario a esto, son poco los poetas que dedicaron algunos versos a las criaturas de la naturaleza y menos aún, a las mariposas.
La virtud de esta preciosas y pequeña criatura, se centra en el espectáculo de colores que transmite un toque de elegancia y que ofrece al que las ve un placer visual.
La  virtud de estas preciosas y diminutas almas vivas, es lo que esta plasmado en cada uno de estos escritos famosos.
La magia visual de su vuelo, como pequeños abanicos portadores de lienzos de arte, revoloteando en el aire, en lo que inspiró en algún momento a estos poetas para escribir sobre su gracia que alegra y hace suspirar al que las ve pasar.

Así (Alfonsina Storni)

Este primer poema de Mariposa describe la esencia sumisa y depresiva que caracterizaba a la escritora de argentina que hizo de su vida un arte dramático el mismo que plasmaba en papel con cada uno de sus versos.

Gimiendo, llorando, soñando, ay de mí.

Advertisement

Mariposa triste, leona cruel,
Di luces y sombra todo en una vez.
Cuando fui leona nunca recordé
Cómo pude un día mariposa ser.

Cuando mariposa jamás me pensé
Que pudieras un día zarpar o morder.
Encogida a ratos y a saltos después
Sangraron mi vida y a sangre maté.

Sé que, ya paloma, pesado ciprés.
O mata florida, lloré y más lloré.
Ya probando sales, ya probando miel,
Los ojos lloraron a más no poder.

Advertisement

Da entonces lo mismo, que lo he visto bien,
Ser rosa o espina, ser néctar o hiel.
Así voy a curvas con mi mala sed
Podando jardines de todo jaez.

Advertisement

Amor tardío (José Ángel Buesa)

En este poema de mariposa el escritor cubano describe una sensación que deja el pensar que se llegó tarde a algo que ya no pudo ser.

En este caso particular el poeta habla del amor y de lo desagradable que significa descubrir tarde este sentimiento.

Tardíamente, en el jardín sombrío,
tardíamente entró una mariposa,
transfigurando en alba milagrosa
el deprimente anochecer de estío.

Advertisement

Y, sedienta de miel y de rocío,
tardíamente en el rosal se posa,
pues ya se deshojó la última rosa
con la primera ráfaga de frío.

Y yo, que voy andando hacia el poniente,
siento llegar maravillosamente,
como esa mariposa, una ilusión;

pero en mi otoño de melancolía,
mariposa de amor, al fin del día,
qué tarde llegas a mi corazón…

Advertisement

Mariposa del aire ( Federico García Lorca)

La poesía es un género para todas las edades, García Lorca participa en este principio y elabora este bello poema de mariposa.

Este escritor español se basa en lo fascinado que quedan los niños al ver a este insecto lleno de colores revoloteando por todo el jardín y con rimas inmortaliza este momento.

Advertisement

¡que hermosa eres!
Mariposa del aire
dorada y verde.
Luz de candil…

Mariposa del aire,
quédate ahí, ahí, ahí.
No te quieres parar,
pararte no quieres…

Mariposa del aire,
dorada y verde.
Luz de candil…

Advertisement

Mariposa del aire,
quédate ahí, ahí, ahí.
quédate ahí.
Mariposa ¿estás ahí?


Mariposas (Manuel Gutiérrez Nájera)

La poesía de este Mexicano, es multidimensional y versátil gracias a variedad de temas escritos y los distintos seudónimos conque estas obras eran firmadas.

Su personalidad tenía impregnando el gusto clásico y libre, quizás con esas vibras liberales decidió escribir este poema de mariposa.

Advertisement

Ora blancas cual copos de nieve,
ora negras, azules o rojas,
en miradas esmaltan el aire
y en los pétalos frescos retozan.

Leves saltan del cáliz abierto,
como prófugas almas de rosas
y con gracia gentil se columpian
en sus verdes hamacas de hojas.

Una chispa de luz les da vida
y una gota al caer las ahoga;
aparecen al claro del día,
y ya muertas las halla la sombra.

Advertisement

¿Quién conoce sus nidos ocultos?
¿En qué sitio de noche reposan?
¡Las coquetas no tienen morada!…
¡Las volubles no tienen alcoba!…

Nacen, aman, y brillan y mueren,
En el aire, al morir se transforman,
y se van sin dejarnos su huella,
cual de tenue llovizna las gotas.

Tal vez unas en flores se truecan,
y llamadas al cielo las otras,
con millones de alitas compactas
el arco iris espléndido forman.

Advertisement

Vagabundas, ¿en dónde está el nido?
Sulanita, ¿qué harén te aprisiona?
¿A qué amante prefieres, coqueta?
¿En qué tumbas dormís, mariposas?

¡Así vuelan y pasan y expiran
las quimeras de amor y de gloria,
esas alas brillantes del alma,
ora blancas, azules o rojas!

¿Quién conoce en qué sitio os perdisteis,
ilusiones que sois mariposas?
¡Cuán ligero voló vuestro enjambre
al caer en el alma la sombra!

Advertisement

Tú, la blanca, ¿por qué ya no vienes?
¿No eres fresco azahar de mi novia?
te formé con un grumo del cirio
que de niño llevé a la parroquia;

eres casta, creyente, sencilla,
y al posarte temblando en mi boca
murmurabas, heraldo de goces,
“¡Ya está cerca tu noche de bodas!”

¡Ya no viene la blanca la buena!
¡Ya no viene tampoco la roja,
la que en sangre teñí, beso vivo,
al morder unos labios de rosa!

Advertisement

Ni la azul que me dijo: ¡poeta!
¡Ni la de oro, promesa de gloria!
¡Es de noche… ya no hay mariposas!
¡Ha caído la tarde en el alma!

Encended ese cirio amarillo…
¡Las que tienen las alas muy negras
Ya vendrán en tumulto las otras,
y se acercan en fúnebre ronda!

¡Compañeras, la pieza está sola!
Si por mi alma os habéis enlutado,
¡Venid pronto, venid mariposas!

Advertisement

A la mariposa (Carolina Coronado)

Esta notable escritora española basó su poesía en el ámbito romántico y en este poema dedicado al amor utiliza a las mariposas para describir y ejemplificar la belleza natural.

Advertisement

Bien hayan, mariposa,
las bellas alas como el aire leves,
que inquieta y vagarosa
entre las flores mueves,
ostentando tu púrpura preciosa.

De blanda primavera
bien haya la callada y fiel vecina,
la dulce compañera
del alba cristalina,
perdida entre la flor de la pradera.

Ligera y afanosa
el prado mide tu inseguro vuelo,
ya huyendo temblorosa,
ya con ansioso anhelo
en las flores vagando codiciosa.

Más contenido que te encantará
Advertisement

Bien haya el purpurino,
el vaporoso polvo de tus alas,
que al aire de continuo
puro y luciente exhalas
al abrirte en sus ámbitos camino.

¡Ay! goza, mariposa,
la pasajera vida de dulzura,
que vuela presurosa:
goza allá tu ventura,
revolando en la siesta silenciosa.

Apura de las flores
el empapado cáliz que te ofrecen,
y apura tus amores;
que ya en la noche acrecen
del otoño los vientos destructores.

Advertisement

Y eres frágil y bella,
y tu belleza el cierzo descolora.
Si sañudo atropella
tu gala seductora,
ni aun de tu forma quedará la huella.

Divina Psiquis (Rubén Darío )

Rubén Darío utilizaba a la mariposa para ejemplificar la vida misma, para el, la metamorfosis es fácilmente comparable con la transición de la vida a la muerte.

Advertisement

En este poema describe el alma atrapada en la atormentada existencia cotidiana, lo más bello del ser humano.

¡Divina Psiquis, dulce Mariposa invisible
que desde los abismos has venido a ser todo
lo que en mi ser nervioso y en mi cuerpo sensible
forma la chispa sacra de la estatua de lodo!

Te asomas por mis ojos a la luz de la tierra
y prisionera vives en mí de extraño dueño:
te reducen a esclava mis sentidos en guerra
y apenas vagas libre por el jardín del sueño.

Advertisement

Sabia de la Lujuria que sabe antiguas ciencias,
te sacudes a veces entre imposibles muros,
y más allá de todas las vulgares conciencias
exploras los recodos más terribles y oscuros.

Y encuentras sombra y duelo. Que sombra y duelo encuentres
bajo la viña donde nace el vino del Diablo.
Te posas en los senos, te posas en los vientres
que hicieron a Juan loco e hicieron cuerdo a Pablo.

A Juan virgen y a Pablo militar y violento,
A Juan que nunca supo del supremo contacto;
a Pablo el tempestuoso que halló a Cristo en el viento,
y a Juan ante quien Hugo se queda estupefacto.

Advertisement

Entre la catedral y las ruinas paganas
vuelas, ¡oh, Psiquis, oh, alma mía!
-como decía
aquel celeste Edgardo
que entró en el paraíso entre un son de campanas

y un perfume de nardo-,
entre la catedral
y las paganas ruinas
repartes tus dos alas de cristal,
tus dos alas divinas.

Y de la flor
que el ruiseñor
canta en su griego antiguo, de la rosa,
vuelas, ¡oh, Mariposa!,
¡a posarte en un clavo de Nuestro Señor!

Advertisement

Yo soñaba en clasificar  (Dulce María Loynaz)

Esta escritora cubana dedico este verso a las mariposas, sus belleza y la importancia que tienen en el mundo, además escribe que existen muchas especies de colores y tamaños en el planeta tierra.

Yo soñaba en clasificar
el bien y el mal, como los sabios
clasifican las mariposas:

Advertisement

yo sonaba en clavar el bien y el mal
en el obscuro terciopelo
de una vitrina de cristal…

Debajo de la mariposa
blanca, un letrero que dijera: el bien .
Debajo de la mariposa
negra, un letrero que dijera: el mal .

Pero la mariposa blanca
no era el bien, ni la mariposa negra
era el mal… ¡Y entre mis dos mariposas,
volaban verdes, áureas, infinitas,
todas las mariposas de la tierra!…

Advertisement

Sola (Leon Battista Alberti)

En cortas líneas este arquitecto y poeta italiano que vivió entre 1404 y 1472, logró plasmar en papel una dedicatoria a la que alguna ves fue su amada.

Quien esta siendo acompañada por una bella mariposa y un saltamontes guerrero. Por la temática que plantea este poema corto, hace inferir que esta mujer había fallecido.

Advertisement

La que ayer fue mi querida
va sola entre los cantuesos.
Tras ella, una mariposa
y un saltamonte guerrero.

Tres veredas:
mi querida, la del centro.
La mariposa, la izquierda.
Y el saltamonte guerrero,
saltando, por la derecha.

Cuándo lee la mariposa (Pablo Neruda)

Neruda considerado entre los más destacados e influyentes artistas de su siglo XX, escribió este corto poema que hace alusión a las mariposas y otros insectos.

Advertisement

Cuándo lee la mariposa
lo que vuela escrito en sus alas?
qué letras conoce la abeja
para saber su itinerario?

y con qué cifras va restando
la hormiga sus soldados muertos?
cómo se llaman los ciclones
cuando no tienen movimiento?

Advertisement

El bastón de laca (Jorge Luis Borges)

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo fue un escritor de cuentos, ensayista, poeta y traductor argentino y una figura clave tanto para la literatura en habla hispana como para la literatura universal.

También reconoció a las mariposas como objeto hermoso de poesía y se puede observar en este poema.

María ko dama lo descubrió. Pese a su autoridad y a su firmeza, es curiosamente liviano. Quienes lo ven lo advierten; quien es lo advierten lo recuerdan.
Lo miro. Siento que es una parte de aquel imperio,infinito en el tiempo, que erigió su muralla para construir un recinto mágico.

Advertisement

Lo miro. Pienso en aquel chiang tzu que soñó que era una mariposa y que no sabía al despertar si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que ahora soñaba ser un hombre.

Lo miro. Pienso en el artesano que trabajó el bambú y lo dobló para que mi mano derecha pudiera calzar bien en el puño.
No sé si vive aún o si ha muerto.

No sé si es tahoista o budista o si interroga el libro de los sesenta y cuatro hexagramas.
No nos veremos nunca.
Está perdido entre novecientos treintamillones.

Advertisement

Algo, sin embargo, nos ata.
No es imposible que alguien haya premeditado este vínculo.
No es imposible que el universo necesita este vínculo.

Mariposa de otoño (Pablo Neruda)

Otro poema del famoso poeta chileno, pero en este utiliza los elementos naturales para describir la fragilidad de la vida, asiendo ver a la vida misma como una bella mariposa que se va en un instante, revoloteando.

Advertisement

Neruda compartió con esta poema la sensibilidad que lo caracterizaba, y expone las sensaciones calidad, la belleza de la mujer y los colores de la naturaleza

La mariposa volotea
y arde con el sol a veces.

Mancha volante y llamarada,
ahora se queda parada
sobre una hoja que la mece.

Advertisement

Me decían: No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.
Yo tampoco decía nada.
Y pasó el tiempo de las mieses.

Hoy una mano de congoja
llena de otoño el horizonte.
Y hasta de mi alma caen hojas.

Me decían: No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.
Era la hora de las espigas.
El sol, ahora,
convalece.

Advertisement

Todo se va en la vida, amigos.
Se va o perece.
Se va la mano que te induce.
Se va o perece.

Se va la rosa que desates.
También la boca que te bese.
El agua, la sombra y el vaso.
Se va o perece.

Pasó la hora de las espigas.
El sol, ahora, convalece.
Su lengua tibia me rodea.
También me dice: Te parece.

Advertisement

La mariposa volotea,
revolotea,
y desaparece.

No cabe duda que las mariposas son y serán criaturas dignas de celebración. Bellos insectos que con letras de artistas son inmortalizadas y junto a ellas su esencia repleta de colores y libertad.
En Escribirte nos interesa saber tu opinión, déjanos tu comentario y no te pierdas los próximos artículos hecho especialmente para ti.
Advertisement
Advertisement