+5 Poemas de México ¡Lindo y querido!

51 años hace
Advertisement

“México lindo y querido si muero lejos de ti que digan que estoy dormido y que me traigan aquí”.

Así dice una ranchera de gran fama de Jorge Negrete en la que se puede apreciar el sentimiento de pertenencia que vive dentro de muchos mexicanos.

Hoy queremos llenarte de poemas de México, cálidos, aguerridos, llenos de amor por cada metro cuadrado de este país maravilloso. Te invitamos a contemplar cada poema de esta cuenta regresiva.

Advertisement
Tradición, cultura, patriotismo. Algunas características de los mexicanos.

Poemas de México inspiradores

En este trabajo vas a encontrar a 5 autores que tienen algo valioso para decir acerca de México. Cada uno a su forma, con su pluma particular, con pareceres diferentes pero inspirado en este país.

Así que no esperemos más y empecemos este recorrido por México lindo.

5. México (Jorge Luis Borges)

Jorge Luis Borges, un referente de la prosa mundial, viene a dejarnos estas palabras profundas que enriquecen los poemas de México y permiten recorrer unos versos tallados de honesta y rica valía.

Advertisement

¡Cuántas cosas iguales! El jinete y el llano, la tradición de espadas, la plata y la caoba, el piadoso benjuí que sahúma la alcobay ese latín venido a menos, el castellano. ¡Cuántas cosas distintas!

Una mitología de sangre que entretejen los hondos dioses muertos, los nopales que dan horror a los desiertos y el amor de una sombra que es anterior al día. ¡Cuántas cosas eternas!

El patio que se llena de lenta y leve luna que nadie ve, la ajadavioleta entre las páginas de Nájera olvidada, el golpe de la ola que regresa a la arena. El hombre que en su lecho último se acomoda para esperar la muerte. Quiere tenerla, toda.

Advertisement

4. México (Pablo Neruda)

Y si vienes de admirar al gran Borges, acá pasa Neruda a compartir sus impresiones, su admiración y percepción de cada rincón del paisaje y del país de las rancheras y el tequila.

Maravillémonos con la riqueza que nos deja este excelente autor en sus líneas.

Advertisement

México, de mar a mar te viví, traspasado
por tu férreo color, trepando montes
sobre los que aparecen monasterios
llenos de espinas,

el ruido venenoso
de la ciudad, los dientes solapados
del pululante poetizo, y sobre
las hojas de los muertos y las gradas

que construyó el silencio irreductible,
como muñones de un amor leproso,
el esplendor mojado de las ruinas.

Advertisement

Pero del acre campamento, huraño
sudor, lanzas de granos amarillos,
sube la agricultura colectiva
repartiendo los panes de la patria.

Otras veces calcáreas cordilleras
interrumpieron mi camino, formas
de los ametrallados ventisqueros

que despedazan la corteza oscura
de la piel mexicana, y los caballos
que cruzan como el beso de la pólvora
bajo las patriarcales arboledas.

Advertisement

Aquellos que borraron bravamente
la frontera del predio y entregaron
la tierra conquistada por la sangre
entre los olvidados herederos,

también aquellos dedos dolorosos
anudados al sur de las raíces
la minuciosa máscara tejieron,
poblaron de floral juguetería
y de fuego textil el territorio.

No supe qué amé más, si la excavada
antigüedad de rostros que guardaron
la intensidad de piedras implacables,
o la rosa creciente, construida
por una mano ayer ensangrentada.

Advertisement

Y así de tierra a tierra fui tocando
el barro americano, mi estatura,
y subió por mis venas el olvido
recostado en el tiempo, hasta que un día
estremeció mi boca su lenguaje.

3. Alta traición (José Emilio Pacheco)

No todo resulta agradable. No se puede amar un todo sin encontrar ciertas cosas que le disgusten a una persona. Este es el caso de este poema de México que describe las preferencias y lo que ama el autor de su patria.

Advertisement

No amo mi patria.
Su fulgor abstracto
es inasible.

Más contenido que te encantará

Pero (aunque suene mal)
daría la vida
por diez lugares suyos,

cierta gente,
puertos, bosques de pinos,
fortalezas,
una ciudad deshecha,

Advertisement

gris, monstruosa,
varias figuras de su historia,
montañas
-y tres o cuatro ríos.

2. No en parte alguna (Nezahualcóyotl)

Este poeta legó para la humanidad sus letras, que desde hace siglos acompañan la prosa mundial. Acá no sólo habla de México, sino de antepasados.

Advertisement

Se puede palpar el respeto y el cariño de este por cada ser, espacio o pedazo de tierra mencionado entre sus letras.

Miradme, he llegado.
Soy blanca flor, soy faisán,
Se yergue mi abanico de plumas finas,
Soy Nezahualcóyotl…

Aquí en México,
Donde en las obscuras aguas
Se yerguen los blancos sauces,
Aquí te merecieron tus abuelos,
Aquel Huitzilíhuitl, aquel Acamapichtli.

Advertisement

¡Por ellos llora, oh Moctezuma!
Por ellos tú guardas su estera y su solio.

Él te ha visto con compasión,
Él se ha apiadado de ti, ¡oh Moctezuma!
A tu cargo tienes la ciudad y el solio…

Advertisement

1. (Extracto) La suave patria (Ramón Pérez Velarde)

Hay una gran diferencia entre las palabras patria y país y va más allá de lo que se puede consultar en un diccionario.

La calidez y la pertenencia de una se distingue de la otra. Y Pérez Velarde con este poema de México lo explica de manera magistral.

Patria: tu mutilado territorio
se viste de percal y de abalorio.

Advertisement

Suave Patria: tu casa todavía
es tan grande, que el tren va por la vía
como aguinaldo de juguetería.

Y en el barullo de las estaciones,
con tu mirada de mestiza, pones
la inmensidad sobre los corazones.

¿Quién, en la noche que asusta a la rana,
no miró, antes de saber del vicio,
del brazo de su novia, la galana
pólvora de los juegos de artificio?

Advertisement

Suave Patria: en tu tórrido festín
luces policromías de delfín,
y con tu pelo rubio se desposa
el alma, equilibrista chuparrosa,

y a tus dos trenzas de tabaco sabe
ofrendar aguamiel toda mi briosa
raza de bailadores de jarabe.

Tu barro suena a plata, y en tu puño
su sonora miseria es alcancía;
y por las madrugadas del terruño,
en calles como espejos se vacía
el santo olor de la panadería.

Advertisement

Cuando nacemos, nos regalas notas,
después, un paraíso de compotas,
y luego te regalas toda entera
suave Patria, alacena y pajarera.

Al triste y al feliz dices que sí,
que en tu lengua de amor prueben de ti
la picadura del ajonjolí…

Advertisement

Cada poema de México que te hemos presentado tiene una característica personal y particular que habla del amor y el cariño hacia esta bella patria.

¡Déjanos tus comentarios!

Advertisement
Advertisement
Advertisement