+15 Poemas hermosos (Cortos, Largos, De amor, Enamorar o Dedicar)

Advertisement

¿Cuales son los poemas mas hermosos? Para enamorar, dedicar, sobre amor, cortos o largos. La poesía no es sólo belleza escrita, con ella también aprendemos sobre sociedades y culturas de distintas épocas.

Repasamos hechos históricos desde la perspectiva del poeta, nos adentramos en la mente de esos autores que plasmaron sus ideas sin miedo al qué dirán y se inmortalizaron a través de sus palabras.

Listado de los 15 poemas hermosos, mas populares del mundo.

En Escribirte, seleccionamos 15 poemas hermosos para que te adentres en el maravilloso mundo de la poesía.

Advertisement

15. Me gusta cuando callas (Pablo Neruda)

En este texto, el gran Neruda analiza el silencio de su amada, lo interpreta, lo contempla detenidamente, y extrae lo que prefiere del mismo:

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma emerges
de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.
Me gustas cuando callas y estás como distante.

Advertisement

Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
Déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Advertisement

14. ¿Qué es poesía? (Gustavo Adolfo Bécquer)

En estas simples líneas (pero no por eso dejan de carecer de importancia) Bécquer demuestra que la expresión más sublime de poesía puede ser a quien se ama:

Advertisement
¿Qué es poesía? Dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul;
¿Qué es poesía…? ¿Y tú me lo preguntas?
¡Poesía… eres tú!

13. La princesa está triste (Rubén Darío)

En este hermoso poema, la protagonista quiere liberarse de las responsabilidades y riquezas prometidas, los lujos y excentricidades, vivir sin limitaciones. Para su suerte, ese deseo está a punto de cumplirse:

La princesa está triste…
¿Qué tendrá la princesa?Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

Advertisement

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y vestido de rojo piruetea el bufón.

La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?

Advertisement

¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte,
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

Advertisement

¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardias,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste, la princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,
-la princesa está pálida, la princesa está triste-,
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

-«Calla, calla, princesa -dice el hada madrina-;
en caballo, con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con un beso de amor».

Advertisement

12. El remordimiento (Jorge Luis Borges)

¿No es el propósito de todo ser humano el ser feliz? Borges confiesa que no lo ha sido, que ha defraudado a sus antecesores al no seguir el plan establecido, lo que se esperaba de él:

He cometido el peor de los pecados que un
hombre puede cometer.
No he sido feliz. Que los glaciares del olvido me
arrastren y me pierdan,
despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida

Advertisement

no fue su joven voluntad. Mi mente
se aplicó a las simétricas porfías
del arte, que entreteje naderías.

Me legaron valor. No fui valiente.
No me abandona. Siempre está a mi lado
La sombra de haber sido un desdichado.

Advertisement

11. Se equivocó la paloma (Rafael Alberti)

Alberti crea este hermoso poema corto cuando se encuentra exiliado en Francia. Luego de pasar por un estado de severa angustia y desasosiego, estas palabras llegaron para devolverle la inspiración y el ánimo perdido:

Se equivocó la paloma.Se equivocaba.Por ir al Norte, fue al Sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.

Creyó que el mar era el cielo;
que la noche la mañana.
Se equivocaba.

Advertisement

Que las estrellas eran rocío;
que la calor, la nevada.
Se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa;
que tu corazón su casa.
Se equivocaba.

(Ella se durmió en la orilla.
Tú, en la cumbre de una rama.)

Advertisement

10. Romance del niño que todo lo quería ser (Manuel Benítez Carrasco)

Este hermoso poema nos enseña que muchas veces deseamos ser y poseer demasiadas cosas, sin realmente conocer lo que hoy en día ya somos y tenemos, y no nos damos cuenta de ello hasta que es muy tarde, la oportunidad de aprovecharlo pasó y sólo nos queda vivirlo en el recuerdo:

El niño quiso ser pez;metió los pies en el río.
Estaba tan frío el río que ya no quiso ser pez.

El niño quiso ser ave;
se asomó al balcón del aire.
Estaba tan alto el aire
que ya no quiso ser ave.

Advertisement

El niño quiso ser perro;
se puso a ladrar a un gato.
Le trató tan mal el gato
que ya no quiso ser perro.

El niño quiso ser hombre;
le estaban tan mal los años
que ya no quiso ser hombre.

y ya no quiso crecer,
no quería crecer el niño
se estaba tan bien de niño,
pero tuvo que crecer.

Advertisement

Y una tarde, al volver
a su placita de niño
el hombre quiso ser niño
pero ya no pudo ser.

9. Palabras para Julia (José Agustín Goytisolo)

Este hermoso poema es la introducción del mundo y de la vida, de un padre a un hijo, en este caso a la pequeña Julia, siendo unas palabras de aliento, de esperanza, de perseverancia, de un futuro brillante y lleno de oportunidades:

Tú no puedes volver atrás porque la vida ya
te empuja como un aullido interminable.

Advertisement

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada
te sentirás perdida o sola
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado.

Advertisement

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

La vida es bella, ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor.

Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada.

Advertisement

Pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otra gente.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones.

Advertisement

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.

Advertisement

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Advertisement

8. Lo que dejé por ti (Rafael Alberti)

Rafael Alberti desea en este hermoso poema que le sea retribuido todo lo que él entregó, los sacrificios que realizó, todo lo que dejó de ser:

Más contenido que te encantará

Dejé por ti mis bosques, mi perdida arboleda,
mis perros desvelados,mis capitales años desterrados
hasta casi el invierno de la vida.

Advertisement

Dejé un temblor, dejé una sacudida,
un resplandor de fuegos no apagados,
dejé mi sombra en los desesperados
ojos sangrantes de la despedida.

Dejé palomas tristes junto a un río,
caballos sobre el sol de las arenas,
dejé de oler la mar, dejé de verte.

Dejé por ti todo lo que era mío.
Dame tú, Roma, a cambio de mis penas,
tanto como dejé para tenerte.

Advertisement

7. La voz a ti debida (Pedro Salinas)

Un poema hermoso y sin duda nostálgico, en el que Salinas se aferra a lo único que le queda de su amada, y es ese sentimiento de dolor al haberla perdido y seguir queriéndola:

No quiero que te vayas
dolor, última forma
de amar.Me estoy sintiendo
vivir cuando me dueles
no en ti, ni aquí, más lejos:
Advertisement

en la tierra, en el año
de donde vienes tú,
en el amor con ella
y todo lo que fue.

En esa realidad
hundida que se niega
a sí misma y se empeña
en que nunca ha existido,
que sólo fue un pretexto
mío para vivir.

Si tú no me quedaras,
dolor, irrefutable,
yo me lo creería;
pero me quedas tú.

Advertisement

Tu verdad me asegura
que nada fue mentira.
Y mientras yo te sienta,
tú me serás, dolor,
la prueba de otra vida
en que no me dolías.

La gran prueba, a lo lejos,
de que existió, que existe,
de que me quiso, sí,
de que aún la estoy queriendo.

6. Retrato (Antonio Machado)

En este hermoso poema, Machado hace un análisis de sí mismo, de su vida y sus experiencias, sus vivencias, pone al descubierto su ser, sus cualidades, ofrece un ”retrato” de quién es como persona, y se proyecta hasta el final de sus días:

Advertisement

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
más recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Advertisement

Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.

Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.

¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.

Advertisement

Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.

Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Y cuando llegue el día del último vïaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Advertisement

5. Octubre (Juan Ramón Jiménez)

¿Este hermoso poema de Jiménez te lleva a pensar en esa época del año? ¿Cómo definirías el amor eterno?

Estaba echado yo en la tierra, enfrente
del infinito campo de Castilla,
que el otoño envolvía en la amarilla
dulzura de su claro sol poniente.Lento, el arado, paralelamente
abría el haza oscura, y la sencilla
mano abierta dejaba la semilla
en su entraña partida honradamente.
Advertisement

Pensé arrancarme el corazón, y echarlo,
pleno de su sentir alto y profundo,
al ancho surco del terruño tierno;
a ver si con romperlo y con sembrarlo,
la primavera le mostraba al mundo
el árbol puro del amor eterno.

4. La poesía es un arma cargada de futuro (Gabriel Celaya)

¿Qué es la poesía? Variará de acuerdo al autor, en este caso, para Celaya, no son sólo palabrerías, es el alimento del alma, es la protesta ante las injusticias, es un vehículo, una ventana al alma, es amor, pureza del espíritu, arte en letras:

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante, mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,fieramente existiendo, ciegamente afirmado,como un pulso que golpea las tinieblas,cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Advertisement

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Advertisement

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Advertisement

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Advertisement

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

3. Serán ceniza (José Ángel Valente)

Este hermoso poema nos enseña que, a pesar de los retos o dificultades de la vida, siempre habrá algo, en forma de esperanza o certeza, incluso alguien, en el que podremos apoyarnos:

Advertisement

Cruzo un desierto y su secreta desolación sin nombre.El corazón tiene la sequedad de la piedra y los estallidos nocturnos de su materia o de su nada.Hay una luz remota, sin embargo,
y sé que no estoy solo;
aunque después de tanto y tanto no haya
ni un solo pensamiento
capaz contra la muerte,
no estoy solo.

Toco esta mano al fin que comparte mi vida
y en ella me confirmo
y tiento cuanto amo,
lo levanto hacia el cielo
y aunque sea ceniza lo proclamo: ceniza.

Aunque sea ceniza cuanto tengo hasta ahora,
cuanto se me ha tendido a modo de esperanza.

Advertisement

2. Por una mirada, un mundo… (Gustavo Adolfo Bécquer)

¿Qué entregarías sólo por un beso de alguien amado? ¿Dedicarías este hermoso poema?

Por una mirada, un mundo,
por una sonrisa, un cielo,
por un beso… ¡yo no sé
que te diera por un beso!

1. Poema XX (Pablo Neruda)

Este hermoso poema de Neruda relata con melancolía el amor perdido, esos recuerdos fugaces de todo lo que fue, lo que duró, significó, pero que ya no existe, tuvo un final:

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Advertisement

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.”

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

Advertisement

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
¡Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos!

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Advertisement

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

¡Qué importa que mi amor no pudiera guardarla!
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Advertisement

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Yo no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise..
Mi voz buscaba al viento para tocar su oído.

Advertisement

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Advertisement

Aunque este sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

La poesía nos permite entender nuestro entorno, tener una visión más extensa y detallada de la vida, nos ayuda a conectarnos con sensaciones inexploradas y nos brinda una amplia gama de temáticas para disfrutar y compartir.

Advertisement

Desde Escribirte, esperamos que esta colección de poemas hermosos haya sido de tu agrado. Si fue así, no dudes en compartir y comentar.

Advertisement
Advertisement