+10 Poemas para llorar (Cortos, largos y de amor)

Advertisement

Queremos hacerte llegar el día de hoy, algunos de los mejores poemas para llorar, pero no te asustes, no se trata de poemas tristes, sino de aquellos que conmueven y llegan al alma.

Los poemas a veces son cartas de presentación, con ellos los autores hablan acerca de quiénes son, y nosotros al leerlos nos vamos descubriendo.

+10 Mejores poemas para llorar de felicidad o tristeza

Ya que los poemas que nos gustan dicen mucho acerca de nuestros corazones y mentes, esta selección de poemas para llorar que te traemos, va directo a la esencia de tu ser emocional e intelectual.

Advertisement


Esperamos que disfrutes tanto como nosotros reuniendo estas bellas palabras para ti, y que incluso puedas compartirlos y hacerlos llegar a amigos que crees que disfrutarían de leerlos.

El remordimiento… de Jorge Luis Borges

El gran poeta Jorge Luis Borges nos inspira con este poema acerca del remordimiento, se refiera a la perdida, a los errores que pueden cometerse en la vida y el miedo que a veces nos embarga en situaciones que nos exigen valentía.

He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer. No he sido
feliz. Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.

Advertisement

Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida

no fue su joven voluntad. Mi mente
se aplicó a las simétricas porfías
del arte, que entreteje naderías.

Me legaron valor. No fui valiente.
No me abandona. Siempre está a mi lado
La sombra de haber sido un desdichado.

Advertisement

Tristitia… de Abraham Valdelomar

El poema que encontraras a continuación habla acerca de las emociones que representa el crecer y recorrer la vida, como un camino propio y ajeno, que es a veces dulce, melancólico, difícil, pero siempre recurrible.

Mi infancia que fue dulce, serena, triste y sola
se deslizó en la paz de una aldea lejana,
entre el manso rumor con que muere una ola
y el tañer doloroso de una vieja campana.

Dábame el mar la nota de su melancolía,
el cielo la serena quietud de su belleza,
los besos de mi madre una dulce alegría
y la muerte del sol una vaga tristeza.

Advertisement

En la mañana azul, al despertar, sentía
el canto de las olas como una melodía
y luego el soplo denso, perfumado del mar,

y lo que él me dijera aún en mi alma persiste;
mi padre era callado y mi madre era triste
y la alegría nadie me la supo enseñar…

El hermano ausente en la cena de pascua… de Abraham Valdelomar

Suele suceder que las ausencias se hacen presentes, como pesadas cargas que transportan las lágrimas por aquellos que faltan, bien lo supo expresar Abraham Valderomar en el poema que sigue.

Advertisement

La misma mesa antigua y holgada, de nogal,
y sobre ella la misma blancura del mantel
y los cuadros de caza de anónimo pincel
y la oscura alacena, todo, todo está igual…

Hay un sitio vacío en la mesa hacia el cual
mi madre tiende a veces su mirada de miel,
y se musita el nombre del ausente; pero él
hoy no vendrá a sentarse en la mesa pascual.

La misma criada pone, sin dejarse sentir,
la suculenta vianda y el plácido manjar;
pero no hay la alegría y el afán de reír

Advertisement

que animaran antaño la cena familiar;
y mi madre, que acaso algo quiere decir,
ve el lugar del ausente y se pone a llorar…

La indecisión de Jacinto… de Salas y Quiroga

Todos hemos sufrido un desamor, que nos desencanta pero a través de la poesía nos libera, por ello disfruta de estos lindos versos.

Cada vez que sin conmoverte
mi tierno llanto ves correr,
deplorando mi triste suerte
me ofrezco no volverte a ver.

Advertisement

Pero si acaso una sonrisa
llego en tu boca a descubrir,
lloro, suspiro, mi Luisa,
y aquí a tus pies juro morir.
Cuando el requiebro de otro amante
veo que escuchas con placer,
acusándote de inconstante,
me ofrezco no volverte a ver:
mas si hacia mí, dueño adorado,
llegas tu vista a dirigir,
si ves mi llanto con agrado,
aquí a tus pies juro morir.

Si pienso que mi ardiente anhelo
de ti no puede merecer
ni una palabra de consuelo,
me ofrezco no volverte a ver.

Mas si imagino que algún día
a mi amor te podrás rendir,
siento renacer la alegría,
y aquí a tus pies juro morir.

Advertisement

Llorar a lágrima viva, llorar a chorros… de Oliverio Girondo


Llorar
es un acto humano, pero animal al mismo tiempo, sentir que se desea llorar al leer algún poema es una sensación sublime y muy melancólica.

Pero que vale la pena disfrutarla, y que mejor forma que con este poema de Oliverio Girondo.

Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar ladigestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.

Advertisement

Abrir las canillas, las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma, lacamiseta.
Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología, llorando.

Festejar los cumpleaños familiares, llorando.
Atravesar el áfrica, llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo…
Si es verdad que los cacuies y los cocodrilos no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo, pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz, con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría.
Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

Advertisement

Sólo amistad… de Jorge Isaacs

Las siguientes líneas fueron escritas para aquellos que queriendo saborear las mieles del amor, solo llegaron a probar la miel de una amistad que quiso ser aventura romántica.

Más contenido que te encantará

A la eterna amistad que así me juras,
Tu desdén y tu olvido ya prefiero.
¿Sólo amistad tus ojos me ofrecían?
¿Sólo amistad mis labios te pidieron?

De tu perjurio, en pago mi perjurio,
De tu cobarde amor, mi amor en premio,
Demandas hoy, ¡ahora que arrancarte
Del humillado corazón no puedo!

Advertisement

Si no he soñado que te amé y me amaste,
Si esa felicidad no ha sido un sueño
y nuestro amor fue un crimen… Ese crimen
A mi vida te unió con lazo eterno.

Cuando a la luz del arrebol lujoso,
De la verde ribera en los oteros
Silvestres flores para mí cogías
Con que adornaba yo tus bucles negros;

Cuando en la cima del peñón, el río
A nuestros pies rodando turbulento,
Libres como las aves que cruzaban
El horizonte azul con tardo vuelo,

Advertisement

Te oprimí temblorosa entre mis brazos
Y enjugaron tus lágrimas mis besos…
¿Sólo amistad entonces me ofrecías?
¿Sólo amistad mis labios te pidieron?

Poema vulgar… de José Ángel Buesa

Referente al desamor, nos escribe José Ángel, expresando en sus prosas como ocurre el encuentro de viejos amores cuando van acompañados de nuevas personas.

Que los hacen ver distintos, quizás más felices y menos como cuando se amaron por primera vez.

Advertisement

La vi pasar con otro… Su semblante
resplandecía de felicidad.
Y me subió a los labios mi sonrisa galante,
con algo de impotencia y algo de vanidad.

En las manos del otro palpitaban sus manos;
en el brazo del otro se apoyaba feliz…
Y me envolvió una niebla de recuerdos lejanos,
y sentí que sangraba mi vieja cicatriz.

La vi pasar con otro, risueña y arrogante.
Me pareció más bella, más gallarda… No sé.
Sólo sé que de nuevo la amé en aquel instante,
más que cuando fue mía, si es que entonces laamé…

Y, de esa llamarada que aún me quema,
de ese dolor amargo como un golpe de mar,
ya lo veis: ha nacido este poema
deplorablemente vulgar…

A una lágrima… de Esteban Echeverría

Siguiendo con la temática de esta selección de poema traemos para ti, versos referentes a la naturaleza del llanto y las sensibilidades que revelan las lágrimas.

Advertisement

Si la magia del arte
cristalizar pudiera,
esa gota ligera
de origen celestial;
en la más noble parte
del pecho la pondría:
ningún tesoro habría
en todo el orbe igual.

Por ella amor se inflama,
por ella amor suspira,
ella a la par inspira
ternura y compasión:
su luz es como llama
del cielo desprendida,
que infunde al mármol vida,
penetra el corazón.

¡Quién mira indiferente
la lágrima preciosa
que vierte generosa
la sensibilidad!
su brillo, transparente
del alma el fondo deja,
y hasta el matiz refleja
de la felicidad.

Advertisement

Permite que recoja
esa preciosa perla;
los ángeles al verla
mi dicha envidiarán:
amor en su congoja,
para calmar enojos,
en tus divinos ojos
puso ese talismán.

No te rindas… de Mario Benedetti

En nuestra selección de poemas para llorar no podía faltar la rubrica fantástica de Mario Benedetti. Poeta con alma de niño y reflexiones prolíficamente sabias que inspiran invitan a llorar tanto de alegría como de melancolía.

Advertisement

No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
liberar el lastre,
retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros,
y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda,
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque yo te quiero.

Advertisement

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa,
ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas,
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estás solo, porque yo te quiero.

Advertisement

Poema atribuido a Borges de Don Herold o NadineStair

Ahora un poema acerca de la travesía de la vida, a pesar de no tener nombre, se trata de una composición que se define por si sola a través de cada una de las palabras que la conforman.

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.

Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares a donde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Advertisement

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Advertisement

Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo.

Esta selección de los mejores poemas para llorar ha sido especialmente realizada para conmoverte e inspirarte a pensar en situaciones cotidiana que en las manos adecuadas se convierten en aprendizajes valiosos.

Advertisement
Advertisement
Advertisement