Refranes Graciosos para Partirte de la Risa

¿Cuáles son los mejores refranes graciosos? La risa cuenta con innumerables beneficios tanto físicos como psicológicos. Mantiene en forma y oxigena mejor el organismo, además de fortalecer el sistema inmunológico. A su vez, la risa también es capaz de combatir la ansiedad y la depresión.

Por todo ello, la risa se ha convertido en un estupendo mecanismo de defensa del ser humano ante situaciones críticas. En la escala social, mejora las relaciones sociales y cotidianas.

Una buena carcajada nunca está de más. Los chistes, las caricaturas, los refranes se crean para elevar el optimismo en la comunidad. A continuación se encuentra un listado de refranes graciosos que se pueden utilizar para aligerar el estado de ánimo u ocasionar algunas risas.

Refranes graciosos para publicar en las redes sociales

En pocas palabras, un refrán es un dicho popular y anónimo de carácter sentencioso. Es una de las tantas maneras que adopta la sabiduría popular, y se usan tanto en el habla coloquial como en el lenguaje literario.

Refranes graciosos
Refranes graciosos

Uno pensaría que los refranes tienen que ser serios para mostrar lo que se quiere, pero no es así. Hay algunos que pueden resultar muy útiles además de divertidos. Aquí se presenta una lista de refranes graciosos que se pueden compartir en las redes sociales.

El que sabe, sabe; y el que no, es jefe.


Uno que madrugó, un dólar encontró. Pero más madrugó aquel que lo perdió.


Para hacer un rico, hacen falta muchos pobres.


Siembra un árbol, haz feliz a un perro.


Refranes y sustos, hay para todos los gustos.


Cada día que amanece, el número de tontos crece.


Más sabe el diablo por viejo que por diablo.


Mujer infiel: libertina. Hombre infiel: héroe.


Los santos viejos no hacen milagro.


Ojos que no ven, Facebook que te lo cuenta.


Nunca renuncies a tu sueño, duerme cinco minutos más.


Todo es divertido, siempre y cuando le ocurra a otra persona.


El que madruga encuentra todo cerrado.


En casa del jabonero, el que resbala muere.


No tiene la culpa el tonto, sino quien lo hace gerente.

Refranes graciosos que también imparten sabiduría

Los refranes son una excelente manera de impartir sabiduría a las consiguientes generaciones. No sólo transmiten conocimientos, sino que resultan mucho más amenos y divertidos que un libro o una vivencia particular.

La sabiduría de un refrán surge a partir de experiencias ajenas, por lo general desagradables, por lo que siempre es recomendable hacer caso. A continuación se presenta una serie de refranes graciosos que también imparten una gran sabiduría.

No busques a la vez, fortuna y mujer.

Águila no caza mosca.

No gastes pólvora en zamuros.

No compres casa sin esquina, ni mujer que no sepa cocinar.

Si compras una porquería, alábala para poder venderla al otro día.

Ante la desgracia y el dolor, ten un poco de gracia y humor.

Si tu suegra te hace un favor, puedes esperar lo peor.

Por descansar, nadie murió jamás.

En boca cerrada no entran moscas.

A cena de vino, desayuno de agua.

La excepción de la regla dura 9 meses.

Hay dos palabras que te abrirán muchas puertas: Tire y Empuje.

Ríe y el mundo reirá contigo; ronca y dormirás sólo.

Si no puedes convencerlos, confúndelos.

Lo malo no es vivir en las nubes, sino bajar.

Refranes graciosos para compartir unas risas con amigos

Amigos. Insustituibles personajes con quienes de seguro se han compartido más de una carcajada, a costa de ellos o de uno mismo. Todo de buena manera, por supuesto. Para compartir con ellos, aquí está una lista de refranes graciosos que pueden usar para burlas o risas.

Refranes graciosos
Refranes graciosos

Si te cuidas de los listos, seguro que te engaña un tonto.


Dichoso Adán que no tuvo suegra.


Salud para mí, trabajo para mi marido.


No te digo que te vayas, pero ahí tienes la puerta.


No hay mujer más buena que la mujer ajena.


Abogado, juez y doctor, cuanto más lejos, mejor.


El horno y la vieja, por la boca se calientan.


Tarde piaste, pajarito.


Niño que nace barrigón, ni que lo fajen de chiquito.


Burro que piensa, bota la carga.


Como cucaracha en baile de gallina.


Habló el buey y dijo mu.


Las cuatro palabras más bonitas de nuestro idioma: ya te lo dije.


Como caimán en boca de caño.


A correr piojo que viene el peine.

Refranes graciosos para reírse con uno mismo

¿Por qué se tiene que esperar a estar rodeado de gente para poder divertirse? Lo cierto es que uno es capaz de reírse por sí mismo, sólo con la intención de hacerlo. Con una serie o una película, un libro o, en este caso, algunos refranes graciosos. Aquí está una lista de estupendos refranes graciosos que pueden hacer reír en soledad.

La que ha sido campesina, ni con guantes se pone fina.

Maldición de zorra vieja no llega al cielo.

El corazón no envejece, el cuero es el que se arruga.

Se empieza creciendo hacia arriba y se termina creciendo hacia los lados.

Nunca voy a la iglesia, porque estoy cojo, peri sí a la taberna, poquito a poco.

Padre millonario y trabajador, hijo vago y malgastador.

La nuera barre para que la suegra no ladre.

Cinco minutos de emoción, nueve meses de hinchazón.

Limpia tú moco y no harás poco.

Algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Hay un mundo mejor, pero es carísimo.

Nadie sabe lo que tiene, hasta que ordena su cuarto.

La ocasión hace al ladrón.

Comida hecha, compañía deshecha.

En cien años, todos seremos calvos.

Es recomendable reír, de manera que los problemas parezcan menores de lo que probablemente son. A veces se necesita de algo chistoso para lograr sobrellevar el ritmo caótico de la rutina. Hay que intentar observar el mundo con una perspectiva más optimista, divertirse con uno mismo y, por qué no, ayudarse a despejar la mente con un buen refrán gracioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *