+11 Chistes de doctores ¡Súper cómicos!

Advertisement

Los médicos ejercen unas de las profesiones más loables del mundo. Salvar vidas es cuestión seria, de no ser por ellos muchas personas, de manera irremediable, morirían.

Pero como todas las cosas en la vida, hay una parte cómica, y es que tienen que escuchar muchísimas cosas locas. Vamos a prestar atención a estos chistes de doctores para que puedas reír sin parar.

Los doctores tienen sentido del humor, sólo que es muy crudo y realista.

Chistes de doctores divertidísimos

A veces no se trata de encontrar diversión en la fatalidad, sino de ver las cosas con una óptica diferente que nos permita encontrar alegría en vez de dolor.

Advertisement

Estos chistes de doctores son geniales y seguro que te sacarán más de una lágrima, pero de tanto reír.

– Doctor, doctor, ¿qué puedo hacer para adelgazar?
– Fácil, mueva la cabeza de izquierda a derecha.
– Ok, y ¿cuántas veces al día?
– Cada vez que le ofrezcan algo de comer.

Advertisement

– Buenas tardes. ¿Es usted el doctor Mata?
– Sí, ¿qué desea?
– Pues cancelar nuestra cita.


– Doctor, doctor, tengo un testículo de hierro y otro de madera.
– ¿Y tiene usted hijos?
– Sí, Robocop y Pinocho.


– Doctor, doctor, me duele esta pierna.
– Eso es cosa de la edad
– Ya, pero la otra pierna tiene la misma edad y no me duele.

Advertisement


– Doctor, doctor, sea sincero conmigo: ¿cuánto me queda de vida?
– Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco,…

– Doctor, doctor, estoy muy nervioso. Es la primera vez que me van a operar.
– No sé preocupe tanto, yo también es la primera vez que voy a operar y estoy tan tranquilo.

Más contenido que te encantará
Advertisement

Chistes de doctores para compartir

Todo lo que le aporte alegría a tu vida debes conservarlo, porque de ello depende que tu mente y tu cuerpo estén en armonía y por consiguiente, en sintonía.

Estos chistes de doctores vienen a traerte todo lo antes mencionado en un solo paquete.

Todos los doctores son buenos, algunos con una visión más aguda que la de otros.

– Doctor, doctor, si me toco aquí me duele. Y si me toco aquí también. Y aquí. Y aquí… ¿qué tengo?
– El dedo roto.

Advertisement

– Doctor, doctor, últimamente me veo más gordo y más feo, ¿qué tengo?
– Pues mucha razón.

Advertisement

– ¿Desde cuándo tienes la obsesión de que eres un perro?
– Desde cachorro, doctor.

– Doctor, doctor, todo el mundo me ignora.
– ¡Que pase el siguiente!

Advertisement

– Doctor, doctor, creo que me he roto el brazo en varios lugares.
– Vaya, pues yo le aconsejaría que no volviera por esos lugares.

¿Cierto que han estado geniales verdad? Bueno la finalidad es que estos chistes de doctores te hagan reír y te muevan a compartirlos para que la risa no se detenga.

Advertisement
Advertisement
Advertisement