+10 Chistes de locos para niños (Cortos y divertidos)

Advertisement

La locura muchas veces es un asunto depresivo, algo que llena a las personas que padecen alguna enfermedad mental y a sus familiares de mucha angustia e infelicidad.

Estos chistes de locos vienen a traer todo lo contrario. Su finalidad es mostrar ocurrencias tan graciosas como para olvidar lo triste de la realidad de quienes pierden la cabeza.

Busquemos aquello que no está dentro de lo común para encontrar novedad en la vida.

Chistes de locos para atormentarse riendo

La locura es un aspecto de la vida que muchas veces nos permite tener un enfoque diferente, una visión más particular  y orientada a buscar la felicidad propia, un hecho nada egoísta.

Advertisement

Todo lo contrario, algo loable cuando se está en la búsqueda de la plenitud. Acompáñennos a descubrir lo que traen estos chistes de locos hoy.

Dos locos se encuentran en el patio de un manicomio; uno de ellos le enseña el puño cerrado al otro y le dice:
– ¿A que no adivinas qué tengo en la mano?
– Uhmm… ¡un elefante!
El del puño cerrado pone cara de fastidio y replica:
– Sí, vale, bueno, pero ¿de qué color es?

Advertisement

Una vez uno de esos locos de pueblo estaba en una banca de una acera, y se reía durante mucho tiempo. Luego pasa un señor y le pregunta:
Oiga muchacho, ¿Por qué se ríe?
Y el loco responde:
Es que le hice una broma al chofer del bus, le pagué el pasaje y no me monté.

Va un loco paseando por el psiquiátrico con una piedra atada a una cuerda. En esto se le acerca el director del centro, que ya estaba harto de tanto loco, y le pregunta:
– Que, paseando al perrito, ¿no?

Advertisement

– Pero que perrito, ¿no se da cuenta de que es una piedra?
– Muy bien, muy bien, para que vea que nosotros somos sensibles a las mejoras de nuestros pacientes le voy a dejar en libertad. Total que sale el loco a la calle con su piedra y vuelve la cabeza y dice:

– Ves lo que te dije, Jimmy, si no ladrabas les engañaríamos.

Advertisement

Dos enajenados mentales se escapan del manicomio y andando por el campo se encuentran una escopeta, uno le pregunta al otro:
¿para qué sirve ese artefacto?

El otro le contesta que no tiene ni idea, el primero se pone a mirar por el cañón y el otro aprieta el gatillo ¡boooooon! Le dice el que apretó el gatillo al otro:
no me mires con esa cara que yo también me asuste!

Advertisement

Hay un psicólogo y 3 locos enfrente de el. y para probar si se habían curado les pregunta:
psicólogo -cuanto es 4+4

Más contenido que te encantará

el 1er loco responde: caballo
el psicólogo pasa al 2do loco y el responde: cebra
el 3er loco levanta la mano y grita 8!!
el psicólogo pregunta como lo supo y el responde: fácil, dividí caballo por cebra y me dio 8.

Advertisement

Chistes de locos cortos

Los chistes cortos que traemos hoy tal vez no tengan mucho sentido, pero seguro que esto será lo más cómico que puedas destacar de ellos.

En oportunidades, la alegría carece de cordura.

Llega un inspector al manicomio para hacer una revisión y hay un loco en la habitación imitando a una moto. “BRRRRROMM”. El inspector le dice al director del manicomio:

– Por favor, dígale que se calle.
– ¿Por qué? ¿Le molesta el ruido que hace?
– No. ¡Me molesta el humo!

Advertisement

– ¿Qué hace un loco golpeando un reloj?
– Está matando el tiempo.

Advertisement

– Mamá, mamá, en el colegio dicen que estoy loco.
– ¿Y quién dice eso de ti?
– …Me lo dicen las sillas…

Llama un loco a la puerta de otro loco.
-No estoy, contesta el loco.
-A pues menos mal que no he venido.

Advertisement

– ¿Cuántos locos crees que hay caminando sueltos por la calle?
– A mí me da igual, ¡como soy invisible!

Al final para reír un poco no se necesita de mucho. Buscar la alegría en cada día no tiene por qué ser una tarea titánica.

Advertisement

¡Ayúdanos a mejorar, déjanos tus comentarios!

Advertisement
Advertisement