+15 Poemas barrocos ¡Altamente exagerados!

Advertisement

¿Quienes son los representantes más importantes de este movimiento artístico? Los poemas barrocos nacen en medio de un período artístico enmarcado entre el siglo XVI y XVII.

Se caracterizan por ser excéntrico, excesivo y extravagante pero al mismo tiempo desprenden un estilo lujoso y adornado.

Curiosamente, los mayores representantes de este movimiento son figuras de la literatura que marcaron un antes y un después en la misma debido a su expendido talento para las letras.

Advertisement

Entre los representantes más destacados están Luis de Góngora, Francisco de Quevedo, Sor Juana Inés de la Cruz o Tirso de Molina.

Los precursores de este estilo de prosa querían sorprender a los lectores y hacerles admirar sus composiciones a través del uso de la retórica y el doble sentido, por lo que a veces se les hacía difícil darse a entender completamente.

¿Qué es un poema barroco?

Los poemas barrocos son textos profundamente elaborados y complicados ya que este estilo de prosa es a menudo amorfa y llena de erudición pesada y didáctica.

Advertisement

La poesía barroca tiene sus bases en la tradición renacentista, aunque la armonía del renacimiento fue dando paso a formas cada vez más exageradas.

Ya en la actualidad, sus temas y la forma expresiva en los poemas barrocos no se tratan de la misma manera, se acoplan al modo de entender la vida y el papel del hombre en el universo que ha cambiado.

Disfruta junto a nosotros los poemas barrocos más representativos y escritos por la mano de importantes figuras de la literatura.

Advertisement

Poemas barrocos inspirados por los sentimientos

A lo largo de la historia, los seres humanos han buscado miles de formas para expresarse y uno de los modos más comunes utilizado por la humanidad durante siglos ha sido el arte como la lírica y la poesía.

Emociones, sentimientos, pensamientos y dudas son con algunos de los principales elementos que los poetas han querido reflejar, pero como personas hay en el mundo existen diferentes estilos que convierte la poesía en heterogénea.

Cada poeta se expresa de manera independiente, cada quien tiene su forma particular para comunicar y por esta misma razón que existen diferentes corrientes y maneras vinculadas al momento histórico y cultural de la época en que el artista vive.

Advertisement
Poemas barrocos inspirados por los sentimientos

El movimiento de barroco es una de las corrientes utilizadas para expresar este tipo de temas.

Este se destaca por tener características bien particular y aquí podrás comprobar con ejemplos lo cautivadores que pueden ser los poemas barrocos.

Esto es amor, quien lo probó lo sabe (Lope de Vega)

Este famoso poeta y dramaturgo es el más importante del Siglo de Oro español y hoy lo recordamos con este poema barroco.

Advertisement

Que expresa de forma breve el amplio abanico de emociones y sensaciones que genera el amor, pero también plasma las múltiples contradicciones que puede provocar en el ser humano.

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo, alentado,
mortal, difunto, vivo, leal, traidor,
cobarde y animoso; no hallar

fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde,
altivo, enojado, valiente,
fugitivo, satisfecho, ofendido,

Advertisement

receloso; huir el rostro al claro
desengaño, beber veneno por licor
süave, olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno
cabe, dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Advertisement

Soneto XXII (Gutierre de Cetina)

La angustia parece ser el tema central en este poema del escritor Gutierre de Cetina, y esto porque pensando que aunque ahora esté feliz, el autor describe como en un futuro el momento de felicidad acabará por pasar y termina apareciendo dolor y sufrimiento, en una actitud devastada y desesperanzada propia del barroco.

Horas alegres que pasáis volando porque,
a vueltas del bien, mayor mal sienta;
sabrosa noche que, en tan dulce afrenta,
el triste despedir me vas mostrando;

importuno reloj que, apresurando tu curso,
mi dolor me representa; estrellas,
con quien nunca tuve cuenta, que mi
partida vais acelerando; gallo que mi

Advertisement

pesar has denunciado, lucero que mi
luz va oscureciendo, y tú, mal sosegada
y moza aurora, si en vos cabe dolor de
mi cuidado, id poco a poco el paso deteniendo,
si no puede ser más, siquiera un hora.

Definición del amor (Francisco de Quevedo)

Francisco de Quevedo nos muestra en este poema una breve definición del amor, el carrusel de emociones que general y las contradicciones y autoconflictos que implica.

Advertisement

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada, que dura hasta
el postrero paroxismo;
enfermedad que crece si es curada.

Advertisement

Éste es el niño Amor, éste es su abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada el
que en todo es contrario de sí mismo!

Contiene una fantasía contenta con amor decente (Sor Juana Inés de la Cruz)

Sor Juana Inés de la Cruz fue una poetisa religiosa considerada una de las mayores exponentes del Siglo de Oro de la literatura en español.

Advertisement

Esta noble mujer fue también una de las exponentes del Barroco en México y en este poema barroco nos habla del amor.

La talentosa autora nos refleja que aunque nos resistamos a sentirlo, experimentarlo y nada más el simple hecho de fantasear con él ya nos genera gozo y satisfacción.

Detente, sombra de mi bien esquivo,
imagen del hechizo que más quiero,
bella ilusión por quien alegre muero,
dulce ficción por quien penosa vivo.

Advertisement

Si al imán de tus gracias, atractivo,
sirve mi pecho de obediente acero,
¿para qué me enamoras lisonjero
si has de burlarme luego fugitivo?

Mas blasonar no puedes, satisfecho,
de que triunfa de mí tu tiranía:
que aunque dejas burlado el lazo
estrecho que tu forma fantástica ceñía,
poco importa burlar brazos y pecho,
si te labra prisión mi fantasía.

Ovillejos (Miguel de Cervantes)

Miguel de Cervantes es uno de los máximos exponentes de la literatura española y universal y es especialmente conocido por ser el autor de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Advertisement

Sin embargo, Cervantes no solo se dedico a la novela como genero literario, también incursionó en la poesía, y escribió textos como este que habla del dolor y las consecuencias que puede generar el mal de amores.

¿Quién menoscaba mis bienes?¡Desdenes!
Y ¿quién aumenta mis duelos? ¡Los celos!
Y ¿quién prueba mi paciencia? ¡Ausencia!

De este modo en mi dolencia ningún
remedio se alcanza, pues me matan la
esperanza, desdenes, celos y ausencia.

Advertisement

¿Quién me causa este dolor?¡Amor!
Y ¿quién mi gloria repuna? ¡Fortuna!
Y ¿quién consiente mi duelo? ¡El cielo!

De este modo yo recelo morir deste
mal extraño, pues se aúnan en mi
daño amor, fortuna y el cielo.

¿Quién mejorará mi suerte? ¡La muerte!
Y el bien de amor, ¿quién le alcanza?
¡Mudanza! Y sus males, ¿quién los cura?

Advertisement

¡Locura! Dese modo no es cordura querer
curar la pasión, cuando los remedios
son muerte, mudanza y locura.

Es tan glorioso y alto de pensamiento (Iván de Tarsis/Conde de Villamediana)

El conde de Villamediana nos entrega un poema lleno de romance que habla del amor como fuerza poderosa que da impulso a la vida pero que a la vez atormenta al que ama con dudas y sufrimiento.

Advertisement

Es tan glorioso y alto el pensamiento
que me mantiene en vida y causa muerte,
que no sé estilo o medio con que acierte
a declarar el mal y el bien que siento.

Dilo tú, amor, que sabes mi tormento,
y traza un nuevo modo que concierte
estos varios extremos de mi suerte
que alivian con su causa el sentimiento;

en cuya pena, si es glorioso efecto el
sacrificio de la fe más pura que está
ardiendo en las alas del respeto,

Advertisement

ose el amor, si teme la ventura,
que entre misterios de un amor
secreto amar es fuerza y esperar locura.

Cerrar podrá mis ojos la postrera (Francisco de Quevedo)

Nuevamente Frncisco de Quevedo llega a este artículo con uno de sus poemas barrocos que expresa un amor tan fuerte que incluso durará más allá de la muerte, haciendo referencia al amor eterno.

Advertisement

Cerrar podrá mis ojos la postrera sombra
que me llevare el blanco día, y podrá
desatar esta alma mía ora a su afán ansioso
lisonjera; mas no, de esotra parte, en la
ribera, dejará la memoria, en donde ardía:

nadar sabe mi llama el agua fría, y
perder el respeto a la ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha
sido, venas que humor a tanto fuego
han dado, medulas que han gloriosamente
ardido su cuerpo dejará, no su cuidado;

Advertisement

serán ceniza, mas tendrán sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

Amor y aborrecimiento (Juan Ruiz de Alarcón)

Este autor mexicano nos habla de un amor no correspondido hacia una persona que desprecia los sentimientos que se tienen hacia ella, así como también el dolor y sufrimiento que este desprecio genera.

Advertisement

Estos elementos parecen estar inmersos en varios poemas de este movimiento literario.

Hermoso dueño mío, por quien sin fruto lloro,
pues cuanto más te adoro tanto más desconfío
de vencer la esquiveza que intenta competir
con la belleza!

Más contenido que te encantará

La natural costumbre en ti
miro trocada: lo que a todos agrada te causa
pesadumbre; el ruego te embravece, amor
te hiela, llanto te endurece.

Advertisement

Belleza te compone divina-no lo ignoro,
pues por deidad te adoro-; mas
¿qué razón dispone que perfecciones
tales rompan sus estatutos naturales?

Si a tu belleza he sido tan tierno enamorado,
si estimo despreciado y quiero aborrecido,
¿qué ley sufre, o qué fuero,que me aborrezcas
tú porque te quiero?

Advertisement

Poemas barrocos que no puedes dejar de leer

Los poemas barrocos busca siempre expresar la sensualidad, los sentimientos y las pasiones, pero al mismo tiempo, reflejan la extravagancia en un estilo en el que prevalece un estilo de angustia y contradicciones.

Además los aspectos como lo espiritual son altamente valorados, así como también el uso de la sátira y el cinismo en asuntos más mundanos.

Poemas barrocos que no puedes dejar de leer

En los poemas barrocos, el desengaño, el hastío de vivir, la desesperación, los temas amorosos, el inconformismo y un inminente gusto por la sátira y el humor son algunos de los temas recurrentes en este movimiento.

Advertisement

Así que los tópicos literarios siguen siendo los mismos, pero serán enfocados de manera diferente.

En esta parte del artículo podrás observar claramente la manera de expresión de los autores u algunas características de este estilo artístico con estos poemas barrocos.

A un sueño (Luis de Góngora)

Luis de Góngora nos entrega hermoso poema barroco que habla del placer de soñar y cómo esto sueños nos permite desligarnos de los problemas del día a día, y al mismo tiempo nos permite apreciar la verdadera belleza del mundo.

Advertisement

Varia imaginación que, en mil intentos,
a pesar gastas de tu triste dueño la
dulce munición del blando sueño,
alimentando vanos pensamientos,

pues traes los espíritus atentos
sólo a representarme el grave ceño del
rostro dulcemente zahareño

(gloriosa suspensión de mis tormentos),
el sueño (autor de representaciones),
en su teatro, sobre el viento armado,
sombras suele vestir de bulto bello.

Advertisement

Síguele; mostraráte el rostro amado,
y engañarán un rato tus pasiones dos bienes,
que serán dormir y vello.

Oda X (Manuel de Villegas)

Manuel de Villegas, un famoso poeta español con un amplio conocimiento de la mitología y la historia griega, y como es común en este poema podemos encontrar elementos orientados en este ámbito.

Advertisement

En este en particular nos habla de esperanzas y sueños rotos, de promesas incumplidas.

Yo pensé, luces bellas, llegar con mi
esperanza a vuestra lumbre; pero Lida
inconstante, por doblar mis querellas,
de vuestra (¡ay cielos!) ensalzada cumbre

la despeñó arrogante; y agora la perjura
cortar el árbol de mi fe procura.
Como cierzo indignado, que con súbito

Advertisement

soplo descompone la mies en la campaña,
y en el alegre prado los altos olmos
que la edad compone, así, con dura saña,
Lida ingrata y perjura cortar el árbol de mi fe procura.

Juró que me sería en amarme tan firme
como roca o como robre exento, y que
atrás volvería este arroyuelo que estas
hayas toca antes que el juramento; pero

ya la perjura cortar el árbol de mi fe
procura. Esto dirán los vientos que dieron
a su jura las orejas; esto dirán los ríos,

Advertisement

que por estar atentos el susurro enfrenaron
a sus quejas; pero los llantos míos dirán
que la perjura cortar el árbol de mi fe procura.

A las flores (Pedro Calderón de la Barca)

Este es un celebre poema de Calderón de la Barca que utiliza los recuso de la naturaleza para describir la fragilidad de las personas.

Advertisement

En el nos habla de las flores y su fragilidad para hablar de lo efímeras que son las cosas.

Según Calderón de la Barca, todo nace y todo muere, todo tiene su principio y su final, incluyendo nuestras ambiciones, sueños, logros y vida.

“Éstas que fueron pompa y alegría despertando
al albor de la mañana, a la tarde serán lástima
vana durmiendo en brazos de la noche fría.

Advertisement

Este matiz que al cielo desafía,
Iris listado de oro, nieve y grana,
será escarmiento de la vida humana:
¡tanto se emprende en término de un día!

A florecer las rosas madrugaron,
y para envejecerse florecieron:
cuna y sepulcro en un botón hallaron.

Tales los hombres sus fortunas vieron:
en un día nacieron y espiraron;
que pasados los siglos, horas fueron.”

Advertisement

Busco en la muerte la vida (Miguel de Cervantes)

Este corto poema de Cervantes nos habla de la búsqueda de supuestos imposibles, de hallar algo deseado en sus opuestos directos.

Se trata de una búsqueda de lo imposible que puede hacer perder lo que sí es posible, y que forma parte de la historia de Don Quijote de la Mancha.

Advertisement

El poema se lo recitan a Anselmo, un personaje que descuida y deja de lado a su esposa Camila.

Busco en la muerte la vida, salud en
la enfermedad, en la prisión libertad,
en lo cerrado salida y en el traidor
lealtad.

Pero mi suerte, de quien
jamás espero algún bien, con el cielo
ha estatuido, que, pues lo imposible
pido, lo posible aún no me den.

Advertisement

Las horas que gentiles compusieron (William Shakespeare)

Este poema, del conocido dramaturgo William Shakespeare, utiliza uno de los recursos más recurrente en en la poesía.

En el habla de cómo el paso del tiempo deteriora nuestro aspecto y belleza a nivel físico, si bien lo más importante, la esencia, pervive.

Advertisement

Las horas que gentiles compusieron
tal visión para encanto de los ojos,
sus tiranos serán cuando destruyan una
belleza de suprema gracia: porque el
tiempo incansable, en torvo invierno,

muda al verano que en su seno arruina;
la savia hiela y el follaje esparce y
a la hermosura agosta entre la nieve.

Si no quedara la estival esencia,
en muros de cristal cautivo líquido,
la belleza y su fruto morirían sin
dejar ni el recuerdo de su forma.

Advertisement

Mas la flor destilada, hasta en invierno,
su ornato pierde y en perfume vive.

Soneto XXXI (Francisco de Medrano)

Una hermosa referencia al amanecer y sobre todo a la expendida belleza que se desborda en este acontecimiento natural, es el tema central de este poema inspirado por el movimiento barroco y escrito por Francisco de Medrano, un autor clásico dentro de este género.

Arde la llama, y a la oscura y fría
noche el festivo incendio vence, y
cuanto de estruendo y fuego horror
fue ya en Lepanto sirve el gusto
brevísimo de un día.

Advertisement

Sola una tú lo
atiendes, alma mía, de placer no alterada
ni de espanto, siendo en tan nueva luz y
en fuego tanto la admiración común y la alegría.

Arde ¿quién duda? en tu más noble parte
más fiera llama y más también luciente.
¿Qué te podrá alegrar o qué admirarte?

Así, presente el sol, no hay luz hermosa
ni grande; así ningún pincel valiente,
presente la verdad, parecer osa.

Advertisement

Soneto a una nariz (Francisco de Quevedo)

Este altamente conocido soneto de Quevedo es uno de los más populares poemas barroco.

Además de ello fue una burla dedicada a uno de los máximos rivales literarios del autor, se trata nada más y nada menos que de Luis de Góngora.

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una alquitara medio viva,
érase un peje espada mal barbado;
era un reloj de sol mal encarado.

Advertisement

Érase un elefante boca arriba,
érase una nariz sayón y escriba,
un Ovidio Nasón mal narigado.

Érase el espolón de una galera,
érase una pirámide de Egipto,
los doce tribus de narices era;
érase un naricísimo infinito,
frisón archinariz, caratulera,
sabañón garrafal, morado y frito.

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa; érase
una nariz sayón y escriba; érase un
pez espada muy barbado; Era un reloj
de sol mal encarado.

Advertisement

érase una
alquitara pensativa; érase un
elefante boca arriba; era Ovidio
Nasón más naridado.

Érase el espolón de una galera;
érase una pirámide de Egito,
los doce tribus de narices era;
érase un naricísimo infinito,
muchísima nariz, nariz tan
fiera que en la cara de Anás fuera delito.

Sin duda, el barroco es una época de contrastes y es por esta misma razón que ofrece dos tendencias literarias que se oponen como es el conceptismo y el culteranismo.

Advertisement

Por su parte, el conceptismo se basa en las asociaciones ingeniosas de ideas y conceptos, se busca la expresión artificiosa y sutil, decir lo máximo utilizando los mínimos elementos.

Mientras que el culteranismo, en cambio, se preocupa sobre todo por desarrollar la forma; busca la belleza, la riqueza sensorial, la ornamentación.

Aunque ambas tendencias parezcan contradictorias, están unidas por un denominador común que es el de la dificultad y el del concepto.

Advertisement

En Escribirte valoramos tu opinión , déjanos un comentario y cuéntanos que te ha parecido este artículo.

Advertisement
Advertisement