+10 Poemas de besos ¡Las caricias de los versos!

  • Poemas
Advertisement

¿Cómo un beso puede inspirar un poema? Un beso es un acto de presionar los labios contra la superficie de algo o alguien y tienen diferentes significados dependiendo de la cultura, pues se puede interpretar como una expresión social de afecto, de saludo, o de amor.

Los besos nos hacen conectar con la otra persona, no solo en forma romántica y aspectos pasionales que expresan sentimientos muy profundos que nos permiten concertar desde la intimidad.

También en forma de cariño. Incluso algunos poetas afirman que los besos son la expresión del alma.

Advertisement

Es que el beso es una de las acciones que el ser humano, desde la antigüedad, ha tratado de descifrar y explicar.

Desde ¿qué es? hasta las sensaciones que produce en los humanos y así, darle un significado, pues sin duda, es una muestra que está inmersa de magia y emociones.

No solo los poetas han escrito sobre los besos, a través de la música, pinturas y el arte, el humano ha tratado de expresar su versión sobre los besos.

Advertisement

Para muestra de ello, te presentamos algunos de los poetas que han decidido a través de la palabra describir las sensaciones que se generan a partir de un beso.

Conoce los poemas de besos de varios escritores, aquí podrás encontrar poetas de diferentes nacionalidades, cultura y sobre todo corrientes literarias, así que cuentas con variedad de opiniones sobre ese acto tan humano.

Poemas de besos la magia en prosa

¿Será que los besos tienen alguna utilidad? ¿Para qué sirven los besos? Muchos han sido los estudios que investigadores sociales y científicos han realizado en torno a este tema.

Advertisement

Algunos psicólogos evolucionistas creen que besar a otra persona tiene su base en la genética, es decir, que estamos predispuestos a ello.

Según su teoría, los besos tienen su función primordial dentro de la especie humana y nos ayudan a sobrevivir por distintos motivos, al estrechar lazos con otros individuos.

Quizás por esta razón es que amamos dar y recibir besos, claro en muchos de los casos.

Advertisement

Pero ¿qué piensan los poetas sobre los besos? Es tiempo de conocer a través de los poemas de besos como piensan los artistas en lo que a este acto humano se refiere.

Poemas de besos la magia en prosa

El primer beso (Amado Nervo)

Amado Nervo ​fue un poeta y escritor mexicano, perteneciente al movimiento modernista, pero no se trata de cualquier figura representativa de la literatura.

Estamos ante una de las más influyentes de todos los tiempos, pues nos dejó cantidades exorbitantes de pensamientos plasmados dentro de su admirable poesía.

Advertisement

Este poema de beso describe ese estilo único de Amado Nervo pero aplicando un tono romántico.

Yo ya me despedía… y palpitante
cerca mi labio de tus labios rojos,
«Hasta mañana», susurraste;

yo te miré a los ojos un instante
y tú cerraste sin pensar los ojos
y te di el primer beso: alcé la frente
iluminado por mi dicha cierta.

Advertisement

Salí a la calle alborozadamente
mientras tu te asomabas a la puerta
mirándome encendida y sonriente.

Volví la cara en dulce arrobamiento,
y sin dejarte de mirar siquiera,
salté a un tranvía en raudo movimiento;

y me quedé mirándote un momento
y sonriendo con el alma entera,
y aún más te sonreí… Y en el tranvía
a un ansioso, sarcástico y curioso,

Advertisement

que nos miró a los dos con ironía,
le dije poniéndome dichoso:
-«Perdóneme, Señor esta alegría.»

El beso (Paul Verlaine)

Paul Verlaine, fue un poeta francés, perteneciente al movimiento simbolista, y hoy tenemos la dicha de conocer uno de sus poemas más representativos inspirado en ese acto de amor genuino que ha abierto las puertas a tantas acciones en el mundo.

Advertisement

Beso! rosa temprana, de un jardín de caricias,
estribillo en el niveo teclado de los dientes,
de los salmos que Amor en las almas ardientes
canta, con voz de arcángel de lánguidas delicias.

Sonoroso y gracioso Beso, Beso divino,
placer sin par, celeste embriaguez inefable.
¡Salud! Cuando nos brindas tu vaso diamantino,
nos enbriagas del único deleite inagotable.

Como el vino de! Rhin, como una sideral
melodía, consuelas a las almas inquietas,
digno de que el más grande de los grandes poetas,
Goethe o Will, te cantara en un verso inmortal.

Advertisement

Por ti teje este ramo de estrofas que deslíe
una ingenua fragancia, el pobre trovador,
como premio, a los labios encendidos de amor
de Una que yo conozco, Beso, desciende y ríe.

La caricia perdida (Alfonsina Storni)

Este poema de beso no es como los antes visto en esta lista, pues Alfonsina Storni​​​​ fue una poeta y escritora argentina vinculada con el modernismo, que siempre luchó por la independencia de la mujer y su valor dentro de la sociedad.

Así que sus poemas no pueden ser comparados con cualquier otro por el contrario deben destacar como lucha feminista. Este poema de Alfonsina Storni describe con un toque seductor su concepto de beso.

Advertisement

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos… En el viento, al pasar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida ¿quién la recogerá?

Pude amar esta noche con piedad infinita,
pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida, rodará… rodará…

Si en los ojos te besan esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va.

Advertisement

Si no ves esa mano, ni esa boca que besa,
si es el aire quien teje la ilusión de besar,
oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida, ¿me reconocerás?

Temo tus besos (Percy Bysshe Shelley)

Tanto dar como recibir un beso es una de esas sensaciones que son capaces de ponerte la piel de gallina, especialmente si te lo da la persona con la que tanto deseas estar. 

Advertisement

Esto lo tenía claro Percy Bysshe Shelley quien nos regalo un poema de beso inspirado en la sensación que este acto produce en su organismo.

Temo tus besos, gentil doncella.
Tú no necesitas temer los míos;
Mi espíritu abrumado en el vacío,
No puede atormentar el tuyo.

Temo tu porte, tus gestos, tu razón.
Tú no necesitas temer los míos;
Es inocente la devoción y el sentido
con los que te adora mi corazón.

Advertisement

El beso (Manuel Ugarte)

Un beso es un acto universal que expresa amor y afecto, y tienen diferentes niveles de intensidad, desde los que se dan para saludar hasta los que te llegan a lo más profundo del corazón. 

Lo que sí es seguro es que los besos son tan inspiradores como la sensación que produce en nosotros, como lo describe Manuel Ugarte en este poema de beso.

A veces nuestros labios, como locas
mariposas de amor, se perseguían;
los tuyos de los míos siempre huían,
y siempre se juntaban nuestras bocas.

Advertisement

Los míos murmuraban: -¡Me provocas!
Los tuyos: -¡Me amedrentas!, respondían;
y aunque siempre a la fuga se atenían,
las veces que fugaron fueron pocas.

Recuerdo que, una tarde, la querella
en el jardín, llevando hasta el exceso,
quisiste huir, mas, por mi buena estrella,

en una rosa el faldellín fue preso,
y que, después, besé, la rosa aquella,
por haberme ayudado a darte un beso.

Advertisement

Poemas de besos inspiradores

Algunos pensadores, artistas y autores tan importantes como Ernest Hemingway, Kevin Costner o Gustavo Adolfo Bécquer, han dedicado líneas para describir los sentimientos que produce un beso.

¿Quién iba a decir que un beso pudiera ser así, capaz de alterar el paisaje interior hasta tal punto de desbordar los mares, de empujar los ríos montaña arriba, de devolver la lluvia a las nubes?

Como lo dijo Jandy Nelson, es esta hermosa frase que describe el poder del beso de una forma bastante poética.

Advertisement
 +10 poemas de besos ¡La caricias de los versos!

Poemas de besos inspiradores

Aquí te traemos una recopilación de poemas de besos igual de inspiradores y cautivadores como este sencillo pensamiento del autor estadounidense.

Besos (Gabriela Mistral)

En esta oportunidad tenemos un verso compuesto por la poeta, diplomática y pedagoga chilena cuyo mayor reconocimiento está dedicado a la poesía. 

Este poema de besos escrito por Gabriela Mistral describe que no solo existe un tipo de besos, que por el contrario existen variedad dependiendo de la intención.

Advertisement

Y es que un beso puede significar tanto y, dependiendo del momento y de la persona que te lo da, puede ser una experiencia única y mágica. Disfruta de este poema de beso realmente inspirador.

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Advertisement

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Advertisement

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Advertisement

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero…? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

Advertisement

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos… vibró un beso,
y qué viste después…? Sangre en mis labios.

Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Ayer te besé en los labios (Pedro Salinas)

Este poema de besos está entre los poemas más románticos escritos alguna vez, es realmente cautivador y perfecto para dedicar a esa persona especial.

Advertisement

Así que no pierdas más tiempo regala amor y ternura con la magia de la poesía.

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más.

El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada
ya, para nada
lo había querido antes.

Advertisement

Se empezó, se acabó en él.
Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.

Los pongo
no en tu boca, no, ya no
-¿adónde se me ha escapado?-.

Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.

Advertisement

Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.

Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.

No.
Te estoy besando más lejos.

Advertisement

Por la nuca te beso (Alberto Ruy Sánchez)

Este poema de beso describe de una forma seductora las sensaciones que puede provocar los besos en la intimidad.

Estamos ante uno de los tantos poemas escritos por Alberto Ruy Sánchez, un hombre de un peculiar talento y con un destacado trabajo influyente en la literatura.

Advertisement

Hay besos boca a boca
que comienzan en la nuca
como hay en la luna huellas
de los labios del sol.

Besos como dedos
que se abren y se cierran
en la nuca,
que despeinan,
o alborotan las ideas

sembrando su flor de anhelo
en raíces
donde esos labios
no suelen ir.

Advertisement

Son besos silenciosos
que acechan
detrás de las orejas,
muerden lóbulos,

exploran laberintos,
asaltan parpados
y dejan miradas húmedas
que, claramente, no se ven.

Besos mudos
que tardan en llegar
a su cita estruendosa
con la lengua amada
porque vienen siempre
desde muy atrás.

Advertisement

Besos de amaneceres ciegos,
Donde la luz aún no nos mira
Pero nos moja sin parar.

Los besos (Vicente Aleixandre)

Considerado uno de los grandes poetas españoles del siglo XX, Vicente Aleixandre fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1977.

Advertisement

Con este poema de beso podemos entender más a fondo el por que recibió dicho reconocimiento.

No te olvides, temprana, de los besos un día.
De los besos alados que a tu boca llegaron.
Un instante pusieron su plumaje encendido
sobre el puro dibujo que se rinde entreabierto.

Te rozaron los dientes. Tú sentiste su bulto,
en tu boca latiendo su celeste plumaje.
Ah, redondo tu labio palpitaba de dicha.
¿Quién no besa esos pájaros cuando llegan, escapan?

Advertisement

Entreabierta tu boca vi tus dientes blanquísimos.
Ah, los picos delgados entre labios se hunden.
Ah, picaron celestes, mientras dulce sentiste
que tu cuerpo ligero, muy ligero, se erguía.

¡Cuán graciosa, cuán fina, cuán esbelta reinabas!
Luz o pájaros llegan, besos puros, plumajes.
Y oscurecen tu rostro con sus alas calientes,
que te rozan, revuelan, mientras ciega tú brillas.

No lo olvides. Felices, mira, van, ahora escapan.
Mira: vuelan, ascienden, el azul los adopta.
Suben altos, dorados. Van calientes, ardiendo.
Gimen, cantan, esplenden. En el cielo deliran.

Advertisement

Un beso nada más (Manuel María Flores)

Lamentablemente tenemos que finalizar con esta lista de los poemas de besos más cautivadores de la historia.

Qué mejor manera de hacerlo es con un verso compuesto por Manuel María Flores, escritor y poeta poblano durante la segunda mitad del siglo XIX.

Bésame con el beso de tu boca,
cariñosa mitad del alma mía:
un solo beso el corazón invoca,
que la dicha de dos… me mataría.

Advertisement

¡Un beso nada más!… Ya su perfume
en mi alma derramándose la embriaga
y mi alma por tu beso se consume
y por mis labios impaciente vaga.

¡Júntese con la tuya!… Ya no puedo
lejos tenerla de tus labios rojos…
¡Pronto… dame tus labios!… ¡tengo miedo
de ver tan cerca tus divinos ojos!

Hay un cielo, mujer en tus abrazos,
siento de dicha el corazón opreso…
¡Oh! ¡sostenme en la vida de tus brazos
para que no me mates con tu beso!

Advertisement

La autora número uno en ventas de Estados Unidos, Colleen Hoover dijo una vez que «un beso es mucho más fácil que lo que hacemos. Cuando besas, puedes cerrar los ojos. Puedes alejar los pensamientos con besos».

Una forma muy sutil de definir la experiencia a través de un beso, usando metáforas de meditación, pero es bastante cierto, además existen tipos con diferentes significados. ¿Te gustaría conocer más sobre el tema?

Advertisement

Existe uno muy particular, el beso esquimal, un tipo de beso en el que las personas no se tocan los labios, sino que hacen que la nariz de uno entre en contacto con la nariz del otro.

Por su parte, el beso en la frente refleja admiración y respeto y es una increíble demostración de ternura y protección.

Pero la lista continúa con el beso francés, uno de los más conocidos y populares, pues es el que se asocia al romanticismo y la pasión.

Advertisement

El beso en la mejilla es un clásico que, aunque puede tener muchos significados, suele emplearse para saludar en muchas culturas, muestras que en algunas otras puede ser una completa falta de respeto.

Existen otros tantos como el beso en la mano como signo de respeto y admiración, beso en las orejas como símbolo sensual así como el beso en el cuello, o el beso al aire para despedirse de una persona que se encuentra lejos.

Sin duda estamos ante un tema complejo pero realmente cautivador, así como ya lo han dicho los poetas.

Advertisement

No te vayas sin antes dejarnos un comentario y contarnos qué te ha parecido nuestro artículo.

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *