Saltar al contenido

+10 Poemas de Blanca Varela ¡Voz femenina!

  • Poemas
Poemas de Blanca Varela
Advertisement

¿Por qué leer sobre Blanca Varela? La poesía tiene figuras representativas que han marcado sin precedentes la historia, y hay algunos nombres muy destacados, tanto de hombre como de mujer y el de Blanca Varela es uno de ellos.

Fue una destacada poeta peruana que supo conjugar con talento una voz lírica con la espontaneidad del instante, considerada la más importante voz poética femenina de su país, en buena medida por la difusión internacional que alcanzó su obra.

Desde pequeña sintió un gran acercamiento hacia la naturaleza, estableciendo una relación humana que le serviría en su búsqueda poética, pero no es hasta sus inicios en la educación superior que da sus primeros pasos en este ámbito.

Advertisement

Vida de Blanca Varela

La poeta peruana Blanca Varela, estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en la capital peruana, donde ingresó en 1943, para estudiar Letras y Educación.

En esta universidad conoció a Sebastián Salazar Bondy, Javier Sologuren, Jorge Eduardo Eielson, con los quien más tarde crearía el grupo conocido como poetas puristas.

Además en esta misma época conoció a quien más tarde sería su esposo y padre de sus dos hijos, el pintor Fernando de Szyszlo.

Advertisement

En 1949 llegó a París, país europeo en donde entrará en contacto con la vida artística y literaria del momento, guiada por Octavio Paz, quien la vinculó con el círculo de intelectuales latinoamericanos y españoles radicados en Francia.

Después de su larga temporada en París, Blanca Varela vivió en Florencia y luego en Washington, ciudades donde se dedicó a hacer traducciones y eventuales trabajos periodísticos.

En 1962, regresa a Lima para establecerse definitivamente y cuando viaja suele hacerlo principalmente a los Estados Unidos, España y Francia.

Advertisement

El hecho de que algunas de sus obras hayan sido traducidas al alemán, francés, inglés, italiano, portugués y ruso implica un reconocimiento a su obra fuera de las fronteras de su país natal, por lo que hoy podemos decir que Blanca Varela fue toda una poeta del momento digna de admiración.

Por esto y mucho más hemos preparado toda una recopilación de los poemas de Blanca Varela, versos creativos e inspiradores que nos demuestra su talento y dedicación.

Poemas de Blanca Varela cautivadores

La obra poética de Blanca Varela está formada por unos pocos libros, publicados sin prisa y cuando la mayoría de sus compañeros de letras ya habían editado sus trabajos.

Advertisement

A los treinta y tres años, y luego de algunas pocas colaboraciones en revistas, publicó a insistencia del escritor mexicano Octavio Paz su primer poemario con el título «Ese puerto existe» publicado en 1959.

En este primer registro de su talento, encontramos poemas de influencia surrealista que la escritora suprimió en ediciones posteriores, como los de la primera sección.

Pero aquí hemos preparado para ti una recopilación de algunos poemas de Blanca Varela igual de cautivadores que los publicados en este primer libro de poesía.

Advertisement

Poemas de Blanca Varela cautivadores

Casa de cuervos

Al igual que muchas de las poetisas que se han levantado a lo largo de la historia, esta ha encontrado su inspiración en las injusticias sociales de su época.

Por ello ha utilizado la poesía como medio de expresión y crítica ante una sociedad opresora de las mujeres, como lo podemos ver en este poema de Blanca Varela.

Porque te alimenté con esta realidad
mal cocida
por tantas y tan pobres flores del mal
por este absurdo vuelo a ras de pantano

Advertisement

ego te absolvo de mí
laberinto hijo mío
no es tuya la culpa
ni mía

pobre pequeño mío
del que hice este impecable retrato
forzando la oscuridad del día
párpados de miel
y la mejilla constelada

cerrada a cualquier roce
y la hermosísima distancia
de tu cuerpo
tu náusea es mía

Advertisement

la heredaste como heredan los peces
la asfixia
y el color de tus ojos
es también el color de mi ceguera

bajo el que sombras tejen
sombras y tentaciones
y es mía también la huella
de tu talón estrecho

de arcángel
apenas pasado en la entreabierta ventana
y nuestra
para siempre
la música extranjera

Advertisement

de los cielos batientes
ahora leoncillo
encarnación de mi amor
juegas con mis huesos
y te ocultas entre tu belleza

ciego sordo irredento
casi saciado y libre
con tu sangre que ya no deja lugar
para nada ni nadie

aquí me tienes como siempre
dispuesta a la sorpresa
de tus pasos
a todas las primaveras que inventas
y destruyes

Advertisement

a tenderme -nada infinita-
sobre el mundo
hierba ceniza peste fuego
a lo que quieras por una mirada tuya
que ilumine mis restos

porque así es este amor
que nada comprende
y nada puede
bebes el filtro y te duermes
en ese abismo lleno de ti

música que no ves
colores dichos
largamente explicados al silencio
mezclados como se mezclan los sueños
hasta ese torpe gris

Advertisement

que es despertar
en la gran palma de dios
calva vacía sin extremos
y allí te encuentras
sola y perdida en tu alma

sin más obstáculo que tu cuerpo
sin más puerta que tu cuerpo
así este amor
uno solo y el mismo
con tantos nombres

que a ninguno responde
y tú mirándome
como si no me conocieras
marchándote

Advertisement

como se va la luz del mundo
sin promesas
y otra vez este prado
este prado de negro fuego abandonado

otra vez esta casa vacía
que es mi cuerpo
a donde no has de volver

Advertisement

Así sea

Este poema de Blanca Varela nos da una mirada al estilo único de la escritora peruana considerada como una de las voces poéticas más importantes del género en América Latina.

El día queda atrás,
apenas consumido y ya inútil.
Comienza la gran luz,
todas las puertas ceden ante un hombre
dormido,
el tiempo es un árbol que no cesa de crecer.

El tiempo,
la gran puerta entreabierta,
el astro que ciega.

Advertisement

No es con los ojos que se ve nacer
esa gota de luz que será,
que fue un día.

Canta abeja, sin prisa,
recorre el laberinto iluminado,
de fiesta.

Respira y canta.
Donde todo se termina abre las alas.

Advertisement

Eres el sol,
el aguijón del alba,
el mar que besa las montañas,
la claridad total,
el sueño.

Canto villano

Como dijimos en líneas anteriores, la lucha de Blanca Varela es similar a la de las demás mujeres poetas que han incursionado en la literatura.

Advertisement

Debido a que la búsqueda de la verdad así como de la justicia son elementos presentes en la obra de estas mujeres luchadoras.

Y de pronto la vida
en mi plato de pobre
un magro trozo de celeste cerdo
aquí en mi plato

observarme
observarte
o matar una mosca sin malicia
aniquilar la luz
o hacerla

Advertisement

hacerla
como quien abre los ojos y elige
un cielo rebosante
en el plato vacío

rubens cebollas lágrimas
más rubens más cebollas
más lágrimas

tantas historias
negros indigeribles milagros
y la estrella de oriente

Advertisement

emparedada
y el hueso del amor
tan roído y tan duro
brillando en otro plato

este hambre propio
existe
es la gana del alma
que es el cuerpo

es la rosa de grasa
que envejece
en su cielo de carne

Advertisement

mea culpa ojo turbio
mea culpa negro bocado
mea culpa divina náusea

no hay otro aquí
en este plato vacío
sino yo
devorando mis ojos
y los tuyos

Dama de blanco

En esta oportunidad estamos ante unas majestuosas líneas inspiradoras creadas por la magnífica mente de la escritora peruana que hoy recordamos entre las grandes. Disfruta de este poema de Blanca Varela.

Advertisement

El poema es mi cuerpo
esto la poesía
la carne fatigada
el sueño el sol
atravesando desiertos

los extremos del alma se tocan
y te recuerdo Dickinson
precioso suave fantasma
errando tiempo y distancia

en la boca del otro habitas
caes al aire eres el aire
que golpea con invisible sal
mi frente

Advertisement

los extremos del alma se tocan
se cierran se oye girar la tierra
ese ruido sin luz
arena ciega golpeándonos

así será ojos que fueron boca
que decía manos que se abren
y se cierran vacías
distante en tu ventana
ves al viento pasar

te ves pasar el rostro en llamas
póstuma estrella de verano
y caes hecha pájaro
hecha nieve en la fuente

Advertisement

en la tierra en el olvido
y vuelves con falso nombre de mujer
con tu ropa de invierno

con tu blanca ropa de
invierno
enlutado

Advertisement

Poemas de Blanca Varela cortos

Los rasgos principales de su obra son la apuesta por un minimalismo que le permita expresar ideas que escarban en lo profundo y la concisión, sus poemas son breves y están dotados de una intensidad sin igual.

Además dentro de la obra de Blanca Varela podemos encontrar elementos como las contradicciones, sentimiento animal y búsqueda libertaria. 

Sin duda es una autora indispensable para cualquiera que esté interesado en la tradición poética latinoamericana.

Advertisement
+10 Poemas de Blanca Varela ¡voz femenina!

Poemas de Blanca Varela cortos

Por su parte, los críticos han enfatizado su extrema lucidez frente a una realidad que no la satisface.

Su constante búsqueda de la verdad sin concesiones, su ironía, su irreverencia, su expresividad corta en palabras y la tendencia mística presente en sus últimos poemas, entre otros rasgos de su poética.

Lo cierto es que leer la poesía de Blanca Varela te transporta a un mundo lleno de creatividad, y ahora es tiempo de conocer sus obras poéticas cortas más cautivadoras.

Advertisement

A media voz

Blanca Varela fue la voz de una generación de mujeres que se levantaron leyendo sus poesía liberadora y hoy queremos compartir con ustedes algunos de sus poemas como el que tenemos a continuación: versos cargados de dulzura y elegancia.

La lentitud es belleza
copio estas líneas ajenas
respiro
acepto la luz
bajo el aire ralo de noviembre

bajo la hierba
sin color
bajo el cielo cascado
y gris
acepto el duelo y la fiesta

Advertisement

no he llegado
no llegaré jamás
en el centro de todo
esta el poema intacto
sol ineludible

noche sin volver la cabeza
merodeo su luz
su sombra animal
de palabras

husmeo su esplendor
su huella
sus restos
todo para decir

Advertisement

que alguna vez
estuve atenta
desarmada

sola casi
en la muerte
casi en el fuego

Advertisement

Bodas

A pesar de que no dice a quién, se trata de un poema de Blanca Varela que fue dedicado y que describe entre elementos bellos y naturales la intención sincera de la escritora.

Sin duda un verso corto pero impresionante y cautivador.

Perdidos en la niebla
el colibrí y su amante.
Dos piedras lanzadas por el deseo
se encuentran en el aire.

Advertisement

La retama está viva,
arde en la niebla,
habitada.
( dedicatoria)

Aquella torturada nube parecía tan firme…

La poesía de Blanca Varela es digna de admiración, y es que con sus magníficas composiciones nos invita a viajar a un mundo cargado de creatividad e imaginación pura.

Advertisement

La misma característica que supo cómo marcar en sus obras poéticas, como es el caso de este poema de Blanca Varela que mostraremos a continuación:

V
Aquella torturada nube parecía tan firme,
ambulando,
desgarrando,
chocando con masas de ángeles.

Cóncava,
valva de nieve y soledad,
de trajín y música constante,
de arena, de resplandor
y fuga,
desierto etiope
en un tutti de gemidos
y sorpresa.

Advertisement

Tan exacta
sobre el laberinto de la pupila,
color perdido
de vieja misiva,
terrible silencio
de quien ha sacudido el aire
y conoce el vado de los sollozos.

Continuaba,
migradora,
llave del torbellino
como una gota pura
preñada de su propia existencia.

Advertisement

Deseos, piedras, cielo a jirones…

Ya casi estamos finalizando nuestro recorrido por el magnífico repertorio poético de la escritora peruana y ha llegado la hora de conocer otro de sus inspiradores versos cortos. 

Conoce y disfruta de otro de los poemas de Blanca Varela.

IV
Deseos, piedras, cielo a jirones,
ni un ave.
Estoy huyendo.
Una nueva montaña,
un río joven, sin ira.

Advertisement

Éste es el mundo que amo.
Quiero un cielo veloz,
la mañana distinta, sin colores,
para poner mis ángeles,
mis calles donde siempre hay humo y sorpresa.

Curriculum vitae

Ahora si es tiempo de finalizar con la recopilación de los cortos poemas de Blanca Varela que hemos traído a la luz solo para ti, y qué mejor forma de hacerlo que con este que describe mucho sobre su estilo literario.

Digamos que ganaste la carrera
y que el premio
era otra carrera
que no bebiste el vino de la victoria
sino tu propia sal
que jamás escuchaste vítores

Advertisement

sino ladridos de perros
y que tu sombra
tu propia sombra
fue tu única
y desleal competidora.

A diferencia de otros escritores, Blanca Varela no acostumbraba a dar entrevistas y sus apariciones en público son más bien escasas y discretas, pues carecía de una personalidad extrovertida. 

Advertisement

El 12 de marzo de 2009 en Lima, a la edad de 82 años, fallece y nos deja un enorme vació en la literatura que solo es llenada con la admiración de su obra.

¿Qué te han parecido los poemas de Blanca Varela? Déjanos un comentario. 

Advertisement

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.