+13 Poemas de Delmira Agustini ¡Versos eróticos!

  • Poemas
Advertisement

Poemas de Delmira Agustini ¿Por qué a Delmira Agustini se le recuerda como la nena sumisa que escribía verso erótico? Delmira Agustini revolucionó a la sociedad de su tiempo, sus versos marcaron una época sumisa que esperaba menos de las mujeres.

Su temprana y trágica muerte, a manos de su ex marido y amante, cuando contaba solo 27 años, no le impidió triunfar en vida como poeta en Uruguay y Argentina. Además fue una mujer muy admirada por poetas y escritores como Rubén Darío, era considerada una voz fundamental de la poesía modernista.

Delmira Agustini fue la única hija del matrimonio Agustini Murtfeld, que se había ocupado de su educación con una dedicación obsesiva viendo en su hija la posibilidad de mejorar sus posición ecónomica y social.

Advertisement

Nunca tuvo una infancia normal, fue una niña solitaria, sobreprotegida, no se relacionó con otros niños y centró su infancia en la adquisición de conocimientos y la lectura, educada en el propio hogar donde recibió clases de francés, de música y de pintura, a cargo de maestros particulares.

Como consecuencia de sus estrictas rutinas de estudio desarrolló una sensibilidad extraordinaria y una brillante inteligencia. A los cinco años leía y escribía correctamente, a los diez componía versos y ejecutaba al piano complejas partituras.

Gracias al carácter dominante de sus madre, Delmira adopto ante su familia una personalidad eminentemente dócil pero paralelamente desarrolló casi en secreto su verdadera identidad de poetisa, en versos de un erotismo encendido, triunfal y agónico a un tiempo.

Advertisement

Sin duda Delmira Agustini y sus obras causó gran controversia en una sociedad en la que la mujer debía ser moderada y sumisa, pero hoy la recordamos como una de las grandes mujeres luchadoras y comprometidas por cambiar la mentalidad de la sociedad.

Hoy no solo recodaremos aspectos de sus vida también realizaremos un recorrido por los poemas de Delmira Agustini más interesantes que podrás encontrar, esos mismo que le proporcionaron la fama durante sus corta vida.

Poemas de Delmira Agustini (Con los que gano su reconocimiento)

La poesía de Delmira Agustini en ocasiones la escritora dejaba aflorar el sentimentalismo en el alma la poetisa podía expresarse sin trabas, sus palabras alcanzaban una dimensión más auténtica que dio lugar a sus poemas calidad y admiración.

Advertisement

Esta increíble poetisa uruguaya inauguró con su obra lírica la trayectoria de la poesía femenina del siglo XX en el continente sudamericano. Con una fuerte carga erótica, sus poemas siguen la línea modernista y están llenos de feminismo, simbolismo, sensualidad y sexo.

Conoce algunos de los más destacados poemas de Delmira Agustini y descubre su especial estilo cautivador.

Boca a boca

La mejor forma de iniciar con el recorrido por los poemas de Delmira Agustini es con este verso romántico y cautivador que la poeta modernista uruguaya cargo de metáforas para describir la pasión que se desborda en un beso.

Advertisement

Copa de vino donde quiero y sueño
beber la muerte con fruición sombría,
surco de fuego donde logra Ensueño
fuertes semillas de melancolía.

Boca que besas a distancia y llamas
en silencio, pastilla de locura,
color de sed y húmeda de llamas…
¡Verja de abismos es tu dentadura!

Sexo de un alma triste de gloriosa;
el placer unges de dolor; tu beso,
puñal de fuego en vaina de embeleso,
me come en sueños como un cáncer rosa…

Advertisement

Joya de sangre y luna, vaso pleno
de rosas de silencio y de armonía,
nectario de su miel y su veneno,
vampiro vuelto mariposa al día.

Tijera ardiente de glaciales lirios,
panal de besos, ánfora viviente
donde brindan delicias y delirios
fresas de aurora en vino de poniente…

Estuche de encendidos terciopelos
en que su voz es fúlgida presea,
alas del verbo amenazando vuelos,
cáliz en donde el corazón flamea.

Advertisement

Pico rojo del buitre del deseo
que hubiste sangre y alma entre mi boca,
de tu largo y sonante picoteo
brotó una llaga como flor de roca.

Inaccesible… Si otra vez mi vida
cruzas, dando a la tierra removida
siembra de oro tu verbo fecundo,
tú curarás la misteriosa herida:
lirio de muerte, cóndor de vida,
¡flor de tu beso que perfuma al mundo!

Advertisement

El intruso

Nuevamente nos topamos con un verso dedicado al amor y la pasión, se trata de una composición extraordinaria ideada por la poeta uruguaya que a pesar de tener una corta vida, dejo a su paso un legado de obras magnificas e inspiradoras.

Amor, la noche estaba trágica y sollozante
cuando tu llave de oro cantó en mi cerradura;
luego, la puerta abierta sobre la sombra helante,
tu forma fue una mancha de luz y de blancura.

Todo aquí lo alumbraron tus ojos de diamante;
bebieron en mi copa tus labios de frescura;
y descansó en mi almohada tu cabeza fragante;
me encantó tu descaro y adoré tu locura.

Advertisement

¡Y hoy río si tú ríes, y canto si tú cantas;
y si duermes, duermo como un perro a tus plantas!
¡Hoy llevo hasta en mi sombra tu olor de primavera;

y tiemblo si tu mano toca la cerradura;
y bendigo la noche sollozante y oscura
que floreció en mi vida tu boca tempranera!

Íntima

Hasta ahora no queda deuda del talento de la escritora y este poema de Delmira Agustini continua dando de que hablar. Se trata de una composición cargada de sensualidad, amor y sueños, verdaderamente maravilloso, se posiciona como uno de estos textos poéticos que no puedes dejar de leer.

Advertisement

Yo te diré los sueños de mi vida
en lo más hondo de la noche azul…
Mi alma desnuda temblará en tus manos,
sobre tus hombros pesará mi cruz.

Las cumbres de la vida son tan solas,
¡tan solas y tan frías! Yo encerré
mis ansias en mí misma, y toda entera
como una torre de marfil me alcé.

Hoy abriré a tu alma el gran misterio;
ella es capaz de penetrar en mí.
En el silencio hay vértigos de abismos:
yo vacilaba, me sostengo en ti.

Advertisement

Muero de ensueños; beberé en tus fuentes
puras y frescas la verdad; yo sé
que está en el fondo magno de tu pecho
el manantial que vencerá mi sed.

Y sé que en nuestras vidas se produjo
el milagro inefable del reflejo…
En el silencio de la noche mi alma
llega a la tuya como un gran espejo.

¡Imagina el amor que habré soñado
en la tumba glacial de mi silencio!
Más grande que la vida, más que el sueño,
bajo el azur sin fin se sintió preso.

Advertisement

Imagina mi amor, mi amor que quiere
vida imposible, vida sobrehumana,
tú sabes que si pesan, si consumen
alma y sueños de olimpo en carne humana.

Y cuando frente al alma que sentía
poco el azur para bañar sus alas
como un gran horizonte aurisolado
o una playa de luz, se abrió tu alma:

¡Imagina! ¡Estrechar, vivo, radiante
el imposible! ¡La ilusión vivida!
Bendije a Dios, al sol, la flor, el aire,
¡la vida toda porque tú eras vida!

Advertisement

Si con angustia yo compré esta dicha,
¡bendito el llanto que manchó mis ojos!
¡Todas las llagas del pasado ríen
al sol naciente por sus labios rojos!

¡Ah! Tú sabrás mi amor; mas vamos lejos,
a través de la noche florecida;
acá lo humano asusta, acá se oye,
se ve, se siente sin cesar la vida.

Vamos más lejos en la noche, vamos
donde ni un eco repercuta en mí,
como una flor nocturna allá en la sombra
me abriré dulcemente para ti.

Advertisement

El cisne

La belleza de las palabras con que la escritora adornaba sus obras esta presente en este bello poema de Delmira Agustini, una composición perfecta para dedicar y cautivar con la forma única que solo se puede lograr gracias a la poesía.

Pupila azul de mi parque
es el sensitivo espejo
de un lago claro, muy claro!…
Tan claro que a veces creo
que en su cristalina página
se imprime mi pensamiento.

Flor del aire, flor del agua,
alma del lago es un cisne
con dos pupilas humanas,
grave y gentil como un príncipe;
alas lirio, remos rosa…
Pico en fuego, cuello triste
y orgulloso, y la blancura
y la suavidad de un cisne…

Advertisement

El ave cándida y grave
tiene un maléfico encanto;
clavel vestido de lirio,
trasciende a llama y milagro!…
Sus alas blancas me turban
como dos cálidos brazos;

ningunos labios ardieron
como su pico en mis manos;
ninguna testa ha caído
tan lánguida en mi regazo;

ninguna carne tan viva
he padecido o gozado:
viborean en sus venas
filtros dos veces humanos!

Advertisement

Del rubí de la lujuria
su testa está coronada:
y va arrastrando el deseo
en una cauda rosada…

Agua le doy en mis manos
y él parece beber fuego,
y yo parezco ofrecerle
todo el vaso de mi cuerpo…

Y vive tanto en mis sueños,
Y ahonda tanto en mi carne,
que a veces pienso si el cisne
con sus dos alas fugaces,

Advertisement

sus raros ojos humanos
y el rojo pico quemante,
es solo un cosne en mi lago
o es en mi vida un amante…

Al margen del lago claro
yo le interrogo en silencio…
y el silencio es una rosa
sobre su pico de fuego…
Pero en su carne me habla
y yo en mi carne le entiendo.

-A veces ¡toda! soy alma;
y a veces ¡toda! soy cuerpo.-
Hunde el pico en mi regazo
y se queda como muerto…

Advertisement

Y en la cristalina página,
en el sensitivo espejo
del algo que algunas veces
refleja mi pensamiento,
¡el cisne asusta, de rojo,
y yo, de blanca, doy miedo!

En tus ojos

Los ojos son uno de los tantos elementos que los poetas han utilizado para dar vía a sus poemas, y es que hay muchos quienes consideran que los ojos son las ventanas del alma y que una mirada puede contar las verdades que las palabras ocultan.

Este poema de Delmira Agustini se inspira en los ojos y describe un escenario interesante.

Advertisement

¡Ojos a toda luz y a toda sombra!
Heliotropos del Sueño! Plenos ojos
que encandiló el Milagro y que no asombra
jamás la vida… Eléctricos cerrojos
de profundas estancias; claros broches,
broches oscuros, húmedos, temblantes,
para un collar de días y de noches…
Bocas de abismo en labios centelleantes;

natas de amargas mares nunca vistas;
claras medallas; tétricos blasones;
capullos de dos noches imprevistas
y madreperlas de constelaciones…

¿Sabes todas las cosas palpitantes,
inanimadas, claras, tenebrosas,
dulces, horrendas, juntas o distantes,
que pueden ser tus ojos?… ¡Tantas cosas

Advertisement

que se nombraran infinitamente!…
Maravilladas veladoras mías
que en fuego bordan visionariamente
la trama de mis noches y mis días!…
Lagos que son también una corriente…

¡Jardines de los iris! devorados
por dos fuentes que eclipsan los tesoros
sombríos más sombríos, más preciados..
Firmamentos en flor de meteoros;

fondos marinos, cristalinas grutas
donde se encastilló la Maravilla;
faros que apuntan misteriosas rutas…
Caminos temblorosos de una orilla

Advertisement

desconocida; lámparas votivas
que se nutren de espíritus humanos
y que el milagro enciende; gemas vivas
y hoy por gracia divina, ¡siemprevivas!
y en el azur del Arte, ¡astros hermanos!

Tú dormías

Nuevamente la escritora nos sorprende con un verso cargado de elementos románticos que describen situaciones apasionada. Si estas en busca de un poema especial para dedicar a tu pareja este puede ser todo lo que necesitas.

Engastada en mis manos fulguraba

Advertisement

como extraña presea, tu cabeza;

yo la ideaba estuches, y preciaba

luz a luz, sombra a sombra su belleza.

Advertisement

En tus ojos tal vez se concentraba

la vida, como un filtro de tristeza

en dos vasos profundos… Yo soñaba

Advertisement

que era una flor de mármol tu cabeza…

Cuando en tu frente nacarada a luna,

como un monstruo en la paz de una laguna

Advertisement

surgió un enorme ensueño taciturno…

¡Ah! tu cabeza me asustó… Fluía

de ella una ignota vida… Parecía

Advertisement

no sé qué mundo anónimo y nocturno…

Poemas Cortos de Delmira Agustini

El alto contenido erótico que se encontraba en los poemas de Delmira Agustini, deja perpleja a la sociedad de la época. Sus versos en múltiples ocasiones fueron tachados de incorrectos, en particular aquellos que relacionan amor y sexo.

+13 Poemas de Delmira Agustini ¡Versos eróticos!

Advertisement

Y es que este era un hecho inaudito en una mujer de su tiempo, constituyen un auténtico escándalo social. Sin embargo a pesar de ello creo con su poesía una imagen de belleza y originalidad, plasmando en sus versos un mundo sombrío y atormentado, con versos de una musicalidad excepcional.

Además, su lirismo llega a profundidades metafísicas que contrastan con su juventud. Conoce otros poemas de Delmira Agustini y indaga más sobre el estilo característico de la escritora.

Amor

El amor es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista, pero en el ámbito de la poesía, el amor es el principal motor pues gran cantidad de obras están enfocadas en él. Este poema de Delmira Agustini no es la excepción, en el se puede notar un aura de romance y pasión típica de la escritora uruguaya.

Advertisement

Lo soñé impetuoso, formidable y ardiente;
hablaba el impreciso lenguaje del torrente;
era un mar desbordado de locura y de fuego,
rodando por la vida como un eterno riego.

Luego soñélo triste, como un gran sol poniente
que dobla ante la noche la cabeza de fuego;
después rió, y en su boca tan tierna como un ruego,
soñaba sus cristales el alma de la fuente.

Y hoy sueño que es vibrante y suave y riente y triste,
que todas las tinieblas y todo el iris viste,
que, frágil como un ídolo y eterno como Dios,

Advertisement

sobre la vida toda su majestad levanta:
y el beso cae ardiendo a perfumar su planta
en una flor de fuego deshojada por dos.

Día nuestro

Todos tenemos un día maravilloso que recordamos con alegría y gozo, en este poema de Delmira Agustini ese día es representado con palabras. Se trata de una composición de sus autoría dedicada al amor.

Advertisement

 

-La tienda de la noche se ha rasgado hacia Oriente.-
Tu espíritu amanece maravillosamente;
su luz penetra en mi alma como el sol a un vergel…

-Pleno sol. Llueve fuego. -Tu amor tienta, es la gruta
afelpada de musgo, el arroyo, la fruta,
la deleitosa fruta madura a toda miel.

Advertisement

-El Ángelus. -Tus manos son dos alas tranquilas,
mi espíritu se dobla como un gajo de lilas,
y mi cuerpo te envuelve… tan sutil como un velo.

-El triunfo de la noche. -De tus manos, más bellas,
fluyen todas las sombras y todas las estrellas,
y mi cuerpo se vuelve profundo como un cielo!

Desde lejos

El amor de lejos es complicado y muchos escritores han plasmado sus pensamiento hacia este hecho, este poema de Delmira Agustini describe como se siente la escritora hasta un amor que no se puede vivir a plenitud ya que se encuentra separado por la distancia física.

Advertisement

En el silencio siento pasar hora tras hora
como un cortejo lento, acompasado y frío
¡Ah, cuando tú estás lejos de mi alma todo llora,
y al rumor de tus pasos hasta en sueños sonrío!

Yo sé que volverás, que brillará otra aurora
en mi horizonte grave como un sueño sombrío;
revivirá en mis bosques tu gran risa sonora
que los cruzaba alegre como el cristal de un río.

Un día, al encontrarnos tristes en el camino
yo puse entre tus manos mi pálido destino.
¡Y nada más hermoso jamás han de ofrecerte!

Advertisement

Mi alma es, frente a tu alma, como el mar frente al cielo:
pasarán entre ellas, cual la sombra de un vuelo,
la Tormenta y el Tiempo y la Vida y la Muerte!

La cita

Seguramente pensaste que se habían terminado los poemas apasionados de la escritora uruguaya, pero no, continuamos con un poema de Delmira Agustini que nos invita a envolvernos con una historia llega de romance y sensualidad.

En tu alcoba techada de ensueños, haz derroche
de flores y de luces de espíritu; mi alma
calzada de silencio y vestida de calma
irá a ti por la senda más negra de esta noche.

Advertisement

Apaga las bujías para ver cosas bellas;
cierra todas las puertas para entrar la ilusión;
arranca del misterio un manojo de estrellas
y enflora como un vaso triunfal tu corazón.

Y esperarás sonriendo, y esperarás llorando!…
Cuando llegue mi alma, tal vez reces pensando
que el cielo dulcemente se derrama en tu pecho….

Para el amor divino ten un diván de calma,
y con el lirio místico que es su arma, mi alma
apagará una a una las rosas de tu lecho.

Advertisement

Los relicarios dulces

Este poema de Delmira Agustini nos regala un relato sincero que nos invita a reflexionar en el amor y como las personas dejan huellas en nosotros, tan influyentes que nos hacen cambiar partes de nuestra personalidad. La escritora en este texto describe como un profundo dolor la llevo a convertirse en una persona nueva.

Hace tiempo, algún alma ya borrada fue mía.
Se nutrió de mi sombra… Siempre que yo quería
el abanico de oro de su risa se abría,
o su llanto sangraba una corriente más;

alma que yo ondulaba, tal una cabellera
derramada en mis manos… Flor del fuego y la cera,
murió de una tristeza mía… Tan dúctil era,
tan fiel, que a veces dudo si pudo ser jamás…

Advertisement

La barca milagrosa

Un poema de Delmira Agustini lleno de esperanza es el que tenemos a continuación, una composición hermosa que plasma el estilo original de la escritora, el mismo que hemos podido apreciar a lo largo de este recorrido por sus poemas más interesantes y llenos de romance.

Preparadme una barca como un gran pensamiento…
La llamarán «La Sombra» unos, otros «La Estrella».
No ha de estar al capricho de una mano ó de un viento:
Yo la quiero consciente, indominable y bella!

La moverá el gran ritmo de un corazón sangriento
De vida sobrehumana; he de sentirme en ella
Fuerte como en los brazos de Dios! En todo viento,
En todo mar templadme su prora de centella!

Advertisement

La cargaré de toda mi tristeza, y, sin rumbo,
Iré como la rota corola de un nelumbo
Por sobre el horizonte líquido de la mar…

Barca, alma hermana; hacia qué tierras nunca vistas,
De hondas revelaciones, de cosas imprevistas
Iremos?… Yo ya muero de vivir y soñar…

La ruptura

Este es el último poema de Delmira Agustini que mostraremos en esta oportunidad, se trata de una composición corta que arroja una sensación de tristeza, marcando la diferencia de los demás poemas vistos hasta ahora. En este verso la escritora describe como se siente ante la perdida de algo que representaba gran importancia en su vida.

Advertisement

Érase una cadena fuerte como un destino,
Sacra como una vida, sensible como un alma;
La corté con un lirio y sigo mi camino
Con la frialdad magnífica de la Muerte… con calma

Curiosidad mi espíritu se asoma a su laguna
Interior, y el cristal de las aguas dormidas,
Refleja un dios o un monstruo, enmascarado

Delmira Agustine fue atada por las pasiones y se casó Enrique Job Reyes, pero el matrimonió solo duro 52 días, pues la escritura alegó maltratos. Este hecho la posicionó como la pionera en este proceso.

Advertisement

Sin embargo, a pesar de su divorcio continuo viendo a sus ex pareja, hasta que un día aparece el cadáver de Delmira y junto a el de él. Presuntamente Enrique acabó con la vida de la escritora movido por los celos, e incapaz de enfrentarse a una vida sin ella, se suicidó.

Tristemente el mundo de la literatura perdió una fantástica escritora, pero aún conserva su extraordinario legado.

Déjanos un comentario y no olvides visitar los demás contenidos que tenemos sobre poesía y gramática.

Advertisement
Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *