+20 Poemas de Lope de Vega ¡Colmados de amor!

Advertisement

Siendo uno de los poetas y dramaturgo más importante del Siglo de Oro, Félix Lope de Vega y Carpio, o simplemente, Lope de Vega, procedía de una familia humilde.

En su obra, cultivó todos los géneros literarios. Renovó las fórmulas del teatro español en un momento en el que el teatro comenzaba a ser un fenómeno cultural de masas.

Lope de Vega, con una vida agitada y alejado de las normas, su obra poética se sirvió de todas las formas posibles; le atrajo por igual la lírica popular y la culterana, aunque, en general, defendió el «verso claro».

Advertisement

Tiene poemas extensos y unitarios, de tono narrativo y asunto a menudo épico o mitológico.

Como primer escritor profesional de la literatura española, pleiteó para conseguir derechos de autor sobre quienes imprimían sus comedias sin su permiso.


Lope de Vega era llamado el Fénix de los ingenios.

Advertisement

Participó en expediciones de su época; ocupó cargos públicos de importancia, se casó dos veces; su vida amorosa fue muy intensa, ya que mantuvo relaciones con numerosas mujeres.

Incluso después de haber sido ordenado sacerdote. Fue desterrado y fallece en 1635, en Madrid, España.

Poemas de Lope de Vega

Las obras del poeta Lope de Vega, tienen tanta relevancia que sus poemas siguen representándose en la actualidad y constituyen una de las más altas cotas alcanzadas en la literatura y las artes españolas.

Advertisement

En sus 73 años de vida se le atribuyen alrededor de 3.000 sonetos, tres novelas, cuatro novelas cortas, nueve epopeyas, tres poemas didácticos y casi 2.000 comedias.


En la literatura era considerado como el mayor enemigo de Cervantes quien lo apodó Monstruo de Naturaleza

En 1587 Lope de Vega fue encarcelado a causa de los escritos contra Elena Osorio, pero en prisión siguió redactando otros nuevos, lo que le valió una sentencia de destierro durante cuatro años y del reino de Castilla durante dos.

Advertisement

A los 25 años Lope de Vega ya era lo que hoy describiríamos como un triunfador: un joven famoso y, probablemente, el mejor poeta dramático de España, a pesar de su destierro en Valencia.

Anticipó la púrpura olorosa

En este exquisito poema de Lope de Vega, nos presenta una representación sobre los corta que puede llegar a ser la vida de los hombres.

Anticipó la púrpura olorosa
un temprano clavel; Fabio admirado
dijo a Fenisa que bajaba al prado:
«Corta su breve vida, Parca hermosa».

Advertisement

«Lástima fuera», respondió piadosa,
y dejóle con vida y enojado,
y Fabio de sus labios engañado
dejó el clavel y respetó la rosa.

¡Ay, necio Fabio! La siguiente aurora,
de un etiope vil la negra mano,
en el jardín entrándose a deshora,

cortó el clavel y le gozó tirano.
Así perdida la ocasión se llora
y al más indigno se defiende en vano.

Advertisement

La anunciación

Así como sus contemporáneos colegas, el poeta Lope de Vega, emprende el poema religioso que señala la anunciación de María, la Virgen, en la religión católica.

Estaba María santa
Contemplando las grandezas
De la que de Dios sería
Madre santa y Virgen bella

El libro en la mano hermosa,
Que escribieron los profetas,
Cuanto dicen de la Virgen

Advertisement

¡Oh qué bien que lo contempla!
Madre de Dios y virgen entera,
Madre de Dios, divina doncella.

Bajó del cielo un arcángel,
Y haciéndole reverencia,
Dios te salve, le decía,
María, de gracia llena.

Admirada está la Virgen
Cuando al Sí de su respuesta
Tomó el Verbo carne humana,
Y salió el sol de la estrella.

Advertisement

Madre de Dios y virgen entera,
Madre de Dios, divina doncella.

Noche

La sencillez de los versos de Lope de Vega atraen a los lectores y en esta oportunidad sobre la mítica Noche, nos refleja aquello que podemos percibir durante la “oscuridad”.

Advertisement

Noche fabricadora de embelecos,
loca, imaginativa, quimerista,
que muestras al que en ti su bien conquista,
los montes llanos y los mares secos;

habitadora de cerebros huecos,
mecánica, filósofa, alquimista,
encubridora vil, lince sin vista,
espantadiza de tus mismos ecos;

la sombra, el miedo, el mal se te atribuya,
solícita, poeta, enferma, fría,
manos del bravo y pies del fugitivo.

Advertisement

Que vele o duerma, media vida es tuya;
si velo, te lo pago con el día,
y si duermo, no siento lo que vivo.

Ausencia

Uno de sus más importantes poemas Ausencia nos detalla sobre la ida, la partida, todo lo que representa ése vacío que tienen los seres humanos al presenciar la ausencia.

Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma y ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

Advertisement

arder como la vela y consumirse
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir pues resta sobre fe paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma, y en la vida infierno.

Advertisement

Las pajas del pesebre

Así como encontramos poemas de amor, políticos, sobre mujeres, odio, también, posee poemas que van dirigidos a los temas que la sociedad nos envuelve, en este caso la navidad.

Las pajas del pesebre
niño de Belén
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

Lloráis entre pajas,
del frío que tenéis,
hermoso niño mío,
y del calor también.

Advertisement

Dormid, Cordero santo;
mi vida, no lloréis;
que si os escucha el lobo,
vendrá por vos, mi bien.

Dormid entre pajas
que, aunque frías las veis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

Las que para abrigaros
tan blandas hoy se ven,
serán mañana espinas
en corona cruel.

Advertisement

Mas no quiero deciros,
aunque vos lo sabéis,
palabras de pesar
en días de placer;

que aunque tan grandes deudas
en pajas las cobréis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

Dejad en tierno llanto,
divino Emmanuel;
que perlas entre pajas
se pierden sin por qué.

Advertisement

No piense vuestra Madre
que ya Jerusalén
previente sus dolores
y llora con José;

que aunque pajas no sean
corona para rey,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

Advertisement

Poemas de amor de Lope de Vega

El poeta Lope de Vega, además de su talento innato para la versificación y su genio literario, poseía encanto personal, simpatía y atractivo físico que le abrían las puertas de los palacios, a pesar de su origen humilde.

En 1589 murió su madre y, aunque jamás apareció en sus obras, ese hecho produjo notables cambios en su vida.

Tras la muerte de una hija y de su esposa, durante el parto, fue que conquistó un poco más de fama con el poema El Isidro y la Dragontea, donde narraba las correrías de Francis Drake, ‘el Dragón’.

Advertisement
Fue a Lisboa para embarcar como voluntario en la Armada Invencible

Quien no sabe de amor vive entre fieras

Su proyección sobre el amor es directa, así como el título de este poema, que nos es más que una reflexión sobre qué es, o cómo debe ser el amor.

Quién no sabe de amor vive entre fieras;
Quién no ha querido bien, fieras espante,
O si es Narciso de sí mismo amante,
Retrátese en las aguas lisonjeras.

Quien en las flores de su edad primeras
Se niega a amor no es hombre que es diamante;
Que no lo puede ser el que ignorante,
Ni vio sus burlas ni temió sus veras.

Advertisement

¡Oh, natural amor! Qué bueno y malo,
En bien y en mal te alabo y te condeno,
Y con la vida y con la muerte igualo:

Eres en un sujeto, malo y bueno,
O bueno al que te quiere por regalo,
Y malo al que te quiere por veneno.

Esto es amor

Como un gran volcán en explosión, es lo que nos muestra siguiente poema de Lope de Vega, que define con adjetivos el significado de lo que podría ser amor.

Advertisement
Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño;
creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

A una dama que salió revuelta una mañana

Y como era de esperarse de un galán y literato, en el siguiente poema, Lope de Vega expresa la singularidad y el hechizo que causa el amor en una mujer.

Hermoso desaliño, en quien se fía
cuanto después abrasa y enamora,
cual suele amanecer turbada aurora,
para matar de sol al mediodía.

Solimán natural, que desconfía
el resplandor con que los cielos dora;
dajad la arquilla, no os toquéis, señora,
tóquese la vejez de vuestra tía.

Advertisement

Mejor luce el jazmín, mejor la rosa
por el revuelto pelo en la nevada
columna de marfil, garganta hermosa.

Para la noche estáis mejor tocada;
que no anocheceréis tan aliñosa
como hoy amanecéis desaliñada.

¿Quién mata con más rigor?

Expresar el mayor sentimiento de los seres humanos, como es el amor, es una invitación constante a la reflexión. En este poema, expresa las diferentes formas como podemos manifestar sobre el amor.

Advertisement

¿Quién mata con más rigor?
Amor.
¿Quién causa tantos desvelos?
Celos.
¿Quién es el mal de mi bien?
Desdén

¿Qué más que todos también
una esperanza perdida,
pues que me quitan la vida
amor, celos y desdén?

¿Qué fin tendrá mi osadía?
Porfía.
¿Y qué remedio mi daño?
Engaño.
¿Quién es contrario a mi amor?
Temor.

Advertisement

Luego es forzoso el rigor,
y locura el porfiar ,
pues mal se pueden juntar
porfía, engaño y temor.

¿Qué es lo que el amor me ha dado?
Cuidado.
¿Y qué es lo que yo le pido?
Olvido.
¿Qué tengo del bien que veo?
Deseo.

Si en tal locura me empleo,
que soy mi propio enemigo,
presto acabarán conmigo
cuidado, olvido y deseo.

Advertisement

Nunca mi pena fue dicha.
Desdicha.
¿Qué guarda mi pretensión?
Ocasión.
¿Quién hace a amor resistencia?
Ausencia.

Pues ¿dónde hallará paciencia,
aunque a la muerte le pida,
si me han de acabar la vida
desdicha, ocasión y ausencia?

Más contenido que te encantará

Advertisement

No sabe qué es amor quien no te ama…

Como contra parte al primer poema expuesto en esta selección de poemas de amor, en este poema de Lope de Vega, expresa la otra cara de la moneda del amor.

No sabe qué es amor quien no te ama,
celestial hermosura, esposo bello,
tu cabeza es de oro, y tu cabello
como el cogollo que la palma enrama.

Tu boca como lirio, que derrama
licor al alba, de marfil tu cuello;
tu mano en torno y en su palma el sello
que el alma por disfraz jacintos llama.

Advertisement

¡Ay Dios!, ¿en qué pensé cuando,
dejando tanta belleza y las mortales viendo,
perdí lo que pudiera estar gozando?

Mas si del tiempo que perdí me ofendo,
tal prisa me daré, que aun hora amando
venza los años que pasé fingiendo.

Poemas cortos de Lope de Vega

Lope de Vega destacó por su orden y fuerza de voluntad a la hora de trabajar, convirtiéndose en un torrente de escritura, sobre todo en poesía lírica y comedias, impresas estas muchas veces sin su permiso y sin corregir.

Advertisement

A los 38 años pudo, por fin, editar parte de su obra sin los errores de otros y se convirtió en el primer escritor profesional de la literatura española.

En enero de 1610 Lope de Vega ingresó en la Congregación de Esclavos del Santísimo Sacramento para enderezar su vida.

Yo vengo de ver

Así como el exitoso poeta conquistó a la literatura universal con sus hermosos poemas, también encontramos singulares poemas cortos en este caso desde la visión de un niño pequeño.

Yo vengo de ver, Antón,
un niño en pobrezas tales,
que le di para pañales
las telas del corazón.

Advertisement

El firme amor

Y continuando en la línea amorosa de Lope de Vega, nos encontramos con el poema corto El firme amor, que señala sobre la belleza de mujer, y cómo este se transforma en amor.

Miré, señora, la ideal belleza,
guiándome el amor por vagarosas
sendas de nueve cielos,
y absorto en su grandeza,

las ejemplares formas de las cosas
bajé a mirar en los humanos velos,
y en la vuestra sensible
contemplé la divina inteligible.

Advertisement

Y viendo que conforma
tanto el retrato a su primera forma,
amé vuestra hermosura,
imagen de su luz divina y pura,

haciendo, cuando os veo,
que pueda la razón más que el deseo.
Y pues por ella sola me gobierno,
amor, que todo es alma, será eterno.

Advertisement

A una rosa

Para emular la sutileza y belleza que representa la mujer, como deidad del amor, el poeta Lope de Vega, nos describe esa conquista que sutilmente hace la mujer hacia el hombre.

¡Con qué artificio tan divino sales
de esa camisa de esmeralda fina,
oh rosa celestial alejandrina,
coronada de granos orientales!

Ya en rubíes te enciendes, ya en corales,
ya tu color a púrpura se inclina
sentada en esa basa peregrina
que forman cinco puntas desiguales.

Advertisement

Bien haya tu divino autor, pues mueves
a su contemplación el pensamiento,
o aun a pensar en nuestros años breves.

Así la verde edad se esparce al viento,
y así las esperanzas son aleves
que tienen en la tierra el fundamento…

Ir y quedarse

Dedicado a la partida de una gran amor, Lope de Vega expresa ese sentimiento de vacío que deja la partida del ser amado, con destacables adjetivos te envuelve en su ausencia.

Advertisement

Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, y ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse,
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada sobre fe paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

Advertisement

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma, y en la vida infierno.

A Lupercio Leonardo

Ya más al estilo clásico de los poetas, en este poema de Lope de Vega, titulado con el nombre del poeta español, para reflejar el amor por la poesía.

Advertisement

Pasé la mar cuando creyó mi engaño
que en él mi antiguo fuego se templara,
mudé mi natural, porque mudara
naturaleza el uso, y curso el daño.

En otro cielo, en otro reino extraño,
mis trabajos se vieron en mi cara,
hallando, aunque otra tanta edad pasara,
incierto el bien, y cierto el desengaño.

El mismo amor me abrasa y atormenta,
y de razón y libertad me priva.
¿Por qué os quejáis del alma que le cuenta?

Advertisement

¿Qué no escriba decís, o que no viva?
Haced vos con mi amor que yo no sienta,
que yo haré con mi pluma que no escriba.

Poemas para niños de Lope de Vega

En el siguiente segmento conoceremos más poemas del grandioso Lope de Vega. Siendo un gran poeta de su tiempo, dedicó espacios incluso para los más pequeños.

Quienes a través de sus versos pueden comprender la literatura; así como, el marco social donde se desenvuelven.

Advertisement

Son históricos sus poemas referidos a los más pequeños, ya que son sencillos, directos y de fácil entendimiento, lo que hace que el enriquecimiento del niño desde la simpleza del juego.

El constante aprendizaje que requiere para su formación y accionar en la vida cotidiana. Estos poemas tienen casi cuatrocientos años y, sin embargo, siguen estando hoy vigentes y a tus hijos les van a encantar.

Los poemas nos adentran en lo que es la construcción de los versos.

Pues andáis en las palmas

Para los más pequeños, es el siguiente poema de Lope de Vega, que más bien viene representado las clásicas canciones de cuna dedicadas a los infantes recién nacidos.

Advertisement

Pues andáis en las palmas,
Ángeles santos,
Que se duerme mi Niño,
Tened los ramos,
Palmas de Belén

Que mueven, airados,
Los furiosos vientos
Que suenan tanto,
No le hagáis ruido,

Corred más paso;
Que se duerme mi Niño,
Tened los ramos,
El Niño divino,

Advertisement

Que está cansado
De llorar en la tierra
Por su descanso,
Sosegar quiere un poco

Del tierno llanto;
Que se duerme mi Niño,
Tened los ramos,
Rigurosos hielos

Le están cercando;
Ya veis que no tengo
Con qué guardarlo;
Ángeles divinos,

Advertisement

Que vais volando,
Que se duerme mi Niño,
Tened los ramos.

Soneto de repente

Más complejo, nos presenta el poeta Lope de Vega, el siguiente poema, que nos adentra en lo que es la construcción de los versos, y de esta manera involucrar al pequeño en la redacción de poemas.

Advertisement

Un soneto me manda hacer Violante;
en mi vida me he visto en tal aprieto,
catorce versos dicen que es soneto,
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante
y estoy a la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto,
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando,
y aún parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Advertisement

Ya estoy en el segundo, y aún sospecho
que estoy los trece versos acabando:
contad si son catorce, y está hecho.

Las mañanicas

Como todos los pequeños, le ponen ciertos nombres que de acuerdo con nuestra conjugación no es correcta, sin embargo, con las Mañanicas de Lope de Vega, nos involucra en el mundo infantil desde el título.

En las mañanicas
del mes de mayo
cantan los ruiseñores.
Retumba el campo.

Advertisement

En las mañanicas,
como son frescas,
cubren ruiseñores
las alamedas.

Ríense las fuentes
tirando perlas
a las florecillas
que están más cerca.

Vístense las plantas
de varias sedas,
que sacar colores
poco les cuesta.

Advertisement

Los campos alegran
tapetes varios,
cantan los ruiseñores
retumba el campo.

Sale el mayo hermoso
con los frescos vientos
que le ha dado marzo
de céfiros bellos.

Las lluvias de abril
flores le trajeron:
púsose guirnaldas
en los rojos cabellos.

Advertisement

Los que eran amantes
amaron de nuevo
y los que no amaban
a buscarlo fueron.

Y luego que vieron
mañanas de mayo,
cantan los ruiseñores,
retumba el campo.

La nena astuta

Así como hace reverencia a la mujer, también lo hace con tal sutileza para referirse a las niñas o pequeñas. Ser tratadas así desde niñas es lo ideal.

Advertisement

La nena astuta
Un lobito muy zorro junto a un cortijo
se ha encontrado a una niña
y así le dijo:

– Mira niña, vente conmigo a mi viña
y te daré uvas y castañas.

Y respondió la niña:
– No, que me engañas.

Advertisement

Los ratones

Y para finalizar la selección de poemas, encontramos un clásico con el tema del ratón y el gato. Tradicional, que aún hoy día sigue vigente entre los más pequeñines.

Juntáronse los ratones
para librarse del gato;
y después de largo rato
de disputas y opiniones,

Advertisement

dijeron que acertarían
en ponerle un cascabel,
que andando el gato con él,
librarse mejor podrían.

Salió un ratón barbicano,
colilargo, hociquirromo
y encrespando el grueso lomo,
dijo al senado romano,
después de hablar culto un rato:

¿Quién de todos ha de ser
el que se atreva a poner
ese cascabel al gato?

Advertisement

No olvides dejarnos tu comentario, porque en Escribirte nos importa lo que piensas.

Advertisement
Advertisement
Advertisement