+5 Poemas de Rafael Alberti ¡Un poeta influyente!

Poemas de rafael alberti

Rafael Alberti es uno de los poetas más influyentes de la poesía española del siglo XX y uno de los más destacados miembros de la Generación del 27.

Exiliado tras la Guerra Civil Española por su activismo político, Alberti regresó a España cuando se instauró la monarquía constitucional tras la muerte del dictador Francisco Franco.

+5 Mas importante poemas de Rafael Alberti

Tras dejar España, Rafael Alberti vivió en París, Francia, ciudad que tuvo que abandonar por ser catalogado como un comunista peligroso por el gobierno del país europeo.

Luego se trasladaría a Buenos Aires, Argentina.  También pasó por Chile, donde conoció a su colega en letras Pablo Neruda.

Su última parada fue Roma, Italia, donde Rafael Alberti vivió hasta que pudo regresar a España.

Rafael Alberti, y su prosa sentida y sencilla, siempre vivirá en los corazones de sus lectores.  Repasemos estos 5 poemas para recordar a Rafael Alberti.

5. A galopar

Un poema dedicado a su natal España, a su amada España que tuvo que abandonar durante demasiados años.

En este poema, Rafael Alberti llama al pueblo español a galopar, a superar y salir adelante, a derrocar la dictadura franquista.

Un poema con un mensaje de lucha.

Las tierras, las tierras, las tierras de España,
las grandes, las solas, desiertas llanuras.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
al sol y a la luna.

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!
A corazón suenan, resuenan, resuenan,
las tierras de España, en las herraduras.

Galopa, jinete del pueblo
caballo de espuma
¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!

Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie;
que es nadie la muerte si va en tu montura.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo
que la tierra es tuya.

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!

4. Cúbreme, amor, el cielo de la boca

Un poema romántico que nos regala Rafael Alberti. Romanticismo y sensualidad rebosan en estos versos de Alberti, dedicado a una mujer a la que debió amar profundamente.

Cúbreme, amor, el cielo de la boca
con esa arrebatada espuma extrema,
que es jazmín del que sabe y del que quema,
brotado en punta de coral de roca.

Alóquemelo, amor, su sal, aloca
Tu lancinante aguda flor suprema,
Doblando su furor en la diadema
del mordiente clavel que la desboca.

¡Oh ceñido fluir, amor, oh bello
borbotar temperado de la nieve
por tan estrecha gruta en carne viva,

para mirar cómo tu fino cuello
se te resbala, amor, y se te llueve
de jazmines y estrellas de saliva!

3. Lo que dejé por ti

Un poema que a todas luces Rafael Alberti escribió cuando vivió en Roma, ciudad que lo acogió desde 1963 a 1977, cuando volvió a su amada España.

Un canto a Roma y un reclamo a que le dé más de lo que dejó para disfrutarla.

Dejé por ti mis bosques, mi perdida
arboleda, mis perros desvelados,
mis capitales años desterrados
hasta casi el invierno de la vida.

Dejé un temblor, dejé una sacudida,
un resplandor de fuegos no apagados,
dejé mi sombra en los desesperados
ojos sangrantes de la despedida.

Dejé palomas tristes junto a un río,
caballos sobre el sol de las arenas,
dejé de oler la mar, dejé de verte.

Dejé por ti todo lo que era mío.
Dame tú, Roma, a cambio de mis penas,
tanto como dejé para tenerte.

2. Madrid

Rafael Alberti, que vivió en el exilio casi 30 años, nunca olvidó a su España del alma.

En este poema, muy corto pero hermoso, le canta a Madrid, la ciudad capital.

Por amiga, por amiga.
Sólo por amiga.

Por amante, por querida.
Sólo por querida.

Por esposa, no.
Sólo por amiga.

1. Te digo adiós, amor, y no estoy triste

Otro de los poemas románticos de Rafael Alberti, dedicado a un amor que se fue, pero que siempre estará presente en su corazón.

Te digo adiós, amor, y no estoy triste.
Gracias, mi amor, por lo que ya me has dado,
un solo beso lento y prolongado
que se truncó en dolor cuando partiste.

No supiste entender, no comprendiste
que era un amor final, desesperado,
ni intentaste arrancarme de tu lado
cuando con duro corazón me heriste.

Lloré tanto aquel día que no quiero
pensar que el mismo sufrimiento espero
cada vez que en tu vida reaparece
ese amor que al negarlo te ilumina.

Tu luz es él cuando mi luz decrece,
tu solo amor cuando mi amor declina.

Rafael Alberti es, sin duda, uno de los más grandes exponentes de la poesía, no sólo española, sino hispanoamericana.

Su obra, ha trascendido fronteras y es hoy más que nunca un referente.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo sobre 5 poemas para recordar a Rafael Alberti?

¡Coméntanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *