+15 Poemas de 6 versos (+Ejemplos faciles para niños)

Poemas de 6 versos

Poemas de 6 versos (Ejemplos fáciles para niños) Los poemas reconfortan pues la palabra, la herramienta más poderosa del ser humano.

Puede hacer que las penas se disipen atrayendo sentimientos hermosos que nos llenan de optimismo y vitalidad.

Desde luego, pueden generar todo lo contrario, y sumir al lector en un espiral depresivo o lleno de negatividad.

+15 Ejemplos de poemas de 6 versos

Vamos a revisar estos poemas de 6 versos para ver cuáles son las palabras que escogieron los autores para compartir.

Poemas de 6 versos

La belleza puede ser vista desde muchas ópticas y también expresada en estrofas.

15. Armonía de la palabra y el instinto (Julia de Burgos)

Las palabras pueden ser fuente de inspiración para muchas cosas. A través de la historia las palabras han logrado hazañas de enormes magnitudes.

Y, en la cotidianidad, también tienen ganancias palpables. Vamos a ver que nos dice Julia de Burgos con este poema de 6 versos.

«Hasta el aire espigóse en levedades
cuando caí rendida en tu mirada;
y una palabra, aún virgen en mi vida,
me golpeó el corazón, y se hizo llama
en el río de emoción que recibía,
y en la flor de ilusión que te entregaba».

14. Canción de la verdad sencilla (Julia de Burgos)

Claramente unas letras insufladas de amor que demuestran el talante sentimental de la autora al momento de escribir este poema de 6 versos.

«No es él el que me lleva?
Es mi vida que en su vida palpita.
Es la llamada tibia de mi alma
que se ha ido a cantar entre sus rimas.
Es la inquietud de viaje de mi espíritu
que ha encontrado en su rumbo eterna vía».

13. Ya se fue la ciudad (Pablo Neruda)

El agotamiento mental o sentimental a veces consume más que el físico, y con estas palabras que conforman un poema de 6 versos nos lo explica Neruda.

«Hasta que al fin caemos en el tiempo, tendidos,
y nos lleva, y ya nos fuimos, muertos,
arrastrados sin ser, hasta no ser ni sombra,
ni polvo, ni palabra, y allí se queda todo
y en la ciudad en donde no viviremos más
se quedaron vacíos los trajes y el orgullo».

12. Walking around (Pablo Neruda)

Pasear está subestimado, es un buen ejercicio y distrae la mente, y ¿qué podemos encontrar mientras pasamos el rato divagando un poco?.

Pablo Neruda nos echa el cuento en estos versos.

«Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias».

11. When you are smiling (Mario Benedetti)

Claramente podemos percatarnos de que el autor está totalmente enamorado.

Su apreciación de la vida está determinada por la sonrisa y los afectos de una fémina.

«When you are smiling
ocurre que tu sonrisa es la sobreviviente
la estela que en ti dejo el futuro
la memoria del horror y la esperanza
la huella de tus pasos en el mar
el sabor de la piel y su tristeza».

10. Una mujer desnuda y en lo oscuro (Mario Benedetti)

El calor de una caricia, la mirada incitante y las curvas de una mujer, para el autor, valen más que cualquier luz, vela, luna o halo.

«Una mujer desnuda y en lo oscuro
tiene una claridad que nos alumbra
de modo que si ocurre un desconsuelo
un apagón o una noche sin luna
es conveniente y hasta imprescindible
tener a mano una mujer desnuda».

09. Última noción de Laura (Mario Benedetti)

Un poema escrito por Benedetti desde la óptica de una mujer que ama con fiereza a Martín Santomé, la fuente de sus amores.

Es en este gran poema en el que el autor expresa: «usted no sabe cómo yo valoro su sencillo coraje de quererme», frase que le permitirá ser eternamente recordado.

«Usted es la respuesta que yo esperaba
a una pregunta que nunca he formulado
usted es mi hombre
y yo la que abandono
usted es mi hombre
y yo la que flaqueó».

08. Yo canto lo que tú amabas (Gabriela Mistral)

Muchas veces las personas cambian con el tiempo, pueden mejorar sus defectos y así ir puliendo su personalidad.

En este poema de 6 versos, Mistral expresa que, ha pesar de lo que parece, sigue siendo la misma e invita a descubrirlo en compañía de la noche y sus placeres.

«Soy la misma que fue tuya, vida mía.
Ni lenta ni trascordada ni perdida.
Acude al anochecer, vida mía;
ven recordando un canto, vida mía,
si la canción reconoces de aprendida
y si mi nombre recuerdas todavía».

+5 Poemas de 6 versos fáciles para niños de primaria

El alma obtiene su alimento de cosas sublimes como las palabras.

En Escribirte queremos mostrarte que los poemas de 6 versos sirven para enriquecer la vida propia y la de aquellos a los que más amamos.

Poemas de 6 versos

Para los grandes poetas, decir mucho en poemas de 6 versos es cosa sencilla.

05. Riqueza (Gabriela Mistral)

Un juego de palabras maravilloso que podría referirse al hecho de que las diferencias, cuando se saben manejar, no son fuente de discordia sino de enriquecimiento.

«¡Ay, qué amante es la rosa
y qué amada la espina!
Como el doble contorno
de dos frutas mellizas
tengo la dicha fiel
y la dicha perdida».

04. Recuerdos (Antonio Machado)

Machado describe con tanta frescura las escenas en el poema, que podríamos casi tocar cada uno de los objetos que han llenado de inspiración a este poema de 6 verso.

«Oh Soria, cuando miro los frescos naranjales
cargados de perfume, y el campo enverdecido,
abiertos los jazmines, maduros los trigales,
azules las montañas y el olivar florido;
Guadalquivir corriendo al mar entre vergeles;
y al sol de abril los huertos colmados de azucenas…»

03. Noche de verano (Antonio Machado)

Un poema de 6 versos puede crearse a partir de vivencias, de sentimientos, de naturaleza y de lugares como lo hace Machado en esta «noche de verano».

«En el amplio rectángulo desierto,
bancos de piedra, evónimos y acacias
simétricos dibujan
sus negras sombras en la arena blanca.
En el cénit, la luna, y en la torre,
la esfera del reloj iluminada…»

02. Jardín (Antonio Machado)

La mezcla de naturaleza con sentimientos suele suceder entre los poemas para comparar sus emociones con cosas naturales que poseen una enorme y pura belleza.

«Lejos de tu jardín quema la tarde
inciensos de oro en purpurinas llamas,
tras el bosque de cobre y de ceniza.
En tu jardín hay dalias.
¡Malhaya tu jardín!… Hoy me parece
la obra de un peluquero…»

01. Dulzura (Alfonsina Storni)

Estos versos hablan del amor y del deseo que aflora entre dos personas que atraviesan la etapa más adorada del amor, la necesidad de la presencia del otro.

«Es que anoche tus manos, en mis manos de fuego,
dieron tantas dulzuras a mi sangre, que luego,
llenóseme la boca de mieles perfumadas.
Tan frescas que en la limpia madrugada de Estío
mucho temo volverme corriendo al caserío
prendidas en mis labios mariposas doradas».

En definitiva, esta cuenta regresiva demuestra que el amor, la naturaleza, y las grandes plumas, siempre estarán intercadas y serán objeto de obras poéticas hermosas.

¡En escribirte queremos que nos dejes tus comentarios y opiniones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *