+8 Poemas de Tirso de Molina ¡Prosa y comedia!

Advertisement

¿Quién es Tirso de Molina? Gabriel Téllez, mejor conocido en el mundo por su seudónimo de Tirso de Molina fue uno de los pocos escritores barrocos que tuvo la oportunidad de conocer de cerca la realidad del Nuevo Mundo.

Tirso de Molina incursionó en varias corrientes de la literatura como la comedia y el teatro a demás de tener grandes aportes a la poesía.

Aunque no estableció una innovadora fórmula teatral como Lope de Vega ni alcanzó la profundidad y perfección de Calderón de la Barca, este escritor figura entre los grandes autores de la comedia española del Siglo de Oro.

Advertisement

Fue un autor realmente fecundo, elaboro a lo largo de su vida un aproximado de 300 piezas cómica las cuales se imprimieron en cinco partes.

Tirso de Molina extrajo contenido de las historias y leyendas nacionales y que ahora forman parte argumental de sus comedias. Además destaca principalmente como autor dramático.

En cuanto a sus trabajos teatrales, Tirso elaboró piezas serias cargadas de interés y conocimiento, entre estas destaca El burlador de la sevilla y concidado de piedra, por supuesto la pieza más importante de su trabajo como dramaturgo.

Advertisement

Poemas de Tirso de Molina para cultivar su estilo

El estilo de las obras de Tirso de Molina es abiertamente conceptista, muy jugador con los vocablos, y en sus últimas obras algo culterano, pero siempre sobre un fondo conceptista.

Tirso de Molina estuvo influido por el estilo perfecto de Lope de Vega y sus obras, en gran parte son parecidas a la de este en conceptos.

Pero se diferencia ya que nuestro escritor otorgaba un profundo análisis psicológico a sus personajes. El carácter de sus personajes poseen de profundidad psicológica diferencia de otros dramaturgos de la época.

Advertisement

Además el escritor agregó carácter femenino a sus obras, factor que podemos observar claramente en trabajos como la reina María de Molina en La prudencia en la mujer.

Tirso de Molina supo armonizar a la perfección su condición de fraile mercedario y de escritor de comedias, a pesar de que esto le pudiera traer problemas en su vida.

Sin embargo, este talentoso escritor nos dejó un sin número de trabajos y hoy queremos recordad algunos de los más importantes y reconocido.

Advertisement
Poemas de Tirso de Molina para cultivar su estilo

Al molino del amor

Este poema de Tirso de Molina es un escrito fabuloso del autor español, utiliza palabras dulces que describen hechos románticos y deja en alto el talento del literato.

Al molino del amor
alegre la niña va
a moler sus esperanzas;

quiera Dios que vuelva en paz;
en la rueda de los celos
el amor muele su pan,
que desmenuzan la harina,
y la sacan candeal.

Advertisement

Río con sus pensamientos,
que unos vienen y otros van,
y apenas llego a la orilla,
cuando ansí escucho cantar:

Borbollicos hacen las aguas
cuando ven a mi bien pasar;
cantan, brinca, bullen, corren
entre conchas de coral;

y los pájaros dejan sus nidos,
y en las ramas del arrayán
vuelan, cruzan, saltan, pican
toronjil, murta y azahar.

Advertisement

Los bueyes de las sospechas
el río agotando van;
que donde ellas se confirman,
pocas esperanzas hay;

y viendo que a falta de agua
parado el molino está,
desta suerte le pregunta
la niña que empieza a amar:

-Molinico, ¿por qué no mueles?

Advertisement

-Porque me beben el agua los bueyes.

Vió el amor lleno de harina
moliendo la libertad
de las almas que atormenta,
y ansí le cantó al llegar:

-Molinero sois, amor,
y sois moledor.

Advertisement

-Sí lo soy, apártense,
que le enharinaré.

Triunfo de amor

En ocasiones cuando escuchamos sobre poesía lo primero que se nos viene a la mente es el romance, y esto se debe a que la mayoría de los escritores utilizan el amor como inspiración para sus obras.

Advertisement

Además muchos de los autores describen situaciones propias de su vida amorosa para componer hermosos textos.

Este poema de Tirso de Molina trata precisamente sobre esto, el romance en su máxima expresión.

Fuga

Advertisement

Hagan plaza, den entrada,
que viene triunfando Amor
de una batalla mortal
en que ha sido vencedor.

Romance

Una soberbia hermosura
armas contra Amor previene,
por huir del dulce yugo
que ha domado tantas frentes.

Advertisement

Con los rayos de sus ojos
al sol venció muchas veces,
y con victorias tan grandes
bien pudo desvanecerse.

Y viendo al Amor desnudo
persuadióse fácilmente
que de los más flacos bríos
no pudiera defenderse.

Que no es posible que haya
en denudez tan patente
herida que al tierno niño
dolor o sangre no cueste.

Advertisement

Tuvo por vanas sus flechas,
que como es ciego parece
que sólo del aire vago
serán cometas lucientes.

Pues una vez que le hirieron
fue tan sin riesgo, que en breve
aun no quedó en la memoria
señal que la herida acuerde.

Presentóle la batalla,
mas con halago valiente
el niño dios resistía
sin amenazas crueles.

Advertisement

Y en vez de bronces bastardos
hace que en su campo suene
dulce voz, que la victoria
le previno desta suerte:

Desarmado y ciego, Amor
vencerá mejor.

Corrióse de su arrogancia
la hermosísima rebelde
y al honor pone en el campo
que le venza y atropelle.

Advertisement

¡Qué dura fue la batalla!
Mas el honor tuvo siempre
la desdicha de inclinarse,
y un niño entonces le vence.

Retirándose el recato,
más que cobarde, prudente
lidiaba, pero no pudo
en una ocasión valerse.

Acometiéronle juntos
una tropa de desdenes,
mas del honor rebatidos
unos huyen y otros mueren.

Advertisement

Ya está cerca de rendida
la bella airada, ya teme,
ya se defiende sin brío,
mas con todo se defiende.

Su entendimiento animoso
al duro combate viene,
mas cegóse con el humo
del fuego que Amor enciende.

Del respecto acompañada
la libertad te acomete.
Vino Amor con ella a brazos
y rindiósele obediente.

Advertisement

Vencida llora la ingrata
y sobre una alfombra verde
vertió por lágrimas perlas,
pero dulcísimamente.

Más contenido que te encantará

Con tan preciosa victoria,
Amor ufano y alegre
manda que en dulce armonía
su gloria y triunfo celebren:

Desarmado y ciego, Amor
vencerá mejor.

Advertisement

En la prisión de unos hierros

Este poema de Tirso de Molina es otro de sus escritos en los que su estilo queda fácilmente identificado al mismo tiempo en donde se plasma claramente las habilidades únicas del escritor para la literatura.

En la prisión de unos hierros,
lloraba la tortolilla…
Reciprocando requiebros
en el nido de una viña,
fertilidad le promete
de amor su cosecha opima.

Nunca nacieran los celos
que amores esterilizan,
corazones desenlazan
y esperanzas descaminan.

Advertisement

Perdió la tórtola amante
a manos de la malicia,
epitalamios consortes.

¡Ay, de quién los desperdicia!
como era el águila reina
(mejor la llamara arpía),
cuando ejecute crueldades,

¿quién osará resistirlas?
¿qué importan las amenazas
del águila ejecutiva,
si ya el león coronado
venganzas contra ella intima?

Advertisement

humillará su soberbia,
caerá el águila atrevida,
siendo presa a los voraces
lebreles que la dividan.
(De los cigarrales de toledo)

Seis veces ha dado mayo

Las estaciones del año, así con varios aspectos naturales, son ideales para comparar la belleza de las cosas realmente importantes de la vida.

Advertisement

Este poema de Tirso de Molina utiliza elementos relacionados con la primavera para describir cómo florece el amor en tiempo difíciles.

Seis veces ha dado mayo
tributo en flores al sol,
que desea ver el fruto
de su esperanza, mi amor,
sin que anime este cuidado
una hora de posesión
en tanto tiempo, mi dicha
y vuestro largo favor.

¡Mirad si será milagro
que el gusto conserve en flor
en el jardín del deseo
tanto tiempo una afición,
y qué tal estará un alma,
que es mía, y habita en vos,
sustentándola seis años
la vista sin posesión!

Advertisement

Bien sé yo, señora mía,
que un discreto comparó,
con propiedad y agudeza,
el amante al labrador;
y que para que éste goce
la cosecha con sazón,
compra un día de descanso
por un año de sudor.

Mas ¿qué labrador habrá
que no deje la labor
que en seis años de trabajos
no da frutos, sino yo?

Sembré al principio esperanzas
en fe que me prometió
el pronóstico del gusto
un año de bendición;
y pasados seis de penas
nunca el agosto llegó,
siendo en cosechas de amores
el agosto la ocasión.

Advertisement

Ya sé que responderéis,
puede ser que con razón,
que culpe mi cortedad
y no vuestra obligación,
pues cogidos los cabellos
que su frente me ofreció,
sin ver su calvo castigo
gozara vuestro favor.

Mas si el dar cinco de corto
seis años me castigó,
asegundad y veréis
cuan diestro en el juego estoy.

Dueño mío, no haya más;
dad fruto como dais flor,
que se nos va todo en flores
y yo acabándome voy.

Advertisement

Poemas de Tirso de Molina breves

Tirso de Molina siempre se mostró orgulloso de su talento literario y defendió con ahínco la comedia nueva frente a los ataques de los moralistas y de los clasicistas.

Poemas de Tirso de Molina breves

Sin embargo, sobre su vida privada son pocos los datos que se conocen a respecto, se sabe que nació en Madrid para el año 1579.

Que fue un religioso mercedario español que destacó como dramaturgo, poeta y narrador del Barroco.

Advertisement

Hijo de Andrés López y Juana Téllez, humildes sirvientes de Pedro Mesía de Tovar, señor y luego conde de Molina de Herrera.

Que el clavel y la rosa

Nuevamente nos encontramos con un poema de Tirso de Molina que utiliza, al igual que muchos de sus colegas, elementos naturales para describir sentimiento.

En este caso en particular para comparar con la belleza única del amor.

Advertisement

Que el clavel y la rosa,
¿cuál era más hermosa?

El clavel, lindo en color,
y la rosa todo amor;
el jazmín de honesto olor,
la azucena religiosa,
¿Cuál es la más hermosa?

La violeta enamorada,
la retama encaramada,
la madreselva mezclada,
la flor de lino celosa.
¿Cuál es la más hermosa?

Advertisement

Que el clavel y la rosa,
¿cuál era más hermosa?

Pastorcico nuevo

Este es un bello poema del dramaturgo, narrador y poeta de Barroco que destacó principalmente con escribir composiciones dramáticas de calidad literaria.

Pastorcico nuevo
de color de azor,
bueno sois, vida mía,
para labrador.

Advertisement

Pastor de la oveja,
que buscáis perdida,
y ya reducida
viles pastos deja;

aunque vuelta abeja,
pace vuestras flores.
Si sembráis amores
y cogéis sudor;
bueno sois, vida mía,
para labrador.

Advertisement

Yo os prometí mi libertad querida

El romance aparece nuevamente para activar la pluma de Tirso de Molina, En esta ocasión para componer un poema extraordinario con el estilo único del autor marcado en cada una de la líneas.

Yo os prometí mi libertad querida,
no cautivaros más, ni daros pena;
pero promesa en potestad ajena,
¿cómo puede obligar a ser cumplida?

Quien promete no amar toda la vida
Y en la ocasión la voluntad enfrena,
saque el agua del mar, sume su arena,
los vientos pare, lo infinito mida.

Advertisement

Hasta ahora con noble resistencia
las plumas corto a leves pensamientos
por más que la ocasión su vuelo ampare.

Pupila soy de amor; sin su licencia
no pueden obligarme juramentos.
Perdonad, voluntad, si los quebrare.

Alamicos del prado

Hemos llegado al final del recorrido por los mejores y más emblemáticos poemas de Tirso de Molina.

Advertisement

Cerramos la lista con este último pero no menos importante producción llena de amor y sentimientos profundo.

Alamicos del prado,
fuentes del Duque,
despertad a mi niña
porque me escuche;

y decid que compare
con sus arenas
sus desdenes y gracias,
mi amor y penas;

Advertisement

y pues vuestros arroyos
saltan y bullen,
despertad a mi niña
porque me escuche.

Sus últimos años los pasó en Soria, en el Convento de Nuestra Señora de la Merced, en el que fue nombrado comendador en 1645, para finalmente fallecer en Almazán en 1648.

Advertisement

A pesar de que son pocos los datos que se conocen de su vida, son muchos los aporte literarios que nos dejo su expendido talento para las artes y la literatura, y hoy son recordados sus trabajos con gran admiración.

Déjanos un comentario y asnos saber que piensas del artículo sobre los poemas de Tirso de Molina.

Advertisement
Advertisement
Advertisement