+14 Poemas de Antonio Plaza ¡Su legado clásico!

Advertisement

¿Cuál fue la obra más importante de Antonio Plaza? Ser un poeta implica mucho, sentir profundamente, hablar claro, pensar y actuar más allá de lo que esta a simple vista.

Sin embargo son poco los poetas que cumple con este patrón y a pesar de que han dejado legados increíbles y aportes prefectos a la literatura moderna, son contados los escritores que se posicionan como los mejores.

Antonio Plaza fue uno de los pocos escritores mexicanos que cumplió con estas condiciones y a pesar de no recibir orientación de los grandes maestros ni alimentar su estilo poético en alguna escuela en particular, logró marcar pauta con su poesía y hoy es recordado como uno de los magnates de la escritura.

Advertisement

Sobre su vida no se conoce muchos aspectos relevantes más que vivió como un hombre sencillo de extracto social bajo, fue todo un soñador y un luchador empedernido.

Gozó la dicha de criar a tres hijos que no heredaron nada material de su padre, pero sin duda este dejó para ellos un tesoro valioso como lo son sus aportes a la literatura.

Poemas de Antonio Plazas cortos y románticos

Las producciones poéticas de Antonio Plazas exponen situaciones vivenciales por la mayoría de las personas.

Advertisement

Es por ello que la popularidad de sus poemas alcanzó los más altos niveles, pues describen realidades que se adaptan a la de los lectores.

Su poesía puede considerarse como cantos de alabanza y en ellos son tocados temas como la miseria, el infortunio humano y los vicios de la sociedad de su época.

Igualmente como muchos de los escritores de su tiempo que exaltaban el romance, las pasiones no pueden faltar.

Advertisement

Hoy queremos rendir homenaje a este talentoso escritor y que mejor manera de hacerlo que mostrando una recopilación de los mejores y más reconocidos trabajos de Antonio Plaza.

Disfruta cada una de las producciones poéticas del escritor mexicano y conoce el peculiar estilo que éste empleaba.

Poemas de Antonio Plazas cortos y románticos

Desencanto

Sentimientos oscuros y una realidad sombría es lo que describe este primer poema de Antonio Plaza.

Advertisement

En el se encuentra bien marcado el estilo que el escritor aplicaba en sus trabajos y sobre todo se muestra su afinidad por hacer reflexionar a los lectores.

Nuestra senda regada está de llanto,
el placer del placer es el suicidio,
detrás de la ilusión está el fastidio
y detrás del fastidio el desencanto.

Lleno yo de fastidio y de quebranto,
sin fuerza ya contra la suerte lidio,
y muerto para el mundo, sólo envidio
a los muertos que guarda el camposanto.

Advertisement

El infierno sus furias desenfrena,
viento de maldición en torno zumba,
que a penar el destino me condena,

y he de pensar hasta que al fin sucumba;
con el peso brutal de la cadena,
que arrastra el hombre hasta la negra tumba.

Advertisement

El Borracho

El infortunio del hombre y los vicios de la sociedad de sus tiempo aparece como protagonista en este poema de Antonio Plazas que describe de una forma perspicaz las facetas de un ebrio y como este es visto por los demás.

Generoso en la copa, ruin en todo;
ronca la voz, inyecta la mirada,
párpados gruesos, faz abotagada
y siempre crudo cuando no beodo.

Perdida la razón, goza a su modo,
y nunca estar en su razón le agrada;
que el vino es todo, la razón es nada,
y sólo vive al empinar el codo.

Advertisement

Cuando al inflamarle empieza el aguardiente,
lenguaraz, atrevido y vivaracho,
es intrépido, franco y excelente

amigo; pero juzgo sin empacho
que no es franco, ni amigo, ni valiente;
porque el borracho, en fin, sólo es… borracho.

Tus ojos

Un poema de la autoría del escritor mexicano que utiliza en romance como motivo de inspiración y que con palabras apasionadas da vida a este texto corto pero cautivador.

Advertisement

Ni la luz refulgente de la aurora,
cuando rasga del cielo la cortina,
ni los rayos de fuego con que dora
el ígneo sol la corpulenta encina,

pueden brillar, mujer fascinadora;
que todo tu mirada lo domina,
y a la aurora y al sol les causa enojos
la luz fulgente de tus lindos ojos.

Advertisement

Despecho

De forma contraria al escrito anterior, este poema de Antonio Plaza trasmite la tristeza generada por la ruptura de una relación amorosa.

A través de este el autor da consejos útiles de como enfrentar de manera exitosa el despecho.

Arcanidad terrible de la vida,
destino lleno de rigor sin nombre,
infancia entre las sombras escondida,
aprieta sin piedad, que das en Hombre.

Advertisement

No esperes con tu golpe furibundo
avasallar mi soberano aliento:
es grande mi tormento como el mundo;
pero el alma es mayor que mi tormento.

Y siempre aquí, con arrogante calma
de tus rencores la sin par fiereza
afronto audaz, que la grandeza de alma,
aunque pequeño soy, es mi grandeza.

Nunca al poder ni al oro me arrodillo,
y aunque me agobie padecer tirano
me muero de hambre; pero no me humillo…
seré cadáver, pero no gusano.

Advertisement

Bien, alma ¡bien! porque jamás te humillas…
eres inmensa en tu sufrir constante…
¡No mendigues la gloria de rodillas,
conquistala de pie, mártir gigante!

Cantares

Amores y desamores son y serán siempre motivo de inspiración para que grandes mentes compongan prosas perfectas.

Este poema de Antonio Plaza utiliza estos dos elementos para trasmitir un mensaje fuerte e interesante.

Advertisement

Te adoré como a una virgen
cuando conocí tu cara;
pero dejé de adorarte
cuando conocí tu alma

Cuestión de vida o muerte
son las pasiones,
si alguien lo duda, deja
que se apasione.

Las heridas del alma
las cura el tiempo,
y por eso incurables
son en los viejos.

Advertisement

Los astros serán, mi vida,
más que tus ojos hermosos;
pero a mi más que los astros
me gustan, linda, tus ojos.

¡Siempre Solo!

Nos topamos en esta oportunidad con un poema de Antonio Plazas que es digno de exaltación, pues con el típico y peculiar estilo del escritor logra cautivar a generaciones de lectores.

Si de la aurora diamantina
se dibujan los célicos albores
los pájaros del viento moradores
al éter mandan su canción divina.

Advertisement

Y si el sol orgulloso se reclina
sobre un lecho radiante de colores,
llenas de amor las carminadas flores
entreabren su corola purpurina.

Todos tienen un ser que los comprenda,
yo al vicio y la virtud indiferente
aislado cruzo la maldita senda,

cual se arrastra en las rocas la serpiente;
mas tengo un alma de vivir cansada
que ni al cielo ni al mundo pide nada.

Advertisement

Árbol sin fruto

Una bella reflexión es este poema del escritor, en el comparte un profundo mensaje sobre la vanidad de la vida y como es típico en sus poemas, los vicios de la sociedad que opacan la belleza y lo verdaderamente valioso.

Rico el viejo de abriles y arrogancia,
conozco el mundo, —dice— porque olvida
que es la existencia una perpetua infancia,
la vejez una infancia encanecida,
y la ciencia del hombre la ignorancia.

El anciano, ese niño que chochea,
pretende el velo desgarrar, impío,
de la verdad, que conocer desea…
¡pobre Ixion abrazado del vacío!
¡pobre Alcidas que en mármol se recrea!

Advertisement

Nadie este mundo conocer espere:
foco es de sueños nuestra edad florida,
y aunque otra edad a la razón prefiere
la muerte llega al sospechar la vida,
y el hombre, niño, como nace, muere.

El hombre

La miseria y el infortunio del hombre nuevamente aparece para ser de inspiración y dar vida a este poema de Antonio Plaza.

En el revela las verdaderas necesidades del ser humano al mismo tiempo que trasmite un mensaje reflexivo.

Advertisement

Ciego que ve, hambriento que mantiene;
burro en la chilla, en la opulencia mula;
abate al pobre, al poderoso adula,
y es enano o titán, según conviene.

La vanidad que mata lo sostiene;
y como falso su conciencia anula;
si tiene una virtud la disimula,
y finge poseer lo que no tiene.

Tal es el hombre. Pérfidas pasiones
le invaden de la planta a los cabellos…
todos iguales son, falsos, bribones;

Advertisement

quién los conoce debe aborrecellos;
y el coplero que firma estos renglones,
es lo mismo o peor que todos ellos.

Los héroes

Los elementos culturales y religiosos son fuentes de inspiración, pero este escritor los utilizó enfocados en los problemas y viciosos sociales de sus época para trasmitir un mensaje reflexivo vestido de prosa.

Héroes de carnaval, hijos mimados
de la casualidad, siempre oportuna,
en el poder os miro, sin que alguna
admiración me cause, que menguados

Advertisement

los pueblos, desde tiempos olvidados
fabricaron, sin lógica ninguna,
palacios, para audaces con fortuna,
presidios, para audaces desgraciados.

Ya que al común sentido así se ofende,
dando celebridad a ciertos nombres
cuya grandeza o pequeñez trasciende,

óyeme, sociedad, y no te asombres:
tu estatura bajísima comprende
quien mide el alma de tus grandes hombres.

Advertisement

Poemas de Antonio Plazas encantadores

El 2 de junio de 1833 el estado de Guanajuato fue testigo del nacimiento de este talentoso escritor amante de la liberta.

Que convirtió cada uno de sus poemas en un elemento para perseguir la verdad y la justicia en una época anticuada.

Poemas de Antonio Plazas encantadores

Su pluma escribió poemas de calidad que hoy marcan generaciones de escritores con sus letras cautivadoras e inspiradoras.

Advertisement

Además Antonio Plaza logró mezclar de forma exitosa los conflictos que experimenta el ser humano en la vida diaria con la lírica.

Flor de un día

El romance se apodera de la mente y la pluma de Antonio Plaza y gracias a ella compone este poema dedicado en plenitud al amor.

De un día

Advertisement

yo di un eterno adiós a los placeres
cuando la pena doblegó mi frente,
y me soñé mujer, indiferente
al estúpido amor de las mujeres.

En mi orgullo insensato yo creía
que estaba el mundo para mí desierto,
y que en lugar de corazón tenía
una insensible lápida de muerto.

Mas despertaste tú mis ilusiones
con embusteras frases de cariño,
y dejaron su tumba las pasiones,
y te entregué mi corazón de niño.

Más contenido que te encantará
Advertisement

No extraño que quisieras provocarme,
ni extraño que lograras encenderme;
porque fuiste capaz de sospecharme,
pero no eres capaz de comprenderme.

¿Me encendiste en amor con tus encantos,
porque nací con alma de coplero,
y buscaste el incienso de mis cantos?…
¿Me crees, por ventura, pebetero?

no esperes ya que tu piedad implore,
volviendo con mi amor a importunarte;
aunque rendido el corazón te adore,
el orgullo me ordena abandonarte.

Advertisement

Yo seguiré con mi penar impío,
mientras que gozas envidiable calma;
tú me dejas la duda y el vacío,
y yo, en cambio, mujer, te dejo el alma.

Porque eterno será mi amor profundo,
que en ti pienso constante y desgraciado,
como piensa en la vida el moribundo,
como piensa en la gloria el condenado.

Advertisement

Dios

La naturaleza y la religión sirven de cuadro para que muchos de los escritores construyan concepciones  originales y transcendentales.

En este poema de Antonio Plaza, el autor hizo uso de la religión para inspirarse y componer este bello poema dedicada al señor de los cielos y la tierra.

Espíritu de fuego sagrado y rutilante,
tu voz la voz domina de ronca tempestad,
y soles mil coronan tu frente de gigante,
y brilla en tu mirada exscelsa majestad.

Advertisement

Señor, tú eras antes que todo lo creado,
antes que fuera el tiempo, Señor ya eras tú,
el ser de gloria lleno tú solo te lo has dado,
tú solo te formaste de tu espléndida luz.

Señor, eras más grande que todo lo que existe;
la cima de los astros es sima para ti;
Señor, tú de la nada al orbe suspendiste,
y pléyades brillantes colgaste en el zafir.

Es tu dosel de estrellas, de luz es tu palacio,
irradia luz de gloria tu espíritu inmortal;
eres quien desplegaste el viento en el espacio,
eres quien extendiste las aguas en el mar.

Advertisement

Tú eres, Dios divino, el Dios omnipotente;
los cielos y los mundos brotaron a tu voz;
un límite le puso tu voz al mar ingente,
y al hombre, dios pequeño, tu soplo le animó.

Retiemblan, si te irritas, los ejes de los cielos;
el rayo se estremece, el sol cubre tu faz;
humillan las montañas su frente hasta los suelos;
las fieras dan rugidos, solloza el huracán.

A tu voz imperiosa los astros se oscurecen,
se rasga de los cielos el diáfano zafir;
los mundos se desquician, los mares desaparecen,
el ser vuelve a la nada, si lo mandas asi.

Advertisement

Tú eres luz sublime del cielo y de la tierra,
eres principio eterno de sempiterna luz;
eres la vida sola de cuando el orbe encierra;
ante ti todo es nada, porque eres todo tú.

Los pueblos y los reyes desfilan presurosos,
y tiempos sobre tiempos se hacinan a tu pie;
y en nada convertidos se pierden, silenciosos,
en ese mar de sombra, calado del no ser.

Eres tú sólo eterno, omniscio; impenetrable,
son nube pasajera los siglos ante ti;
ninguno te conoce, que tú eres impalpable,
pero doquiera se oye tu nombre bendecir.

Advertisement

Señor, eres el Éter que Zenón adoraba,
el “TODO” que Pitágoras sumiso veneró,
el Ser indestructible que Platón deificaba,
la Universal justicia que soñó Cicerón.

Tú eres el Jehová del pueblo de Judea,
y del remoto chino tú eres de Xantí;
eres el sol brillante que a Cartago recrea,
eres del persa el fuego, en él adora a ti.

Eres el Dios que adoran los astros y las nubes,
un himno te levantan los vientos y la mar:
la flor te da su aroma, su canto los querubes,
las aves te consagran su trino matinal.

Advertisement

Tú diste a la oropéndola su traje de colores,
capullo a los gusanos, a las abejas miel,
a las arañas tela y púrpura a las flores,
cubil a los leones y las aguas al pez.

Del arca de Noé la brújula tú fuiste,
y tu brazo detuvo el brazo de Abraham;
libraste a Lot del fuego que en Sodoma encendiste,
de la ballena libre salió por ti Jonás.

A Moisés de las aguas del Nilo tú salvaste,
y le hiciste de un pueblo manumisor feliz;
tu Código en las tablas por dárselo grabaste:
tus rayos coronaron de luz el Sinaí.

Advertisement

Eres quien dio la ciencia infusa a los profetas
que el velo del futuro lograron levantar;
por ti ellos inspirados, sublimes y poetas,
al orbe predijeron grandiosa una verdad.

Hiciste al Nazareno el Sabio entre los sabios,
por ti brilló en su frente de redención la luz;
y aunque con vil brebaje humedeció sus labios
el héroe del martirio, el ángel de la Cruz,

oró por sus verdugos con santidad extrema,
y en hórrido tormento morir supo cual Dios;
por eso ante la Cruz, de oprobio un tiempo,
humilde y de rodillas la humanidad cayó

Advertisement

A ti Dios de los hombres; cuya eternal historia
escrita con tu sangre en el cadalso fue:
sublime ajusticiado. monarca de la gloria,
que fuiste de los hombres la víctima también;

a ti, raudal de soles que inmensos reverberan
doquier multiplicando sus rayos mil y mil;
a ti, la eterna dicha que los hombres esperan,
a ti del alma eterna, eterno porvenir;

a ti, Señor, te ruego con ánima gastada,
que de mi tumba oscura la puerta se abra ya;
arrastro una existencia, maldita, desgraciada,
mis horas son más negras que el alma de Satán

Advertisement

Pobre mártir, oscuro, coplero estrafalario,
un cáliz de amargura también apuro yo;
y, como Cristo el justo, también hallé un Calvario,
y sufro aquí tormentos que nunca El conoció.

Es un presente horrible la vida que me diste,
la vida tan amarga que yo no te pedí:
Señor, ya no soporto la vida mustia y triste;
devuélveme a la nada… o llévame hacia ti.

Amor

Los dilemas en el amor y las relaciones de parejas son tratadas en este poema de Antonio Plaza que utiliza el recurso de la lírica para comunicar este cautivador mensaje.

Advertisement

¿Por qué si tus ojos miro
me miras tú con enojos,
cuando por ellos deliro,
y a la luz del cielo admiro
en el éter de tus ojos?

Cansado de padecer
y cansado de cansarte,
y queriendo sin querer,
finjo amor a otra mujer
con la ilusión de olvidarte.

No es mi estrella tan odiosa:
que en fugaces amoríos,
como ave de rosa en rosa
yo voy de hermosa en hermosa
y no lamento desvíos;

Advertisement

Pero el favor de las bellas
irrita mas la pasión
que ardiente busca tus huellas,
y al ir mis ojos tras ellas
vuela a ti mi corazón.

Asi un proscrito tenía
goces en extraño suelo
y volvió a su patria un día
por mirar en su agonía
la linda luz de su cielo.

De ti proscrito y dejando
las rosas por tus abrojos,
vuelvo a tus pies suspirando,
por mirar agonizando
la linda luz de tus ojos.

Advertisement

A Una Niña

Este poema de Antonio Plaza trasmite los mejores deseos y sentimientos que el escritor plasmó en el texto dedicado a una niña que goza a plenitud su infancia.

Niña gentil que a la vida
despertaste alegre ayer,
como en Oriente despierta
la luz al amanecer.

Niña, que del oro cielo
viniste al mundo a caer,
como aljofarada gota
del nítido rosicler.

Advertisement

Y en inmaculada cuna
te remeciste después,
como ilusión que se mece
del sueño al dulce vaivén.

Niña de cabellos de oro
y de labios de clavel
Son de rosa tus mejillas
es de raso tu alba tez.

Es tu sonrisa inconsciente,
de ángel tu mirada es,
y como brilla una estrella
brilla el candor en tu sien.

Advertisement

Dichosa tú que del mundo
pasando vas el dintel,
sin sospechar que las flores
espinas tienen también.

En mi canto, bella niña,
le ruego al Dios de Israel,
que la virtud de tus años
tierno, en otros te dé.

Para que ese mundo, nunca,
con su lodo y fetidez,
ensucie de tu pureza
el blanquísimo glasé;

Advertisement

Qué siempre tú, mariposa
en primoroso vergel
hueles y en las flores halles
ánforas ricas de miel;

Que dé calor a tus alas
el santo sol de la fe,
y que jamás una espina
tus alas llegue a romper.

Tu mirada

Si buscabas un poema para dedicar a esa chica especial que logre cautivar, ya has encontrado el texto ideal para ello.

Advertisement

En este poema de Antonio Plaza se refleja el mensaje que trasmite el dicho popular que dice: “los ojos son la ventana del alma”.

Si es linda la blanca luna
de luceros tachonada,
que se espeja en la laguna
desde el éter reclinada,
es más linda tu mirada.

Si es lindo ver, con donaire,
gasa de luz delicada
remecida por el aire
en la cortina azulada,
es más linda tu mirada.

Advertisement

Si es lindo tras los horrores
de la noche apizarrada,
ver los nítidos albores
de la aurora sonrosada,
es más linda tu mirada.

Si es linda la fecundante
lumbre del sol, coronada
por la bendición constante
del que la encendió en la nada,
es más linda tu mirada.

Si es muy lindo para el ciego
tirar la venda enlutada
y ver agua, flores, fuego,
a sus hijos y a su amada,
es más linda tu mirada.

Advertisement

Si es muy lindo al que sin huella
boga en la mar irritada,
mirar la polar estrella
en el Norte dibujada,
es más linda tu mirada.

Si es lindo al que en pesadumbre
tiene el alma infortunada,
que la esperanza le alumbre
con su luz abrillantada,
es más linda tu mirada.

Si es linda en la rutilante
bóveda, por Dios formada,
esa pléyade brillante
de astros de luz argentada,
es más linda tu mirada.

Advertisement

Si es muy linda la diadema
de luz de gloria bañada,
que está en la frente suprema
de la Virgen adorada,
es más linda tu mirada.

Si es lindo al dejar los males
de esta vida malhadada,
admirar los celestiales
coros, de excelsa morada,
es más linda tu mirada.

Si es linda de Dios la esencia
y de María inmaculada
la santa benevolencia
con la prole infortunada,
es más linda tu mirada.

Advertisement

Dios sin duda quiso ver
su gloria en ti retratada,
por eso, linda mujer,
tiene de Dios el poder
el poder de tu mirada.

Y si hay alguien que no crea
en un Dios todo consuelo,
deja que tus ojos vea,
y se formará una idea
de las delicias del cielo.

Yo que de Dios blasfemé
y en el cielo no creí,
cuando tus ojos miré
arrodillado exclamé:
¡Señor, ten piedad de mí!

Advertisement

Y aunque camino entre abrojos
y es de réprobo mi historia,
te adoro, mujer, de hinojos,
admiro a Dios en tus ojos,
y veo en tus ojos la gloria.

Antonio Plaza murió siendo aun joven. A sus 49 años fallece en Ciudad de México resignado y pobre, el 26 de agosto de 1882.

Gozó de un funeral modesto y fue sepultado en el panteón de Villa de Guadalupe y por su puesto, tras su lamentable perdida física los periódicos locales publicaron artículos llenos de sentimentalismos y pesares por la desaparición de tan insigne pluma.

Advertisement

En Escribirte nos gustaría conocer tu opinión sobre el articulo, déjanos un comentario.

Advertisement
Advertisement