+10 Poemas de Charles Baudelaire ¡Simbolistas!

Advertisement

¿Cuál fue la obra más importante de Charles Baudelaire? La obra de Charles Baudelaire que abre el camino a la poesía moderna, es de una concepción clásica en su estilo, y oscuramente romántica por su contenido.

Además, su originalidad causaba tanto asombro como malestar, pues fue un hombre dividido, atraído con idéntica fuerza por lo divino y lo diabólico, aspecto que supo marcar bien dentro de sus composiciones en especial las de ámbito poético.

Charles Baudelaire, sin duda fue un poeta dedicado y admirable, a pesar de que su obra se caracterice por la oscuridad y la constante brusquedad del mal.

Advertisement

¿Quién fue Charles Baudelaire?

Charles Baudelaire fue un poeta francés, considerado como uno de los máximos exponentes del simbolismo e iniciador de la poesía moderna.

Su influencia traspasó el mundo de la poesía y cambió la mirada estética general.

El concepto de poeta maldito asociado a su nombre, hace referencia a lo incomprendido que era por parte de sus colegas en aquel entonces y los problemas que esto le trajo, tanto por su estilo de trabajo como por las temáticas que abordaba en sus obras.

Advertisement

Baudelaire poseía un sentido clásico de la forma, una extraordinaria habilidad para encontrar la palabra perfecta y un gran talento musical.

Igualmente queremos exaltar el talento de este reconocido poeta con la recopilación de algunos de su más reconocidos poemas.

Disfruta de los poemas de Charles Baudelaire, disfruta de obras de estética diferente pero fuertemente creativas y originales.

Advertisement

¿Cuál fue la relación familiar de Charles Baudelaire?

Charles Baudelaire no gozo de una vida llena de privilegios y con fuerte lazon amorosos, por el contrario, crece en un ámbito familiar hostil, lleno de odio y rencor hacia su padrastro, quien era militar y quien controlará el destino del poeta durante sus primeros años.

Nunca tuvo buena relación con los miembros de su núcleo familiar. Su familia no aprobaba su vocación literaria, y lo embarcaron para Calcuta en la India, con la intención de alejarlo de la bohemia parisina.

Pero el ingenio de autor siempre fue notable y abandonó el barco en la isla Mauricio para regresar a París, con la intención de dedicarse a la literatura.

Advertisement

Para solventar sus problemas económicos, comenzó a escribir críticas en los periódicos franceses en las que comentaba las pinturas de artistas contemporáneos franceses como Daumier, Manet y Delacroix.

Al alcanzar la mayoría de edad, hereda toda la fortuna de sus padre, que le permite vivir cómodamente y disfrutar de ciertos lujos.

Sin embargo tiene continuos choques con su familia por su inclinación hacía los prostíbulos, las drogas y el ambiente bohemio.

Advertisement

Las grandes sumas de dinero que gastó en su apartamento del Hôtel Lauzun y su estilo de vida decadente le dieron fama de excéntrico, e inmoral y le hicieron endeudarse para el resto de su vida.

Durante este periodo de libertad y ocio, Baudelaire fue, sin embargo, enormemente creativo y escribió muchos de sus mejores poemas.

Poemas de Charles Baudelaire

Charles Baudelaire introdujo en sus poesía la percepción de las correspondencias simbólicas de los colores, olores y sonidos, eliminó el Yo en el poema, con el fin de sustituir la presencia del autor por el sentido de la obra.

Advertisement

Además, emplea un verso flexible, musical y portador de significados indefinidos. Sus poemas con frecuencia, hablan del eterno conflicto entre lo ideal y lo sensual, entre la melancolía o el tedio vital, y el ideal.

En su obra se describen todas las experiencias humanas, desde la más delicada hasta las más desgarradora. Y aquí podemos disfrutar de algunas de los poemas de Charles Baudelaire más oscuros e interesantes.

Poemas de Charles Baudelaire

El gato

A través de la imagen del gato, Baudelaire nos habla de una visión del arte asociada a la magia y lo divino, que nos recuerda el gato como dios egipcio, y, como tal, remite a la perfección, la armonía y la proporción.

Advertisement

Por otra parte, este poema de Charles Baudelaire habla de la necesidad de la poesía como un bálsamo para la vida del poeta.

I
En mi cabeza se pasea,
como en su propio aposento,
un bello gato fuerte, suave y encantador.

Cuando maúlla, apenas se le oye,
de tan tierno y discreto que es su timbre;
pero su voz, ya se apacigüe o gruña,
es siempre rica y profunda.

Advertisement

Ahí está su atractivo y su secreto.
Esta voz, que gotea y se filtra
en mi interior más tenebroso,
me invade como un verso cadencioso
y me refocila como un bebedizo.

Ella adormece los dolores más crueles
y contiene todos los éxtasis;
para decir las frases más largas
no necesita palabras.

No, no hay arco que rasque
mi corazón, instrumento perfecto,
y que haga con más majestad
cantar su cuerda más vibrante,

Advertisement

que tu voz, gato misterioso,
gato seráfico, gato extraño,
en quien todo, como en un ángel,
es tan sutil como armonioso.

II
De su pelaje rubio y moreno
sale un perfume tan suave, que una noche
me impregné de él porque una vez
lo acaricié, solo una.

Es el espíritu familiar de la casa;
él juzga, él preside, él inspira
cualquier cosa en sus dominios;
¿es quizá un hada, es un dios?

Advertisement

Cuando mis ojos, hacia ese gato que amo
atraídos como por un imán,
se vuelven dócilmente
y miro entonces en mí mismo,

veo con sorpresa
el fuego de sus pupilas pálidas,
claros fanales, vivientes ópalos,
que me contemplan fijamente.

Advertisement

Himno a la belleza

De un escritor tan atípico como lo fue Charles Baudelaire, no se puede esperar encontrar un texto típico, por el contrario de este escritor solo podremos observar obras peculiares.

En esta en particular describe la belleza pero siempre marcada por satán.

¿Vienes del cielo profundo o surges del abismo,
Oh, Belleza? Tu mirada infernal y divina,
Vuelca confusamente el beneficio y el crimen,
Y se puede, por eso, compararte con el vino.

Advertisement

Tú contienes en tu mirada el ocaso y la aurora;
Tú esparces perfumes como una tarde tempestuosa;
Tus besos son un filtro y tu boca un ánfora
Que tornan al héroe flojo y al niño valiente.

¿Surges tú del abismo negro o desciendes de los astros?
El Destino encantado sigue tus faldas como un perro;
Tú siembras al azar la alegría y los desastres,
Y gobiernas todo y no respondes de nada,

Tú marchas sobre muertos, Belleza, de los que te burlas;
De tus joyas el Horror no es lo menos encantador,
Y la Muerte, entre tus más caros dijes,
Sobre tu vientre orgulloso danza amorosamente.

Advertisement

El efímero deslumbrado marcha hacia ti, candela,
Crepita, arde y dice: ¡Bendigamos esta antorcha!
El enamorado, jadeante, inclinado sobre su bella
Tiene el aspecto de un moribundo acariciando su tumba.

Que procedas del cielo o del infierno, qué importa,
¡Oh, Belleza! ¡monstruo enorme, horroroso, ingenuo!
Si tu mirada, tu sonrisa, tu pie me abren la puerta
De un infinito que amo y jamás he conocido?

De Satán o de Dios ¿qué importa? Ángel o Sirena,
¿Qué importa si, tornas -hada con ojos de terciopelo,
Ritmo, perfume, fulgor ¡oh, mi única reina!-
El universo menos horrible y los instantes menos pesados?

Advertisement

La metamorfosis del vampiro

Este poema de Charles Baudelaire refleja con un toque de romance combinado con oscuridad un muy cautivador verso típico del estilo peculiar del escritor.

La mujer, entre tanto, de su boca de fresa
Retorciéndose como una sierpe entre brasas
Y amasando sus senos sobre el duro corsé,

Decía estas palabras impregnadas de almizcle:
«Son húmedos mis labios y la ciencia conozco
De perder en el fondo de un lecho la conciencia,
Seco todas las lágrimas en mis senos triunfales.

Advertisement

Y hago reír a los viejos con infantiles risas.
Para quien me contempla desvelada y desnuda
Reemplazo al sol, la luna, al cielo y las estrellas.

Yo soy, mi caro sabio, tan docta en los deleites,
Cuando sofoco a un hombre en mis brazos temidos
O cuando a los mordiscos abandono mi busto,

Tímida y libertina y frágil y robusta,
Que en esos cobertores que de emoción se rinden,
Impotentes los ángeles se perdieran por mí.»

Advertisement

Cuando hubo succionado de mis huesos la médula
y muy lánguidamente me volvía hacia ella
A fin de devolverle un beso, sólo vi
Rebosante de pus, un odre pegajoso.

Yo cerré los dos ojos con helado terror
y cuando quise abrirlos a aquella claridad,
A mi lado, en lugar del fuerte maniquí

Que parecía haber hecho provisión de mi sangre,
En confusión chocaban pedazos de esqueleto

Advertisement

De los cuales se alzaban chirridos de veleta
O de cartel, al cabo de un vástago de hierro,
Que balancea el viento en las noches de invierno.

Mujeres malditas

Este poema de Charles Baudelaire recupera la humanidad de las mujeres condenadas desde la mirada de la compasión.

Advertisement

Se habla de ellas desde la inocencia del amor adolescente, la sensibilidad y fragilidad femenina, su ser fraternal, su capacidad de amar y sus sueños.

También se alude a su sensualidad, sus gustos, deseos, placeres, la sexualidad, las enfermedades y los vicios.

Echadas en la arena como un rebaño pensativo,
vuelven sus ojos hacia el horizonte de los mares,
y sus pies que se buscan y sus manos rozándose
tienen suaves desmayos y amargos estremecimientos.

Advertisement

Unas, corazones embelesados en largas confidencias,
al fondo de la arboleda donde murmuran los arroyos,
van deletreando el amor de la infancia medrosa
y marcan el tronco verde de los árboles jóvenes;

Más contenido que te encantará

otras, igual que monjas, andan lentas y serias
entre las peñas llenas de apariciones, donde
vio brotar San Antonio, como lenguas de lava,
los pechos desnudos y purpúreos de sus tentaciones;

Hay algunas que, al resplandor de las resinas desbordantes,
en la muda oquedad de los antiguos antros paganos,
te piden que socorras sus fiebres vociferantes,
¡oh Baco, tú que aplacas los remordimientos ancestrales!,

Advertisement

y otras, cuyo pecho prefiere los escapularios,
que, ocultando bajo sus largos hábitos un látigo,
mezclan en el bosque sombrío y en las noches solitarias
la espuma del placer con las lágrimas de las torturas.

¡Oh vírgenes, oh demonios, oh monstruos, oh mártires,
generosos espíritus que reprobáis la realidad,
ansiosas de infinito, devotas y satiresas,

tan pronto rebosantes de gritos como henchidas de llantos,
vosotras que mi alma ha seguido hasta vuestro infierno,
pobres hermanas mías, os amo tanto como os compadezco

Advertisement

por vuestros lúgubres dolores, vuestra sed no saciada
y los cálices de amor que llenan vuestro gran corazón!

Poemas de Charles Baudelaire oscuros y cautivadores

Es imprescindible entender la época de Baudelaire para intentar comprender su obra y su personalidad espontánea.

Advertisement

Caracterizada por la aristocracia intelectual de la época, ser el “hombre superior” quien se ubica al margen de lo trivial, lo mundano, producto de la convulsión moderna que sólo la actitud puede disimular.

Poemas de Charles Baudelaire oscuros y cautivadores

En su obra se da sólo a modo de síntesis el romanticismo y se esbozan las primeras expresiones de vanguardia, que como tantas otras vanguardias del siglo, expresan el desgaste de la sociedad burguesa y de su ideología.

Sin más preámbulo, te dejamos con algunas otros poemas de Charles Baudelaire que te fascinaran, claro si te gusta lo peculiar, lo oscuro y mundano.

Advertisement

Remordimiento póstumo

El remordimiento es uno de los temas explorados por el escritor, y en este poema en particular sobresale la visión del poeta.

Como quien puede tener una mirada diferente, y que, por esto, tiene una sabiduría equiparable a la de un sacerdote.

Cuando te hayas dormido, mi bella tenebrosa,
al fondo de un sepulcro hecho de mármol negro,
y cuando solo tengas por alcoba y morada
un panteón húmedo y una cóncava fosa;

Advertisement

cuando la piedra, hundiendo tu pecho asustadizo
y tu torso relajado por una deliciosa displicencia,
impida que palpite tu corazón y ansíe,
y que tus pies recorran tu carrera azarosa,

la tumba, confidente de mi sueño infinito
(porque la tumba siempre comprenderá al poeta),
en esas largas noches donde el sueño es proscrito,

te dirá: «¿De qué te sirve, cortesana incompleta,
nunca haber conocido lo que lloran los muertos?».
—Y el gusano roerá tu piel como un remordimiento.

Advertisement

El abismo

Este es un poema que apunta a la sensación de la inmensidad, lo infinito, lo inabarcable, lo eterno y lo divino.

Lo que no puede comprenderse, asirse, como algo inevitable que contrasta con el ser humano, y su ser limitado y pequeño.

Advertisement

El autor describe un miedo cercano a la ansiedad, como un temor inmenso hacia algo que ni siquiera se conoce. En el verso final sobresale la expresividad, dando cuenta de la desesperación.

Pascal tenía su abismo, que se movía con él.
—¡Todo es pozo sin fondo, ay, acción, deseo, sueño,
palabra! y a menudo, rozando mis pelos erizados,
he sentido pasar el viento del Miedo.

Arriba, abajo, en todas partes, lo profundo, lo inhóspito,
el silencio, el espacio horroroso y cautivador…
Sobre el fondo de mis noches, Dios, con su dedo sabio,
dibuja una pesadilla multiforme y sin tregua.

Advertisement

Tengo miedo del sueño como se teme un gran túnel,
repleto de vago terror, camino hacia quién sabe dónde;
no veo más que infinito por todas las ventanas,
y mi espíritu, siempre acosado por el vértigo,
envidia la insensibilidad de la nada.

—¡Ah, no poder nunca evadirse de los Números y los Seres!

Advertisement

La muerte de los artistas

Este poema trata sobre el oficio del artista. Pero el artista pensado como aquel que persigue una visión de arte asociada a lo místico, lo adorado, lo que conmueve, subyuga, lo que es inmortal.

La labor del artista se muestra, pues, como una acumulación de intentos fallidos, apenas motivados por una esperanza.

La Muerte, entonces, tiene la función de reivindicar y hacer justicia a los poetas del mundo quienes obtienen mayor reconocimiento después de la muerte.

Advertisement

¿Cuánto mis cascabeles tendré que sacudir
y besarte la frente, triste caricatura?
Para dar en el blanco, de mística virtud,
mi carcaj, ¿cuántas flechas habrá de malgastar?

En fintas sutilísimas nuestra alma gastaremos,
y más de un bastidor hemos de destruir,
antes de contemplar la acabada Criatura
cuyo infernal deseo nos colma de sollozos.

Hay algunos que nunca conocieron a su ídolo,
escultores malditos que el oprobio marcó,
que se golpean con saña en el pecho y la frente,

Advertisement

sin más que una esperanza, !Capitolio sombrío!
Que la Muerte, cerniéndose como sol renovado,
logrará, al fin, que estallen las flores de su mente.

Elevación

Este poema de Charles Baudelaire es otro de los tantos que refleja las preferencia atípicas del escritor, una obra cargada de creatividad.

Advertisement

Por encima de estanques, por encima de valles,
De montañas y bosques, de mares y de nubes,
Más allá de los soles, más allá de los éteres,
Más allá del confín de estrelladas esferas,

Te desplazas, mi espíritu, con toda agilidad
Y como un nadador que se extasía en las olas,
Alegremente surcas la inmensidad profunda
Con voluptuosidad indecible y viril.

Escápate muy lejos de estos mórbidos miasmas,
Sube a purificarte al aire superior
Y apura, como un noble y divino licor,
La luz clara que inunda los límpidos espacios.

Advertisement

Detrás de los hastíos y los hondos pesares
Que abruman con su peso la neblinosa vida,
¡Feliz aquel que puede con brioso aleteo
Lanzarse hacia los campos luminosos y calmos!

Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras,
Levantan hacia el cielo matutino su vuelo
-¡Que planea sobre todo, y sabe sin esfuerzo,
La lengua de las flores y de las cosas mudas!

Obsesión

En este poema sobresale la mirada subjetiva del poeta, y ante todo, su emotividad y sensibilidad, su mirada da un nuevo significado a la naturaleza del bosque, los océanos y la noche.

Advertisement

Muestra el surrealismo desarrollado hasta el siglo XX.

Vosotros, altos bosques, me amedrentáis como catedrales;
aulláis igual que el órgano; y en nuestros corazones malditos,
cámaras de duelo eterno donde resuenan antiguos estertores,
se repiten los ecos de vuestros De profundis.

¡Océano, te odio! Tus brincos y tumultos
los encuentra mi espíritu en sí; la risa amarga
del hombre derrotado, llena de sollozos y de insultos,
yo la escucho en la risa tremenda de la mar.

Advertisement

¡Cómo me gustarías, oh noche, sin esas estrellas
cuya luz habla un lenguaje consabido!
¡Pues yo busco el vacío, y lo negro, y lo desnudo!

Pero las tinieblas son también ellas lienzos
donde viven, brotando de mis ojos a miles,
seres desaparecidos de miradas familiares.

Advertisement

El sol

En este poema de charles baudelaire se muestra una figura ambigua del sol, en el paisaje urbano es furioso y cruel, y en el campo es un padre que nutre, alegra y cura enfermedades. Se trata de un mensaje inspirador.

Por la vieja barriada, donde, de las casuchas
las persianas ocultan las lujurias secretas
cuando el astro cruel furiosamente hiere
la ciudad y los campos, los techos y sembrados,

quisiera ejercitarme en mi esgrima fantástica
husmeando en los rincones azares de la rima,
tropezando en las sílabas, como en el empedrado,
acaso hallando versos que hace tiempo soñé.

Advertisement

Ese padre nutricio, que huye de las clorosis,
en los campos despierta los versos y las rosas;
logra que se evaporen hacia el éter las penas
saturando de miel cerebros y colmenas.

Es el quien borra años al que lleva muletas
y le torna festivo como las bellas mozas,
y a las mieses ordena madurar y crecer
en la inmortal entraña que desea florecer.

Cuando, como un poeta, desciende a las ciudades,
ennoblece la suerte de las cosas más viles,
y penetra cual rey, sin séquito ni pompa,
tanto en las casas regias como en los hospitales.

Advertisement

Charles Baudelaire fue uno de los máximos exponentes del simbolismo.

Pero ¿en qué consiste el Simbolismo? Este fue uno de los movimientos artísticos más importantes de finales del siglo XIX, originado en Francia y en Bélgica.

Advertisement

Fue definido como un movimiento oscuro y enigmático debido al uso audaz de metáforas que buscaban evocar las afinidades ocultas por medio de la sinestesia.

En Escribirte valoramos tu opinión, déjanos un comentario.

Advertisement
Advertisement
Advertisement