+11 poemas de ciudades (Largos y cortos)

Advertisement

Vivimos en un mundo donde la tecnología a descalzado poco a poco el arte y la poesía posicionándose como el mayor elemento distractor de los jóvenes.

Y es por ellos que muchos críticos han comentado que al igual que la civilización se ha pasado a vivir a las ciudades ya es tiempo de que la poesía se pase al lado urbano, olvidando que esta comenzó siéndolo.

La poesía tuvo su inicio en la tradición más antigua que solemos llamar occidental, es por ello que hoy podemos decir que esta corriente literaria no comenzó cantándole a las ciudades si no más bien a la aniquilación y las ruinas.

Advertisement
Los mejores recuerdos llegaran a tu mente al leer estos bellos poemas dedicados a las ciudades más importante del mundo

Es por ello que decidimos abrir un espacio para esos poemas de ciudades que marcaron la historia y recorrieron el mundo por su impacto en la sociedad.

Poemas de Ciudades

Entre las descripciones de la ciudad hechas por escritores y especialmente por poetas destacan la de muchos que utilizaron sus edificaciones para inspirar sus poemas y finalmente compartir con el mundo las bondades ocultas en estas.

Grandes autores utilizan las ciudades para inspirarse en ellas y nostras al mundo con su palabras las bondades que la edifican.

La lejana caída de Troya (Francisco de Quevedo)

Aperturamos esta lista de los mejores poemas de ciudades y Francisco de Quevedo es el primer escritor de la lista.

Advertisement

Con su poema habla que el cielo es el enemigo de los hombres,  los templos no protegen como antes, en otra palabras todo cae por sus propio peso y nada dura para siempre y la fortaleza mejor armada dura por siempre.

Árdese Troya y sube el humo oscuro
Al enemigo cielo, y entre tanto,
Alegre Juno mira el fuego y llanto,
Venganza de mujer, castigo duro.

El vulgo, aún en los templos mal seguro,
Huye cubierto de amarillo espanto,
Corre cuajado en sangre el tinto Xanto,
Y viene a tierra el levantado muro.

Advertisement

Crece el incendio propio el fuego extraño,
Las empinadas máquinas cayendo
De que se ven ruinas y pedazos.
Y la causa eficaz de tanto daño,
Mientras vencido Paris muere ardiendo,
Del griego vencedor duerme en los brazos.

Advertisement

A Roma (Joachim du Bellay)

Este Poema de ciudad revela lo que pocos escritos logran mostrar, la fragilidad de las obras humanas y la fuerza y eternidad de Dios. Habla de una de las más famosas ciudades caída como es la del imperio romano.

A Roma en Roma buscas, oh
extranjero,
Mas ya nada de Roma en Roma existe,
Los viejos muros que entre escombros viste
Es lo que llama Roma el mundo entero.

Cuánto orgullo entre ruinas prisionero,
Tú, que al mundo tus leyes impusiste,
Para vencerlo todo, te venciste,
Y el tiempo te consume en su brasero.

Advertisement

Túmulo es Roma, a Roma misma alzado,
A Roma sólo Roma ha sojuzgado,
Y oh vaivén mundanal, sólo subsiste

De Roma, el Tíber que a lo lejos huye,
El tiempo lo que es firme lo destruye,
Y sólo lo que huye le resiste.

Advertisement

Cada ciudad puede ser otra Mario Benedetti

Uruguay nos cautiva con un popular poema de cuidad escrito de la mano de Mario Benedetti que con románticas frases asemeja dos ciudades con el amor y la distancia de una relación que a pesar de la lejanía los une un sentimiento.

Los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.
Jaime Sabines

Advertisement

Cada ciudad puede ser otra
cuando el amor la transfigura
cada ciudad puede ser tantas
como amorosos la recorren

el amor pasa por los parques
casi sin verlos amándolos
entre la fiesta de los pájaros
y la homilía de los pinos

cada ciudad puede ser otra
cuando el amor pinta los muros
y de los rostros que atardecen
unos es el rostro del amor

Advertisement

y el amor viene y va y regresa
y la ciudad es el testigo
de sus abrazos y crepúsculos
de sus bonanzas y aguaceros

y si el amor se va y no vuelve
la ciudad carga con su otoño
ya que le quedan sólo el duelo
y las estatuas del amo

Advertisement

Ciudad linda (Manuel Palacios)

Este poema de ciudad usa un lenguaje bastante sencillo para hablar sobre una ciudad y el sentimiento de nostalgia que esta genera en el autor al recordar los detalles y vivencias entre sus sombras.

Ciudad Bolívar
reina del Orinoco,
grande como tu nombre,
cuna de grandes hombres.

Advertisement

Jardín de la añoranza,
jardín de la bravura,
es tierra de la esperanza,
sueño con tu hermosura.

Admiro tus grandes cerros,
bellos como tu nombre;
bellas son tus mujeres,
lindas como las flores.

Advertisement

Momento  (Alfonsina Storni)

Este poema de cuidad utiliza este elemento para referirse a la visión de soledad, muestre y depresión que la escritora intentaba compartir con el mundo.

Uno de sus tantos poemas que describen el mundo paralelo en que esta se sentía atrapada.

Advertisement

Una ciudad hecha de huesos grises
se abandona a mis pies.
Como tajos negros, las calles,
separan el osario, lo cuadriculan,
lo ordenan, lo levantan.

En la ciudad, erizada de dos millones de hombres,
no tengo un ser amado…

El cielo, más gris aún
que la ciudad,
desciende sobre mí,
se apodera de mi vida,
traba mis arterias,
apaga mi voz…

Advertisement

Ciudad (Pablo Neruda)

Un poma de ciudad que describe utilizando elementos naturales el sentimiento de tristeza y nostalgia que el autor intento compartir bajo el seudónimo de Pablo Neruda.

Para ocultar su verdadero nombre de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto como era frecuente en sus obras.

Advertisement

Ciudad desde los cerros entre la noche de hojas
mancha amarilla su rostro abre la sombra
mientras tendido sobre el pasto deletreo
ahí pasan ardiendo sólo yo vivo

tendido sobre el pasto mi corazón está triste
la luna azul araña trepa inunda
emisario ibas alegre en la tarde que caía
el crepúsculo rodaba apagando flores

tendido sobre el pasto hecho de tréboles negros
y tambalea sólo su pasión delirante
recoge una mariposa húmeda como un collar
anúdame tu cinturón de estrellas esforzadas

Más contenido que te encantará
Advertisement

Venecia (Oliverio Girondo)

Este poeta argentino, vinculado a la vanguardia porteña de los años 1920, nos trae este poema de ciudad que habla de Venecia, una ciudad cubierta de agua.

Se respira una brisa de tarjeta postal.
¡Terrazas! góndolas con ritmos de cadera.
Fachadas que reintegran tapices persas en el agua.
Remos que no terminan nunca de llorar.

Advertisement

El silencio hace gárgaras en los umbrales,
arpegia un pizzicato en las amarras,
roe el misterio de las casas cerradas.
Al pasar debajo de los puentes,
uno aprovecha para ponerse colorado.

Bogan en la laguna, dandys que usan un
lacrimatorio en el bolsillo con todas las iridiscencias
del canal, mujeres que han traído sus labios de
viena y de berlín para saborear una carne

de color aceituna, y mujeres que sólo se
alimentan de pétalos de rosa, tienen las
manos incrustadas de ojos de serpiente,
y la quijada fatal de las heroínas d’annunzianas.

Advertisement

¡Cuando el sol incendia la ciudad,
es obligatorio ponerse un alma de nerón!
en los piccoli canali los gondoleros fornican con la noche,

anunciando su espasmo con un triste cantar,
mientras la luna engorda,como en cualquier parte,
su mofletudo visaje de portera.

Yo dudo que aún en esta ciudad de sensualismo,
existan falos más llamativos, y de una erección
más precipitada,que la de los badajos del
campanile de san marcos.

Advertisement

Adiós a cuba (Francisco Villaespesa)

Francisco Villaespesa Martín fue un poeta, dramaturgo y narrador español del modernismo que escribió este poema que habla sobre la habana haciendo una despedida a la nación cubana.

Advertisement

Con ternuras de madre y piedades de hermana
me ofreciste un oasis de paz en esta guerra,
por eso al alejarse la errante caravana,
tu recuerdo en el fondo del corazón encierra;

y con él las tristezas de su otoño engalana…
Pupila que la muerte sin mirarte se cierra
no sabrá qué es belleza, porque tú eres, habana,
la ciudad más hermosa que floreció en la tierra.

¡En mi adiós, como ofrenda, te dejo el alma mía!…
¡Que los Dioses te amparen, ciudad de encantamiento,
y que siempre contemple la pupila viajera

Advertisement

sobre el maravilloso cristal de tu bahía
fulgurar ondulante a la gloria del viento
la estrella solitaria que brilla en tu bandera!…


A Bogotá (Julio Flórez)

Un poema dedicado a la ciudad capital de su país natal con la cual el escritor se siente realmente identificado y por ello decidió escribir estos versos para enaltecer esta ciudad.

I

Advertisement

Oh mi ciudad querida, hoy tan lejana y tan inaccesible a mi deseo, que al evocarte en mi memoria creo que fuiste un sueño de mi edad temprana!

Te evoco así, como a quimera vana, y al evocarte, sin cesar te veo resplandecer bajo el ardor febeo sobre la gran quietud de la sabana.

Y al pensar que en ti van, hora tras hora, sucumbiendo los seres que amé tanto y que la tierra sin cesar devora,

Advertisement

surges bajo la nube de mi llanto, no como ayer: alegre y tentadora, sino como un inmenso camposanto.

II

¡Oh mi bella ciudad! Cómo en tu seno vibró mi ser y aleteó mi rima cuando en tu corazón hallé la cima que asalta el rayo y que apostrofa el trueno.

Advertisement

Te poseí bajo tu azul sereno, entre el halago dulce de tu clima, y te ofrendé mi juventud optima con tanto ahínco y con amor tan pleno,

que en las tinieblas de tus noches frías y hasta en tus más recónditos rincones deben sonar, cual ecos de otros días:

los sollozos de todas mis canciones, los estruendos de todas mis orgías y los gritos de todas mis pasiones!

Advertisement

Mi ciudad querida (Crisán Bholé)

Memorias de la infancia es lo que te llegan a tu mente cuando lees este poema que habla sobre la ciudad natal del escritor con palabras de ternura y regocijo.

Advertisement

Cuna fraternal de mi niñez
Turgente fruta de recuerdos
Llena mi alma de alegría
Gozoso era aquel día

Crisálida de ternura
Brindaste a mi vida
Bella ciudad
Hacía allá partiría

Mi persona forjaste
Linda gente amable
De piel me hiciste
Gratitud inmensurable

Advertisement

A mi ciudad (Estefania Marel)

Argentina se hace presente para hacer el cierre perfecto de esta recopilación de los mejores poemas de ciudades.

Advertisement

Este escrito hace referencia a la ciudad como una perla del continente que recibe y acojé a los nativos de otros pueblos.

Ciudad perlada
cuna de inmigrantes,
te forjaron esbelta
a pico y pala.

Estás protegida
por un observador bravío
que avista el valle
donde te han erigido.

Advertisement

Ahora eres otra,
luces imponente
con tus plantas frutales
y el río al frente.

Cada vez que te evoco
mi tierra querida
se renueva en mi pecho el orgullo
de ser de esta tierra argentina.

Advertisement

Sin duda las ciudades representan un lado importante en la sociedad y los autores lo demuestran al escribir sobre sus bondades y convertir su belleza en poesía.

No olvides dejarnos tu comentario.

Advertisement
Advertisement
Advertisement