+11 Poemas de Garcilaso de la Vega ¡Amor y amistad!

Advertisement

¿Quién fue Garcilaso de la Vega? ¿Cuál es su obra más importante? Garcilaso de la Vega es la encarnación perfecta del caballero cortesano del Renacimiento a quien el éxito sonrió hasta su temprana muerte.

Es conocido por ser uno de los poetas más importantes y considerado uno de los máximos exponentes de la lírica del Siglo de Oro, así como uno de los escritores más grandes de la historia.

Este escritor y militar de origen toledano, nacido probablemente entre el 1498 y 1501, es conocido por ser el pionero en introducir la poesía renacentista y los versos endecasílabos en su país natal.

Advertisement

Su poesía, cuyo único tema es el amor cortés y la amistad, ha logrado tal consagración en las letras españolas, que aún en nuestros días sigue pareciendo contemporánea a todos los amantes de las letras poéticas.

La principal fuente de inspiración de Garcilaso de la Vega fue probablemente sus sentimientos hacia Isabel Freyre, la cual se convertiría en su amor platónico.

Por quién sufriría la desesperanza y melancolía que expresa en gran parte de sus obras, pues no sólo tuvo que ver a su amada casada con otro hombre, también le tocó vivir la perdida de esta.

Advertisement

Poemas de Garcilaso de la Vega, sonetos de amor y melancolía

Pese a la gran importancia de su figura, la obra de este autor fue relativamente corta y no sería publicada hasta años después de su muerte.

Consta de una cuarentena de sonetos, tres églogas, una epístola, dos elegías y cinco canciones.

Lo característico de este autor es que todas sus composiciones son de gran hermosura y siendo el amor uno de sus principales temáticas.

Advertisement

Garcilaso de la Vega se dejó influenciar por la lírica italiana y por los clásicos, Además su figura se convirtió en ejemplo para muchos escritores que imitaron su estilo, popolarizando sus versos incluso en vida.

Además, sus obras cuentan con un tono íntimo, musical y emocionalmente expresivo que tendía a evitar la grandilocuencia típica de épocas anteriores.

Por esto y muchos más elementos es necesario recordar algunos de los poemas de Garcilaso de la Vega y hoy te traemos una corta lista de los más populares.

Advertisement

Soneto I Cuando me paro a contemplar mi estado

Este primer poema de Garcilaso de la Vega es un soneto que hace referencia a la observación del pasado.

Al voltear la mirada atrás y con ello valorar lo que se ha logrado en la vida y esos aquellos detalles que han permitido llegar a sitios inolvidables.

Así como los sentimientos especialmente a la tristeza generada por un amor no correspondido.

Advertisement

Cuando me paro a contemplar mi estado
y a ver los pasos por donde me han traído,
hallo, según por donde anduve perdido,
que a mayor mal pudiera haber llegado;

mas cuando del camino estó olvidado,
a tanto mal no sé por do he venido;
sé que me acabo, y más he y o sentido
ver acabar conmigo mi cuidado.

Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme
si quisiere, y aún sabrá querello;
que pues mi voluntad puede matarme,
la suya, que no es tanto de mi parte,
pudiendo, ¿qué hará sino hacello?

Advertisement

Soneto VIII De aquella vista buena y excelente

En este soneto del destacado escritor, se presenta un escenario bastante interesante en el que dos amados se miran a los ojos estableciendo un acto de comunicación profundo e incluso espiritual.

En este poema de Garcilaso de la Vega se puede observar las sensaciones que genera la mirada de la persona amada.

Advertisement

Así como la melancolía que provoca su recuerdo, más cuando hablamos de un amor no correspondido.

De aquella vista buena y excelente
salen espirtus vivos y encendidos,
y siendo por mis ojos recibidos,
me pasan hasta donde el mal se siente.

Entránse en el camino fácilmente,
con los míos, de tal calor movidos,
salen fuera de mí como perdidos,
llamados de aquel bien que está presente.

Advertisement

Ausente, en la memoria la imagino;
mis espirtus, pensando que la vían,
se mueven y se encienden sin medida;
mas no hallando fácil el camino,
que los suyos entrando derretían,
revientan por salir do no hay salida.

Soneto IV Un rato se levanta mi esperanza

Entre los soneto del escritor, son pocos los que se hacen referencia explicita a la figura de la mujer amada y este en particular lo plasma entre sus líneas.

Advertisement

En este poema de Garcilaso de la Vega se trata sobre su estancia en prisión, en Tolosa, tras haber sido encarcelado por  acudir a la boda de su sobrino.

Un rato se levanta mi esperanza,
mas cansada d’haberse levantado,
torna a caer, que deja, a mal mi grado,
libre el lugar a la desconfianza.

¿Quién sufrirá tan áspera mudanza
del bien al mal? Oh corazón cansado,
esfuerza en la miseria de tu estado,
que tras fortuna suele haber bonanza!

Advertisement

Yo mesmo emprenderé a fuerza de brazos
romper un monte que otro no rompiera,
de mil inconvenientes muy espeso;
muerte, prisión no pueden, ni embarazos,
quitarme de ir a veros como quiera,
desnudo espirtu o hombre en carne y hueso.

Soneto XXVIII Boscán, vengado estáis, con mengua mía

En este poema el Garcilaso de la Vega hace referencia al hecho de haberle reprocharle a un amigo el dejarse llevar por la pasión y el amor hacia alguien, un elemento un poco hipócrita ya que el propio autor hizo exactamente lo mismo.

Advertisement

Boscán, vengado estáis, con mengua mía,
de mi rigor pasado y mi aspereza
con que reprehenderos la terneza
de vuestro blando corazón solía.

Agora me castigo cada día
de tal salvatiquez y tal torpeza:
mas es a tiempo que de mi bajeza
correrme y castigarme bien podría.

Sabed que en mi perfecta edad y armado,
con mis ojos abiertos me he rendido
al niño que sabéis, ciego y desnudo.

Advertisement

De tan hermoso fuego consumido
nunca fue corazón: si preguntado
soy lo demás, en lo demás soy mudo.

Soneto XXVI Echado está por tierra el fundamento

En este soneto esta bien marcado el dolor provocado por un amor que no ha sido ni podrá volver a ser, se trata del típico poema que plasmas los sentimientos por un amor platónico.

Advertisement

Igualmente se expone en este poema de Garcilaso de la Vega, el sufrimiento que genera en el autor la muerte de la que fuera su gran amor y motivo de inspiración en muchas de sus obras, Isabel Freyre.

Echado está por tierra el fundamento
que mi vivir cansado sostenía.
¡Oh cuánto bien se acaba en solo un día!
¡Oh cuántas esperanzas lleva el viento!
¡Oh cuán ocioso está mi pensamiento
cuando se ocupa en bien de cosa mía!

A mi esperanza, así como a baldía,
mil veces la castiga mi tormento.
Las más veces me entrego, otras resisto
con tal furor, con una fuerza nueva,
que un monte puesto encima rompería.

Advertisement

Aquéste es el deseo que me lleva,
a que desee tornar a ver un día
a quien fuera mejor nunca haber visto.

Otros poemas de Garcilaso de la Vega

La influencia de Garcilaso de la Vega fue determinante para la poesía del Siglo de Oro ya que popularizó una de las estrofas más utilizada durante la edad áurea de la poesía española.

Advertisement

Además el estilo único del escritor destacó no sólo por la habilidad de éste, también por sus intenciones claras de expresar de forma nítida, espontánea y de forma totalmente genuina sus más profundos sentimientos.

Más contenido que te encantará

¡Oh celos de amor, terrible freno!

Este poema del reconocido Garcilaso de la Vega de forma mítica y simple nos describe proporciona una muy valida definición de los celos.

Advertisement

Ese sentimiento que poco a poco va envenenando las relaciones hasta que esta muere.

¡Oh celos, de amor terrible freno
quen un punto me vuelve y tiene fuerte;
hermanos de crueldad, deshonrada muerte
que con tu vista tornas el cielo sereno!

¡Oh serpiente nacida en dulce seno
de hermosas flores, que mi esperanza es muerte:
tras prósperos comienzos, adversa suerte,
tras suave manjar, recio veneno!

Advertisement

¿De cuál furia infernal acá saliste,
oh cruel monstruo, oh peste de mortales,
que tan tristes, crudos mis días heciste?

Tórnate al infierno sin mentar mis males;
desdichado miedo, ¿a qué veniste?,
que bien bastaba amor con sus pesares.

En tanto que rosa y azucena

Este poema de Garcilaso de la Vega es otras de la composiciones románticas que destacó por el estilo único y la sensibilidad con que el escritor abordaba las diferentes temáticas en sus producciones poéticas.

Advertisement

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto
enciende el corazón y lo refrena;

y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto,
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena;

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Advertisement

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera,
por no hacer mudanza en su costumbre.

Oda ad Florem Gnido

No queda duda del talento que poseía Garcilaso de la Vega para producir tan bellos versos, dedicados en primer lugar al amor y la dulce amistad.

Este poema de sus autoría deja en claro a los lectores la magia que brotaba de su pluma al componer tan espectaculares líricas.

Advertisement

Si de mi baja lira
tanto pudiese el son que en un momento
aplacase la ira
del animoso viento
y la furia del mar y el movimiento;

y en ásperas montañas
con el süave canto enterneciese
las fieras alimañas,
los árboles moviese
y al son confusamente los trujiese,

no pienses que cantado
sería de mí, hermosa flor de Gnido,
el fiero Marte airado,
a muerte convertido,
de polvo y sangre y de sudor teñido;

Advertisement

ni aquellos capitanes
en las sublimes ruedas colocados,
por quien los alemanes,
el fiero cuello atados,
y los franceses van domesticados;

mas solamente aquella
fuerza de tu beldad sería cantada,
y alguna vez con ella
también sería notada
el aspereza de que estás armada:

y cómo por ti sola,
y por tu gran valor y hermosura
convertido en vïola,
llora su desventura
el miserable amante en tu figura.

Advertisement

Hablo de aquel cativo,
de quien tener se debe más cuidado,
que está muriendo vivo,
al remo condenado,
en la concha de Venus amarrado.

Por ti, como solía,
del áspero caballero no corrige
la furia y gallardía,
ni con freno la rige,
ni con vivas espuelas ya le aflige.

Por ti, con diestra mano
no revuelve la espada presurosa,
y en el dudoso llano
huye la polvorosa
palestra como sierpe ponzoñosa.

Advertisement

Por ti, su blanda musa,
en lugar de la cítara sonante,
tristes querellas usa,
que con llanto abundante
hacen bañar el rostro del amante.

Por ti, el mayor amigo
le es importuno, grave y enojoso;
yo puedo ser testigo,
que ya del peligroso
naufragio fui su puerto y su reposo.

Y agora en tal manera
vence el dolor a la razón perdida,
que pozoñosa fiera
nunca fue aborrecida
tanto como yo dél, ni tan temida.

Advertisement

No pierda más quien ha tanto perdido

Palabras de fortaleza son las que llenan este hermoso poema de Garcilaso de la Vega, en el se plasma los mejores deseos a una persona que se aprecia.

Si estas en busca de un poema para dedicar y levantar el ánimo este es el ideal para hacerlo, con palabras delicadas brinda motivación antes situaciones desafortunadas.

No pierda más quien ha tanto perdido,
bástate, amor, lo que ha por mí pasado;
válgame agora jamás haber probado
a defenderme de lo que has querido.

Advertisement

Tu templo y sus paredes he vestido
de mis mojadas ropas y adornado,
como acontece a quien ha ya escapado
libre de la tormenta en que se vido.

Yo había jurado nunca más meterme,
a poder mío y mi consentimiento,
en otro tal peligro, como vano.

Mas del que viene no podré valerme;
y en esto no voy contra el juramento;
que ni es como los otros ni en mi mano.

Advertisement

Si quejas y lamentos pueden tanto

La belleza de las composiciones de Garcilaso de la Vega es extraordinaria y sorprendente, con sus versos logra causar en los lectores inspiración.

Este poema en particular, muestra un tono diferente al que se puede observar en sus demás obras, pues en este usa un tono pesimista y triste pero siempre manteniendo el romance en sus líneas.

Si quejas y lamentos pueden tanto,
que enfrenaron el curso de los ríos,
y en los diversos montes y sombríos
los árboles movieron con su canto;

Advertisement

si convirtieron a escuchar su llanto
los fieros tigres, y peñascos fríos;
si, en fin, con menos casos que los míos
bajaron a los reinos del espanto,

¿por qué no ablandará mi trabajosa
vida, en miseria y lágrimas pasada,
un corazón conmigo endurecido?

Con más piedad debería ser escuchada
la voz del que se llora por perdido
que la del que perdió y llora otra cosa.

Advertisement

Amor, amor, un hábito vestí

Es difícil encontrar un poema de Garcilaso de la Vega en donde el amor no sea el centro. En caso de este poema el romance se hace notar el sentimiento y la devoción que surgen a raíz de un enamoramiento.

Amor, amor, un hábito vestí
el cual de vuestro paño fue cortado;
al vestir ancho fue, más apretado
y estrecho cuando estuvo sobre mí.

Después acá de lo que consentí,
tal arrepentimiento me ha tomado,
que pruebo alguna vez, de congojado,
a romper esto en que yo me metí.

Advertisement

Mas ¿quién podrá de este hábito librarse,
teniendo tan contraria su natura,
que con él ha venido a conformarse?

Si alguna parte queda por ventura
de mi razón, por mí no osa mostrarse;
que en tal contradicción no está segura.

Advertisement

No queda duda de que la figura de Garcilaso de la Vega marcó un antes y un después en la literatura española y a pesar de su empleo de innovación a la hora de componer su poesía.

La introducción de temas y formas de procedencia italiana, se impuso como modelo de armonía, serenidad y musicalidad, y como clásico se le leyó y estudió desde Herrera y el Brocense.

Lamentablemente, el éxito no lo es todo en la vida, este notable escritor fallece a muy temprana edad y deja un vacío en la literatura.

Advertisement

Cuéntanos que te ha parecido este artículo con los mejores poemas de Garcilaso de la Vega, déjanos un comentario y continua con nosotros para que conozcas más sobre autores de poesía.

Advertisement
Advertisement