+5 Poemas de Gonzalo de Berceo ¡Cautivadores!

Advertisement

¿Quién fue Gonzalo de Berceo resumen? Las curiosidades rondan cerca de esta figura emblemática de la literatura, pues Gonzalo de Berceo es el primer poeta en lengua castellana con nombre conocido.

No sólo gracias a algunos documentos notariales, sino también a sus propios textos, de donde se puede extraer algunos datos para reconstruir su biografía.

La temática predominante de sus escritos es la religión, y es común encontrar datos bibliográficos, especialmente de quienes eran adorados en los monasterios con los que tuvo relación.

Advertisement

Su obra tiene un claro objetivo didáctico y moral, y se caracteriza por un tratamiento sencillo y popular del lenguaje.

Con su expresión realista y auténtica, muestra sus gustos por la recreación de detalles pintorescos y cotidianos.

Su contribución lingüística al castellano es de gran importancia, y esto le fue posible gracias a su amplia cultura, que incluía un conocimiento muy profundo del latín.

Advertisement

Además recurrió a fórmulas de la literatura oral tradicional y del mester de juglaría. Berceo fue la figura más representativa del mester de clerecía.

Poemas de Gonzalo de Berceo ¡Interesantes!

Gonzalo de Berceo fue un escritor español nacido en La Rioja, España, que vivió entre los años 1197 y 1264.

Sobre su vida no existen muchos dato más que los expuestos por el propio escritor en su producciones poética.

Advertisement

Entre algunos de lo datos recogidos de su poesía se encuentra que recibió su educación en un monasterio de su ciudad, y ocupó diferentes puestos eclesiásticos, llegando a ser notario de un abad y maestro del noviciado.

Gonzalo de Berceo no destacó por su originalidad en la corriente de narrativa, ya que en gran parte se dedicó a traducir y ampliar textos escritos en latín.

Aunque adaptándolos y aportando su propio estilo, sin embargo fueron varios los éxitos de poeta.

Advertisement

No queda duda de los grande aporte de este escritor hacia la literatura, y por ello hoy en Escribirte queremos recordar algunos de sus poemas más representativos.

Poemas de Gonzalo de Berceo ¡Interesantes!

Cantica

La forma peculiar que tiene cada escritor para elaborar sus composiciones poéticas, depende de su estilo único y la destresa de sus habilidades.

Con este poema de Gonzalo de Berceo se da un ejemplo del estilo que plasmo este en su legado literario.

Advertisement

¡Eya, velar! ¡Eya, velar! ¡Eya, velar!

Velat, aljama de los judíos,
¡eya, velar!,
que non vos furten al Fijo de Díos.
¡Eya, velar!

Ca furtárvoslo querrán,
¡eya, velar!,
Andrés e Peidro et Johán.
¡Eya, velar!

Advertisement

Non sabedes tanto descanto,
¡eya, velar!,
que salgades de so encanto.
¡Eya, velar!

Todos son ladronciellos,
¡eya, velar!,
que assechan por los pestiellos.
¡Eya, velar!

Vuestra lengua tan palabrera,
¡eya, velar!,
havos dado mala carrera.
¡Eya, velar!

Advertisement

Todos son omnes plegadizos,
¡eya, velar!,
rioaduchos mescladizos.
¡Eya, velar!

Vuestra lengua sin recabdo,
¡eya, velar!,
por mal cabo vos ha echado.
¡Eya, velar!

Non sabedes tant de engaño,
¡eya, velar!,
que salgades ende este año.
¡Eya, velar!

Advertisement

Non sabedes tanta razón,
¡eya, velar!,
que salgades de la prisión.
¡Eya, velar!

Tomaseio e Matheo,
¡eya, velar!,
de furtarlo han gran deseo.
¡Eya, velar!

El discípulo lo vendió,
¡eya, velar!,
el Maestro non lo entendió.
¡Eya, velar!

Advertisement

Don Philipo, Simón e Judas,
¡eya, velar!,
por furtar buscan ayudas.
¡Eya, velar!

Si lo quieren acometer,
¡eya, velar!,
¡oy es día de parescer!
¡Eya, velar!
¡Eya, velar! ¡Eya, velar! ¡Eya, velar!

Advertisement

El ladrón devoto

Milagros de Nuestra Señora es un poemario del escritor que quizas es uno de los más famosos e importante de toda su carrera.

En esta oportunidad traemos un verso de esta composición para mostrar el talento que tenía el escritor para la letras.

Este poema de Gonzalo de Berceo mantine en equilibrio su devoción cristiana con sus ideales sociales.

Advertisement

Milagros de Nuestra Señora VI

Era un ladrón malo que más querié furtar
que ir a la eglesia nin a puentes alzar;
sabié de mal porcalzo su casa governar,
uso malo que priso, no lo podié dexar.

Si facié otros males, esto no lo leemos,
serié mal condempnarlo por lo que non savemos,
mas abóndenos esto que dicho vos a vemos,
si ál fizo, perdóneli Christus en qui creemos.

Advertisement

Entre las otras malas, avié una bondat
que li vahó en cabo e dioli salvedat;
credié en la Gloriosa de toda voluntat,
saludávala siempre contra la su magestat.

Si fuesse a furtar, o a otra locura,
siempre se inclinava contra la su figura,
dizié «Ave María» e más de escriptura,
tenié su voluntad con esto más segura.

Como qui en mal anda en mal á a caer,
oviéronlo con furto est ladrón a prender;
non ovo nul consejo con qué se defender,
judgaron que lo fuessen en la forca poner.

Advertisement

Levólo la justicia pora la crucejada,
do estava la forca por concejo alzada;
prisiéronli los ojos con toca bien atada,
alzáronlo de tierra con soga bien tirada.

Alzáronlo de tierra quanto alzar quisieron,
quantos cerca estavan por muerto lo tovieron:
si ante lo sopiessen lo que depués sopieron,
no li ovieran fecho esso que li fizieron.

La Madre glorïosa, duecha de acorrer,
que suele a sus siervos ennas cuitas valer,
a esti condempnado quísoli pro tener,
membróli del servicio que li solié fer.

Advertisement

Metióli so los piedes do estava colgado
las sus manos preciosas, tóvolo alleviado:
non se sintió de cosa ninguna embargado,
non sovo plus vicioso nunqua nin más pagado.

Ende al día terzero vinieron los parientes,
vinieron los amigos e los sus connocientes,
vinién por descolgallo rascados e dolientes,
sedié mejor la cosa que metién ellos mientes.

Trobáronlo con alma alegre e sin danno,
non serié tan vicioso si yoguiesse en vanno;
dizié que so los piedes tenié un tal escanno,
non sintrié mal ninguno si colgasse un anno.

Advertisement

Quando lo entendieron los que lo enforcaron,
tovieron que el lazo falsso gelo dexaron;
fueron mal rependidos que no lo degollaron,
tanto gozarién d’esso quanto depués gozaron.

Fueron en un acuerdo toda essa mesnada,
que fueron engannados enna mala lazada,
mas que lo degollassen con foz o con espada;
por un ladrón non fuesse tal villa afontada.

Fueron por degollarlo los mancebos más livianos,
con buenos seraniles grandes e adïanos;
metió Sancta María entre medio las manos,
fincaron los gorgueros de la golliella sanos.

Advertisement

Quando esto vidieron que no’l podién nocir,
que la Madre gloriosa lo querié encobrir,
oviéronse con tanto del pleito a partir,
hasta que Dios quisiesse dexáronlo vevir.

Dexáronlo en paz que se fuesse su vía,
ca ellos non querién ir contra Sancta María,
mejoró en su vida, partióse de follía:
quando cumplió so corso murióse de su día.

Madre tan pïadosa, de tal benignidat,
que en buenos e en malos face su pïadat,
devemos bendicirla de toda voluntat:
los que la bendissieron ganaron grand rictat.

Advertisement

Las mannas de la Madre con las d’El que parió
semejan bien calannas qui bien las connoció;
Él por bonos e malos, por todos descendió,
Ella, si la rogaron, a todos acorrió.

Poemas de Gonzalo de Berceo (Milagros de Nuestra Señora)

Algunos de los títulos más sonados de este escritor son “Estoria de sennor San Millán”, “Vida de Sancta Oria, virgen” y “La vida del glorioso confesor Santo Domingo de Silos”.

Advertisement
Poemas de Gonzalo de Berceo (Milagros de Nuestra Señora)

Gonzalo de Berceo destacó por su forma de narrar los sucesos religiosos y de intentar acercarlos al pueblo mediante un estilo y forma de sentir humilde y sencilla que de él un autor de gran valor simbólico para otros autores posteriores.

El pobre caritativo

Nuevamente encontramos entre los poemas de Gonzalo de Berceo uno extraído de la que quizas fuese sus producción más importante.

En esta oportunida, se trata de un texto netamente religiosos inspirado en elementos divinos, y enfocado en el camino que recorre el alma ante los mandamientos de Dios.

Advertisement

Milagros de Nuestra Señora – versos 525 a 564

V

Más contenido que te encantará

Era un omne pobre que vivié de raziones,
non avié otras rendas nin otras furcïones
fuera quanto lavrava, esto poccas sazones:
tenié en su alzado bien poccos pepïones.

Advertisement

Por ganar la Gloriosa que él mucho amava,
partiélo con los pobres todo quanto ganava;
en esto contendié e en esto punnava,
por aver la su gracia su mengua oblidava.

Quando ovo est pobre d’est mundo a passar,
la Madre glorïosa vínolo combidar;
fablóli muy sabroso, queriélo falagar,
udieron la palavra todos los del logar.

«Tú mucho cobdiciest la nuestra compannía,
sopist pora ganarla bien buena maestría,
ca partiés tus almosnas, diziés Ave María,
por qué lo faziés todo yo bien lo entendía.

Advertisement

»Sepas que es tu cosa toda bien acabada,
ésta es en que somos la cabera jornada;
el Ite, missa est, conta que es cantada,
venida es la ora de prender la soldada.

»Yo so aquí venida por levarte comigo,
al regno de mi Fijo, que es bien tu amigo,
do se ceban los ángeles del buen candïal trigo;
a las Sanctas Virtutes plazerlis há contigo.»

Quando ovo la Gloriosa el sermón acabado,
desamparó la alma al cuerpo venturado,
prisiéronla de ángeles, un convento onrrado,
leváronla al Cielo, ¡Dios sea end laudado!

Advertisement

Los omnes que avién la voz ante oída,
tan aína vidieron la promesa complida:
a la Madre gloriosa que es tan comedida,
todos li rendién gracias, quisque de su partida.

Qui tal cosa udiesse serié malventurado
si de Sancta María non fuesse muy pagado,
si más no la onrrase serié desmesurado,
qui de ella se parte es muy mal engannado.

Aun más adelante queremos aguijar:
tal razón como ésta non es de destajar,
ca éstos son los árboles do devemos folgar,
en cuya sombra suelen las aves organar.

Advertisement

El clérigo y la flor

Como ya sabemos la contribución lingüística al castellano que dejó este escritor español es de gran importancia.

A través de los poemas de Gonzalo de Berceo se pueden apreciar los aportes de este a la lengua.

Advertisement

Milagros de Nuestra Señora III

Leemos de un clérigo que era tiestherido,
ennos vicios seglares ferament embevido;
peroque era locco, avié un buen sentido,
amava la Gloriosa de corazón complido.

Comoquiere que era en ál malcostumnado,
en saludar a ella era bien acordado;
nin irié a la eglesia nin a ningún mandado,
que el su nomne ante non fuesse aclamado.

Advertisement

Dezir no lo sabría sobre quál ocasión
ca nos no lo sabemos si lo buscó o non,
diéronli enemigos salto a est varón,
ovieron a matarlo: ¡Domne Dios lo perdón!

Los omnes de la villa e los sus companneros
esto como cuntiera com non eran certeros,
defuera de la villa entre unos riberos,
allá lo soterraron, non entre los dezmeros.

Pesó’l a la Gloriosa con est enterramiento,
que yazié el su siervo fuera de su conviento;
apareció’l a un clérigo de buen entendimiento,
díssoli que fizieran en ello fallimiento.

Advertisement

Bien avié treinta días que era soterrado:
en término tan luengo podié seer dannado;
dísso’l Sancta María: «Fiziestes desguissado,
que yaz el mi notario de vos tan apartado.

Mándote que lo digas: que el mi cancellario
non merecié seer echado del sagrario;
dilis que no lo dexen ý otro trentanario,
métanlo con los otros en el buen fossalario.»

Demandóli el clérigo que yazié dormitado,
«¿Quí eres tú que fablas? Dime de ti mandado,
ca quando lo dissiero seráme demandado
quí es el querelloso o quí el soterrado».

Advertisement

Díssoli la Gloriosa: «Yo so Sancta María
madre de Jesu Christo que mamó leche mía;
el que vos desechastes de vuestra compannía,
por cancellario mío yo a éssi tenía.

El que vos soterrastes luenne del cimiterio,
al que vos non quisiestes fazer nul ministerio,
yo por ésti te fago todo est reguncerio:
si bien no lo recabdas, tente por en lazerio.»

El dicho de la duenna fue luego recabdado,
abrieron el sepulcro apriesa e privado;
vidieron un miraclo non simple ca doblado,
el uno e el otro, fue luego bien notado.

Advertisement

Issiéli por la boca una fermosa flor
de muy grand fermosura, de muy fresca color;
inchié toda la plaza de sabrosa olor,
que non sentién del cuerpo un punto de pudor.

Trobáronli la lengua tan fresca e tan sana
qual parece de dentro la fermosa mazana;
no la tenié más fresca a la meredïana
quando sedié fablando en media la quintana.

Vidieron que viniera esto por la Gloriosa,
ca otri non podrié fazer tamanna cosa;
transladaron el cuerpo, cantando «Specïosa»,
aprés de la eglesia en tumba más preciosa.

Advertisement

Todo omne del mundo fará grand cortesía
qui fiziere servicio a la Virgo María;
mientre que fuere vivo verá plazentería,
e salvará la alma al postremero día.

El novio y la virgen

Cerramos este corte recorrido por los poemas de Gonzalo de Berceo con este, que al igual que los dos primeros es un extracto del popular poemario Milagros de Nuestra Señora.

Advertisement

Milagros de Nuestra Señora XV

Enna villa de Pisa, cibdat bien cabdalera,
en puerto de mar yaze rica de grand manera,
avié ý un calonge de buena alcavera,
dizién Sant Cassïán ond el calonge era.

Como fizieron otros que de suso contamos,
que de Sancta María fueron sos capellanos,
ésti amóla mucho, más que muchos christianos,
e faziéli servicio de piedes e de manos.

Advertisement

Non avié essi tiempo uso la clerecía
dezir ningunas oras a ti, Virgo María,
pero elli diziélas siempre e cada día,
avié en la Gloriosa sabor e alegría.

Avién los sos parientes esti fijo sennero,
quando ellos finassen era buen eredero;
dessávanli de mueble assaz rico cellero,
tenié buen casamiento, assaz cobdiziadero.

El padre e la madre quando fueron finados,
vinieron los parientes tristes e desarrados:
diziénli que fiziesse algunos engendrados,
que non fincassen yermos logares tan preciados.

Advertisement

Cambióse del propósito, del que ante tenié,
moviólo la ley del sieglo, dixo que lo farié;
buscáronli esposa qual a él convenié,
destajaron el día que las bodas farié.

Quando vino el día de las bodas correr,
iva con sos parientes la esposa prender;
tan bien en la Gloriosa non podié entender,
como lo solié ante otro tiempo fazer.

Yendo por la carrera a complir el so depuerto,
membró’l de la Gloriosa, que li yazié en tuerto,
tóvose por errado e tóvose por muerto,
asmó bien esta cosa que’l istrié a mal puerto.

Advertisement

Asmando esta cosa de corazón cambiado,
halló una eglesia, lugar a Dios sagrado,
dessó las otras yentes fuera del portegado,
entró fer oración el novio refrescado.

Entró en la eglesia al cabero rencón,
inclinó los enojos fazié su oración,
vínoli la Gloriosa, plena de bendición,
como qui sannosamientre, dissoli tal razón:

«Don fol malastrugado, torpe e enloquido,
¿en qué roídos andas? ¿en qué eres caído?
Semejas ervolado, que as yervas bevido,
o que eres del blago de Sant Martín tannido.

Advertisement

Assaz eras varón bien casado comigo,
yo mucho te quería como a buen amigo;
mas tú andas buscando mejor de pan de trigo,
non valdrás más por esso quanto vale un figo.

Si tú a mí quisieres escuchar e creer,
de la vida primera non te querrás toller:
a mí non dessarás por con otra tener,
si non, avrás la lenna a cuestas a traer.»

Issió de la eglesia el novio maestrado,
todos avién querella que avié tardado,
fueron cabadelante recabdar su mandado,
fo todo el negocio aína recabdado.

Advertisement

Fizieron ricas bodas, la esposa ganada,
ca serié lo ál fonta si fuesse desdennada;
era con esti novio la novia bien pagada,
mas non entendié ella do yazié la celada.

Supo bien encobrirse el de suso varón,
la lengua poridat tovo al corazón;
ridié e deportava todo bien por razón,
mas aviélo turrado mucho la visïón.

Ovieron ricas bodas e muy grand alegría,
nunqua mayor siquiere ovieron en un día;
mas echó la redmanga por ý Sancta María
e fizo en sequero una grand pesquería.

Advertisement

347 Quando veno la noch, la ora que dormiessen,
fizieron a los novios lecho en que yoguiessen;
ante que entre sí ningún solaz oviessen,
los brazos de la novia non tenién qué prisiessen.

Issióseli de manos, fússoli el marido,
nunqua saber podieron omnes dó fo caído,
sópolo la Gloriosa tener bien escondido,
no lo consintió ella que fuesse corrompido.

Dessó mugier fermosa e muy grand posesión,
lo que farién bien poccos de los que oï son;
nunqua lo entendieron do cadió, o do non:
qui por Dios tanto faze, aya su bendición.

Advertisement

Creemos e asmamos que esti buen varón
buscó algún lugar de grand religïón,
y sovo escondido faciendo oración,
por ond ganó la alma de Dios buen gualardón.

Bien devemos creer que la Madre gloriosa,
porque fizo est omne esta tamanna cosa,
no lo oblidarié, como es pïadosa,
bien allá lo farié posar do ella posa.

Su originalidad y carácter artístico debe apreciarse en el tratamiento de las tematicas de sus obras, en el estilo y en los detalles costumbristas.

Advertisement

Como las adaptaciones a la mentalidad medieval y campesina que añade sus relatos.

Su poesía cobró fama más que por el talento del escritor por los niveles de cultura que plasbama en ellas, aunque se reviste de una apariencia popular y utiliza elementos tradicionales.

Ignoramos cuándo pudo fallecer, pero es muy posible que superara la segunda mitad del siglo XII, lo que si esta claro es la cantidad de obrar magnificas que dejo para el mundo.

Advertisement

En Escribirte valoramos tu opinion, dejános un comentario.

Advertisement
Advertisement