+12 Poemas de José Juan Tablada ¡Para adultos y niños!

Advertisement

¿Cuáles son los mejores poemas de José Juan Tablada? ¿Quién fue?  José Juan Tablada fue un poeta mexicano que figuró como uno de los principales protagonistas de la transición del modernismo a la vanguardia, y que además incursionó en la crónica y la dramaturgia.

Los principales temas tocados en su producciones poéticas son los típicos de la época, la naturaleza, las criaturas y su belleza y sobre todo los paisajes de su amada patria.

Sin embargo, gracias al ingenió con el que contaba, logró componer poemas con visiones rápidas e intensas de la realidad, que a pesar de no tratar temáticas novedosas marcaron pauta en la literatura mexicana.

Advertisement

Tablada al igual que muchos escritores y poetas se sintió atraído por la política y el trabajo de Estado, por lo que decidió a comienzos del siglo XX, ejercer cargos diplomáticos en diferentes naciones americanas como Venezuela, Ecuador y Estados Unidos.

Este ingeniosos escritor posee un enorme legado e innumerables aportes a la literatura, cuenta con más de diez mil artículos escritos en diferentes medios de comunicación y bajo una docena de seudónimos.

Poemas de José Juan Tablada para público adulto

José Juan Tablada tuvo la dicha de conocer diferentes naciones del mundo y estudiar sus culturas y tradiciones.

Advertisement

A principio de siglo XX viajó al país de asía oriental, Japón, esta aventura en un nuevo continente cambio el rombo de su poesía.

Los japoneses contaban con un modelo poético llamado Haiku, el cual Tablada introdujo por primera vez en la literatura hispanoamericana.

Pero ¿qué son los poemas Haiku?, pues son simplemente escritos cortos con dinámicas peculiares, ellos cuentan con 16 silabas ordenadas en tres versos de cinco, siete y cinco silabas.

Advertisement

Gracias a esta novedoso arte poético japones, en México ganó mucha popularidad y hoy es reconocido entre los mejores de todo el continente.

Es por esta razón que hemos decidido recordar su amplia herencia cultural con la recopilación de algunos de sus composiciones más populares.

Poemas de José Juan Tablada para público adulto

En el parque

No existe mejor manera de iniciar el recorrido por la inigualable poesía de José Juan Tablada, que con este texto de sus autoría.

Advertisement

En el sos descritos varios aspectos de una noche delicada llena de pasión e intimidad. Este es sin duda uno de los poemas románticos más excepcionales del escritor mexicano que hoy es recordado con prestigio.

Un último sonrojo murió sobre tu frente…
Caíste sobre el césped; la tarde sucumbía,
Venus en el brumoso confín aparecía
y rimando tus ansias sollozaba la fuente.

¿Viste acaso aquel lirio y cómo deshacía
una a una sus hojas en la turbia corriente,
cuando al eco obstinado de mi súplica ardiente
respondiste anegando tu mirada en la mía?

Advertisement

Ya en la actitud rendida que la caricia invoca,
en la grama tendiste tus blancos brazos flojos
rendida ante los ruegos de mi palabra loca.

Y yo sobre tu cuerpo cayendo al fin de hinojos,
miré todas las rosas sangrando entre tu boca
¡y todas las estrellas bajando hasta tus ojos!

Tríptico sentimental

Este poema de Tablada plasma el sentimiento de nostalgia que trae consigo los recuerdos y como estos  pueden dejar enseñanzas iluminadoras.

Advertisement

Loro idéntico al de mi abuela,
funambulesca voz de la cocina
del corredor y de la azotehuela.

No bien el sol ilumina,
lanza el loro su grito
y su áspera canción
con el asombro del gorrión
que sólo canta El josefito…

De la cocinera se mofa
colérico y gutural,
y de paso apostrofa
a la olla del nixtamal.

Advertisement

Cuando pisándose los pies
el loro cruza el suelo de ladrillo
del gato negro hecho un ovillo,
el ojo de ámbar lo mira
y un azufre diabólico recela
contra ese íncubo verde y amarillo,
¡la pesadilla de su duermevela!

¡Mas de civilización un tesoro
hay en la voz
de este super-Ioro
de 1922!

Finge del aeroplano el ron-ron
y la estridencia del klaxón…

Advertisement

Y ahogar quisiera con su batahola
la música rival de la victrola…

En breve teatro proyector de oro,
de las vigas al suelo, la cocina
cruza un rayo solar de esquina a esquina
y afoca y nimba al importante loro…

Pero a veces, cuando lanza el jilguero
la canción de la selva en abril,
el súbito silencio del loro parlero
y su absorta mirada de perfil,
recelan una melancolía
indigna de su plumaje verde…

Advertisement

¡Tal vez el gran bosque recuerde
y la cóncava selva sombría!

¡En tregua con la cocinera
cesa su algarabía chocarrera,
tórnase hosco y salvaje…

¡El loro es sólo un gajo de follaje
con un poco de sol en la mollera!

Advertisement

La Venus china

No es un secreto para nadie que el escritor gozó de la dicha de poder conocer diferentes culturas y lugares del mundo como lo fue Japón.

En esta aventura que cambiaría más tarde el ritmo de sus poesía, conoció a Okada Asataro, un buen amigo de Tablada a quien dedicó el poema que se muestra a continuación

En su rostro ovalado palidece el marfil,
la granada en sus labios dejó púrpura y miel,
son sus cejas el rasgo de un oblicuo pincel
y sus ojos dos gotas de opio negro y sutil.

Advertisement

Cual las hojas de nácar de un extraño clavel
florecieron las uñas de su mano infantil,
que agitando en la sombra su abanico febril
hace arder en sus sedas un dorado rondel…

Arropada en su manto de brocado turquí,
en la taza de jade bebe sorbos de té,
mientras arde a sus plantas aromoso benjuí.

¡Mas irguióse la Venus y el encanto se fue,
pues enjuto, en la cárcel de cruel borceguí,
era un pie de faunesa de la Venus el pie!…

Advertisement

Quinta avenida

La figura femenina siempre ha sido musa inspiradora de la poesía clásica y moderna, y en este poema de Tablada es exaltada la belleza de la mujer, el erotismos y la pasión que desbordan al  caminar.

¡Mujeres que pasáis por la Quinta Avenida
tan cerca de mis ojos, tan lejos de mi vida!…

¿Soñáis desnudas que en el baño os cae
áureo Jove pluvial, como a Danae,
o por ser impregnadas de un tesoro,
al asalto de un toro de oro
tendéis las ancas como Pasifae?

Advertisement

¿Sobáis con perversiones de cornac
de broncíneo elefante la trompa metálica
o transmutáis, urentes, de Karnak
la sala hipóstila, en fálica?

Más contenido que te encantará

¡Mujeres fire-proof a la pasión inertes,
hijas de la mecánica Venus made in América;
de vuestra fortaleza, la de las cajas fuertes,
es el secreto… idéntica combinación numérica!

Japón

Un poema dedicado a una nación asiática a la cual el escritor mexicano debe gran parte de su formación y éxito, pues fue ahí donde conoció el estilo poético que lo llevaría a marcar la historia de la literatura.

Advertisement

En este texto de la autoría de Tablada plasma escenarios que demuestra la belleza de los paisajes japoneses y la cultura.

¡Áureo espejismo, sueño de opio,
fuente de todos mis ideales!
¡Jardín que un raro kaleidoscopio
borda en mi mente con sus cristales!
Tus teogonías me han exaltado
y amo ferviente tus glorias todas;
¡yo soy el siervo de tu Mikado!
¡Yo soy el bonzo de tus pagodas!

Por ti mi dicha renace ahora
y en mi alma escéptica se derrama
como los rayos de un sol de aurora
sobre la nieve del Fusiyama.

Advertisement

Tú eres el opio que narcotiza,
y al ver que aduermes todas mis penas
mi sangre -roja sacerdotisa-
tus alabanzas canta en mis venas.

¡Canta! En sus causes corre y se estrella
mi tumultuosa sangre de Oriente,
y ése es el canto de tu epopeya,
mágico Imperio del Sol Naciente.

En tu arte mágico -raro edificio-
viven los monstruos, surgen las flores
es el poema del Artificio
en la Obertura de los colores.

Advertisement

¡Rían los blancos con risa vana!
Que al fin contemplas indiferente
desde los cielos de tu Nirvana
a las Naciones de Occidente.

Distingue mi alma cuando en ti sueña
-cuando sombrío y aterrador-
la inmóvil sombra de la cigüeña
sobre un sepulcro de emperador.

Templos grandiosos y seculares
y en su pesado silencio ignoto,
Budhas que duermen en los altares
entre las áureas flores de loto.

Advertisement

De tus princesas y tus señores
pasa el cortejo dorado y rico,
y en ese canto de mil colores
es una estrofa cada abanico.

Se van abriendo si reverbera
el sol y lanza sus tibias olas
los parasoles, cual Primavera
de crisantemas y de amapolas.

Amo tus ríos y tus lagunas,
tus ciervos blancos y tus faisanes
y el ampo triste con que tus lunas
bañan la cumbre de tus volcanes.

Advertisement

Amo tu extraña mitología,
los raros monstruos, las claras flores
que hay en tus biombos de seda umbría
y en el esmalte de tus tibores.

¡Japón! Tus ritos me han exaltado
y amo ferviente tus glorias todas;
¡yo soy el ciervo de tu Mikado!
¡Yo soy el bonzo de tus pagodas!

Y así quisiera mi ser que te ama,
mi loco espíritu que te adora,
ser ese astro de viva llama
que tierno besa y ardiente dora
¡la blanca nieve del Fusiyama!

Advertisement

Poemas de José Juan Tablada para niños

Este escritor ingeniosos no solo compuso poemas dirigidos al público adulto, también dejó varios joyas maravillosas orientados a los más pequeños de la casa.

Poemas de José Juan Tablada para niños

Los poemas que el escritor desarrollo para el público infantil son todos con el modelo poético japones Haiku, esto se debe a que son versos cortos con lo que los chicos pueden divertirse y entretenerse durante horas.

Además son ideales para ellos ya que incentiva a la lectura al mismo tiempo que promueven el amor por la lírica y la literatura.

Advertisement

El mono

Un poema corto pero ideal para incentivar a los niños al mundo de la literatura, pues con palabras sencillas y rimas divertidas logra cautivar sus atención.

‘El pequeño mono me mira…
¡Quiere decirme algo
que se le olvida!’

Advertisement

La araña

La luz de la luna puede ser segadora y si lo analizamos mejor representa un problema para la pequeña arañita que intenta dormir.

Lee junto a los niños este poema de Tablada y diviértete tratando de analizar su significado.

‘Recorriendo su tela
esta luna clarísima
tiene a la araña en vela’.

Advertisement

Nocturna mariposa

Este poema de Tablada deja volar la imaginación cual mariposa, sin duda los más pequeños disfrutaran de este verso peculiar.

¡Devuelva a la desnuda rama,
nocturna mariposa,
las hojas secas de tus alas!

La luna

La brillante y espectacular luna vuelve a ser protagonistas de un poema del escritor mexicano, pero en esta oportunidad es comparada con un tesoro preciosos extraído del mar, dando la importancia que merece.

Advertisement

‘Es mar la noche negra;
la nube es una concha;
la luna es una perla’.

La garza

Un poema inspirador de la autoría de José Juan Tablada que invita a reflexionar sobre las diferentes perceptivas de los seres vivo.

Pues hace referencia al vuelo pero de una forma muy distinta a que normalmente visualizamos.

Advertisement

‘Clavada en la saeta
de su pico y sus patas,
la garza vuela’.

Las avispas

Pasa un rato diferente y agradable junto a los pequeños de la casa, lee junto a ellos este poema de Tablada y diviértelos con rimas, juegos de palabras que dejaran libre su imaginación y los incentivaran a la lectura.

‘Como en el blanco las flechas
se clavan en el avispero
las avispas que regresan’.

Advertisement

Hojas secas

Este es el último poema escrito por José Juan Tablada enfocado en el público infantil, en el se encuentra plasmada una bonita reflexión sobre la abundancia perdida y el valor de la naturaleza.

El jardín está lleno de hojas secas;
nunca vi tantas hojas en sus árboles
verdes, en primavera.

Advertisement

Poco después de ser nombrado como vicecónsul, fallece en en una nación extranjera el 02 de agosto de 1945, en Estados Unidos.

A 75 años de su desaparición física José Juan Tablada sigue siendo recordado por sus grandes aportes a la literatura hispanoamericana y sus excelentes trabajos poéticos.

¿Te gustó nuestro contenido? quédate en Escribirte y descubre los demás artículos que hemos preparados solo para ti.

Advertisement
Advertisement
Advertisement