+15 Poemas de Rosario Castellanos ¡Poesía feminista!

Advertisement

¿Quién es Rosario Castellanos y que hizo? ¿Cuáles son sus mejores poemas? Considerada como una de las mentes más brillantes de la literatura mexicana.

La poesía de Castellanos esta cargada con detalles bibliográficos y de reflexión causando un reflejo de tristezas y olvidos.

El trabajo poético de esta mujer feminista muestra en versos diferentes cuadros de desesperación, heridas e intentos de aliviar malestares.

Advertisement

Con oraciones complicadas da a entender que es el ser humano el causante de las desgracias ajenas.

¿Quién es Rosario Castellanos?

Rosario Castellanos poeta y narradora, triunfo en el artes de las letras mientras dedicaba gran parte de sus tiempo a defender incansablemente los derechos de la mujer.

Razón por la cual es admirada como una de las figura más representativas del feminismo latinoamericano.

Advertisement

Rosario Castellanos mantuvo predominante en sus obras el tinte autobiográfico con un trasfondo político.

Once poemarios, tres novelas, varios cuentos, ensayos, obras de teatro y textos periodísticos son algunos de los trabajos publicados de la escritora mexicana.

Causantes de su reconocimiento a nivel continental como una de las literatas más importantes del siglo XX.

Advertisement

Recordemos hoy algunos de los textos poéticos desarrollados por Rosario Castellanos que han inspirados varias generaciones y demostrado el valor de la literatura moderna.

Poemas de Rosario Castellanos, inspiradores

La vida de Rosario Castellanos estuvo marcada por las contradicciones y la tragedia.

Con tan solo 22 años de edad quedo huérfana de padre y madre, sufrió los malestares causado por la infidelidad y la desesperación de varios abortos involuntarios durante 13 años de matrimonio.

Advertisement

Todos estos hechos desafortunados marcaron su personalidad notablemente y con ella su poesía.

Los poemas de Rosario Castellanos tratan de temas políticos, se apuntaban a principios feministas, con frecuencia sus propios sentimientos están reflejados en los escritos y muchos de ellos están inspirados en el desamor.

Advertisement

Monólogo en la celda

Daremos inicio a este recorrido por los poemas de Rosario Castellanos con una poesía que demuestra el sentimiento de desesperación sobre el cual se inspiraba la escritora mexicana para crear los populares textos.

Se olvidaron de mí, me dejaron aparte.
Y yo no sé quien soy
porque ninguno ha dicho mi nombre; porque nadie
me ha dado ser, mirándome.

Dentro de mí se pudre un acto, el único
que no conozco y no puedo cumplir
porque no basta a ello un par de manos.

Advertisement

(El otro es el espacio en que se siembra
o el aire en que se crece
o la piedra que hay que despedazar.)

Pero solo… Y el cuerpo
que quisiera nacer en el abrazo,
que precisa medir su tamaño en la lucha
y desatar sus nudos
en un hijo, en la muerte compartida.

Pero solo… Golpeo una pared,
me estrello ante una puerta que no cede,
me escondo en el rincón
donde teje sus redes la locura.

Advertisement

¿Quién me ha enredado aquí? ¿Dónde se fueron todos?
¿Por qué no viene alguno a rescatarme?

Hace frío. Tengo hambre. Y ya casi no veo
de oscuridad y lágrimas.

El otro

Como es típico en los poemas de Rosario Castellanos, los sentimientos dolorosos aparecen para hacer reflexionar al hombre sobre los problemas y debilidades de una sociedad discriminadora.

Advertisement

¿Por qué decir nombres de dioses, astros
espumas de un océano invisible,
polen de los jardines más remotos?

Si nos duele la vida, si cada día llega
desgarrando la entraña, si cada noche cae
convulsa, asesinada.

Si nos duele el dolor en alguien, en un hombre
al que no conocemos, pero está
presente a todas horas y es la víctima
y el enemigo y el amor y todo
lo que nos falta para ser enteros.

Advertisement

Nunca digas que es tuya la tiniebla,
no te bebas de un sorbo la alegría.
Mira a tu alrededor: hay otro, siempre hay otro.

Lo que él respira es lo que a ti te asfixia,
lo que come es tu hambre.
Muere con la mitad más pura de tu muerte.

Advertisement

Esta tierra que piso…

Es común observar en los textos creados por la mano de Castellanos que se traten temas políticos y de origen discriminatorio.

Este puede ser uno de esos casos, en el que a través de la escritura en prosa denuncia las injusticias de la sociedad.

Esta tierra que piso
es la sábana amante de mis muertos.
Aquí, aquí vivieron y, como yo, decían:
Mi corazón no es mi corazón,
es la casa del fuego.

Advertisement

Y lanzaban su sangre como un potro vehemente
a que mordiera el viento
y alrededor de un árbol danzaban y bebían
canciones como un vino poderoso y eterno.

Ahora estoy yo aquí. Que nadie me salude
como a un recién llegado. Si camino así, torpe,
es porque voy palpando y voy reconociendo.

No llevo entre las manos más que una breve brasa
y un día para arder.
¡Alegría! ¡Bailemos!
Quiero jurarlo aquí, amigos: otra vez
como la primavera
volveremos.

Advertisement

Bella dama sin piedad

En esta oportunidad nos hemos encontrado con un texto escrito por la luchadora Rosario Castellanos que al igual que muchos de sus poemas esta inspirado en la lucha femenina por la igualdad de condiciones.

Se deslizaba por las galerías.

Advertisement

No la vi. Llegué tarde, como todos,
y alcancé nada más la lentitud
púrpura de la cauda; la atmósfera vibrante
de aria recién cantada.

Ella no. Y era más
que plenitud su ausencia
y era más que esponsales
y era más que semilla en que madura el tiempo:
esperanza o nostalgia.

Sueña, no está. Imagina, no es. Recuerda,
se sustituye, inventa, se anticipa,
dice adiós o mañana.

Advertisement

Si sonríe, sonríe desde lejos,
desde lo que será su memoria, y saluda
desde Su antepasado pálido por la muerte.

Porque no es el cisne. Porque si la señalas
señalas una sombra en la pupila
profunda de los lagos
y del esquife sólo la estela y de la nube
el testimonio del poder del viento.

Presencia prometida, evocada. Presencia
posible del instante
en que cuaja el cristal, en que se manifiesta
el corazón del fuego.

Advertisement

El vacío que habita se llama eternidad.

Jornada de la soltera

Este poema de Rosario Castellanos es otro que busca denunciar los prejuicios sociales de la época con el fin de proteger a las mujeres de aquellos estereotipos denigrantes que opacan el brillo sin igual de las damas.

Da vergüenza estar sola. El día entero
arde un rubor terrible en su mejilla.
(Pero la otra mejilla está eclipsada.)

Advertisement

La soltera se afana en quehacer de ceniza,
en labores sin mérito y sin fruto;
y a la hora en que los deudos se congregan
alrededor del fuego, del relato,
se escucha el alarido
de una mujer que grita en un páramo inmenso
en el que cada peña, cada tronco
carcomido de incendios, cada rama
retorcida, es un juez
o es un testigo sin misericordia.

De noche la soltera
se tiende sobre el lecho de agonía.
Brota un sudor de angustia a humedecer las sábanas
y el vacío se puebla
de diálogos y hombres inventados.

Y la soltera aguarda, aguarda, aguarda.

Advertisement

y no puede nacer en su hijo, en sus entrañas,
y no puede morir

en su cuerpo remoto, inexplorado,
planeta que el astrónomo calcula,
que existe aunque no ha visto.

Asomada a un cristal opaco la soltera
-astro extinguido-pinta con un lápiz
en sus labios la sangre que no tiene

Advertisement

y sonríe ante un amanecer sin nadie.

Poemas de Rosario Castellanos cortos

Dentro de la poesía escrita por Rosario Castellanos existen otras primicias sostenidas en sus obras.

Su lucha contra la discriminaron que sufrían las mujeres a manos de los hombres y las personas de piel oscura por parte de las blancas sirvió como fuente de inspiración en muchas de sus poemas.

Advertisement

Sus esfuerzos por erradicar la discriminación sexual y la segregación racial traspaso fronteras llevándola a ocupar diversos cargos importante desde los cuales podía denunciar los actos discriminatorios.

Los adioses

Las despedidas en ocasiones pueden ser tristes y este poema de Rosario Castellanos de corta extensión describe lo complejos que pueden resultar decir adiós a un amigo.

Pero que incluso en las actividades tristes se puede encontrar belleza.

Advertisement

Quisimos aprender la despedida
y rompimos la alianza
que juntaba al amigo con la amiga.
Y alzamos la distancia
entre las amistades divididas.

Para aprender a irnos, caminamos.
Fuimos dejando atrás las colinas, los valles,
los verdeantes prados.
miramos su hermosura
pero no nos quedamos.

Advertisement

Día del esplendor y la abundancia…

El segundo poema corto de Rosario Castellanos es una de la producciones inspiradas en las mujeres, en su lucha y el rol tan importante que cumplen las damas dentro de las sociedades.

Día del esplendor
y la abundancia.
La cosecha me pesa
sobre la falda.

Más contenido que te encantará

Abrid puertas, amigos,
y ventanas
convidando las gentes
a mi casa.

Advertisement

Dad a todos el pan,
la posada.
No ahuyentéis las palomas
si bajan.

Amanecer

Un poema con un aura oscura es el que tenemos a continuación.

Este escrito de la autoría Castellanos muestra varias interrogantes que abren paso a la reflexión sobre la muerte, los enigmas que esconde este hecho certero por el que todos en algún momento pasaremos.

Advertisement

¿Qué se hace a la hora de morir? ¿Se vuelve la cara a la pared?
¿Se agarra por los hombros al que está cerca y oye?
¿Se echa uno a correr, como el que tiene
las ropas incendiadas, para alcanzar el fin?

¿Cuál es el rito de esta ceremonia?
¿Quién vela la agonía? ¿Quién estira la sábana?
¿Quién aparta el espejo sin empañar?

Porque a esta hora ya no hay madre y deudos.
Ya no hay sollozo. Nada, más que un silencio atroz.

Advertisement

Todos son una faz atenta, incrédula
de hombre de la otra orilla.

Porque lo que sucede no es verdad.

Advertisement

Nostalgia

De melancolía están llenas esta pocas lineas que compones el escrito de Rosario Castellanos.

En el se puede leer el sentimiento de desilusión, un elemento que resulta común encontrar dentro de las composiciones de la escritora mexicana.

Ahora estoy de regreso.
Llevé lo que la ola, para romperse, lleva
—sal, espuma y estruendo—,
y toqué con mis manos una criatura viva;
el silencio.

Advertisement

Heme aquí suspirando
como el que ama y se acuerda y está lejos.

Desamor

El amor es subjetivo, a muchos les puede parecer el sentimiento más hermoso mientras que otros pueden pensar en el con tristeza o desagrado y cuando el amor no es correspondido viene acompañado de desilusión.

Esto último es el sentimiento que la escritora mexicana busca resaltar dentro de su poema corto, colocando al desintereses como un arma mortal.

Advertisement

Me vio como se mira al través de un cristal
o del aire
o de nada.

Y entonces supe: yo no estaba allí
ni en ninguna otra parte
ni había estado nunca ni estaría.

Y fui como el que muere en la epidemia,
sin identificar, y es arrojado
a la fosa común.

Advertisement

Ser Río sin Peces

Un poema de Rosario Castellanos que trasmite un mensaje de gran intensidad, toca temáticas como la soledad al mismo tiempo en que sumerge la inseguridad y la tristeza entre líneas.

Este escrito puede atribuirse a las emociones que siente una mujer sometida a las opresiones de la época en la que eran menospreciadas sus habilidades.

Ser de río sin peces, esto he sido.
Y revestida voy de espuma y hielo.
Ahogado y roto llevo todo el cielo
y el árbol se me entrega malherido.

Advertisement

A dos orillas del dolor uncido
va mi caudal a un mar de desconsuelo.
La garza de su estero es alto vuelo
y adiós y breve sol desvanecido.

Para morir sin canto, ciego, avanza
mordido de vacío y de añoranza.
Ay, pero a veces hondo y sosegado
se detiene bajo una sombra pura.
Se detiene y recibe la hermosura
con un leve temblor maravillado.

Poemas de Rosario Castellanos feministas

La escritura para Rosario Castellanos representó un medio para denunciar las desigualdades que se vivían en poblaciones mexicanas.

Advertisement

Algunas de sus obras abordan el tema de la mujer en su país que era oprimida y abnegada.

Castellanos se alzaba en busca de un sociedad libre de prejuicios, justa que caminará rumbo a la transformación social y cultural.

Al mismo tiempo que utilizaba la poesía para plasmar sus pensamientos y sentimientos personales.

Advertisement

Los poemas feministas de la joven y desafiante Rosario Castellanos  son realmente inspiradores e invitan a reflexionar sobre la opresión de la mujer ante sociedades principalmente machista.

Elementos que aun existe en la actualidad y sobre los cuales muchas mujeres se han levantado en forma de protesta para lograr la tan esperada igualdad de condiciones.

Advertisement

Destino

Es preciso aperturar la lista de los poemas feministas de Rosario Castellanos con este curiosos poema.

Enfocado en la incansable lucha que mantenía activamente la escritora en pro de defender a la mujeres de la opresión machista y garantizar sus derechos dentro de una sociedad con mayor justicia.

Matamos lo que amamos. Lo demás
no ha estado vivo nunca.
Ninguno está tan cerca. A ningún otro hiere
un olvido, una ausencia, a veces menos.

Advertisement

Matamos lo que amamos. ¡Que cese esta asfixia
de respirar con un pulmón ajeno!
El aire no es bastante
para los dos.

Y no basta la tierra
para los cuerpos juntos
y la ración de la esperanza es poca
y el dolor no se puede compartir.

El hombre es anima de soledades,
ciervo con una flecha en el ijar
que huye y se desangra.

Advertisement

Ah, pero el odio, su fijeza insomne
de pupilas de vidrio; su actitud
que es a la vez reposo y amenaza.

El ciervo va a beber y en el agua aparece
el reflejo del tigre.

El ciervo bebe el agua y la imagen. Se vuelve
-antes que lo devoren- (cómplice, fascinado)
igual a su enemigo.

Advertisement

Damos la vida sólo a lo que odiamos

Origen

La superación femenina y el hecho de poder romper con las heridas del pasado para florecer de nuevo como mujer victoriosa y segura.

Advertisement

Es el enfoque que le dio la escritora mexicana para inspirar a las mujeres del mundo e impulsarlas a vencer con los estereotipos que las mantiene cautivas y no dejan escapar sus verdaderas personalidades.

Sobre el cadáver de una mujer estoy creciendo,
en sus huesos se enroscan mis raíces
y de su corazón desfigurado
emerge un tallo vertical y duro.

Del féretro de un niño no nacido:
de su vientre tronchado antes de la cosecha

Advertisement

me levanto tenaz, definitiva,
brutal como una lápida y en ocasiones triste
con la tristeza pétrea del ángel funerario
que oculta entre sus manos una cara sin lágrimas.

La casa vacía

Un impactante poema que rebela sentimientos oscuros que cualquier mujer puede llevar en su interior cautivos sin poder liberar por miedo a la discriminación sexual.

Yo recuerdo una casa que he dejado.
Ahora está vacía.
Las cortinas se mecen con el viento,
golpean las maderas lentamente
contra los muros viejos.

Advertisement

En el jardín, donde la hierba empieza
a derramar su imperio,
en las salas de muebles enfundados,
en espejos desiertos
camina, se desliza la soledad calzada
de silencioso y blando terciopelo.

Aquí donde su pie marca la huella,
en este corredor profundo y apagado
crecía una muchacha, levantaba
su cuerpo de ciprés esbelto y triste.

(A su espalda crecían sus dos trenzas
igual que dos gemelos de ángeles de la guarda.
Sus manos nunca hicieron otra cosa
más que cerrar ventanas.)

Advertisement

Adolescencia gris con vocación de sombra,
con destino de muerte:
las escaleras duermen, se derrumba
la casa que no supo detenerte.

Agonía fuera del muro

Finalizamos la lista de los poemas feministas creados por Rosario Castellanos con una poesía impactante que describe un mundo de hombre donde estos son fieras que atacan y destruyen todo a su paso.

Que bien se pudiera interpretar como una denuncia a los ataque que los varones comenten contra las mujeres, incluso en el texto la escritora hace referencia a la muerte provocada a manos de estos humanos.

Advertisement

Miro las herramientas,
El mundo que los hombres hacen, donde se afanan,
Sudan, paren, cohabitan.

El cuerpo de los hombres prensado por los días,
Su noche de ronquido y de zarpazo
Y las encrucijadas en que se reconocen.

Hay ceguera y el hambre los alumbra
Y la necesidad, más dura que metales.

Advertisement

Sin orgullo (¿qué es el orgullo? ¿Una vértebra
Que todavía la especie no produce?)
Los hombres roban, mienten,
Como animal de presa olfatean, devoran
Y disputan a otro la carroña.

Y cuando bailan, cuando se deslizan
O cuando burlan una ley o cuando
Se envilecen, sonríen,
Entornan levemente los párpados, contemplan
El vacío que se abre en sus entrañas
Y se entregan a un éxtasis vegetal, inhumano.

Yo soy de alguna orilla, de otra parte,
Soy de los que no saben ni arrebatar ni dar,
Gente a quien compartir es imposible.

Advertisement

No te acerques a mi, hombre que haces el mundo,
Déjame, no es preciso que me mates.
Yo soy de los que mueren solos, de los que mueren
De algo peor que vergüenza.
Yo muero de mirarte y no entender.

Rosario Castellanos Figueroa nació en una región maya al sur de México el 25 de mayo de 1925. Destacó como escritora, periodista y diplomática.

Marcada por una vida llena de desaciertos y tragedias muere con el mismo aire de drama que plasmaba en sus obras, a causa de una descarga eléctrica cuando contestaba el teléfono al salir de la ducha.

Advertisement

El hecho ocurrió en el Estado de Israel el 7 de agosto de 1979 a sus 49 años de edad.

¿Te interesa la poesía y la literatura? no dejes de visitar los diferentes artículos que en Escribirte tenemos para ti.

Advertisement
Advertisement
Advertisement