+50 Lindos Poemas Fáciles de Aprender

50 años hace

¿Cuáles son los mejores poemas fáciles de aprender? La poesía, manifestación de la belleza y del sentimiento estético por medio de la palabra. Al menos, esta era la consideración de los griegos y romanos en la antigüedad. Ellos catalogaban poesía a las frases redactadas en verso o prosa que componían la lírica, el teatro y la narrativa.

En la actualidad se entiende comúnmente como poesía a la lírica. Muchos escritores la emplean como herramienta para la expresión y reflexión de sentimientos intensos producto de la experiencia.

Las personas aprovechan la lectura de poesía para embelesarse ante hermosas rimas, emociones transmitidas por los versos. Aquí se encuentran recopilados poemas fáciles de aprender, para no requerir de un libro para recitarlos.

Indice de Contenido

Lindos poemas cortos y fáciles de aprender

Aprender poesía puede requerir talento y memorización. En charlas, exposiciones, e incluso ante alguien a quien se quiere impresionar, recitar poemas de memoria puede resultar un reto. Uno que puede maravillar, embelesar, cambiar los estados de ánimo de quienes escuchan.

50 poemas fáciles de aprender

Antes de estudiar poemas largos y complejos, primero es aconsejable ejercitar la mente. A continuación se encuentran 50 lindos poemas fáciles de aprender para comenzar en la práctica de memorizar poesía.

50. Poema Una rosa

Corto, sencillo, fácil de aprender y muy sentimental. Refiere a la persona amada, cuya presencia es un regalo, una fortuna.

Una rosa es una flor,
un tesoro es una fortuna,
y a alguien como tú,
no la cambio por ninguna.

49. Poema El lápiz

Un poema de un solo verso, en el cual el narrador la implora a la persona amada que no se aleje.

Llorando tomé el lápiz,
llorando te escribí,
llorando te suplico,
que no te olvides de mí.

48. Poema Mi árbol

En estos sencillos versos, el escritor describe su árbol con nostalgia.

Mi árbol tenía
sus ramas de oro.
Un viento envidioso
robó mi tesoro.
Hoy no tiene ramas,
hoy no tiene sueños,
mi árbol callado,
mi árbol pequeño.

47. Poema No confíes

Ante las adversidades, ante la vida, uno se encuentra sólo. El escritor anónimo de este corto pero lindo poema relata los términos de la autoestima y la confianza.

Hoy alguien me dijo:
no confíen en mí,
ni en el que te dejó.

Confía en ti,
no sólo para seguir,
sino para empezar a vivir.

46. Poema Si amarte es delito

Este lindo poema es una absoluta declaración de amor.

Si amarte es delito
delincuente yo seré,
cumpliré mi condena,
pero jamás te olvidaré.

45. Poema Sintonía

En sintonía, el escritor narra todo lo percibido a través de los sentidos, con honestidad.

Sincero el paisaje
sin fotografías,
sin planear el viaje,
sin contar los días.

Sintiendo la brisa
sin ninguna prisa,
sin complicaciones,
sin evitar emociones.

Singular y natural,
sin obligar ni forzar,
sin pensar mal,
sin dejar de amar.

44. Poema Amor

Dedicado a la hermosa madre del escritor anónimo de este lindo poema.

Del cielo cayó una flor,
mi mamá la recogió,
se la puso en la cabeza,
y que linda le quedó.

43. Poema Mujer divina, mujer hermosa

Un poema corto y preciso, con el cual alagar a una maravillosa mujer.

Mujer divina,
mujer hermosa,
siempre con una linda sonrisa
y un cuerpo de diosa.

42. Poema Alma blanca

En estos versos, el poeta pregunta ya con desesperación, por qué ella es su musa.

Alma blanca e inocente
que vas por la vida tras lo imposible,
cuán lejos ves el día
en que por fin puedas ser libre.

Es sincera tu sonrisa,
tu alegría es la que miente,
¿por qué tienes que ser musa
de este corazón inconsciente?

41. Poema Tiempo que dice

Uno se mueve, en cierta forma, en el tiempo. Y habla de ello. De los recuerdos del pasado, de los planes para el futuro. Este poema es sencillo de aprender e interesante si se quiere analizar.

De tiempo somos,
somos sus pies y sus bocas.
Los pies del tiempo caminan en nuestros pies.
A la corta o a la larga, ya se sabe,
los vientos del tiempo borrarán las huellas.
¿Travesía de la nasa, pasos de nadie?
Las bocas del tiempo cuentan el viaje.

40. Poema Ahora

La verdad del ser uno mismo, de la persona amada. De esto trata el poema.

Ahora sé que eres tú.
Ahora, cuando no te siento,
cuando mis sentidos no te limitan.
Ahora es cuando te tengo.

39. Poema Zozobra

El escritor se decide a reflexionar sobre lo que es navegar en el mar, con su barco.

La linda sonrisa del mar,
la bella corriente que obra,
el dulce viento que va,
dejando mi barco en zozobra.

38. Poema Perfección

¿Qué es perfección? En este verso el autor intenta develar la respuesta a la pregunta.

Esa nube fue y se fue,
¡Qué limpio ha dejado el aire
la pureza de ese ser
que existió para negarse!

37. Poema Respira

El dolor y la ira van, en muchos casos, de la mano. El escritor de este poema insta a una persona querida a que lo deje ir.

Me inclino ante tus lamentos,
son de goce ante la vida,
abre tus pupilas y respira.
Ven y libera tus tormentos,
que ya se encarga enseguida
el destino de cargar tu ira.

36. Poema No las oyes

Corto y lindo. El narrador reclama la falta de atención de quien debería estar escuchando.

No las oyes
aunque corren…
¿Llevan envueltos
sus pies en flores?

No las oyes
aunque cantan…
¿Llevan envuelta
su voz en alma?

No las oyes
aunque gritan…
Callan sus lenguas.
¡Voz infinita!

35. Poema Pasado

El pasado, un tiempo, ¿qué es? He aquí la respuesta.

El presente pasó,
fue ayer, es olvido,
es pasado, es historia.

34. Poema Una dulce nevada

La soledad puede ser triste, pero también muy apreciada. El poeta relata cómo resultó una nevada.

Una dulce nevada está cayendo
detrás de cada cosa, cada amante,
una dulce nevada comprendiendo
lo que la vida tiene de distante.

Un monólogo lento de diamante
calla detrás de lo que voy diciendo,
un actor su papel mal repitiendo
sin fin, en soledad gesticulante.

33. Poema Túnel

Este poema resulta muy fácil de memorizar. El autor describe cómo sería la comunicación en un túnel.

Mensajes, mensajes, mensajes,
continuos de bienvenida o despedida,
medida de silencio diario,
tan pequeños, tan gigantes.

32. Poema La enredadera

Una hermosa enredadera es reflejada en este poema. Y comparada con el alma del autor.

Por el molino del huerto
asciende una enredadera.
El esqueleto de hierro
va a tener un chal de seda.
Ahora verde, azul más tarde,
cuando llegue el mes de Enero.
Y se abren las campanillas
como puñados de cielo.
Alma mía: ¡Quién pudiera
vestirte de enredadera!

31. Poema Prisionero sin horizonte

Un prisionero es el protagonista de este corto poema. Su rutina, su cotidianidad, es narrada en versos.

Prisionero sin horizonte,
oigo los ruidos de la calle
y veo sólo un cielo hostil
y el blanco muro de mi cárcel.

Huye la tarde en mi prisión,
una dulce lámpara arde,
estamos solos en mi celda,
bella luz, razón adorable.

30. Poema Museo

Lo que existe, y lo que se requiere para que exista. Eso aborda las presentes líneas.

Todo existe para que tú seas.
Tú eres para que todo exista.
Y tú estabas allí absoluta
y soberanamente existiendo.

29. Poema Momentos

Momentos, instantes que conforman la vida es a lo que refiere el escritor de este verso.

Perdido en el sueño,
aterrado durante el día,
renazco al atardecer.

28. Poema Todo iba bien

El escritor se da cuenta que una relación consiste en una constante atención de ambas partes. Así lo refleja en su obra.

Tras el asalto a tu corazón,
me tomé un respiro,
el tiempo justo para perderte.

27. Poema Buscabas una flor

La frustración que puede acarrear el jamás encontrar lo que se anhela puede impedir apreciar lo que se haya. Del desencanto escribe el poeta.

Buscabas una flor
y hallaste un fruto.
Buscabas una fuente
y hallaste un mar.
Buscabas una mujer
y hallaste un alma.
¡Estás desencantado!

26. Poema Tren

Huir. Irse. Quizá de esto escribe el autor. Aun así, este poema es corto y sencillo, fácil de aprender.

Lo importante es irnos
y no donde vamos,
y nunca llegar más lejos
que antes de partir.

Poemas de escritores famosos fáciles de aprender

Los escritores de renombre también poseen entre sus escritos, algunos poemas fáciles de aprender. Federico García Lorca, Julio Cortázar y Rafael Cadenas son autores de bellas obras que aquellos que recién incurren en este mundo, pueden memorizar.

50 poemas fáciles de aprender

25. Poema Pequeñez de Emily Dickinson

Dickinson enlista, en verso, las pequeñas cosas que pueden acabar con una vida.

Es cosa tan pequeña nuestro llanto;
son tan pequeña cosa los suspiros…
Sin embargo, por cosas tan pequeñas
vosotros y nosotras nos morimos.

24. Poema Aria de Hugo Mujica

Hugo Mujica reflexiona sobre el canto de una mujer.

Es noche, es frío
y en lo lejano
el canto de una mujer
parece acunar la vida.
La voz, no el silencio,
es la desnudez de las palabras.

23. Poema Amarte de Vicente Núñez

Vicente Núñez narra su experiencia en el amor, sentimiento intenso hacia aquella persona especial para él.

Amarte no fue un ramo de rosas en la tarde.
¿Dejarte cualquier día para siempre y no verte?
Todavía me queda otro infierno más grande.
Esperar a que vuelvas más allá de la muerte.

22. Poema Cada canción de Federico García Lorca

García Lorca relata lo que cada canción es. Un poema corto y muy fácil de aprender, escrito por este autor tan conocido.

Cada canción es un remanso del amor.
Cada lucero, un remanso del tiempo. Un nudo del tiempo.
Y cada suspiro un remanso del grito.

21. Poema Una isla de Rafael Cadenas

¿Qué es el poema para el poeta? Rafael Cadenas lo explica en tres versos muy cortos y precisos.

Si el poema no nace, pero es real tu vida,
eres su encarnación.
Habitas
en su sombra inconquistable.
Te acompaña
diamante incumplido.

20. Poema Quien alumbra de Alejandra Pizarnik

Alejandra Pizarnik dedica estos versos a quien alumbra su memoria.

Cuando me miras
mis ojos son llaves,
el muro tiene secretos,
mi temor palabras, poemas.
Sólo tú haces de mi memoria,
una viajera fascinada,
un fuego incesante.

19. Poema El desvío de Pablo Neruda

El desvío de Pablo Neruda alude al amor y la conquista. Un poema ya no tan corto, pero aún fácil de aprender.

Si tu pie se desvía de nuevo,
será cortado.
Si tu mano te lleva a otro camino,
se caerá podrida.
Si me apartas de tu vida,
morirás aunque vivas.
Seguirás muerta o sombra,
andando sin mí por la tierra.

18. Poema Aquí de Octavio Paz

¿Dónde es aquí? Octavio Paz crea un hermoso relato en base a esa idea.

Mis pasos en esta calle.
Resuenan.
En otra calle.
Donde.
Oigo mis pasos.
Pasar en esta calle.
Donde.
Sólo es real la niebla.

17. Poema A un general de Julio Cortázar

A un cruel hombre le dedica Julio Cortázar este poema, con la intención de expresar lo que siente sobre sus actos.

Región de manos sucias de pinceles sin pelo,
de niños boca debajo de cepillos de dientes.
Zona donde la rata se ennoblece
y hay banderas innúmeras y cantan himnos,
y alguien te prende, hijo de puta,
una medalla sobre el pecho.
Y te pudres lo mismo.

16. Poema Síndrome de Mario Benedetti

Cuanto más se ejercita la mente, más fácil resulta memorizar textos más largos. A pesar de su longitud, Síndrome de Mario Benedetti sigue siendo fácil de aprender. En estos versos, el poeta relata lo que siente al envejecer.

Todavía tengo casi todos mis dientes
casi todos mis cabellos y poquísimas canas,
puedo hacer y deshacer el amor,
trepar una escalera de dos en dos
y correr cuarenta metros detrás del ómnibus,
o sea que no debería sentirme viejo,
pero el grave problema es que antes
no me fijaba en estos detalles.

15. Poema En las noches claras de Gloria Fuentes

Gloria Fuentes narra su soledad en las noches claras.

En las noches claras,
resuelvo el problema de la soledad del ser.
Invito a la luna y con mi sombra somos tres.

14. Poema Deletreos de armonía de Antonio Machado

Machado describe sus pensamientos al escuchar las armonías que conforman la música de piano.

Deletreos de armonía
que ensaya inexperta mano.

Hastío. Cacofonía
del sempiterno piano
que yo de niño escuchaba
soñando… no sé con qué,
con algo que no llegaba,
todo lo que ya se fue.

13. Poema Desvelada de Gabriela Mistral

Luego del reencuentro con una persona amada, Mistral espera que no vuelva a irse.

Como soy reina y fui mendiga, ahora
vivo en puro temblor de que me dejes,
y te pregunto, pálida, a cada hora:
“¿Estás conmigo aún? ¡Ay, no te alejes!”

Quisiera hacer las marchas sonriendo
y confiando ahora que has venido;
pero hasta en el dormir estoy temiendo
y pregunto entre sueños: “¿No te has ido?”.

12. Poema Rima LX de Gustavo Adolfo Bécquer

Adolfo Bécquer reflexiona sobre la vida y el mal.

Mi vida es un erial,
flor que toco se deshoja;
que en mi camino fatal
alguien va sembrando el mal
para que yo lo recoja.

11. Poema La montaña rusa de Nicanor Parra

Nicanor Parra invita, en versos repletos de humor, a subirse a la montaña rusa.

Durante medio siglo la poesía fue
el paraíso del tonto solemne.
Hasta que vine yo
y me instalé con mi montaña rusa.
Suban, si les parece.
Claro que yo no respondo si bajan
echando sangre por boca y narices.

10. Poema Paz de Alfonsina Storni

Storni escribe sobre la paz presente en plena noche, cuando todos duermen.

Vamos hacia los árboles, el sueño.
Se hará en nosotros por virtud celeste.
Vamos hacia los árboles, la noche.
Nos será blanda, la tristeza leve.
Vamos hacia los árboles, el alma
adormecida de perfume agreste.
Pero calla, no hables, sé piadoso;
no despiertes los pájaros que duermen.

9. Poema Contigo de Luis Cernuda

Cernuda declara su amor con vehemencia, afirmando no poder estar sin la persona a quien se dirige.

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.
¿Mi gente?
Mi gente eres tú.
El destierro y la muerte
para mí están adonde
no estés tú.
¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿Qué es, si no eres tú?

8. Poema Amo, amas de Rubén Darío

Amar. Una palabra tan pequeña, pero llena de significado. Rubén Darío alude a la emoción pura de quienes aman.

Amar, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del todo:
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.

Y cuando la montaña de la vida
no sea dura y larga y alta y llena de abismos,
amar la inmensidad que es de amor encendida
¡Y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!

7. Poema Recuerdo que dejo de Nezahualcóyotl

Este gobernante, que también fue poeta, reflexiona sobre su legado.

¿Con qué he de irme?
¿Nada dejaré en pos de mí sobre la tierra?
¿Cómo ha de actuar mi corazón?
¿Acaso en vano venimos a vivir,
a brotar sobre la tierra?
Dejemos al menos flores.
Dejemos al menos cantos.

6. Poema El enamorado de Jorge Luis Borges

El protagonista de este poema de Borges es aquel que, por azares del destino, se encuentra enamorado de quien no le corresponde.

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lámparas y la línea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.

Debo fingir que en el pasado fueron
Persépolis y Roma y que una arena
sutil midió la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.

Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Sólo tú eres. Tú, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.

5. Poema Amor de Salvador Novo

Se alude incesantemente al amor, pero pocos lo conocen de verdad. Salvador Novo explica qué es precisamente este sentimiento.

Amar es este tímido silencio
cerca de ti, sin que lo sepas,
y recordar tu voz cuando te marchas
y sentir el calor de tu saludo.

Amar es aguardarte
como si fueras parte del ocaso,
ni antes ni después, para que estemos solos
entre los juegos y los cuentos
sobre la tierra seca.

Amar es percibir, cuando te ausentas,
tu perfume en el aire que respiro,
y contemplar la estrella en que te alejas
cuando cierro la puerta de la noche.

4. Poema A una rosa de Luis de Góngora

Luis de Góngora escribe la corta existencia de una rosa.

Ayer naciste y morirás mañana.
Para tan breve ser, ¿quién te dio vida?
¿Para vivir tan poco estás lucida,
y para no ser nada estás lozana?

Si te engañó su hermosura vana,
bien presto la verás desvanecida,
porque en tu hermosura está escondida
la ocasión de morir muerte temprana.

Cuando te corte la robusta mano,
ley de la agricultura permitida,
grosero aliento acabará tu suerte.

No salgas, que te aguarda algún tirano;
dilata tu nacer para tu vida,
que anticipas tu ser para tu muerte.

3. Poema Tu nombre de Jaime Sabines

Un nombre, el de la persona de quien se está enamorado. Este es el asunto que se aborda en los versos de Jaime Sabines.

Trato de escribir en la oscuridad tu nombre.
Trato de escribir que te amo.
Trato de decir a oscuras todo esto.
No quiero que nadie se entere,
que nadie me mire a las tres de la mañana
paseando de un lado a otro de la estancia,
loco, lleno de ti, enamorado.
Iluminado, ciego, lleno de ti, derramándote.
Digo tu nombre con todo el silencio de la noche,
lo grita mi corazón amordazado.
Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,
lo digo incansablemente,
y estoy seguro que habrá de amanecer.

2. Poema La voz de Heberto Padilla

Heberto Padilla explica cómo es la voz humana cuando canta la que embelesa a los que escuchan.

No es la guitarra lo que alegra
0 ahuyenta el miedo en la medianoche
No es su bordón redondo y manso
como el ojo de un buey
No es la mano que roza o se aferra a las cuerdas
buscando los sonidos,
sino la voz humana cuando canta
y propaga los ensueños del hombre.

1. Poema El silencio de Francisco Pino

El silencio. O la voz en la distancia. De ello escribe Francisco Pino en este maravilloso poema.

El silencio, ¿un mutismo?
¿Musita el horizonte
o tu propio interior?
Griterío ese árbol
de la caoba, ¿harina
o tú propio interior?
Lo salvaje, ¿esos tigres
en oasis? ¿dormidos?
¿o tu propio interior?
Te escuchas… ¡tan lejano!…
¿eres tú lejanía
o tu propio interior?

Muchos de los poemas aquí presentes son cortos, debido a la rapidez con que se pueden memorizar. Hay algunos un poco más extensos por ser un buen ejercicio para la memoria. No obstante, todos son poemas fáciles de aprender.

Estos pueden recitarse en charlas o exposiciones, así como en las reuniones realizadas el 21 de marzo para celebrar el Día Mundial de la Poesía.