Poemas infantiles: La mejor técnica de aprendizaje para los niños

Advertisement

Que los niños lean poemas infantiles es una de las técnicas más entretenidas y didácticas para enseñar el idioma a los más pequeños de la casa  y ampliar su vocabulario.

Con lenguaje sencillo y lleno de belleza, los poemas infantiles transportan a los niños a un mundo de fantasías, repleto de animales fantásticos y aventuras heroicas, que los entretienen y les enseñan el valor de la palabra escrita.

Aventurarte junto a tus niños en esta técnica, y verás poco a poco los resultados y cómo su inteligencia se desarrolla cada día más.

Advertisement

Poemas infantiles para aprender a leer

Poemas infantiles hay por millares.  Desde fábulas hasta historias de princesas, hay un gran repertorio para escoger qué leer junto a los niños.

Hemos seleccionados algunos poemas infantiles para que leas y recites junto a tus hijos, hermanos, sobrinos o cualquier niño especial en tu vida y los lleves al mundo de la literatura desde muy pequeños.

Advertisement

10. Los ratones (Lope de Vega)

Uno de los más sencillos poemas infantiles.  Del español Lope de Vega, habla de la trama de unos ratoncitos para librarse de un gato, y la mejor forma que encontraron fue colocarle un cascabel que avise cuando venga por ellos.  Pero ninguno se atrevió a ser aquel que le pusiera el cascabel al gato.

Juntáronse los ratones
para librarse del gato;
y después de largo rato
de disputas y opiniones,
dijeron que acertarían
en ponerle un cascabel,
que andando el gato con él,
librarse mejor podrían.

Salió un ratón barbicano,
colilargo, hociquirromo
y encrespando el grueso lomo,
dijo al senado romano,
después de hablar culto un rato:

Advertisement

¿Quién de todos ha de ser
el que se atreva a poner
ese cascabel al gato?

9. El dentista en la selva (Gloria Fuertes)

Un poema  que busca familiarizar a los niños con el dentista nos trae  la autora Gloria Fuertes.  Los poemas infantiles también sirven para que los pequeños venzan los prejuicios y vean el lado divertido de la visita al médico.

Advertisement

Por la mañana

El dentista de la selva
Trabajó intensamente
Con un feroche cliente.

Era el rey de la jungla,
Era un león imponente,
Con colmillos careados
Y que le faltaba un diente.

Advertisement

Por la tarde

Y dijo el doctor dentista
A su enfermera reciente:
-pon el cartel en la choza,
no recibo más pacientes,
ha venido un cocodrilo
que tiene más de cien dientes.

7. La Tarara (Federico García Lorca)

La Tarara es uno de los poemas infantiles más conocidos de Federico García Lorca.  Pese a que muchos creen que es un personaje inventado por él, realmente surgió de una canción de corro que cantaban los niños sefardíes y que Lorca recuperó en 1931.  La Tarara se mueve y baila.

Advertisement

La Tarara, sí;
la Tarara, no;
la Tarara, niña,
que la he visto yo.

Lleva la Tarara
un vestido verde
lleno de volantes
y de cascabeles.

La Tarara, sí;
la tarara, no;
la Tarara, niña,
que la he visto yo.

Advertisement

Luce mi Tarara
su cola de seda
sobre las retamas
y la hierbabuena.

Ay, Tarara loca.
Mueve la cintura
para los muchachos
de las aceitunas.

6. Agua ¿dónde vas? (Federico García Lorca)

Otros versos parte de la colección de poemas infantiles del español García Lorca.  En pocos versos, los niños aprenderán un poco de  ciencias naturales y sobre el curso del agua de los ríos hacia el mar.

Advertisement

Agua, ¿dónde vas?

Riendo voy por el río
a las orillas del mar.

Mar, ¿adónde vas?
Río arriba voy buscando
fuente donde descansar.

Advertisement

Chopo, y tú ¿qué harás?
No quiero decirte nada.

Yo…, ¡temblar!

¿Qué deseo, qué no deseo,
por el río y por la mar?

Advertisement

Cuatro pájaros sin rumbo
en el alto chopo están.

+5 Poemas infantiles cortos para leer antes de dormir


Los niños, por naturaleza, suelen distraerse mucho ¿qué mejor que poemas infantiles cortos que afiancen su memoria y los hagan imaginar?

Más contenido que te encantará
Advertisement

Practica con tus pequeños estos cinco poemas infantiles cortos y verás cómo van mejorando en lectura y dominio del idioma.

5. Abril (Juan Ramón Jiménez)

Practica junto a los niños este corto poema.  Uno puede hacer la pregunta, mientras el otro responde.  Es corto y divertido, y es una buena oportunidad para compartir.

Advertisement

El chamariz en el chopo.

-¿Y qué más?

El chopo en el cielo azul.

Advertisement

– ¿Y qué más?

El cielo azul en el agua.

– ¿Y qué más?

Advertisement

El agua en la hojita nueva.

– ¿Y qué más?

La hojita nueva en la rosa.

Advertisement

– ¿Y qué más?

La rosa en mi corazón.

– ¿Y qué más?

Advertisement

¡Mi corazón en el tuyo!

4. Pegasos, lindos pegasos (Antonio Machado)

¿Qué niño no se ha montado en un caballito de madera en una feria?  En estos versos, parte de nuestra selección de poemas infantiles, Antonio Machado recuerda la vez que cabalgó sobre uno de estos amiguitos.

Yo conocí siendo niño,
la alegría de dar vueltas
sobre un corcel colorado,
en una noche de fiesta.

Advertisement

En el aire polvoriento
chispeaban las candelas,
y la noche azul ardía
toda sembrada de estrellas.

¡Alegrías infantiles
que cuestan una moneda
de cobre, lindos pegasos,
caballitos de madera!

3. Canción de cuna del elefante (Adriano del Valle)

Uno de los poemas infantiles más sencillos y que le deja una lección a los niños: la hora de dormir es sagrada.

Advertisement

El elefante lloraba
porque no quería dormir…

Duerme elefantito mío,
que la luna te va a oír…

Papá elefante está cerca,
se oye en el Manglar su mugir;

Advertisement

Duerme elefantito mío,
que la luna te va a oír…

El elefante lloraba
y alzaba su trompa al viento…
parecía que en la luna
se limpiaba la nariz.

2. Viajando por un libro (Almudena Orellana Palomares)

La fantasía de la literatura es uno de los temas principales de los poemas infantiles.  Orientar a los niños a que lean cuentos y a que imaginen.

Advertisement

¡Cu-cú!
Cantaba una cabra,
vestida de gala
sobre una manzana.
¡Miau!
Maullaba una mula,
mientras pintaba el cielo
sobre una grúa.
Podían nadar las aves
y volar los cocodrilos.
¡Llevaban pañales
los grillos!
Y todo esto sucedió,
viajando por un libro…

1. El conejito con gafas (anónimo)

Es corto pero con gran significado: los niños con anteojos son como cualquier otro y no deben avergonzarse.  Con estos versos anónimos concluimos nuestro recorrido por el mundo de los poemas infantiles.

Han puesto gafas de ver
a un pequeño conejito
y brincando va a la escuela,
contento, dando saltitos.

Advertisement

¿Ves las letras con las gafas?
-Le pregunta el profesor-
y contestó el conejito:
¡Veo ahora mucho mejor!»

Los poemas infantiles son una poderosa herramienta para el aprendizaje de los niños.  No son los típicos libros de texto, y tampoco los cuentos clasicos, son una mezcla que lleva a los niños a volar con su imaginación y apreciar a las letras como parte de su vida.

¿Qué esperas? ¡Practica ya mismo con tus niños estos 1o poemas infantiles y que amen tanto como tú la literatura.

Advertisement

¿Te gustó nuestro artículo?
Coméntanos

Advertisement
Advertisement