+14 Poemas sobre el mar por autores reconocidos

Advertisement

¿Por qué el mar inspira tantos poemas? La poesía trata de la manifestación de la belleza o del sentimiento estético con el uso correcto de las palabras y que se puede manifestar tanto en prosa como en verso.

Dentro de ésta existen varios temas que son recurrentes, el mar es una temática significativa en la poesía y literatura.

Se trata de un fenómeno natural que han inspirado a las mentes más grandes para componer hermosos escritos poéticos.

Advertisement

Muchos aseguran que este elemento de la naturaleza, despierta sensaciones, a través de su oleaje, su sensación de calma o tormenta, sus colores, su sonido, su olor y por supuesto varios escritores han realizado poemas sobre ello.

Hoy tendremos el agrado de mostrar algunos de los poemas sobre el mar más representativos de la literatura, escritos por los mejores poetas de la historia.

Encontraremos autores como Mario Benedtti, Antonio Machado, Jorge Luis Borges, Federico García Lorca y Guillermo Prieto.

Advertisement

Poemas sobre el mar que denotan amor

Los sentimientos puros son otro elemento recurrente en la poesía, muchos escritores se han centrado en el dolor, la ira y sobre todo en el amor para componer expendidos textos líricos y versos.

Pero, ¿qué pasa si juntamos estos dos elementos con otro igual de inspirador? Seguramente nos toparemos con poemas extremadamente encantadores pues juntan dos temáticas cautivadoras.

Estos poemas sobre el mar reavivarán tus recuerdos de esas veces que te has enfrentado a ti mismo, juntos a las olas del mar, además traerán a tu mente esas vivencias que tienen inmersos sentimientos encontrados.

Advertisement

Disfruta de la mejor poesía inspirada por el oleaje del mar y descubre el mundo lleno de imaginación y calma que trasmiten estos poemas sobre el mar.

El Mar  (Jorge Luis Borges)

En este poema, del escritor argentino, Jorge Luis Borges, habla del amor como algo impactante y bello, y recalca cómo se siente uno al verlo, como si siempre fuera la primera vez.

Advertisement

Pero, también plasma el amor como aquello que existía antes de nosotros, se refiere a él como algo que estaba antes que nada, antes que el universo y que el cosmos.

Antes que el sueño (o el terror) tejiera
mitologías y cosmogonías,
antes que el tiempo se acuñara en días,
el mar, el siempre mar, ya estaba y era.

¿Quién es el mar? ¿Quién es aquel violento
y antiguo ser que roe los pilares
de la tierra y es uno y muchos mares
y abismo y resplandor y azar y viento?

Advertisement

Quien lo mira lo ve por vez primera,
siempre. Con el asombro que las cosas
elementales dejan, las hermosas
tardes, la luna, el fuego de una hoguera.

¿Quién es el mar, quién soy? Lo sabré el día
ulterior que sucede a la agonía.

Advertisement

Tus gritos y mis gritos en el alba (Gabriel Celaya)

Gabriel Celaya nos trae un poema expendido pero marcando diferencia entre otros, no hace una alusión tan directa al mar, sino más bien a la playa.

Sin embargo, incorpora elementos marinos pero se centra en él y en otra persona, así que en este poema podemos encontrar fácilmente el amor.

Además esta escritora y menciona las playas en el alba como algo romántico.

Advertisement

Tus gritos y mis gritos en el alba.
Nuestros blancos caballos corriendo
con un polvo de luz sobre la playa.
Tus labios y mis labios de salitre.

Nuestras rubias cabezas desmayadas.
Tus ojos y mis ojos,
tus manos y mis manos.
Nuestros cuerpos
escurridizos de algas.

¡Oh amor, amor!
Playas del alba.

Advertisement

Muy serena está la mar, de Gil Vicente

En este poema Gil Vicente habla del mar como algo sereno, de su tranquilidad, pero que a pesar de su calma, puede verse interrumpida.

El escritor también menciona a navegantes y habla de las diferentes cosas que se pueden encontrar en el mar como el amor y las tormentas.

Advertisement

Muy serena está la mar,
¡a los remos, remadores!
¡Esta es la nave de amores!

Al compás de las serenas
cantarán nuevos cantares,
remaréis con tristes penas
vuelos remos de pesares;

ternéis suspiros a pares
y a pares los dolores:
esta es la nave de amores.

Advertisement

Y remando atormentados,
hallaréis otras tormentas
con mares desesperados
y desastradas afrentas;

ternéis las vidas contentas
con los dolores mayores:
esta es la nave de amores.

Advertisement

Poemas sobre el mar por escritores famosos

Mucho se ha escrito acerca de los mares, tanto en los ámbitos científicos como en los poéticos, por lo que fácilmente podemos decir, que los poemas sobre el mar son un homenaje a los grandes cuerpos de agua salada que cubren la mayor parte del planeta.

Poemas sobre el mar por escritores famosos

Su vastedad, esconde grandes misterios que aún permanecen en las profundidades.

Esto ha contribuido a que los poemas sobre el mar abunden en la literatura, aquí podrás conocer algunos de los más destacados, escritos por los mejores poetas de la historia.

Advertisement

Mar (Federico García Lorca)

Este escritor español trasmite en su poema un mensaje intenso sobre el mar. Habla del movimiento del mar, de su color y de los animales que habitan en él.

Pero esto no es todo, también menciona a las tristezas como algo bello y al mismo tiempo utiliza como metáfora a Cristo y Satán, haciendo referencia a leyendas de la biblia que transcurrieron en el mar.

El mar es
el Lucifer del azul.
El cielo caído
por querer ser la luz.

Advertisement

¡Pobre mar condenado
a eterno movimiento,
habiendo antes estado
quieto en el firmamento!

Pero de tu amargura
te redimió el amor.

Pariste a Venus pura,
y quedose tu hondura
virgen y sin dolor.

Advertisement

Tus tristezas son bellas,
mar de espasmos gloriosos.
Mas hoy en vez de estrellas
tienes pulpos verdosos.

Aguanta tu sufrir,
formidable Satán.
Cristo anduvo por ti,
mas también lo hizo Pan.

Advertisement

El Mar (de Mario Benedetti)

Mario Benedetti habla del misterio que esconde el mar que gracias a su inmensidad esta lleno de mensajes ocultos, además describe sus elementos característico como son sus olas, sus aguas y la orilla que lo precede.

Este escritor plasmo en esta obra esos sentimientos que se reviven cuando se esta enfrente del mar, sobre todo la melancolía a través de una metáfora.

Habla de nadar en él como una forma de abrazarlo, por lo que podemos decir que en cierta manera lo personifica.

Advertisement

¿Qué es en definitiva el mar?
¿por qué seduce? ¿por qué tienta?
suele invadirnos como un dogma
y nos obliga a ser orilla

nadar es una forma de abrazarlo
de pedirle otra vez revelaciones
pero los golpes de agua no son magia
hay olas tenebrosas que anegan la osadía

y neblinas que todo lo confunden
el mar es una alianza o un sarcófago
del infinito trae mensajes ilegibles
y estampas ignoradas del abismo

Advertisement

transmite a veces una turbadora
tensa y elemental melancolía
el mar no se avergüenza de sus náufragos

carece totalmente de conciencia
y sin embargo atrae tienta llama
lame los territorios del suicida
y cuenta historias de final oscuro

Advertisement

Recuerdo el mar (Pablo Neruda)

Este maravilloso poema del talentoso escritor Pablo Neruda describe su pasión por el mar y las sensaciones que este le transmite.

Habla de sus aguas, de la arena, de la espuma, pero siempre exaltando sus maravillas que esconde el mar.

Chileno, has ido al mar en este tiempo?
Anda en mi nombre, moja tus manos y levántalas
y yo desde otras tierras adoraré esas gotas
que caen desde el agua infinita en tu rostro.

Advertisement

Yo conozco, he vivido toda la costa mía,
el grueso mar del Norte, de los páramos, hasta
el peso tempestuoso de la espuma en las islas.

Recuerdo el mar, las costas agrietadas y férreas
de Coquimbo, las aguas altaneras de Tralca,
las solitarias olas del Sur, que me crearon.

Recuerdo en Puerto Montt o en las islas, de noche,
al volver por la playa, la embarcación que espera,
y nuestros pies dejaban en sus huellas el fuego,
las llamas misteriosas de un dios fosforescente.

Más contenido que te encantará
Advertisement

Ocaso (Manuel Machado)

España vuelve a presentarse en esta lista de los mejores poemas sobre el mar, pero esta vez gracias al talento de Manuel Machado que en este verso personifica también el mar al igual que muchos otros poetas.

Pero este le agregó un toque único e incluye otros elementos de la naturaleza, como el sol, las olas.

Advertisement

Este escritor al igual que muchos otros incorporó sentimientos en su versos, pues al final habla de su tristeza y de su dolor, y de cómo el mar es lo único que necesita.

Era un suspiro lánguido y sonoro
la voz del mar aquella tarde… El día,
no queriendo morir, con garras de oro
de los acantilados se prendía.

Pero su seno el mar alzó potente,
y el sol, al fin, como en soberbio lecho,
hundió en las olas la dorada frente,
en una brasa cárdena deshecho.

Advertisement

Para mi pobre cuerpo dolorido,
para mi triste alma lacerada,
para mi yerto corazón herido,
para mi amarga vida fatigada…

¡el mar amado, el mar apetecido,
el mar, el mar, y no pensar nada…!

Advertisement

El mar triste (Antonio Machado)

El talentoso escritor, Antonio Machado, nos trae nuevamente un poema en el que describe el mar y también lo personifica al igual que muchos de sus colegas.

En él nos habla de que palpita, habla de sus colores, del viento que a pesar de no ser parte del mar lo acompaña, y por supuesto de las olas.

Este reconocido escritor habla del mar como si sintiera, como si tuviera emociones como nosotros y es aquí donde entra la personificación del mismo.

Advertisement

Palpita un mar de acero de olas grises
dentro los toscos murallones roídos
del puerto viejo. Sopla el viento norte
y riza el mar.

El triste mar arrulla
una ilusión amarga con sus olas grises.
El viento norte riza el mar, y el mar azota
el murallón del puerto.

Cierra la tarde el horizonte
anubarrado. Sobre el mar de acero
hay un cielo de plomo.

Advertisement

El rojo bergantín es un fantasma
sangriento, sobre el mar, que el mar sacude…
Lúgubre zumba el viento norte y silba triste
en la agria lira de las jarcias recias.

El rojo bergantín es un fantasma
que el viento agita y mece el mar rizado,
el tosco mar rizado de olas grises.

Advertisement

Se alegra el mar (José Gorostiza)

En este poema sobre el mar escrito por el famosos poeta José Gorostiza se personaliza este elemento natural con características humanas, al igual que muchos de sus contemporáneos, pero también plasma un relato romántico verdaderamente cautivador.

Iremos a buscar
hojas de plátano al platanar.
Se alegra el mar.

Iremos a buscarlas en el camino,
padre de las madejas de lino.
Se alegra el mar.

Advertisement

Porque la luna (cumple quince años a pena)
se pone blanca, azul, roja, morena.
Se alegra el mar.

Porque la luna aprende consejo del mar,
en perfume de nardo se quiere mudar.
Se alegra el mar.

Siete varas de nardo desprenderé
para mi novia de lindo pie.

Advertisement

Calma (Eliseo Diego)

Más que definir el mar, habla del silencio del mismo, que se rompe por el sonido de la brisa.

Eliseo Diego habla de cómo este silencio se expande por la playa, la orilla, e incluso por la tarde y la noche, elementos que convierte al mar como algo sorprendente y misterioso.

Advertisement

Este silencio,
blanco, ilimitado,
este silencio
del mar tranquilo, inmóvil,

que de pronto
rompen los leves caracoles
por un impulso de la brisa,

Se extiende acaso
de la tarde a la noche, se remansa
tal vez por la arenilla
de fuego,
la infinita
playa desierta,

Advertisement

de manera
que no acaba,
quizás,
este silencio,
Nunca?

Poemas sobre el mar cortos

El mar, su sonido, su aroma y la sensación de estar ahí son cosas que sólo la poesía nos puede ayudar a evocar de una forma más sentimental.

Advertisement

Todo lo que puedes pensar cuando estás frente al mar ha sido traducido al lenguaje poético por algunos virtuosos que nos legaron estos poemas sobre el mar.

Poemas sobre el mar cortos

Hoy en Escribirte te queremos deleitar con algunas de los versos más inspiradores en los que abundan los elementos característicos del mar.

Gota Pequeña, Mi Dolor (Dámaso Alonso)

El mar y su característico oleaje se posicionan como el centro de este poema de Dámaso Alonso que expresa sentimientos mediante metáforas y comparaciones, y al mismo tiempo empleando analogías y análisis del propio titán oceánico.

Advertisement

Esta resulta ser una obra de gran belleza que no puede dejar de leer, pues no solo describe el mar de manera lírica también emplea recursos literarios bastante interesantes.

Gota pequeña, mi dolor.
La tiré al mar.
Al hondo mar.

Luego me dije: «A tu sabor,
¡ya puedes navegar!»
Mas me perdió la poca fe…

Advertisement

La poca fe
de mi cantar.
Entre onda y cielo naufragué.
Y era un dolor inmenso el mar

Nocturno al Mar (Xavier Villaurrutia)

Las metáforas llegan para darle vida a este poema sobre todo haciendo referencia a una situación sentimental en la que se refleja con el propio mar.

Advertisement

Así el escritor proyecta una imagen gráfica sobre un mar sin los componentes que lo caracterizan, como el viento, el oleaje ni la espuma.

Mar sin viento ni cielo,
sin olas, desolado,
nocturno mar sin espuma en los labios,
nocturno mar sin cólera, conforme

con lamer las paredes que lo mantienen preso
y esclavo que no rompe sus riberas
y ciego que no busca la luz que le robaron
y amante que no quiere sino su desamor

Advertisement

La niña que se va al mar, de Rafael Alberti

En este poema, el protagónico no corresponde al mar, sino más bien a una niña.

Rafael Alberti nos invita a imaginar con este poema a una niña pequeña, inocente y de todos esos elementos que pueden corromper esa inocencia. En este poema es claro el uso de metáforas.

Advertisement

¡Qué blanca lleva la falda
la niña que se va al mar!
¡Ay niña, no te la manche
la tinta del calamar!

¡Qué blancas tus manos, niña,
que te vas sin suspirar!
¡Ay niña, no te las manche
la tinta del calamar!

¡Qué blanco tu corazón
y qué blanco tu mirar!
¡Ay niña, no te los manche
la tinta del calamar!

Advertisement

Pausas (José Gorostiza)

Este es un corto poema de la autoría de José Gorostiza que refleja que el autor percibe dentro de sí mismo al propio mar.

Hace énfasis principalmente en el sabor que tienen sus pensamientos, tan salados como lo son las aguas del mar.

Advertisement

También que sus pensamientos no son dulces, sino salados. Una interesante metáfora para referirse a su forma de pensar y expresarse, empleando el recurso de la metáfora.

¡El mar, el mar!
Dentro de mí lo siento.

Ya sólo de pensar
en él, tan mío,
tiene un sabor de sal mi pensamiento

Advertisement

No queda duda de que el mar ha sido a lo largo de la historia un elemento inspirador, no solo por su inmensidad y los misterios que esconde su profundidad, también por las sensaciones que trasmite su olor, sabor y serenidad.

¿Qué te ha parecido este artículo inspirado por el oleaje del mar? Cuéntanos a través de un comentario y no deje de visitar nuestros diferentes textos dedicados a la poesía y la gramática.

Advertisement
Advertisement
Advertisement