+10 Fábulas de animales ¡Ideales para niños!

Fábulas de animales
Advertisement

¿Qué son las fabulas de animales? Las fabulas son relatos cortos o breves donde un objeto inanimado, una persona o animal se ven envueltos en una serie de aventuras, que dejan una importante enseñanza.

Por lo general las fábulas de animales tienen lecciones sobre la solidaridad, la amistad, el respeto y la obediencia. Son relatos sumamente divertidos y cómicos, ideal para niños entre tres y ocho años.

 +10 Mejores fábulas de animales ¡Ideales para niños!

¿Sabes cuales son las mejores fábulas de animales? A continuación te presentamos un listado con las mejores fábulas. No te las puedes perder, conócelas a continuación:

Advertisement

El león enfermo y los zorros

La siguiente fábula tiene como punto principal el no confiar en personas malvadas.

Esta historia relata como un león se enferma, y siendo él el rey de la selva, ordena que un embajador de cada especie pase por su recinto a visitarlo, y hacerle compañía durante su encierro, con la promesa de no hacerle daño.

¿Será que el león cumple su promesa?

Advertisement

Un día, el rey león se sintió indispuesto, sentía un gran malestar, así que hizo llamar a su médico de cabecera: el búho.

Luego de revisarlo, el médico le indicó que debía hacer reposo durante algún tiempo.

El león, viendo que tendría que pasar un largo período sin actividad, aburrido y solo, invitó a que un animal de cada especie fuera a visitarlo durante su descanso.

Advertisement

Para que los animales aceptaran, dio completa inmunidad, asegurando que no usaría sus garras para atacar ningún animal visitante.

Todos los animales estuvieron de acuerdo y eligieron un embajador por especie, para que este visitara al rey de la selva.

Los zorros no lograban ponerse de acuerdo y tardaron un poco más en elegir su embajador. Estaban en eso cuando uno de ellos llegó interrumpiendo para decir:

Advertisement

-¡Vengo de los alrededores de la cueva del león! He notado con preocupación que las huellas de todos los animales que han ido a visitarlo, se marcan en dirección a la entrada.

-¡Pero no hay ni una sola huella marcada en la dirección contraria! Pienso que debemos desconfiar ya teniendo este dato. A pesar de que el león prometió inmunidad, se nota cómo se entra al hogar del león, pero no se puede ver cómo se sale.

Moraleja del león enfermo y los zorros: la lección de esta historia es que no debes confiar tu vida, en manos de personas que pueden hacerte daño.

Advertisement

También hace referencia a que no debes de desconfiar aunque estas personas estén enfermas, o con alguna condición medica. La persona que es mala, siempre lo será.

Los dos gallos

La siguiente fábula muestra como la falta de humildad y la prepotencia puede acarrear graves consecuencias.

Esta fábula relata como dos gallos que han vivido toda su vida en una granja, se ven enfrentados al enamorarse de una hermosa gallina, ambos gallos deciden luchar para ganarse el amor de la bella gallina.

Advertisement

Sin embargo al ganador le pasa algo desagradable.

Toda la vida en la granja habían vivido dos gallos en total armonía. Nunca habían tenido un conflicto.

Pero un día el granjero trajo al gallinero una hermosa gallina, petulante y altanera. Ambos gallos se enamoraron de inmediato de la hermosa dama.

Advertisement

Esto los convirtió en rivales y enemigos. Se dedicaron a competir por el amor de la gallina.

Tratando de resolver pronto este conflicto tomaron la decisión de enfrentarse en un combate, El que venciera seria el merecedor del amor de la gallinita.

Por largo rato se enfrentaron, hasta que el gallo más fuerte venció y se fue al lado de la hermosa gallina. El otro se refundió en el corral a llorar su pena.

Advertisement

El gallo vencedor se subió al techo para alardear su triunfo. Comenzó a gritar muy fuerte, quería que todos los vecinos se enteraran de que había ganado.

Pero para su mala suerte, lo escuchó un buitre y, sin pensarlo dos veces, se abalanzó sobre él, dando fin a su vida y a su soberbia.

Moraleja de los dos gallos: la enseñanza de esta fábula, es que se debe ser humilde en todo momento, así se haya ganado, no se puede humillar o menospreciar el esfuerzo de tu adversario.

Advertisement

Siempre recibe los triunfos sin arrogancia.

La comadreja en un granero

Esta fábula nos relata la historia de una comadreja que esta sumamente hambrienta, tenía días son comer, y esta tan pero tan flaca que entraba por cualquier agujero.

Advertisement

Es así, como consigue una pequeña abertura en un granero, y se queda durante días, comiendo todo lo que consigue. Pero luego de haber pasado varios días, decide salir por la delgada abertura. ¿Sera que logrará salir?

Deambulaba una comadreja muy hambrienta, tenía muchos días sin comer. Logró en un momento colarse por un pequeño agujero dentro de un granero.

Allí se instaló por varios días. Se dedicó a comer con opulencia, se dio un gran banquete.

Advertisement

Ya saciada su hambre, quiso salir del granero por el mismo hoyo por donde había llegado, pero al intentarlo se dio cuenta de que ya no cabía por ese orificio.

Una pequeña rata que habitaba en el granero, al ver a la comadreja desesperada le dijo:

-¿Crees que lograrás salir por ese pequeño agujero?

Advertisement

La comadreja respondió:

-Hace unos días por ese mismo agujero llegue aquí.

-¡Claro!- dijo la ratita- cuando entraste morías de hambre y eras muy flaca, pero ahora estás saludable y gorda.

Advertisement

Moraleja de una comadreja en un granero: esta fábula nos deja como reflexión que no se debe llevar una vida relajada y sin esfuerzos porque no trae nada bueno.

Siempre debes conseguir tu sustento con esfuerzo y dedicación, para ver los grandes beneficios.

Los pecados de un león enamorado

La siguiente fábula nos relata la historia de un león que se enamora de la hija de un labrador.

Advertisement

El león va cierto día a pedir la mano de la joven, sin embargo, su padre el labrador estaba sumamente asustado por la seguridad de su hija, y por el futuro que pudiera tener al lado de un animal salvaje.

Es por esto, que el pide que se corte las uñas afiladas, y que se arranque todos los dientes, para poder así casarse con la joven. ¿El león hará todos esos sacrificios?

Hubo una vez un león que enamorado de la hija de un labrador pidió su mano en matrimonio. El labrador desconcertado ante tal situación sabía que no podía aceptar porque le estaría dando a su hija a un feroz animal y al mismo tiempo temía de lo que pudiese suceder si se la negaba.

Advertisement

Fue entonces cuando se le ocurrió la siguiente idea: era tanta la insistencia del león que le dijo que parecía ser un esposo merecedor de su hija pero que si quería casarse con ella debía arrancarse los dietes y cortarse muy las afiladas uñas pues su hija le temía muchísimo a eso.

Era tanto el amor que sentía que el león aceptó las condiciones y llevó a cabo lo pedido. Cuando volvió a ver al labrador sin sus dientes no garras, este sin piedad ninguna lo echó de su casa a golpes.

Moraleja de los pecados de un león enamorado: la lección de esta fábula es que no debes cambiar, o quitarte tu defensa, para agradar a los demás.

Advertisement

No confíes en las personas que te dicen que debes despojarte de aquello que te hace especial.

La amistad de dos avestruces

Esta fábula nos cuenta la historia de dos avestruces que eran muy amigas, no podían vivir la una sin la otra, tanto así, que se tenían que ver todos los días para jugar.

Un día en especial, una avestruz dijo que quería decidir que juego jugarían ese día, pero la otra avestruz no quería, entonces comenzaron a discutir, y así pasaron las horas. ¿Cómo podrían resolver este problema?

Advertisement

Esta es la historia de dos avestruces que eran muy amiguitas a tal punto que no podían pasar un día sin la compañía de la otra. Un día ocurrió una situación que puso a prueba la amistad de una con la otra. Una de ellas dijo:

– Hoy seré yo la que decida a que vamos a jugar- ante tal comentario la otra respondió- No, seré yo lo que decida esta vez.

Durante mucho tiempo ninguna de las dos cedía ante los deseos de la otra por lo que no llegaban a un acuerdo. Varias horas de discusión pasaron hasta que por fin llegaron a un consenso y una de ellas dijo:

Advertisement

– Hoy no vamos a jugar, sino que busquemos la forma de ponernos de acuerdo.

Con estas palabras decidieron que alternarían las propuestas de juego, donde cada una de ella decidiría durante todo un día que jugos sería los que iban a jugar.

Fue de este modo como lograron evitar todo tipo de problemas y su amistad perduró para toda la vida.

Advertisement

Moraleja de la amistad de dos avestruces: La moraleja de esta historia, es que la amistad debe prevalecer ante todo, a pesar de las diferencias, siempre se debe conseguir el modo de sobrellevar los malos entendidos.

La amistad es un tesoro muy valioso que no se puede perder.

Advertisement

La astucia del burro

Esta fábula de animales relata la angustia de un pobre burro, que mientras caminaba viendo el atardecer se percato de que un lobo lo estaba siguiendo.

Sin tener donde esconderse, o alguien que lo pudiera ayudar, el burro ya se daba por muerto, pero en eso, pensó en hacerse el accidentado.

Cuando llego el lobo delante de él, con sus colmillos bien afilados, el burro se hizo el sufrido por una espina que tenía en la pata. ¿Cómo terminará esta fábula?

Advertisement

Uno de esos hermosos y cálidos días de primavera, un burro se encontraba comiendo hierba fresca y paseando tranquilamente. Mientras caminaba le pareció ver un lobo con cara de pocos amigos escondido entre las matas.

El burrito sabía que de seguro el lobo quería comérselo por lo que él tenía que huir aunque de seguro no iba a poder. Observando los alrededores se percató de que no existían lugares donde poder esconderse y si se echaba a correr sería atrapado por el lobo. La otra opción que le quedaba era pedir auxilio pero nadie le escucharía pues la aldea estaba muy lejos.

Muy angustiado ante aquella situación empezó a pensar para ver que podía hacer con tal de liberarse del malvado lobo. El tiempo que le queda era poco pues el feroz animal se acercaba con prisa. De repente una idea alumbró su cabeza y consistía en engañar al lobo haciéndole creer que se había clavado una espina.

Advertisement

Para no levantar sospechas el borrico empezó andar bien despacio y a simular una cojera, y con cara de dolor empezó a emitir gemidos. De momento el lobo apareció frente a él con sus colmillos y garras afuera preparado para atacar, pero el burro continuó con su plan y siguió fingiendo.

– Menos mal que está usted por aquí es que me ha ocurrido un accidente y solo alguien tan inteligente como usted, señor lobo, podría ayudarme.

– ¿Qué es lo que te ha ocurrido?- dijo el lobo muy gustoso ante aquellas palabras y haciéndose el muy preparado.

Advertisement

En tono de llanto y al ver que su plan estaba resultando el burrito le dijo:

– Como siempre andaba muy distraído y me he clavado una espina en una de las patas traseras. Tengo tanto dolor que casi ni puedo caminar.

El lobo ante aquella situación pensó que nada pasaría por ayudar al pobre burrito pues este estando herido no podría escapar de sus garras e igualmente se lo iba a comer.

Advertisement

– Levanta la pata para ver que puedo hacer por ti – dijo el lobo.

Colocándose detrás del burro agachado empezó a buscar pero no veía ni rastro de aquella astilla que el borrico mencionaba.

– ¡Aquí no hay nada! – dijo el lobo.

Advertisement

– Si, claro que hay, mira bien en mi pesuña pues me duele mucho; si te acercas más podrás verla.

Nada más que el lobo pegó sus ojos a la pesuña, el borrico le dio una enorme patada en el hocico y salió rápidamente para protegerse en la granja de su dueño. Por su lado el lobo quedó tendido en el suelo muy golpeado y tenía hasta cinco dientes rotos.

– ¡Qué tonto soy! Si no me hubiese creído más listo que nadie, ese borrico no me habría engañado y ahora no estaría aquí tendido en el suelo.

Advertisement

Moraleja de la astucia del burro: esta fábula trae como lección que nunca se debe subestimar a los más pequeños, porque ellos pueden llegar a ser más inteligentes y astutos.

El gato y el ratón

La siguiente fábula de animales cuenta la historia de un gato, un rato, un búho y una comadreja que vivían todos juntos en un tronco seco, cada animal en su respectivo escondite.

Aunque eran enemigos por naturaleza, ninguno salía de su escondite, por miedo.

Advertisement

Cierto día, el granjero, decide colocar trampas para sacar a todos los animales del tronco seco. El primero en caer en la trampa es el gato, y este le pide ayuda al ratón. ¿El ratón lo ayudará?

En distintas partes de un tronco seco, hacían vida un gato, una comadreja, un búho y un ratón. Por necesidad ninguno abandonaba su refugio, aún cuando eran enemigos por naturaleza.

Vivían desconfiando uno del otro, pero sin abandonar el lugar. Un día el dueño de la granja donde se encontraban decidió eliminar a los animales residentes en el tronco.

Advertisement

Para eso, colocó varias trampas y una red en la pata del tronco seco.

El gato, distraído, fue el primero en caer en las trampas del granjero. Comenzó a dar fuertes gritos al verse en peligro.

El ratón sonreía alegre al escuchar sus alaridos. El gato estaba atrapado y él se libraría de uno de sus enemigos.

Advertisement

El gato desesperado lo llamó y le dijo:

-Si me dejas morir, el búho y la comadreja te van a devorar. Ellos quieren más que seas su alimento, que yo mismo. Pero si me ayudas, te prometo que te protegeré de aquí en adelante.

El ratoncito lo pensó unos segundos y decidió liberar al gato. Al soltarse de la red, huyeron del lugar, juntos. Pasado un tiempo, el gato podía percibir que el ratón aun le temía, así que un día le preguntó:

Advertisement

-¿Aún me temes? ¿Crees que no recuerdo la promesa que te hice cuando salvaste mi vida?

-¡No!- respondió el ratoncito- Pero tampoco se me olvida tu instinto y que me prometiste eso en circunstancias desfavorables.

Moraleja del gato y el ratón: la lección de esta fábula es que se debe tener prudencia, y no creer ciegamente en las promesas que se hacen por medio del miedo.

Advertisement

En algún momento el miedo se irá, y los bajos instintos saldrán a flote.

El cerdo maltratado

La siguiente fábula cuenta la historia de un cerdo que huyó de la granja donde vivía porque los demás cerdos le trataban muy mal.

Este cerdito pasó días vagando hasta que consiguió un rebaño de carneros. Al ver al gran rebaño de carneros decide entrar poco a poco a este, de manera que acompañarlos mientras comían.

Advertisement

Los carneros recibieron al cerdo sin problemas. Pero todo cambio cuando el pastor del rebaño se percato de que un cerdo los acompañaba. ¿Qué sucederá ahora?

Érase una vez, hace mucho pero muchos años, se escapó de una granja un cerdo que era muy maltratado por el resto de sus compañeros.

Partió de la granja y estuvo muchos días caminando sin encontrar un rumbo hasta que encontró un gran rebaño de carneros que se encontraban comiendo pacíficamente en un extenso prado.

Advertisement

El pobre cerdito se acerco muy despacio y sin hacer ruido, esperando poder mezclarse con ellos si que lo dañaran. Los carneros no le hicieron ningún daño y además le permitieron que se incorporara al rebaño como si fuera otros de ellos.

Pasaron varios días y el cerdito continuó con los carneros hasta el día que el pastor se dio cuenta de que estaba ahí y lo cogió y lo llevó a su casa. Cuando él se vio atrapado por aquel hombre, comenzó a gruñir fuertemente y hacer todo lo posible para tratar de liberarse de las manos del pastor. Los carneros al ver esa situación comenzaron a reñirle fuertemente al pobre cerdo:

– Oye amigo no hagas tanto escándalo. Nosotros también somos agarrados por el pastor y no formamos tanta bulla.

Advertisement

El cerdo muy molesto les respondió:

– No comparen, pues la situación no es la misma ya que cuando el los agarra a ustedes es solo para quitarle la lana, a mi me quiere para quitarme la carne.

Moraleja del cerdo maltratado: la enseñanza de esta fábula, es que debes enfrentar los problemas en tu terreno, y no intentar huir, ya que, estando en tierras extrañas no puedes controlar lo que te sucede.

Advertisement

Dos ratones de clases diferentes

Esta fábula de animales nos cuenta la historia de dos ratones, uno es un humilde campesino y otro es un ratón de la corte.

Ambos son amigos, y en cierto día, el ratón campesino invito a comer al otro ratón a su casa, pero solo tenía para ofrecerle trigo y yerbajos.

Advertisement

El ratón de la corte al ver esto, le dice que su vida es como el de las hormigas, porque come muy poco, y a la vez lo invita a la corte, para que pueda probar miles de delicias.

Al llegar a la corte, el ratón campesino vio mucha comida, y maldijo su pobreza, pero en eso, entre un humano al lugar. ¿Qué les paso a estos dos ratones?

Había una vez un ratón campesino cuyo amigo era otro miembro de la corte al que en una ocasión invitó a comer a la campiña. Este solo lo podía ofrecer trigos y yerbajos por lo que su amigo el cortesano le dijo:

Advertisement

– Esta vida que llevas es como la de una hormiga, mientras que tengo muchísimos bienes. ¿Por qué no vienes conmigo y tomas todo lo que quieras?

Los dos ratones fueron camino a la corte y al llegar el cortesano le mostró miles de delicias a su amigo, higos, trigo, legumbres, queso, miel y frutas.

El ratón campesino al ver tanta comida bendecía una y otra vez a su amigo y maldecía su pobre vida. Cuando ya estaban preparados para comer, entró un hombre y los dos ratones muy asustados corrieron sin parar hacia el agujero para esconderse.

Advertisement

Pasado un rato regresaron en busca de higos secos  y nuevamente otra persona llegó al lugar provocando gran temor en los pequeños roedores que volvieron a la rendija con mucho temor. Después de esto el ratón campesino le dijo a su amigo suspirando y dejando a un lado su hambre:

– Me marcho, adiós amigo mío, es verdad que tienes mucha comida y muy deliciosa; pero son tantos los peligros que tienes que afrontar para poder comerla. Sin embargo, yo podré vivir como una hormiga y solo comer cebada y trigo pero sin temor alguno.

Moraleja de los dos ratones de clases diferentes: la moraleja de esta historia, es que debes agradecer por lo poco que tienes, en vez de arriesgar tu vida, por lujos innecesarios.

Advertisement

El pequeño ratón

La siguiente fábula narra la historia de un pequeño ratoncito, el cual siempre su padre le aconsejaba que debiera cuidarse, y estar atento a todos los peligros que lo rodean.

Su padre todos los días se lo recordaba, y le decía que para tener una larga vida, debía ser cuidadoso y precavido.

El ratoncito nunca prestaba atención a su padre, y cierto día, vio un pedazo de queso en una especie de trampa de metal. ¿Qué creen que le paso al ratoncito?

Advertisement

Esta es la historia de un pequeño ratoncito al que su padre cada día antes de salir rumbo a la escuela le advertía:

– Hijo mío, recuerda que en este mundo existen muchísimos peligros y debes tener mucho cuidado. Estate siempre a la viva principalmente si te encuentras un gato en tu camino. Fíjate siempre en cada paso que das y nuca vayas a correr sin tener un rumbo fijo. Y lo más importante, antes de poner tus dedos en algo revísalo muy bien. Solo si eres precavido podrás tener una vida larga y placentera.

El ratoncito prácticamente no escuchaba a su padre y a pesar de todos los consejos que le daba, él andaba de un lado a otro en la casa donde estaba su ratonera sin prestar mucha atención.

Advertisement

En una ocasión, el travieso roedor, encontró en un rincón muy alejado un extraño equipo que sujetaba un pedazo de queso. Después de mirarlo por unos instantes pensó:

– Yo no creo que ese aparato constituya peligro alguno, y como nadie le ha prestado atención alguna me comeré ese pedazo de queso completamente.

La glotonería del ratoncillo lo hizo tratar de agarrar el queso y fue solo en cuestiones de segundos cuando quedó prisionero en la trampa.

Advertisement

Moraleja del pequeño ratón: la lección de esta fábula de animales, es que siempre se le debe hacer caso a los mayores. Son ellos los que poseen la sabiduría y el conocimiento suficiente, para evitar todos los males.

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *